Manning rompe el silencio ante nueva incursión de EU en Irak
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Manning rompe el silencio ante nueva incursión de EU en Irak

La soldado acusa a Washington de seguir manipulando la cobertura mediática en torno a la incursión en Irak y Afganistán.
Especial
19 de junio, 2014
Comparte
Fotografía de archivo sin fecha suministrada por el ejército de Estados Unidos, el soldado Bradley Manning posa para una foto, con una peluca y lápiz labial. Manning envió la foto por correo electrónico a su terapeuta militar en 2010, junto a una carta titulada "Mi problema", en la que describió sus problemas de identidad de género y su esperanza de la milicia se "deshiciera" de él. (Foto AP/Ejército Estados Unidos, Archivo)

Fotografía de archivo sin fecha suministrada por el ejército de Estados Unidos, el soldado Bradley Manning posa para una foto, con una peluca y lápiz labial. Manning envió la foto por correo electrónico a su terapeuta militar en 2010, junto a una carta titulada “Mi problema”, en la que describió sus problemas de identidad de género y su esperanza de la milicia se “deshiciera” de él. (Foto AP/Ejército Estados Unidos, Archivo)

Este sábado la soldado Chelsea Manning rompió su silencio por primera vez desde que recibió una pena de 35 años tras las rejas por la filtración de cientos de miles de documentos secretos a Wikileaks, con motivo de la nueva incursión estadounidense a Irak.

La joven de 27 años recurrió al diario The New York Times para publicar un artículo de opinión en el que acusa a Washington de manipular la cobertura mediática y seguir ocultando información de la sociedad estadounidense sobre lo que realmente sucedía durante la incursión de aquel país en Irak y Afganistán.

En el texto Manning habla sobre la disparidad entre las noticias que se publicaban en EU y los reportes militares y diplomáticos que tenía a su disposición como analista. En gran parte, escribe el oriundo de Oklahoma, aquello se debe al programa de asignación de reporteros del Ejército. Entre 2009 y 2010 en todo Irak, un país de 31 millones y 117 mil tropas estadounidenses, sólo 12 periodistas cubrían las operaciones militares, cuenta.

El proceso de limitar el acceso de la prensa en un conflicto comienza cuando un reportero aplica para ser asignado, describe. “Todo reportero es cuidadosamente seleccionado por los oficiales militares de asuntos públicos. El sistema es completamente sesgado. No es de sorprenderse que los reporteros que hayan establecido relaciones previas con el ejército son los que más probabilidades tienen de ganar. Se descartan a aquellos más propensos de producir cobertura crítica.”

Luego de ser asignados en Irak, relata Manning, los comunicadores debían firmar un acuerdo mediático de “operaciones de campo”, un pacto que según los oficiales de asuntos públicos sirve para “proteger la seguridad de las operaciones”, pero que también les da la capacidad de expulsar a un reportero de Irak sin apelación.

Dicho programa de asignación de reporteros, continúa hoy en Afganistán y en todo sitio donde EU tiene presencia militar, reiteró la soldado. Se desprende de la experiencia del Ejército sobre cómo los medios de comunicación cambiaron la opinión pública durante la Guerra de Vietnam. “Los reporteros suelen temer que les revoquen la asignación, por lo que tienden a evitar reportajes controvertidos que puedan izar banderas rojas”.

“Los periodistas tienen un papel importante en exigir una reforma al sistema de asignaciones. La cobertura y favoritismo previo de un periodista no debe ser un factor decisivo. La transparencia, garantizada por un cuerpo que no esté bajo el control de los funcionarios de asuntos públicos del Ejército, debería ser la que gobierna el proceso de acreditación. Según las encuestas de opinión la confianza del pueblo estadounidense sobre sus representantes ha alcanzado una baja récord. Mejorar el acceso mediático a este aspecto crucial de nuestra vida nacional- en la que EU compromete a los hombres y mujeres de sus fuerzas armadas- sería un paso muy poderoso para restablecer la confianza entre electores y funcionarios”.

Lee el texto completo en The New York Times.

En abril pasado Manning recibió la pena más dura en la historia de Estados Unidos por filtración información a medios de comunicación.

Manning copió digitalmente y divulgó más de 250 mil cables diplomáticos y 500 mil informes desde el campo de batalla de Afganistán e Irak a Wikileaks en 2009 y 2010.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: las respuestas a las 5 preguntas más buscadas en Google sobre la nueva variante

Desde el anuncio del descubrimiento de esta nueva cepa de coronavirus, el interés por el tema se ha disparado en internet. Conoce qué saben los científicos hasta ahora.
7 de diciembre, 2021
Comparte

Tan pronto como ómicron fue clasificada como una variante de preocupación el 26 de noviembre, el interés en el tema se disparó en internet.

Según un informe de Google obtenido por BBC Brasil, “ómicron” fue el término que tuvo mayor crecimiento en el buscador.

Descubierta en Sudáfrica, la nueva variante ya se ha detectado en unos 40 países (incluidos Argentina, Brasil, Chile, México y España) y llama la atención por la cantidad y variedad de mutaciones genéticas que presenta.

Por ahora no se sabe a ciencia cierta cuánto más transmisible es ómicron, o si logra eludir la inmunidad obtenida a través de las vacunas o por la infección previa.

Se están realizando estudios que buscan comprender estos aspectos y los primeros resultados deberían publicarse este mes.

A continuación, las preguntas más populares en internet y las respuestas de los expertos.

1. ¿Qué significa ómicron?

Ómicrón es la decimoquinta letra del alfabeto griego.

Cuando comenzaron a aparecer las primeras variantes del coronavirus, los científicos adoptaron un sistema para clasificarlas.

Por lo tanto, el SARS-CoV-2, identificado por primera vez en Wuhan, China, se convirtió en la variante A.

A partir de entonces, a medida que se hallaron mutaciones en el virus, se dividieron con ese código. Así llegó la variante A.1, la A.2, la B.1.1, la C.30.1, y así sucesivamente.

Pero llegó un momento en que este sistema se convirtió en una auténtica sopa de letras (y números) que provocó una tremenda confusión para quienes no son expertos en la materia.

Este fue uno de los factores que llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a crear un nuevo criterio a partir de mayo de 2021: las variantes de preocupación (conocidas por la sigla en inglés VOC, variant of concern) y las variantes de interés (VOI, variant of interest) pasaron a denominarse con una letra del alfabeto griego.

Como su nombre indica, las VOC y las VOI portan mutaciones importantes que pueden hacer que el virus sea más transmisible o agresivo, por ejemplo.

Así es como la B.1.1.7, descubierta en Reino Unido, se convirtió en alfa; la B.1.351 (Sudáfrica) se convirtió en beta; la P.1 (Brasil) se convirtió en gamma; la B.1.617.2 (India) en delta; y la B.1.1 .529 (Sudáfrica) en ómicron.

Tabla de principales variantes de Sars-CoV-2 monitoreadas por la OMS

BBC

Estas, de hecho, son las cinco VOCs que han surgido hasta ahora.

Además de la practicidad, hay una segunda razón por la que la OMS sugirió el alfabeto griego. La idea era evitar prejuicios y comentarios xenófobos que relacionaban la variante con su lugar de origen o de descubrimiento.

2. ¿Por qué el nombre ómicron?

La elección del nombre ómicron para B.1.529 tomó por sorpresa a la comunidad científica.

Esto se debe a que la última variante en ser nombrada con carácter griego fue la VOI B.1.621, detectada en Colombia en enero de 2021. Se la conoce como mu, que es la 12ª letra del alfabeto griego.

Se pensó, por tanto, que el nombre que se le daría a la próxima VOI o VOC sería la decimotercera letra, que es nu.

Pero la OMS decidió omitir las dos letras siguientes y pasar directamente a la 15ª: ómicron.

El virólogo Fernando Spilki, de la Universidad Feevale en Río Grande del Sur, Brasil, explica que esta decisión tiene que ver con el sonido de estas letras en algunos idiomas.

“Conozco personas que asistieron a las reuniones para elegir ese nombre y una de las razones por las que nu se eliminó es que en inglés su pronunciación suena muy similar al sonido de new [‘nuevo’ en español]. Eso podría confundir a la gente, al escuchar la palabra, no sabrían si era una nueva variante o la variante nu”, explica el especialista.

“La siguiente letra del alfabeto griego sería xi. En este caso, el fonema es muy similar al de algunos apellidos comunes en China, como Xi . Por lo tanto, los representantes de la OMS pensaron que era mejor descartarlo también para evitar malentendidos”, añade.

Si no hay más “saltos” en el alfabeto, las siguientes variantes se denominarán pi, ro, sigma, tau, ípsilon, fi, ji, psi y omega.

3. ¿Qué se sabe sobre la variante ómicron?

A pesar de haber sido detectada muy recientemente, ómicron llamó mucho la atención por contener varias mutaciones en partes importantes del coronavirus, como la espiga. Esta estructura es responsable de conectarse con el receptor en las células humanas y comenzar la infección.

“Esta nueva variante trae una gran cantidad de mutaciones, algo sin precedentes”, explica el virólogo Flávio da Fonseca, profesor de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) en Brasil.

“Algunas de estas alteraciones genéticas ya las conocíamos, pues también aparecían en variantes anteriores y están relacionadas con el mayor potencial de propagación del virus, que se vuelve más infeccioso y se transmite más rápido”, dice el experto, que también es presidente de la Sociedad Brasileña de Virología.

Gráfico de la variante Ómicron

BBC

Otra observación importante es la aparente capacidad de ómicron para convertirse en dominante: en Sudáfrica se convirtió en la variante más frecuente en los últimos días, incluso superando a delta, que también se encuentra entre las VOCs.

Por lo tanto, los expertos esperan que la tasa de transmisión de esta versión recién descubierta del coronavirus sea bastante alta.

Pero hay muchas cosas que siguen siendo inciertas, como cuánto puede eludir ómicron la inmunidad obtenida después de la vacunación o una infección previa de COVID.

“Se están realizando estudios para medir el impacto real de esta variante en diferentes escenarios”, informa Spilki.

La tendencia es que estos detalles se conozcan mejor en las próximas semanas.

Gráfico de las variantes en Sudáfrica.

Divulgación
Un gráfico publicado por las autoridades sudafricanas muestra las variantes del coronavirus más dominantes en el país durante la pandemia. Después del ‘dominio delta’ (área roja), ómicron (área azul) está ganando terreno rápidamente.

4. ¿Qué causa la variante ómicron?

A pesar de todas las mutaciones, ómicron sigue siendo SARS-CoV-2, el coronavirus que causa la COVID-19.

Como es bien sabido, se transmite a través de gotas de saliva o aerosoles que salen de la boca o la nariz de una persona infectada.

En la mayoría de los casos, la enfermedad es leve y el paciente se recupera después de un tiempo. Pero muchos afectados desarrollan un malestar más fuerte y necesitan ser hospitalizados, intubados y corren un mayor riesgo de morir.

“Y aquí vale destacar que los métodos de prevención siguen siendo los mismos con ómicron: el uso de mascarilla, la distancia física y la vacunación siguen siendo fundamentales”, explica Fonseca.

5. ¿Cuáles son los síntomas de la nueva variante ómicron?

Los informes de los especialistas que trataron a los primeros pacientes infectados con ómicron en Sudáfrica indican algunos cambios importantes en la lista de síntomas principales.

La doctora Angelique Coetzee dijo que estas personas presentan con mayor frecuencia cansancio, dolor muscular, picazón en la garganta, fiebre leve y tos seca.

En una entrevista con BBC, también afirmó que los afectados habían desarrollado hasta ahora efectos más leves.

“Todo comenzó con un paciente con síntomas leves. Dijo que estuvo extremadamente cansado durante dos días y que tenía dolores corporales y un poco de dolor de cabeza. Ni siquiera dolor de garganta, sino algo así como dolor de garganta. Sin tos, sin pérdida del olfato o del gusto”, dijo.

“Debido a que era muy inusual que este paciente en particular tuviera este tipo de síntomas, decidí testearlo. Hicimos una prueba rápida y resultó positiva”, dijo la médica, quien luego examinó a toda la familia del paciente, con resultados positivos de coronavirus, todos con síntomas leves.

Panel de información sobre el uso correcto de mascarillas en el aeropuerto.

Getty Images
En los últimos días, algunas ciudades y estados han decidido dar marcha atrás en sus planes de liberar el uso de máscaras en espacios abiertos. Una de las principales justificaciones de la decisión es la variante omicron.

Los expertos instan a tener cuidado con esta información: es necesario esperar un poco más para estar seguros de si la variante realmente causa un cuadro leve.

“La información que llega de Sudáfrica sobre la menor severidad nos trae esperanza, pero aún hay que observarlo y estudiarlo más a fondo”, reflexiona Fonseca.

“Todavía tenemos que entender cómo se comportará ómicron en las diferentes franjas de edad y grupos” de población, coincide Spilki.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aeyYanC_2NQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.