Si la FIFA fuese un país, probablemente sería Mordor
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Si la FIFA fuese un país, probablemente sería Mordor

El humorista John Oliver será una de esas personas que intentará no perderse un encuentro, pero quiere que no olvidemos una cosa importante. La FIFA tiene un lado oscuro. Muy oscuro.
Por Yorokobu.es
15 de junio, 2014
Comparte

 

Estadio Maracaná, Brasil. Foto: AP.

Estadio Maracaná, Brasil. Foto: AP.

El mundial se acerca. La religión llamada fútbol dominará las conversaciones y noticieros del próximo mes. El humorista John Oliver será una de esas personas que intentará no perderse un encuentro, pero quiere que no olvidemos una cosa importante. La FIFA tiene un lado oscuro. Muy oscuro. Algunos se aventurarían incluso a compararlo con Mordor. Por mucho que el inglés lo cuente con chistes, este extracto de 13 minutos de su programa que encontramos en Quartz es un recordatorio de que detrás de este bello juego hay unos intereses difíciles de justificar desde el punto de vista ético.

¿Cuál es la necesidad de enturbiar algo como el deporte que muchos piensan que debería estar separado de la política?

La respuesta de Oliver es larga y toca muchos palos, empezando por la teoría de la salchicha, «que dice que si amas una cosa, nunca investigues cómo ha sido fabricada». El británico afincado en Estados Unidos se refiere a los entresijos de su querida FIFA.

Una organización «cómicamente grotesca. Enseñar a alguien su funcionamiento interno es comparable a que te enseñen el vídeo de 2 Girls One Cup».

Las razones son muchas:

– El gasto desmedido en el que ha incurrido el gobierno brasileño para cumplir con las exigencias de FIFA: 11.000 millones de dólares (responsabilidad que por supuesto también debería caer sobre la autoridades locales).

– El estadio de 270 millones de dólares en Manaus que ha sido inaugurado para el evento, una ciudad remota en medio del Amazonas, que no cuenta con una población suficiente para sostener esta infraestructura una vez finalizados los cuatro partidos que se jugarán allí.

– Los tribunales especiales creados a medida de la organización con poderes extraordinarios para encarcelar a delincuentes.

– El hecho de que FIFA prácticamente no paga impuestos. En este mundial, en concreto, se llevarán consigo 250 millones de dólares limpios que no pasarán por el fisco brasileño a pesar de que el desembolso ha corrido a cargo del país.

– La organización obligó a la nación a volver a permitir el consumo de alcohol en los estadios, a pesar de que existía una norma establecida por ley en 2003 que se introdujo para atajar la violencia en los estadios.

¿Más razones?

La corrupción que aupó a Qatar a ser organizadores del mundial en 2022. El abuso flagrante de los derechos de los trabajadores que están construyendo esos estadios (aunque el país ha anunciado que trabaja para mejorarlo). Declaraciones de Sepp Blatter donde dice que es una organización sin ánimo de lucro con 1.000 millones de dólares en el banco.

Oliver no dejará de ver los partidos, pero dice que es difícil no pensar que hay algo que no funciona en la forma en la que se organizan estos eventos. Una crítica que se extiende frecuentemente a las olimpiadas.

Así que disfruten del fútbol este verano, pero no se olviden de la «iglesia malvada que lo gestiona», concluye el británico. Aunque todo apunta a que será difícil ignorarlo.

Lea la nota original en Yorokobu.es.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
CCTV

Escuela Lagena de China: el increíble traslado de un edificio escolar de 7,600 toneladas en Shanghái

Un equipo de ingenieros en China implementaron una novedosa técnica con patas robóticas para mover un edificio histórico de lugar.
CCTV
23 de octubre, 2020
Comparte

Un edificio de 7,600 toneladas fue puesto a “caminar” en Shanghái, China.

La escuela primaria Lagena, de cinco pisos y construida en 1935, debió ser reubicada para dar espacio a la construcción de un nuevo proyecto en las inmediaciones.

En lugar de derribar el edificio con valor histórico, los ingenieros optaron por levantar por completo la construcción y montarla sobre 198 patas robóticas especialmente diseñadas para este fin, informaron medios estatales.

Las miles de toneladas de construcción de hormigón se movieron en total 61.7 metros para literalmente “caminar” por la ciudad del este de China.

Según la cadena estatal CCTV, la maniobra fue completada en 18 días y finalizó el pasado 15 de octubre.

Ahora el edificio está siendo renovado para su preservación histórica.

La primaria Lagena siendo movida

CCTV
La escuela primaria Lagena, de cinco pisos, fue construida en 1935 en Shanghái, China.

Existen varios métodos para mover edificios, pero normalmente se emplean plataformas que se ponen sobre rieles, o grúas de enorme capacidad.

Pero la utilización de patas robóticas con ruedas, como las usadas con la escuela Lagena, ha sido una nueva estrategia aplicada por la ingeniería china.

Shanghái tiene cierta experiencia en este campo.

En 2017, un templo budista de 135 años de antigüedad y un peso de 2,000 toneladas fue movido unos 30 metros para prevenir incendios por la quema de incienso de los visitantes.

Luego de 15 días de pequeños movimientos, el histórico inmueble llegó a su destino final.

Este año, China también acaparó titulares con otra obra de infraestructuras: la construcción de un hospital con capacidad para 1,000 pacientes en tan solo 10 días.

La clínica fue levantada en Wuhan, la ciudad donde surgió el primer brote de SARS-CoV-2, que acabó derivando en pandemia.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EGp_RvRpz28

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.