close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Aprobadas en lo general las Leyes de Pemex y CFE para ser empresas productivas del Estado
Con esta legislación se crea un régimen para que ambas dejen de ser paraestatales. Partidos de izquierda dicen que se busca privatizarlas aunque no se use el término
Por Tania L. Montalvo
20 de julio, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

Con 89 votos a favor y 27 en contra los senadores aprobaron en lo general el dictamen que crea las leyes de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad en las que se prevé que ambas dejen de ser paraestatales para convertirse en empresas productivas del Estado.

La sesión del periodo extraordinario se retomó este domingo para debatir este tercer dictamen de los cuatro que integran el paquete energético con las leyes reglamentarias de la reforma.

Tras la aprobación en lo general, los senadores iniciaron la discusión en lo particular. Las reservas del PRD se presentarán en tres temas: Petróleos Mexicanos, Comisión Federal de Electricidad y Combate a la corrupción.

El artículo 2 de esas leyes establece que “son empresas productivas del Estado de propiedad exclusiva del Gobierno Federal”, premisa que implica una de las principales diferencias entre quienes están a favor y en contra del proyecto.

Alejandro Encinas, senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), dijo que según el artículo 27 Constitucional la propiedad de las tierras y de las aguas pertenecen a la nación y eso implica que el proyecto de dictamen incurra en un acto de inconstitucionalidad.

El presidente de la Comisión de Energía, el priista David Penchyna, explicó que el estado pasa a ser el administrador propietario de ambas empresas productivas del Estado y que con estas leyes se permite que tanto Pemex como CFE cuenten con un régimen especial que incremente su competitividad conforme a las mejores prácticas internacionales.

En el proyecto de dictamen —que es el tercero de los cuatro del paquete energético que el Senado discute desde el pasado jueves— se establece que tanto Pemex como CFE queden sujetas a la aplicación de la Ley Federal Anticorrupción y cuenten con auditores externos designados por los Consejos de Administración.

Para la elección de los integrantes independientes de esos Consejos —máximo órgano de decisión— se propone que sean ratificados por mayoría calificada en el Senado una vez que el Ejecutivo haya enviado una propuesta de candidatos.

En la iniciativa del Presidente se proponía que los consejeros fueran elegidos directamente por el Ejecutivo.

En el caso de Pemex, se deja fuera al sindicato petrolero, pues sus 10 integrantes serán el Secretario de Energía, el titular de Hacienda, tres consejeros del gobierno federal que sí serán designados por el Ejecutivo y los 5 consejeros independientes que ratificará el Senado.

Para CFE los 10 integrantes serán el titular de la Secretaría de Energía, el de Hacienda, tres consejeros del gobierno federal, cuatro consejeros independientes y uno más designado por los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad.

“Las dos empresas se manejan igual. Dicen que Pemex y CFE son empresas de la nación o del estado pero están en manos del presidente. El gobierno actúa como propietario no como administrador y ese es el gran cambio que permitirá que se desarrollen como empresas privadas, dejarán de ser públicas, se van a regir por un régimen privado aunque digan lo contrario”, dijo Manuel Bartlett al emitir el posicionamiento del Partido del Trabajo.

Como ocurrió en los dos dictámenes anteriores, los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y Verde Ecologista de México (PVEM) votarán a favor del proyecto; el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT), en contra.

En el debate en lo general se registraron 27 oradores, de los cuáles, sólo tres hablan para defender del dictamen: uno por cada bancada a favor; el resto son senadores del bloque PRD-PT.

La de este domingo es la cuarta jornada del periodo extraordinario para discutir y aprobar las leyes reglamentarias de la reforma energética.

Entre jueves y viernes se aprobó el primer dictamen que contiene la ley de hidrocarburos y el sábado el proyecto con la Ley de la Industria Eléctrica.

Estos son algunos argumentos a favor y en contra de la discusión en lo general sobre la Ley de Pemex y la de CFE:

Luis Sánchez. PRD. En contra

“Enrique Peña Nieto, el PRI  y el PAN, nos presentan una propuesta orientada a reducir las posibilidades de acción de ambas empresas. Establece dispositivos para reducir su margen de maniobra financiero presupuestal, para fortalecer el control de la Secretaría de Hacienda, para que su organización corporativa facilite la participación del capital privado, y para que la dirección central de ambas entidades las convierta burocráticamente en las empresas del Presidente en turno, más que en empresas productivas del Estado Mexicano.”

Mariana Gómez del Campo. PAN. A favor

“No hay que cegarnos, la producción de petrolero ha caído más de 25 por ciento en los últimos 9 años y la producción de gas no alcanza para cubrir la demanda ni de los hogares ni de las empresas (…) Ya hemos perdido años muy valiosos, es hora de permitir que Pemex y la CFE cuenten con la plataforma normativa que les permita acceder a la tecnología necesaria para explotar su potencial. Para que México desarrolle solamente sus reservas probadas y probables se requieren inversiones por 300 mil millones de dólares. Esta cifra es según el IMCO 11.5 veces el presupuesto de inversión de Pemex en 2013.”

Rabindranath Salazar. PRD. En contra

“Si quieren que la industria petrolero-energética cambie, hay que sacar a Pemex del presupuesto de egresos, hay que darle autonomía técnica, hay que darle autonomía de gestión, y hay que dejar, por supuesto, que la nación mantenga la rectoría de los recursos, y no el Ejecutivo Federal. Eso sí sería una reforma y no la que se está proponiendo en este momento.”

Luis Armando Melgar Bravo. PVEM. A favor

“El dictamen construye a Pemex y a CFE como empresas productivas del Estado. Bajo la vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, donde presentarán informes sobre su situación financiera, administrativa, económica y jurídica.

Con esto se materializa la creación de candados necesarios para evitar la corrupción y fortalecer el principio de transparencia para este nuevo régimen. ¿Quién puede estar en contra de esto?”

Aquí se puede seguir el debate en vivo:

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte