Burning Man, el festival hippie que no se pierden los millonarios de Silicon Valley
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Burning Man, el festival hippie que no se pierden los millonarios de Silicon Valley

Esta semana se celebra en el desierto de Nevada Burning Man. En los últimos años los millonarios de Silicon Valley están asistiendo a este evento, lo que ha hecho que muchos se quejen de que está perdiendo su esencia.
27 de agosto, 2014
Comparte
Foto: Kate Shay. Tomada de http://galleries.burningman.com/

Foto: Kate Shay. Tomada de http://galleries.burningman.com/

Desde hace más de dos décadas, miles de personas se trasladan a finales de agosto al desierto de Nevada, en el oeste de Estados Unidos, para participar en el festival Burning Man (hombre ardiente), un encuentro que sus promotores describen como “un experimento en comunidad de autoexpresión y autosuficiencia radical”.

En los últimos tiempos este festival -que desde sus inicios se ha asociado con el movimiento hippie y más recientemente con la música electrónica- ha dejado de parecerse al evento original que iniciaron en 1986 en una playa de San Francisco un grupo de amigos para celebrar el solsticio del verano boreal, quemando una figura de madera de un hombre de más de dos metros de altura.

A principios de los 90 el festival se había hecho tan popular que tuvieron que trasladarlo al desierto de Nevada, donde se espera que esta semana acampen cerca de 70.000 personas en la ciudad efímera bautizada como Black Rock City.

Pese a costar alrededor de US$400, las entradas para el evento -que este año tiene lugar del 25 de agosto al 1 de septiembre- se agotaron menos de una hora después de ponerse a la venta.

En Burning Man, donde tienen cabida múltiples formas de expresión artística así como (según se cuenta) numerosas sustancias ilícitas, está prohibido el intercambio de dinero, ya que uno de los objetivos es compartir.

Los participantes deben traer todo lo que necesiten para subsistir durante 1 semana y aquello que quieran regalar a otros asistentes. Los teléfonos y las computadoras no tienen ninguna utilidad porque no hay cobertura telefónica o internet.

La principal atracción del evento es la procesión con tintes paganos que se realiza el sábado y que acaba con la quema de la figura de un hombre de madera que da nombre al festival y que el año pasado tenía más de 12 metros de altura.

Llegaron los millonarios

Pero el que durante años fue un oasis de la contracultura, se ha convertido tiempos recientes en un punto de encuentro para algunos de los millonarios de más renombre de la industria de la tecnología de Silicon Valley, como los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin; el presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, o el dueño de Tesla Motors, Elon Musk, quienes hasta ahora, de una manera u otra, habían logrado pasar desapercibidos.

El problema es que en los dos últimos años se les han unido nuevos multimillonarios como el fundador de Facebook Mark Zuckerberg, empleados de compañías como Twitter o Uber o ejecutivos de fondos de inversión, lo que para algunos está alterando radicalmente el espíritu original de Burning Man.

Hace unos días el diario New York Times publicó un artículo que ha tenido gran repercusión en el que se explicaba cómo los nuevos magnates de Silicon Valley que acuden a Burning Man se pelean por ver quién gasta más dinero en agasajar a sus invitados, levantando lujosos campamentos temporales en el desierto.

Así, lo que en origen eran unas simples tiendas de campaña en las que dormir, se han convertido en ostentosas carpas que cuentan con cómodas camas, aire acondicionado y baños portátiles como los que se utilizan en los rodajes de Hollywood.

Según le explicó al New York Times uno de los asistentes a Burning Man, los campamentos en los que se hospedan los millonarios de Silicon Valley se construyen de forma que nadie pueda acceder a ellos sin autorización.

Estos magnates y sus invitados, que pueden llegar a pagar US$25.000 por la estancia, se trasladan al festival en aviones privados, pasan la semana comiendo platos cocinados por algunos de los mejores chefs del mundo y cuentan con asistentes -a los que llaman sherpas– que les ayudan a satisfacer todas sus necesidades.

Incluso este año se llegó a anunciar en la página de Burning Man una compañía que ofrecía instalar campamentos temporales con electricidad, internet, cocineros y servicio de bufé.

La noticia causó indignación entre algunos de los asistentes más veteranos al evento y la publicidad acabó siendo retirada de la página del festival.

Diferencias

“En los últimos años, el número de millonarios de Silicon Valley que acuden a Burning Man se ha multiplicado y se gastan sumas de dinero astronómicas en el festival”, explica en conversación con BBC Mundo Nick Bilton, reportero del New York Times, autor del artículo arriba mencionado.

“Hay magnates de Silicon Valley que han estado acudiendo al festival durante años porque creen en los ideales del evento. Creen que es una comunidad abierta y libre en la que pueden ser ellos mismos y crean arte y música, y vivir durante una semana en un mundo en el que no hay dinero y en el que todo es compartir”, señala Bilton.

“Pero los millonarios que se han sumado en los últimos dos años hacen ver que no les importa el dinero pero en realidad no es así. Para ellos Burning Man es una manera de gastar de forma ostentosa”, señala el periodista del New York Times, quien asegura que en algunos campamentos los invitados tienen acceso a todo tipo de lujos, “incluidas las drogas”.

Según Bilton, a muchos de los veteranos de Burning Man que ha entrevistado “les preocupa que se esté perdiendo el espíritu original del festival, mientras que otros aceptan la situación porque consideran que se trata de la evolución natural de un evento de este tipo”.

“Mucha gente se ha sentido ofendida por mi artículo y aseguran que los millonarios también tienen derecho a ir a Burning Man, pero nadie ha negado que lo que cuento sobre el festival sea verdad”, explica Bilton.

“Está pasando como con el festival de Coachella. Son eventos que nacen como algo independiente y alternativo y acaban convertidos en eventos masivos y eso molesta a muchos”.

Anonimato

En opinión de Bilton, a los magnates de Silicon Valley les gusta Burning Man por “su faceta de contracultura” y “porque pueden asistir de manera anónima, ya que pueden vestirse como quieran y llevar máscaras, y nadie va decirles nada por que lo hagan”.

El periodista del New York Times señala además que el hecho de que el festival tenga lugar relativamente cerca de San Francisco también ha contribuido a su popularidad.

El artículo de Nick Bilton no fue el primero en arrojar luz sobre los cambios que se están produciendo en Burning Man.

El año pasado, respondiendo a los que aseguran que Silicon Valley está haciendo desaparecer la esencia del festival, el cofundador de Facebook, Dustin Moskovitz, reaccionó asegurando que no se les debe juzgar tan sólo porque sean millonarios.

“El resentimiento hacia los burners (nombre con el que se conoce a los asistentes al festival) con dinero se basa supuestamente en que están violando el principio central de autosuficiencia radical. La gente a veces olvida que eso es una directriz pero no algo que realmente pueda alcanzarse”, escribió Moskovitz.

“Burning Man es para absolutamente todo el mundo. Todo el mundo. Eso es lo que significa la inclusión radical”, señaló el cofundador de Facebook.

Probablemente el anuncio de que este año entre los asistentes a Burning Man podría encontrarse el estratega de la derecha estadunidense Grover Norquist, no va a ayudar a calmar los ánimos de aquellos burners veteranos que se quejan de que el festival se está aburguesando.

Contenido relacionado

Más noticias

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 razones por las que puedes estresarte cuando tratas de relajarte (y qué hacer para evitarlo)

Si alguna vez has tratado de relajarte y eso te ha puesto aún más ansioso, no te alarmes, es algo más común de lo que te imaginas y hay medidas que puedes adoptar para que esto no te ocurra.
2 de abril, 2022
Comparte

¿Alguna vez has tratado de relajarte, y en cambio has acabado estresado y con pensamientos negativos? Resulta que muchos de nosotros experimentamos esto, por ello ha surgido el término “stresslaxing” (una palabra en inglés que en español podríamos traducir como estrelajarse”, una mezcla de estrés y relajación).

Pero, aunque estrelajación es un término nuevo, describe la ansiedad inducida por la relajación que se ha estudiado durante años.

Se ha demostrado que esto le sucede a entre el 30% y el 50% de las personas cuando intentan hacer cosas relajantes, lo que causa síntomas de estrés (como latidos cardíacos rápidos o sudoración).

Es paradójico, dado que las personas que experimentan “estrelajación” pueden necesitar hacer algo relajante para desestresarse. Esto puede convertirse en un círculo vicioso destructivo en el que estas personas no pueden aliviar el estrés que sienten, lo que podría resultar en tener más emociones negativas y ataques de pánico.

No todos experimentarán “estrelajación”. Algunas investigaciones incluso sugieren que las personas que tienen ansiedad pueden ser más propensas a ello.

Las siguientes son solo algunas de las otras razones por las que sucede, y lo que puedes hacer para superarlo.

1. Estás negando que estás estresado

Pretender que un problema no existe -también conocido como negación- es una de las estrategias de afrontamiento menos efectivas para el estrés. En el caso de la “estrelajación”, esto podría ser negar que estás estresado para empezar.

Los períodos breves de negación pueden ayudarnos a adaptarnos al cambio.

Mujer recibiendo un masaje

Getty Images

Por ejemplo, la negación puede ayudar a una persona a sobrellevar sus emociones después de experimentar la muerte de alguien cercano. Pero cuando la negación se usa con frecuencia para lidiar con los factores estresantes diarios, puede hacer que las personas se sientan perpetuamente atrapadas en una rutina.

Cuando estás en negación, tu cuerpo continúa enviando señales de estrés para incitarte a tomar medidas y resolver tus problemas. Es por eso que intentar (sin éxito) relajarte en lugar de abordar las causas de tu estrés puede hacer que te sientas más estresado.

Así puedes resolverlo:

  • Reconoce que los síntomas del estrés pueden ser útiles. Tu cuerpo está tratando de alertarte de que es necesario solucionar un problema, por lo que está activando todos sus recursos fisiológicos para ayudarte a lograrlo. Por ejemplo, una mayor frecuencia cardíaca ayuda a tu cuerpo a transportar más sangre oxigenada a tu cerebro, de modo que pueda encontrar una solución rápida a los problemas que te están causando estrés.
  • Escribe tus pensamientos y sentimientos más profundos asociados con tu estrés. Esto te ayudará a entender la fuente de tu estrés para que puedas abordarlo. Por ejemplo, no tiene mucho sentido hacer meditación todos los días para desestresarte si la causa de tu estrés es el exceso de trabajo. En este caso, hablar con un gerente o colega para ajustar tu carga de trabajo ayudaría más a aliviar tu estrés que las actividades relajantes.
  • Piensa de forma creativa. Cuando estamos estresados, es posible que solo pensemos que ciertas actividades (como la meditación o el ejercicio) pueden ayudarnos a relajarnos. Pero hablar con amigos o familiares, o usar una aplicación o un recurso de internet, podría ser una mejor manera de abordar tu estrés y ayudarte a sentirte mejor.

2. Te preocupas por lo que dirán los demás

La mayoría de nosotros tenemos algo que nos apasiona, ya sea nuestro trabajo o incluso un pasatiempo. Pero la razón por la que estás motivado para hacer estas cosas es importante.

Algunas personas persiguen su pasión porque quieren, ya sea para mejorar o aprender una nueva habilidad. Pero otros solo persiguen su pasión porque quieren el reconocimiento de otras personas. Las personas con ciertos tipos de personalidad pueden ser más propensas a obsesionarse con su pasión.

Otros pueden simplemente seguir una determinada actividad para obtener elogios de sus colegas o incluso para demostrar su valía a amigos o familiares.

Mujeres listas para nadar

Getty Images
Tener un pasatiempo siempre ayuda, pero es importante entender por qué lo haces.

El problema de perseguir una pasión por la razón equivocada es que puede hacer que una persona se esfuerce hasta el límite, lo que podría significar trabajar a pesar de estar enfermo o no tomarse un tiempo libre para desestresarse.

Esto puede hacer que sea difícil y estresante relajarse, como si estuvieras perdiendo el tiempo que podrías dedicar a tu pasión cuando tratas de hacer cosas relajantes. Incluso podrías estar preocupado de que la gente piense mal de ti por tomarte un tiempo libre. En última instancia, esto puede afectar negativamente tu bienestar.

Para las personas que se sienten así, puede ser útil tomar un breve “descanso mental” de lo que les apasiona. El descanso no tiene que ser largo, ni tiene que implicar hacer algo que necesariamente te parezca relajante.

Pero tomar descansos incluso breves puede ayudarte a sentir que está bien tomarse un tiempo lejos de tu pasión de vez en cuando para desestresarte y relajarte.

3. No puedes decidirte

Al tomar una decisión, algunas personas no pueden evitar explorar todas las opciones posibles disponibles para ellos, lo que se conoce como maximizar los pensamientos.

Esto incluso puede suceder cuando se trata de elegir algo relajante para hacer. Incluso después de elegir algo, es posible que pienses en las otras opciones y te preguntes si algo más te habría ayudado a sentirte más relajado. Entonces, en lugar de relajar tu mente, te estás estresando aún más.

Mujer dubitativa

Getty Images

Desafortunadamente, la maximización conduce al arrepentimiento, sin importar la opción que elijamos. A veces también se asocia con un menor bienestar.

Una persona que tiene el hábito de maximizar puede estar pensando en todas las otras cosas que tiene que hacer ese día en lugar de relajarse, lo que puede generar sentimientos de estrés.

Esto es lo que puedes hacer para evitarlo:

  • Limita la cantidad de decisiones que debes tomar el día que deseas hacer algo relajante. O incluso planifica cuándo vas a hacer algo relajante (como ver una película o meditar) y cuánto tiempo vas a hacerlo. Esto puede hacer que sea más fácil relajarse cuando llegue el momento, ya que sabrás que no estás postergando otras cosas.
  • Recuerda por qué estás tratando de relajarte. Tu salud es importante, por lo que recordar esto puede ayudarte a sentirte menos estresado mientras intentas realizar una actividad relajante.

Lo bueno es que, incluso si la relajación causa ansiedad, aún puede tener un efecto positivo en la salud mental e incluso puede ayudarte a crecer como persona.

Lo más importante es encontrar una actividad relajante que disfrutes. Ya sea cocinando, haciendo jardinería o corriendo, es importante que te ayude a desconectar del estrés del día.

*Jolanta Burke es profesora del Centro de Psicología y Salud Positivas, en Dublin, Irlanda.

*Esta nota se publicó en The Conversation y fue reproducida aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Rhw64O667F8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.