Refugiados en México, en el olvido y marginados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Refugiados en México, en el olvido y marginados

En el Día Mundial del Refugiado, organizaciones civiles denuncian que una vez que los extranjeros encuentran espacio en el país, se enfrentan a dificultades para insertarse en la vida social, económica, cultural y política.
Por Tania L. Montalvo
20 de junio, 2014
Comparte
Refugiados de Haití en México. Foto: Cuartoscuro.

Refugiados de Haití en México. Foto: Cuartoscuro.

Una vez que las personas que reciben refugio en México tienen en sus manos el documento que los reconoce como tales, se enfrentan al olvido de las autoridades y a la discriminación social.

El país no cuenta con programas específicos para dar apoyo a los refugiados que no hablan español y tampoco distribuye suficiente información para que en oficinas de gobierno y en empresas privadas se reconozca el documento de residencia como una identificación oficial mexicana que los hace merecedores de derechos y obligaciones como el resto de los ciudadanos.

“Algo tan sencillo como que para abrir una cuenta de banco no se toma el documento como una identificación oficial, esto acarrea diversos problemas. Por ejemplo, sí ellos consiguen un empleo y les pagan vía nómina con un depósito bancario, no pueden abrir la cuenta porque no tienen pasaporte. Las empresas no tienen información sobre qué implica tener estatus de refugiado y un documento de residencia que lo pruebe”, dijo en entrevista la coordinadora de Atención y Servicios de la organización Sin Fronteras, Carolina Carreño, tras recordar que el 20 de junio se conmemora el Día Mundial de los Refugiados.

Otras dificultades a las que se enfrentan los refugiados en México es a la discriminación laboral, pues según lo visto por Sin Fronteras, todavía hay empresas que se niegan a equiparar las capacidades de las personas extranjeras a la de los mexicanos, además de que imperan los estereotipos que vinculan a personas de origen centroamericano con violencia y pandillas, a colombianos con narcotráfico o a anglosajones con que tienen un “espíritu de conquista”; sólo por mencionar algunos.

“México no conoce a las personas extranjeras que están conviviendo con los mexicanos, hay poco conocimiento de las personas refugiadas. El documento de identidad es poco conocido y poco usado en instituciones tanto públicas como privadas como documento de identidad que los hace merecedores de los mismos derechos y obligaciones. Esto los invisibiliza y les hace difícil acceder a programas gubernamentales”.

El tema educativo tampoco está exento de estos problemas. Sin Fronteras considera que es necesario que en escuelas tanto públicas como privadas reciban capacitación anual sobre el tema de refugiados, pues lo más común es que no se pueda inscribir a los niños porque exigen un acta de nacimiento o un certificado de estudios, que la mayoría de las veces, las personas refugiadas no tienen.

“En estos casos debe ser prioridad el interés superior del niño, falta información en las escuelas sobre cómo los refugiados salen de sus países por una situación de emergencia que les impide tener esa documentación y que por eso cuentan con un documento de residencia”.

refugiados

El caso de Sergei

Sergei es un pequeño que nació en Haití y llegó a México en 2008, cuando tenía un año y 10 meses de edad. La forma en la que él y su familia encontraron espacio para adaptarse a la sociedad mexicana es una muestra de lo que ocurre con los refugiados cuando son abandonados por las autoridades, pero también de cómo tras recibir apoyo de organizaciones civiles, lograron salir adelante.

El primer problema al que se enfrentó esta familia haitiana es que Sergei aprendió en poco tiempo a hablar español y dejó a un lado su lengua materna, el creole; mientras que su madre, Claudette, tenía dificultades con el idioma, por lo que era complicado comunicarse.

El padre de Sergei llegó a México en 2007 y recibió refugio tras comprobar persecución política.

En 2011, nació su hermano Miguel, quien falleció un año después cuando se comprobó que tenía SIDA y que sus padres —que ya vivían separados— eran portadores de VIH.

Cuando tenía 6 años de edad, Sergei comenzó a tener problemas de aprendizaje, se complicó todavía más la comunicación con su madre y fue víctima de maltrato de parte de su padre.

Claudette no podía hacerse cargo del menor y no contaba con apoyo en el país para hacer frente a la situación, por lo que Sergei empezó a vivir situación de calle.

Es en estas circunstancias, diferentes organizaciones se unieron para dar atención al menor y para apoyar a Claudette para que recibiera atención médica y psicológica. Ella actualmente asiste a una escuela para adultos mientras que el pequeño, que fue acogido por una institución, es el tercer lugar en aprovechamiento de su clase.

“Sí la familia no hubiera recibido ayuda de organizaciones civiles no hubiera podido encontrar rumbo para estar bien. Es importante que como refugiados sepan que tienen derecho a recibir atención, tener un empleo, adaptarse a la sociedad de acogida”, explicó Carolina Carreño de Sin Fronteras.

Según las cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados —instancia que depende de la Secretaría de Gobernación— de 2002 a 2013 se ha dado refugio a mil 674 personas. Lo que representa menos del 25% del total de solicitudes recibidas.

De 2009 a 2012 las solicitudes de refugio a México aumentaron un 90.5%, pero el promedio anual de personas refugiadas es de 226.

“No hay una estadística precisa, pero muchas de estas personas incluso ya no deben estar en el país. Según lo que ha observado Sin Fronteras al menos el 50% de los refugiados deciden continuar buscando un lugar para vivir porque no encuentran en México oportunidades para insertarse a nivel sociocultural, político o económico”.

 

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mutar hasta extinguirse': el extraño curso de la variante delta de COVID que desconcierta a científicos en Japón

Tras vivir la peor ola de coronavirus en verano, los casos en Japón se han desplomado de forma desconcertante. Genetistas nipones manejan la teoría de que la variante delta podría estar autoextinguiéndose en este país.
25 de noviembre, 2021
Comparte

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20 mil casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, “autodestruyéndose”.

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

Getty Images

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la “autoextinción” de la variante delta.

“La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse“, dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

“Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural“, agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Restaurante lleno en Japón.

Getty Images

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

“Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta”, contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

“Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país“, agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

BBC

“Encontraron mutaciones en la proteína nsp14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivarla o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno”, explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

“Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible”, añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.