"Ley Telecom avala violaciones al derecho de privacidad", acusan
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

"Ley Telecom avala violaciones al derecho de privacidad", acusan

El proyecto plantea que el Estado pueda acceder en cualquier momento a una base de datos con la información de todas las comunicaciones y mensajes de los usuarios.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
3 de julio, 2014
Comparte
Las empresas de telefonía celular estarán obligadas a conservar los datos generados por sus usuarios hasta por 24 meses. //Foto: Cuartoscuro.

Las empresas de telefonía celular estarán obligadas a conservar los datos generados por sus usuarios hasta por 24 meses. //Foto: Cuartoscuro.

Las empresas que presten el servicio de telefonía celular estarán obligados a crear un sistema que conserve los datos generados por sus usuarios hasta por 24 meses para que el Estado pueda consultarlos en cualquier momento con el fin de conocer patrones de conducta de los ciudadanos, señalaron activistas y defensores de derechos digitales al exigir modificaciones al artículo 190 del proyecto de dictamen sobre la ley de Telecomunicaciones.

Ese artículo señala que los concesionarios de telecomunicaciones están obligados a “colaborar con las instancias de seguridad, procuración y administración de justicia en la localización geográfica en tiempo real de los equipos de comunicación móvil” y agrega en una segunda fracción que también deberán “conservar un registro y control de comunicaciones que se realicen desde cualquier tipo de línea”.

Lo anterior autoriza la retención de datos de las telecomunicaciones de los ciudadanos para generar patrones de movimiento y de conducta que revelan información personal a la que el Estado pretende tener acceso sin restricciones, lo que implica violaciones al derecho a la privacidad, dijo Luis Fernando García, abogado de derechos humanos de la Red en Defensa de los Derechos Digitales.

El proyecto de dictamen indica que se deberán retener los siguientes datos: nombre, denominación o razón social y domicilio del usuario; tipo de comunicación (transmisión de voz, buzón, conferencia, otros datos), servicios suplementarios (incluido el reenvío o transferencia de llamada) servicios de mensajería o multimedia empleados; datos para rastrear e identificar el origen y destino de las comunicaciones; datos para determinar la fecha, hora y duración de la comunicación y de los servicios de mensajería o multimedia; identificación y características técnicas de los dispositivos; y la ubicación digital de las líneas telefónicas.

Además de la retención de metadatos, los concesionarios deberán crear un servicio de acceso y búsqueda que permita que “las autoridades competentes a través de medios electrónicos” lo utilicen en tiempo real.

“El sistema podría no ser un problema, pero la iniciativa dice que el acceso (a los datos) pueden venir de la autoridad competente, pero no especifica quién es la autoridad competente. No se establecen una metodología o términos para garantizar que haya un debido proceso en cada solicitud y dado la sensibilidad de los datos que van a manejar las operadoras, es vital que cada solicitud de acceso a datos sea validado por un juez para que así se garantice que esta invasión a la privacidad de los usuarios sea proporcional, esté debidamente fundamentada y no represente un exceso del aparato estatal en contra de los usuarios en un intento por combatir el crimen”, dijo en entrevista Israel Rosas, consultor independiente en telecomunicaciones.

Los legisladores justifican la medida en el proyecto de dictamen señalando que en éste se establece “con claridad” que la colaboración de los concesionarios sólo será con autoridades con facultades “para requerir información, localización o intervención de comunicaciones”, es decir, aquellas instancias encargadas de la seguridad nacional como son el Ejército, la Marina, la Procuraduría General de la República, la Secretaría de Gobernación o el Centro de Investigación y Seguridad Nacional.

La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) reconoce que es necesario que los concesionarios colaboren con las autoridades en investigaciones vinculadas a la comisión de delitos aunque ello implique acceder a los datos de los usuarios, pero hace énfasis en que “la intromisión en la privacidad de las personas debe ajustarse a parámetros de legalidad”.

“La entrega de datos sobre las comunicaciones por parte de los concesionarios de telecomunicaciones debe llevarse a cabo previa autorización judicial”, lo que actualmente no se contempla en el proyecto de dictamen de la Ley Telecom.

24 horas del día y 365 días del año

Los concesionarios deberán contar con un área responsable que esté disponible a toda hora y cualquier día del año para responder a los requerimientos de información, localización geográfica e intervención de comunicaciones privadas que la autoridad competente solicite.

“No sabemos cuándo se pueden usar, no hay temporalidad ni controles judiciales. En esta iniciativa ya no se necesita un mandamiento escrito para tener acceso a los datos y que los concesionarios respondan, ahora están obligados a estar atentos a las peticiones en todo momento”, denunció la Red en Defensa de los Derechos Digitales.

En el mismo artículo 190 se establece que aunque las llamadas privadas son inviolables, hay autoridades con facultades para intervenirlas.

“Las comunicaciones privadas son inviolables. Exclusivamente la autoridad judicial federal, a petición de la autoridad federal que faculte la ley o del titular del Ministerio Público de la entidad federativa correspondiente, podrá autorizar la intervención de cualquier comunicación privada”.

El Frente por la Comunicación Democrática —entre cuyos integrantes está el senador del PAN, Javier Corral, el fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, y la politóloga Denise Dresser— exige que el tema de colaboración con la justicia se base en el “respeto a los derechos humanos relacionados con el honor y la intimidad, asegurando la privacidad yconfidencialidad en las comunicaciones, así como la protección de los datospersonales”.

Para Israel Rosas, el debate no debe centrarse en si van o no a intervenir la comunicación, si no en que durante una investigación por comisión de un delito no se puede considerar este tipo de herramientas tecnológicas sin la participación de un juez.

“A eso se llama Principios de la Aplicación de los derechos Humanos en la vigilancia de las comunicaciones, es decir, que las facultades investigadoras y acceso a datos de las comunicaciones respete el derecho internacional, el derecho a la intimidad”.

Coincide el abogado de la Red en Defensa de los Derechos Digitales. “Lo más importante es que cuando una autoridad use sus facultades de vigilancia actúe bajo la tutela de un juez, de un órgano de supervisión independiente. Y sobre todo que sepa que el usuario será informado en algún momento que fue afectado su derecho a la privacidad por que se llevó a cabo alguna investigación y que si hubo abusos puede actuar en consecuencia. Como están ahora las cosas se dan facultades de vigilancia que son altamente invasivas, que se llevan a cabo en secrecia y se mantienen así de manera perpetua”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra la COVID-19: ¿quién decide si es segura?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. Aquí respondemos algunas de ellas.
Getty Images
2 de diciembre, 2020
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech para uso generalizado, el primer país del mundo en hacerlo. Pero, aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo.

Aquí despejamos algunas dudas que suscitan las noticias sobre las vacunas.

¿Cómo sabemos que una vacuna es segura?

Esta es la primera pregunta, y la más importante, que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento.

Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos.

El procedimiento requiere comenzar poco a poco y solo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos.

Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40.0000 personas en el caso de Pfizer/ BioNTech.

Vacuna de Pfizer/BioNTech

Getty Images
La vacuna de Pfizer/BioNTech se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo.

Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se hayan analizado los resultados.

Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y verifican de forma independiente.

Los ensayos de la vacuna de COVID-19 se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos.

Las pruebas de la vacuna de Oxford/AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante, entre muchos miles. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién aprueba las vacunas o los tratamientos?

Solo se aprueba una vacuna si el regulador gubernamental -en el caso de Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que depende del Departamento de Salud- está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Después de que la MHRA se convirtiera en la primera agencia del mundo en aprobar una vacuna de COVID-19, su directora, June Raine, dijo: “El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”.

Ahora los controles de la vacuna continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo.

En Estados Unidos el organismo encargado de aprobar cualquier vacuna contra el COVID-19 es la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

Una vez autorizada una vacuna, la FDA continúa supervisando la producción y evaluando los lotes para controlar potenciales efectos indeseados y asegurarse de que siga siendo segura y efectiva.

Una persona recibiendo una vacuna.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar.

En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas contra el COVID-19 es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo a fines de noviembre que Pfizer/BionTech ya había entregado “el expediente de solicitud de registro sanitario” de la vacuna contra el COVID-19 a la Cofepris y, por ende, se está a la espera de una respuesta.

¿Qué contienen las vacunas de COVID-19?

Hay muchas vacunas distintas en desarrollo para el COVID-19.

Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada.

La vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm.

Estos fragmentos no alteran las células humanas, solo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad contra el COVID-19.

Otras inmunizaciones para COVID contienen proteínas del coronavirus.

Las vacunas a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Me enfermará una vacuna?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades tan pequeñas.

Las vacunas no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas.

Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas.

Esta no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Una persona sosteniendo un frasco de vacuna contra el covid-19 y una jeringa.

Getty Images
Más de 10 potenciales vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

El profesor Sir Munir Pirmohamed, quien asesora a la MHRA, dijo que no había identificado ninguna “reacción adversa grave” durante el ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech.

“La mayoría de los efectos adversos fueron leves y de corta duración, por lo general duraron uno o dos días, similares al tipo de efectos producidos después de cualquier otra vacuna”, dijo.

¿Es seguro que alguien que ha tenido ya COVID-19 se vacune?

Es probable que incluso a las personas que han tenido COVID-19 en el pasado se les ofrezca la vacuna.

Eso se debe a que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo y la inmunización podría ofrecer más protección.

Las autoridades sanitarias en Inglaterra afirman que no hay preocupaciones de seguridad en aplicar la vacuna a las personas que hayan sufrido COVID-19 de larga duración.

Pero aquellos que actualmente padecen de COVID-19 no deben recibir la vacuna hasta que se hayan recuperado.

¿Son las vacunas contra el COVID-19 respetuosas con el bienestar animal?

Algunas vacunas, como la del herpes y la vacuna nasal contra la gripe infantil, pueden contener gelatina de cerdo.

Y algunas vacunas se producen en huevos de gallina o en células de embriones de pollo.

Molécula de coronavirus

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el COVID-19.

Hay cientos de vacunas contra el COVID-19 en desarrollo.

Aún no tenemos detalles sobre todos los ingredientes, pero se espera que muchas de las vacunas sean aptas para vegetarianos o veganos.

Si todo el mundo se pone la vacuna, ¿entonces yo ya no necesito hacerlo?

Existe una abrumadora evidencia científica de que la vacunación es la mejor defensa contra infecciones graves.

Las vacunas contra el COVID-19 parecen evitar que las personas se enfermen gravemente y podrían salvar vidas.

Las primeras dosis que estén disponibles probablemente se ofrecerán a las personas con mayor necesidad, como los ancianos, que están en el grupo de personas de mayor riesgo.

Todavía no está claro cuánta protección podrían brindar las vacunas en términos de evitar que las personas propaguen el COVID-19.

Si se puede realizar el proceso bien, vacunar a suficientes personas podría detener la enfermedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.