Un tour por el mundo de la corrupción
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Un tour por el mundo de la corrupción

Los tours -de los que hay varios- le dan a los visitantes una idea de lo que pasó con las enormes sumas de dinero de los contribuyentes que han desaparecido en los bolsillos de empleados públicos y empresarios de dudosa reputación en República Checa.
15 de junio, 2014
Comparte

praga

En el laberíntico Jardín Franciscano de Praga, un oasis urbano escondido en el corazón de la República Checa, una curiosa ceremonia está teniendo lugar.

Un hombre y una mujer en uniformes negros, con bandas azul pálido y naranja prendidas del hombro, se preparan para otorgarle el mayor reconocimiento académico de su organización a un grupo de novatos nerviosos.

Turistas y empleados de oficina no logran disimular su curiosidad y se esfuerzan por leer las ornadas letras que están siendo grabadas en grandes rollos de papel con hermosa caligrafía.

Las inscripciones dicen “Maestros en Administración de Corrupción”.

“La corrupción no es sólo dinero que se gasta de manera indebida. La corrupción es el abuso de la confianza y la red de poder que se construye con ese mismo dinero”, dice Petr Sourek, fundador de lo que, dice, es la primera agencia de turismo de corrupción del mundo.

Por unas pocas decenas de euros, Petr y sus colegas lo llevan a uno en un tour de los principales sitios de interés de la corrupción, el favoritismo y el nepotismo que plagaron la transformación checa de una economía socialista planificada al libre mercado capitalista.

“Lo percibo como una amenaza a nuestras libertades, porque si estas estructuras mafiosas son lo suficientemente fuertes, son capaces de intimidar a los ciudadanos”, le dice a la BBC.

Los tours -de los que hay varios- le dan a los visitantes una idea de lo que pasó con las enormes sumas de dinero de los contribuyentes que han desaparecido en los bolsillos de empleados públicos y empresarios de dudosa reputación.

Es una excursión rápida que pasa por villas ostentosas, proyectos públicos de infraestructura masivamente pasados de presupuesto y corredores desolados de oficinas gubernamentales.

Reciclando la corrupción

Al final del recorrido, se le entrega a los miembros del grupo un souvenir único: un “título” en administración de corrupción, en alusión a los muchos funcionarios y políticos acusados de comprar o de sacar sus cualificaciones académicas por la “vía rápida”, incluyendo -la mayor de las ironías- títulos en Derecho.

Petr Sourek no ve ningún problema en sacarle provecho de la corrupción. Al contrario.

“Es exactamente esta contradicción la que me propongo destacar en el Tour Corrupto”, dice. “El turismo de corrupción es un negocio que se alimenta de lo que alimenta al negocio. Reciclamos la corrupción”.

En un momento determinado se detiene bajo las oficinas de Roman Janousek, un empresario multimillonario cuya influencia una vez se consideró tan grande en Praga, que se lo llamaba el “alcalde en las sombras” y se lo apodaba “Voldemort” por supuestamente vender propiedades pertenecientes a la ciudad, por manipular licitaciones y supervisar enormes proyectos de desarrollo, todas acusaciones que él niega.

El 30 de abril Janousek fue sentenciado a tres años de cárcel por causar daños físicos graves en un accidente de tránsito de menor envergadura, después del cual -alega la fiscalía- deliberamente estrelló su lujoso Porsche Cayenne contra el otro conductor, que había saldio de su vehículo para protestar. Janousek asegura que es inocente y es probable que apele.

Como para tumbar gobiernos

¿Qué tan grave es la corrupción en la República Checa? Ciertamente lo suficiente grave como para tumbar gobiernos.

En junio del año pasado, policías con rostros cubiertos con balaclavas hicieron una redada a la sede del gobierno, en el marco de un escándalo de sexo, espionaje y sobornos que significó el fin de los días de Petr Necas como primer ministro del país. Las oficinas de varios empresarios -incluido Janousek- también fueron objeto de la acción policial.

Se trató de un amargamente irónico final para un gobierno que había hecho más que ningún otro por darle vía libre a los detectives y los fiscalíes a quienes se les había encargado la tarea de aplicar mano dura contra la corrupción de alto nivel.

Pero la corrupción es notablemente difícil de medir con exactitud.

La ONG dedicada al tema de la corrupción Transparencia Internacional ubicó a la República Checa en el puesto 57 de un total de 177 países en su encuesta de 2013 para el Índice de Percepción de Corrupción, que mide la percepción de los ciudadanos sobre el nivel de corrupción del sector público de un país.

La nación cayó desde el puesto 48 que había obtenido en 2012.

“Es el mismo problema en muchos otros países que emergieron de un pasado comunista”, dice Adriana Krnacova, quien se encargó del caso checo de Transparencia Internacional entre 2001 y 2007 y ahora es viceministra del Interior.

“Somos un país muy joven. Hemos existido sólo por 20 años, y sería muy ingenuo pensar que después de dos décadas -una generación- todo iba a cambiar”, dice Krnacova.

¿Vientos de cambio?

Pero hay historias inspiradoras que dan cabida a la esperanza.

En 2010 un abogado ciego llamado Ondrej Zavodsky fue despedido de su trabajo como jefe del servicio legal del Ministerio del Interior. Zavodsky asegura que fue en represalia por dar la voz de alarma sobre una serie de contratos sospechosos que tenía le correspondía escrutar.

Tras su despido envió copias de los documentos a la policía y al ministro del Interior mismo, sin ningún resultado. Él su familia comenzaron a recibir amenazas a través de llamadas telefónicas.

El caso llamó la atención de los medios de comunicación. La presión de la opinión pública llevó a una auditoría interna que reveló serias fallas.

Hoy Ondrej Zavodsky es viceministro de Finanzas.

“Las cosas han avanzado. Eso es evidente con sólo mirar mi propio caso”, Zavodsky le dice a la BBC, mientras que su perro guía ojea un pavo real que se tongonea entre el esplendor barroco del Jardín Waldstein.

“Recientemente me nombraron viceministro de Finanzas para la propiedad estatal y la lotería nacional, un puesto que implica quizás el mayor riesgo de corrupción en la administración estatal, y el ministro me dio carta blanca para asegurar la transparencia de los flujos de dinero”.

Es, ciertamente, un signo de que las cosas están empezando a cambiar.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

India, el país en el que un ama de casa se suicida cada 25 minutos

Las amas de casa son uno de los colectivos más afectados por un problema nacional. ¿Por qué?
17 de diciembre, 2021
Comparte

Cada día 61 amas de casa se suicidan en India, según los datos de la Oficina Nacional de Registros Criminales. Solo el año pasado, fueron 22.372.

Este colectivo representa un 14,6% del total de 153.052 suicidios que se produjeron en el país asiático en 2020 y más de un 50% de entre las mujeres que se quitaron la vida.

El año pasado no fue una excepción. Desde 1997, cuando el gobierno comenzó a reunir datos sobre suicidios y tipo de trabajo, más de 20.000 amas de casa se suicidaron cada año. En 2009 fueron 25.092.

La prensa a menudo atribuye estas muertes a “problemas familiares” o a “asuntos conyugales”. ¿Pero qué es lo que empuja realmente a miles de mujeres a quitarse la vida?

Los expertos en salud mental señalan que las razones principales son la rampante violencia doméstica presente en la sociedad india -en una encuesta reciente del gobierno, un 30% de las encuestadas respondió que había sufrido violencia conyugal alguna vez- y el peso de las tareas domésticas que hacían sus matrimonios opresivos para muchas.

“Las mujeres son realmente resilientes, pero hay un límite para la tolerancia”, dice la doctora Usha Verma Srivastava, una psicóloga clínica en la ciudad de Varanasi, en el norte del país.

“La mayoría de las chicas se casan tan pronto cumplen los 18 años, la edad límite para poder contraer matrimonio. Entonces se convierte en esposa y nuera, y pasan el día entero en casa, cocinando, limpiando y realizando otras tareas del hogar. Se les imponen toda clase de restricciones, tienen poca libertad personal y apenas cuentan con ningún dinero propio. Su educación y sus sueños dejan de importar, y sus ambiciones se empiezan a extinguir lentamente; entonces la desesperación y la decepción se instalan y la existencia se vuelve una tortura”.

Mujeres indias caminan hacia un río con ropa para lavar.

Getty Images
Las tareas del hogar recaen casi siempre en las mujeres.

La doctora Srivastava explica que en las mujeres mayores son otros los motivos. “Cuando los niños han crecido y se han marchado del hogar, muchas se enfrentan al síndrome del nido vacío y sufren síntomas perimenopáusicos, lo que puede ocasionar depresión y estallidos de llanto”.

Pero, según la doctora, los suicidios son fácilmente prevenibles: “Si detienes a alguien por un segundo, lo más probable es que desista”.

El psiquiatra Soumitra Pathare explica que muchos de los suicidios que se producen en India son fruto de impulsos: “Llega el hombre, golpea a su mujer y ella se suicida”.

Pathare cita datos de investigaciones que revelan que un tercio de las mujeres indias que se quitan la vida tiene un historial de víctimas de violencia doméstica. Pero los malos tratos en el hogar ni siquiera aparecen en las cifras de la Oficina Nacional de Registros Criminales.

Chaitali Sinha, psicóloga de la aplicación de salud mental Wysa, con base en Bangalore, afirma que “muchas mujeres atrapadas en situaciones de malos tratos conservan la cordura solo gracias al apoyo informal que reciben”.

Sinha, quien trabajó durante tres años en un hospital psiquiátrico del Estado en Bombay asesorando a supervivientes de intentos de suicidio, dijo que encontró que las mujeres formaban pequeños grupos de apoyo para viajar juntas en los trenes o salir con sus vecinas a comprar verduiras.

“No tenían otra manera de expresarse y algunas veces mantener la cordura dependía solo de esa persona con la que podían tener esa conversación”, afirma. Añade que la pandemia y la cuarentena empeoraron la situación.

“Las amas de casa tenían un espacio de seguridad cuando los hombres se marchaban al trabajo, pero eso desapareció durante la pandemia. En los casos de violencia doméstica significa que muchas veces quedan atrapadas con sus agresores. Limitó aún más sus movimientos y su capacidad para hacer las cosas en las que encontraban alegría o consuelo, así que el enojo, el dolor y la tristeza crecen con el tiempo y el suicidio se convierte en el último recurso”.

India reporta el mayor número de suicidios del mundo. Los varones indios que se quitan la vida suponen un 25% del total mundial y las mujeres son el 36% en el grupo de entre 15 y 39 años.

Pero Pathare, quien investiga los problemas mentales y la prevención del suicidio, asegura que las cifras oficiales indias no reflejan la verdadera magnitud del problema.

Mujeres en India.

Getty Images
Las indias no tienen muchas vías para expresar sus emociones.

“Si se fija en el Estudio del Millón de Muertes, que estudió a casi 14 millones de personas en 2,4 millones de hogares entre 1998 y 2014 o un estudio publicado en Lancet, las cifras de suicidios en India están entre un 30 y un 100% por debajo de la realidad”.

El experto asegura que el suicidio no es un tema del que se hable abiertamente. “Hay vergüenza y estigma asociados a eso y muchas familias intentan ocultarlo. En la India rural no existe la obligación de realizar las autopsias y se sabe que los ricos se apoyan en la policía local para presentar el suicidio como una muerte accidental”.

En un momento en el que India desarrolla una estrategia nacional de prevención del suicidio, el doctor Pathare cree que la prioridad debería ser mejorar la calidad de los datos.

“Los números de intentos de suicidio son risiblemente bajos en India. En cualquier lugar del mundo, son generalmente entre 4 y 20 más bajos que el número real de suicidios. Así que si en India se registran 150.000 suicidios al año el número de intentos debe estar entre 600.000 y seis millones.

Es a esa población de potenciales suicidas a la que debería priorizarse, señala el doctor Pathare, pero la falta de datos fiables dificulta la prevención del suicidio en todo el mundo.

“El objetivo de Naciones Unidas es reducir un tercio los suicidios a nivel global antes de 2030, pero en los últimos años se han incrementado en India en un 10% comparado con el año pasado. Reducirlos sigue siendo un sueño”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.