close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
La Agencia que impulsó el Partido Verde en la energética, un atraso en política ambiental
Expertos consideran que este nuevo órgano es una “superagencia” que, en manos del Ejecutivo, quita fuerza a Semarnat y no está obligada a alinearse a la política ambiental del país.
Por Tania L. Montalvo
24 de julio, 2014
Comparte
PartidoVerde8

Foto:Cuartoscuro.

Ahora que México discute las leyes para abrir el sector energético a la iniciativa privada, uno de los órganos que se crean es la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos que acumula facultades que preocupan a los expertos, pues dicen que la convierten en una “superagencia” que no se alinea con la política ambiental del país.

“La propuesta es que la Agencia sea una entidad única con capacidad de llevar a cabo todos los procesos ambientales en el sector de hidrocarburos. Es juez y parte porque regula, sanciona, ejecutar y modifica permisos sin estar supeditada a la Secretaría de Medio Ambiente. En el momento en que se implemente, se vuelve una entidad aparte de la política ambiental del país”, explicó en entrevista Carlos Tornel, analista de políticas públicas e investigador del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).

La Ley de la Agencia indica que ésta depende del Ejecutivo, sólo debe coordinarse con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y tiene facultades para regular todas las actividades del sector de hidrocarburos sin injerencia de la Comisión Nacional del Agua, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente o la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Entre otras cosas, la Agencia realiza los estudios de impacto ambiental para las actividades del sector, entrega autorizaciones, otorga modificaciones o ampliaciones de esos permisos, evalúa el cumplimiento de las reglas, investiga si ocurrió una violación a éstas, diseña las multas, emite las sanciones, propone nuevas inversiones y hasta la creación de Normas Oficiales.

“El crear una institución independiente de quienes determinan la política ambiental del país, en este caso Semarnat, tiene el riesgo de que la nueva institución se vaya por su camino y no se sincronice con las políticas ambientales y de seguridad industrial del país. Y si esta nueva agencia no está obligada a tener una coordinación estrecha con las otras instituciones, pues ahí vamos a tener una especie de divorcio de la política nacional ambiental respecto a lo petrolero.

“Y eso también tiene riesgos, pues esta agencia se convierte en una superagencia con una gran autonomía y una falta de rendición de cuentas y de transparencia y de alineamiento con las políticas nacionales”, dijo el consultor ambiental Daniel Chacón.

La Agencia fue una iniciativa presentada por la senadora Ninfa Salinas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y retomada en la reforma energética promulgada en diciembre pasado. La Ley para regularla es parte del cuarto dictamen del paquete legislativo que el presidente Enrique Peña Nieto envió al Senado el pasado 30 de abril y que fue aprobado por la Cámara Alta este lunes.

El Partido Verde defiende la creación de la iniciativa con el argumento de que la actividad de hidrocarburos requerirá de una instancia ambiental especializada en el tema que pueda coordinarse con Semarnat, pero no depender de ésta.

“A partir de la separación de funciones y la especialización de los organismos reguladores, se fortalecen las capacidades para dar respuesta expedita a los altos riesgos de seguridad industrial y ambiental asociados a la actividad industrial petrolera, tomando en cuenta, no sólo los aspectos correctivos, sino preventivos, y en su caso, los sancionadores, como de remediación”, dijo la senadora del PVEM, Maria Elena Barrera.

Para el CEMDA, la agencia simplemente no es una buena idea, sólo crea más burocracia y una instancia que el sector no necesita pese al aumento de actividad en hidrocarburos.

“El sector ambiental tardó mucho tiempo en consolidarse, si bien su actuar todavía es perfectible se ha logrado crear diferentes instancias para el cuidado y regulación. Lo que sucede con esta nueva Agencia es que estamos generando un nuevo órgano desconcentrado que va a tener todas las capacidades que ya tiene la Semarnat y sus órganos desconcentrados, pero esta será solo para el tema de hidrocarburos. Al hacer esto, estamos quitándole muchas competencias al sector ambiental, quitándole fuerza y pasándolas a la nueva Agencia sin obligarla a ser parte de la misma política ambiental”, dijo Carlos Tornel.

La propuesta del Centro Mexicano de Derecho Ambiental es crear una unidad de coordinación en Semarnat para el sector de hidrocarburos, lo que permitiría fortalecer la política ambiental y dotar de capacidades para hacer frente al crecimiento de la actividad petrolera.

Las atribuciones de esta Agencia son consideradas por el CEMDA y organizaciones como la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente como parte de los “focos rojos” de la reforma energética.

“El proceso de la Agencia, la burocracia que crea viene a dificultar la regulación ambiental y viene a facilitar la aprobación de proyectos de hidrocarburos”.

El presidente de la Comisión de Energía, el priista David Penchyna —partido que tiene como aliado al PVEM— considera que pese a las críticas, la Agencia es un factor clave para que la industria energética “resplandezca”.

“Estamos asegurando que la extracción y la explotación de hidrocarburos ocurra con pleno respeto y protección al medio ambiente y en las condiciones de máxima seguridad, es un paso básico para que la industria energética resplandezca en nuestro país”.

La suma de atribuciones es para los legisladores del PRI y del PVEM una de las principales fortalezas del nuevo órgano ambiental, pues a través del Ejecutivo —que nombrará al director— “se regula, supervisa e inspecciona la protección al medio ambiente y a la seguridad industrial”.

Sin embargo, los expertos en el tema no coinciden en esas ventajas.

“No existe una sana distancia entre lo que es la vigilancia y el órgano regulador. Dentro de sí misma tiene las facultades reguladoras y de vigilancia y lo único que pasará es que la vigilancia va a estar supeditada a los propios reguladores”, dijo el consultor ambiental, Daniel Chacón.

La creación de la Agencia depende todavía de que la Ley que la regula sea aprobada por la Cámara de Diputados —en donde el PRI y el PVEM suman mayoría— y sea promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto.

La discusión en el Pleno de la Cámara Baja iniciará el próximo lunes 28 de julio y según el calendario que se han impuesto los mismos legisladores, todas las leyes energéticas, incluida la de esta Agencia, estarán aprobadas en la primera semana de agosto.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte