close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Sólo 25% del Nevado de Toluca será para conservación
Un nuevo plan propone que sólo una cuarta parte del volcán ubicado en el Estado de México sea protegido de la tala y actividades humanas.
Por Paris Martínez @paris_martinez
4 de agosto, 2014
Comparte
Foto: Paola Alín M.

Foto: Paola Alín M.

En más de la mitad (54.7%)  de la superficie forestal del Nevado de Toluca o volcán Xinantécatl, ubicado en el Estado de México,  se autorizará la tala con fines comerciales, mientras que en otro 20.7% se legalizará la ganadería y la agricultura, y en el restante 24.4% se mantendrán restricciones a la actividad productiva, con fines de conservación y recuperación de los bosques, de acuerdo con la nueva versión del Programa de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca –publicada este viernes 1 de agosto por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp)–.

La caminata, desde la falda del volcán, toma alrededor de 3 horas hasta el cráter. Foto: Paola Alín Martínez

La caminata, desde la falda del volcán, toma alrededor de 3 horas hasta el cráter. (Foto: Paola Alín M.)

El programa, que aún se encuentra en fase de consulta pública, establece que la tala comercial “sostenida” (tala de árboles muertos y vivos) podrá realizarse en 17 mil 936 hectáreas del Nevado de Toluca, equivalentes a 33.4% de su superficie, en una región denominada “Subzona de aprovechamiento sustentable de los recursos naturales forestales”, en la que se reparten bosques “densos y semidensos”.

Además, este ordenamiento autoriza a realizar tala comercial de árboles muertos o derribados por eventos naturales en otras 11 mil 223 hectáreas (21% del volcán), perímetro denominado “Subzona de preservación de ecosistemas conservados”; así como en la “Subzona de preservación y refugio de la mariposa monarca”, que se extiende por 169 hectáreas de esta área natural protegida.

El documento oficial, que según la Conanp está “fortalecido” con observaciones de algunos investigadores vinculados con el Nevado de Toluca, establece también que la zona en la que se autorizará la ganadería y la agricultura se extenderá por otras 11 mil 115 hectáreas, equivalentes a 20.7% de esta zona forestal.

Así, en total, la superficie del Nevado de Toluca en donde quedarán legalizadas actividades productivas (específicamente tala, agricultura, acuacultura y ganadería) equivale a 75.1% del área natural protegida, mientras que para acciones de conservación y restauración de la masa forestal se destinaron 13 mil 73 hectáreas (contando las 296 hectáreas autorizadas para el uso público recreativo y el turismo sustentable), equivalentes a 24.3%… otro 0.1% corresponde a asentamientos humanos.

Tala libre

El nuevo Plan de Manejo, que por hallarse en fase de consulta pública aún no entra en aplicación, autoriza la tala comercial de árboles vivos (y muertos) en los seis puntos del Nevado de Toluca donde se reparten los bosques “densos y semidensos” de pino, oyamel y cedro.

Foto: Paola Alín M.

Bosque de cedro. (Foto: Paola Alín M.)

Cabe destacar que, en el caso del cedro, éste es un bosque artificial creado por las autoridades estatales en la década de 1980, mediante técnicas de reforestación, acción que en ese momento fue anunciada como una medida de restauración ambiental permanente.

Además, reconoce el documento, los bosques de oyamel en los que la tala ahora será legal son aquellos que, gracias a su capacidad de regeneración, han logrado sobrevivir a la tala clandestina sufrida “en el pasado reciente”.

En estos puntos del Nevado de Toluca, que juntas suman 17 mil 736 hectáreas y comprenden la ‘Subzona de aprovechamiento sustentable de los recursos naturales forestales’, crecen, asimismo, distintas especies de pastizal que son clave para el ecosistema de todo el bosque, ya que alimentan y dan refugio a aves, roedores y mamíferos medianos y pequeños.

Estos bosques son el hábitat de, por ejemplo, codornices, pájaros carpinteros, calandrias, búhos, lechuzas, azulejos, colibríes, correcaminos, gorriones, venados cola blanca, coyotes, linces, zorros, zorrillos, armadillos, mapaches, tlacuaches, conejos, ardillas, ranas, tlaconetes, el ‘sapito’, la ‘ranita de árbol’, el lagarto alicante de cuello rugoso, la ‘culebra terrestre dos líneas’, la ‘culebra listonada cuello negro’ y la víbora de cascabel pigmea mexicana.

Además, en ellas sobreviven especies “en riesgo”, como la ‘rana de Moctezuma’, el halcón peregrino, el gavilán de Cooper, el lagarto alicante del Popocatepetl y la lagartija escamosa de mezquite.

En esta zona se refugian algunas especies en peligro de extinción, como tres tipos de murciélago, el ajolote, la culebra listonada de montaña cola larga, así como el hongo psathyrella spadicea, que se considera bajo amenaza.

A pesar de ello, en estos seis puntos del Nevado de Toluca, que suman 33.4% de su superficie, queda autorizada no sólo la tala, sino también la apertura de “brechas de saca” para el traslado de los árboles cortados, así como “encender fogatas”.

Los permisos para tala, señala el Plan de Manejo, se renovarán cada año, y para ello se verificará que los taladores respeten zonas de anidación, reproducción, refugio y alimentación total de especies nativas, mientras que aquellos propietarios que no talen los árboles que crecen en sus tierras (tanto ejidales como privadas) podrán acceder a al programa de “pago por servicios ambientales”, así como a “programas de apoyo federales y estatales de conservación, protección y restauración de recursos naturales”.

Tala moderada

Según el Plan de Manejo, en otras 11 mil 223 hectáreas (21.3% del Nevado) se permitirán las “actividades productivas de bajo impacto ambiental”, entre las cuales se encuentra “la colecta de madera muerta en pie, y derribada por fenómenos meteorológicos”. Cabe, entonces, preguntarse, ¿cuántos árboles muertos existen en el Nevado de Toluca, susceptibles de aprovechamiento comercial?

El Plan de Manejo no responde este cuestionamiento, pero sí afirma que 60% de los árboles están afectados por plagas y contra éstas, aseguró Luis Miguel Mandujano Álvarez, director del Área Natural Protegida Nevado de Toluca –el 4 de octubre de 2013, durante un recorrido por la zona–, hay poco qué hacer, ya que actúan de forma combinada: el muérdago debilita al árbol, y luego es invadido por el gusano descortezador, provocando su muerte.

–¿Cortarán esos árboles?

–Hay que hacer planes de manejo para resolver este problema –dijo en ese momento Mandujano–, necesitamos encontrar una solución (…) No puedo generalizar y decir que todos estos árboles hay que cortarlos.

El funcionario, sin embargo, reconoció que “no hay un método para combatir al muérdago, hay muchos tratamientos, pero ninguno es muy efectivo”, y con esta plaga, remató, “tenemos un área más o menos compacta de 6 mil hectáreas”.

En las zonas donde podrá realizarse esta tala comercial de árboles muertos se encuentra el refugio de la colonia de mariposas monarca que, cada año, hiberna en el Nevado de Toluca.

Foto: Paola Alín Martínez

El cráter del volcán, donde hay cuatro lagunas. (Foto: Paola Alín M.)

Terreno perdido

Las zonas del Nevado de Toluca en donde la actividad humana ha provocado daños severos o, incluso, la desaparición del ecosistema original son, según el documento de la Conanp, aquellas en las que se realizan actividades agrícolas y pecuarias, y que ocupan alrededor de 20.7% del área natural protegida. En estas zonas, sin embargo, no se emprenderán labores inmediatas de rescate forestal, sino que, por el contrario, se legalizarán aquellas actividades productivas que, por décadas, se han venido desarrollando de forma irregular, en detrimento del medio ambiente.

En estos puntos se siembra avena, maíz, papa, haba y nabo, entre otros productos; el suelo ha sido erosionado y contaminado con agroquímicos, lo que ha matado no sólo a las plantas nativas, sino también a los insectos, aves y reptiles.

Esta ‘Subzona de aprovechamiento sustentable de los ecosistemas y áreas agropecuarias’ se reparte en seis puntos del Nevado, en las que se permitirá la actividad agrícola y la ganadería, promoviendo técnicas menos agresivas con el ámbito forestal (como el silvopastoreo y el agrosilvopastoreo), así como la conversión voluntaria de estas tierras al “uso forestal”, mediante el estímulo de “plantaciones forestales comerciales”.

Epílogo: ¿Tienes algo que decir?

El Programa de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna está actualmente en fase de consulta pública, en cumplimiento al artículo 65 de la Ley General de Equilibrio Ecológico, la cual establece que las autoridades deben dar “participación a los habit          antes, propietarios y poseedores de los predios en ella incluidos, a las demás dependencias competentes, los gobiernos estatales, municipales y del Distrito Federal, en su caso, así como a organizaciones sociales, públicas o privadas, y demás personas interesadas”.

Por ello, si estás interesado en participar del debate público sobre el manejo que se dará al Nevado de Toluca, luego de que perdiera su estatus de Parque Nacional, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas afirma en su página de internet que puedes hacer llegar tus opiniones a la dirección del Área Natural Protegida Nevado de Toluca, con atención a Luis Miguel Mandujano ([email protected]) o a la Dirección Regional del Nevado de Toluca, con atención a José Alfredo Matamoros Moreno ([email protected])… y, obviamente, en Animal Político también nos interesa conocer tu opinión sobre este tema, puedes escribirnos a [email protected], o directo a @pajaropolitico, en Twitter.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte