El arzobispo que no necesitó al Vaticano para ser santo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El arzobispo que no necesitó al Vaticano para ser santo

El papa Francisco suspendió la prohibición para beatificar al arzobispo salvadoreño Óscar A. Romero, asesinado en 1980. Para muchos "San Romero de América" ya es una figura de culto.
25 de agosto, 2014
Comparte
Foto tomada de www.bbc.co.uk/

Foto tomada de www.bbc.co.uk/

El papa Francisco habla desde el cielo sobre el mártir al que cientos de miles en El Salvador –y fuera de– veneran como “San Romero de América”. Y lo de hablar desde el cielo no es licencia literaria: la conferencia de prensa se celebra a bordo del Airbus A330 de Alitalia que lo lleva de regreso a Roma, tras cinco días en Corea del Sur.

Es la tarde del lunes 18 de agosto de 2014. Un periodista felicita al Papa por su inglés, aprovecha para solicitarle veladamente una entrevista, y lo interpela: “¿Cómo va el proceso de Monseñor Romero? ¿Cómo le gustaría que concluyese?”.

Se refiere a Óscar Arnulfo Romero y Galdámez (1917-1980), el arzobispo de San Salvador asesinado de un disparo en el pecho mientras oficiaba misa en la capilla de un hospital para enfermos terminales de cáncer, y cuyo proceso de beatificación está detenido en Roma desde 1996.

La entusiasta respuesta del papa Francisco se desparrama en un minuto, pero no dice nada nuevo; recuerda que la causa está desbloqueada, reitera su creencia en que fue “un hombre de Dios”, y explica que el caso sigue anclado en la Congregación para la Causa de los Santos.

Lo único novedoso de su alocución quizá sea el emplazamiento a los postuladores: “Depende de cómo se muevan. Es muy importante que lo hagan con rapidez”.

Lea también: Papa retira prohibición a la beatificación del arzobispo Óscar Romero

El salvadoreño más universal

Desde que el 22 de febrero de 1977 tomó posesión de la arquidiócesis de San Salvador, la relación del salvadoreño más universal con su pueblo ha sido intensa y sinuosa, como la carretera que sube a un volcán.

 

El 24 de marzo de 2015 se cumplirán 35 años del asesinato de Monseñor Romero.

De tendencia conservadora, su nombramiento se ganó al inicio el repudio de los sectores progresistas, que lo tenían como un obispo afín a la oligarquía, papel que había interpretado desde que en 1944 inició su labor pastoral en El Salvador.

El giro fue radical, y para mediados de 1977 censuraba con firmeza el gobierno militar y denunciaba la sistemática violación de los derechos humanos ejercida por el Estado y los grupos paramilitares, aunque también señalaba a los grupos armados que integrarían la guerrilla del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN).

Lea también: ¿Quién era Óscar Romero?

Para cuando la ultraderecha lo asesinó en marzo de 1980, ya era una de las voces más respetadas de la Iglesia católica latinoamericana, todo un referente de la Teología de la Liberación, si bien Monseñor Romero nunca se sintió parte de ese movimiento.

En tres años se había ganado el cariño de un amplio porcentaje de los salvadoreños, admiración acentuada en los estratos más humildes de la sociedad. El funeral fue un evento de masas que colapsó la capital.

La devoción hacia ‘San Romero de América’ comenzó en los ochenta, en plena guerra civil, como demuestran estas placas en las que salvadoreños anónimos le agradecían por algún milagro recibido.

La devoción hacia “San Romero de América” comenzó en los ochenta, en plena guerra civil, como demuestran estas placas en las que salvadoreños anónimos le agradecían por algún milagro recibido.

Del silencio oficial al “guía espiritual”

Durante la guerra civil (1980-1992), el culto hacia su figura fue clandestino, pero de una honestidad formidable. Testimonio de la incipiente fe en el “santo en ciernes”, salvadoreños anónimos esculpieron docenas de placas “por milagros concedidos”, que hoy se exhiben en la modestísima casucha en la que pasó sus últimos años de vida, convertida en un pequeño pero entrañable museo.

La represión gubernamental no doblegó su aura, a pesar de que tener colgado en la pared un retrato suyo bastaba para correr riesgos. La salvadoreña Eleonor Chacón, una mujer no activa políticamente pero que tenía una fotografía con él por ser el sacerdote que la había casado, quemó la imagen a sugerencia de su esposo.

“Santo en ciernes”

Durante la guerra civil (1980-1992), el culto hacia su figura fue clandestino, pero de una honestidad formidable. Testimonio de la incipiente fe en el “santo en ciernes”, salvadoreños anónimos esculpieron docenas de placas “por milagros concedidos”

El conflicto civil, que dejó más de 70.000 víctimas, desembocó en los gobiernos del derechista partido Alianza Republicana Nacionalista Arena (Arena), fundado por Roberto d’Auibuisson, el autor intelectual del magnicidio, según el Informe de la Comisión de la Verdad, elaborado por Naciones Unidas.

Fueron dos décadas de absoluto silencio oficial, pero, como consecuencia de los espacios ganados tras los Acuerdos de Paz de 1992, la sociedad civil y la Iglesia comenzaron a organizarse para mantener vivo el recuerdo, con procesiones cada vez más multitudinarias y vistosas, sobre todo en torno a la fecha del asesinato.

Transformado en partido político, el FMLN tomó el poder en junio de 2009. En su discurso de investidura, el ahora expresidente Mauricio Funes no solo invocó a Monseñor Romero –algo inaudito en los 20 años desde Arena–, sino que lo llamó “mi maestro”, lo llamó “guía espiritual”. El fervor popular de buena parte de la feligresía católica ya estaba asentado, y de la noche a la mañana se superpuso la admiración institucional.

Durante el quinquenio Funes, se rebautizaron el aeropuerto internacional y una estratégica autopista, la Casa Presidencial se llenó de referencias –un cuadro gigantesco, una importante sala de reuniones renombrada…–, el gobierno organizó una ruta turística, y su tumba la visitaron los presidentes de Ecuador, Irlanda, Brasil… incluso Barack Obama paseó por el sótano de Catedral metropolitana, donde están los restos.

Monseñor Romero se ha instalado en el discurso oficial –el FMLN sigue en el poder, ahora con el exguerrillero Salvador Sánchez Cerén como presidente–, si bien su compromiso con los más necesitados y su austeridad parecen ser más difíciles de asumir para la inmensa mayoría de los líderes políticos que lo invocan.

Este es el cuarto en el que vivió Monseñor Romero sus últimos dos años y medio de vida.

Este es el cuarto en el que vivió Monseñor Romero sus últimos dos años y medio de vida.

 

Figura de culto

Incluso amenazado de muerte, Monseñor Romero vivía en una casucha de dos habitaciones, renunció a la protección estatal (“Un bienestar personal no me interesa mientras mire en mi pueblo un sistema económico, social y político que tiende cada vez más a abrir esas diferencias sociales”, plasmó en su diario), y donó íntegros los US$10.000 que recibió de una universidad para la construcción de un hogar para niños.

Para mí Romero es un hombre de Dios, pero hay que hacer el proceso, y el Señor tiene también que dar su señal… Si quiere, lo hará. Pero ahora los postuladores tienen que ponerse en marcha porque ya no hay impedimentos

Papa Francisco

Ya en 1978 tres parlamentarios británicos lo visitaron en representación de los 118 que habían firmado la postulación oficial del salvadoreño para el Premio Nobel de la Paz.

Y el culto se ha expandido en el último lustro a la vez que se ha sofisticado.

Naciones Unidas se ha subido a la ola, y desde noviembre de 2010 reconoce el 24 de marzo, fecha en la que lo asesinaron, como el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

La actuación de Monseñor Romero como defensor de los derechos humanos no comenzó a edificarse sobre su memoria. Su entrega fue reconocida –en vida– por universidades de Estados Unidos y de Bélgica, con sendos doctorados Honoris Causa.

La candidatura al Nobel de la Paz no tuvo el éxito deseado por sus promotores. Con el paso de los años distintas voces denunciaron que desde el Vaticano, donde acababa de instalarse el Papa polaco Juan Pablo II, se organizó una campaña para neutralizar la posibilidad de que el incómodo Monseñor Romero recibiera un galardón con tanto brillo. Sea cierto o no, el Nobel de la Paz en 1979 se lo concedieron a una religiosa políticamente más dócil: la Madre Teresa de Calcuta.

“Para mí Romero es un hombre de Dios, pero hay que hacer el proceso, y el Señor tiene también que dar su señal… Si quiere, lo hará. Pero ahora los postuladores tienen que ponerse en marcha porque ya no hay impedimentos”, respondió el papa Francisco al periodista que lo consultó.

El 24 de marzo de 2015 se cumplirán 35 años del asesinato de Monseñor Romero. Antes o después el papa Francisco volverá a referirse a la causa de beatificación. Y su figura volverá a ser recordada y venerada en El Salvador –sobre todo, pero no solo–, como ya quisieran ser recordados y venerados tantos santos sin devotos de la Iglesia católica.

En fotos: Monseñor Romero inédito.

(*) El periodista Roberto Valencia (clic@cguanacas) es autor del libro “Hablan de Monseñor Romero” (Fundación Monseñor Romero, San Salvador, 2011) y trabaja en clicEl Faro.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna AstraZeneca: qué se sabe del trastorno de coagulación que podría explicar los trombos

Un equipo de médicos de Alemania concluyó que la vacuna Oxford-AstraZeneca se asocia con el desarrollo de un coágulo que se asemeja clínicamente a la trombocitopenia inducida por heparina (TIH).
10 de abril, 2021
Comparte

La pregunta llevaba semanas dando vueltas: ¿cuáles son los reales riesgos de formación de coágulos tras inocularse con la vacuna Oxford-AstraZeneca?

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) finalmente dio algunas luces al respecto: los trombos —concluyó— deben incluirse como un efecto secundario raro que puede aparecer en algunos receptores de esta vacuna contra la covid-19.

La probabilidad de morir por una afección como esta es tan baja como una entre un millón. Por el contrario, la covid-19 mata a una de cada ocho personas infectadas mayores de 75 años, y uno de cada 1,000 infectados sintomáticos con alrededor de 40 años.

Por lo mismo, las autoridades y científicos han insistido en que los beneficios de AstraZeneca superan los riesgos.

Pero ¿cuál es la explicación detrás de la aparición de estos trombos? ¿Qué causa este líquido inmunizante en algunas pocas personas que les hace desarrollar coágulos de sangre?

Reacción inmune por combinación de coágulos y plaquetas bajas

Aunque la respuesta aún no está del todo clara pues se sigue investigando, la propia agencia europea entregó algunas pistas: una explicación plausible —dijeron— es que la vacuna pueda desencadenar una respuesta inmune que conduzca a un trastorno atípico similar a la trombocitopenia inducida por heparina(TIH).

La heparina es un anticoagulante y el trastorno TIH, impulsado por el sistema inmunológico, consiste en una reacción adversa al fármaco que activa las plaquetas y la coagulación, produciendo un aumento en la formación de trombos.

como funciona la vacuna AstraZeneca

BBC

En la comunidad científica, esta teoría venía discutiéndose hace algunas semanas luego de que un equipo de médicos en Alemania la sugiriera el 19 de marzo pasado, denominándola “trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por vacuna”, abreviado como VITT, por sus siglas en inglés (o VIPIT, según el primer estudio del equipo alemán).

Ahora, ¿cómo se llegó a esta conclusión?

En las investigaciones detrás de estos casos de trombos se descubrió que todos los pacientes afectados tenían un número bajo de plaquetas, las células sanguíneas que normalmente ayudan a reparar el sangrado en el cuerpo.

También se concluyó que los pacientes tenían este anticuerpo particular, similar al TIH, en la sangre que activa las plaquetas.

Los científicos alemanes —liderados por el especialista en coagulación de la Universidad de Greifswald Andreas Greinache—, publicaron los resultados finales de su investigación el 9 de abril en el New England Journal of Medecine.

En este estudio analizaron las características de 11 pacientes en Alemania y Australia, que desarrollaron uno o varios eventos de trombosis o trombocitopenia después de la vacunación con AstraZeneca.

De estos pacientes, nueve eran mujeres, con una edad media de 36 años.

Entre 5 y 16 días después de la vacunación, todos los pacientes presentaron uno o varios eventos de trombosis, con excepción de uno, que presentó una hemorragia intracraneana que le causó la muerte.

Entre los pacientes que tuvieron más de un evento de trombosis, nueve tuvieron trombosis venosa; tres tuvieron trombosis en el abdomen (trombosis de la vena esplácnica); tres tuvieron embolia pulmonar; y otros cuatro tuvieron otro tipo de trombosis.

Vacuna AstraZeneca

Getty Images
Según la agencia reguladora europea, las trombos deben incluirse como un efecto secundario raro de la vacuna AstraZeneca.

De los 11 pacientes estudiados, seis fallecieron.

Ninguno de ellos había recibido heparina antes del inicio de los síntomas pero sí produjeron el anticuerpo similar al de TIH.

Este anticuerpo, que se activaría con la vacuna AstraZeneca, hace que las plaquetas se agrupen por error y formen coágulos.

Un trastorno tratable

De acuerdo con la investigación del equipo alemán, el VITT es una reacción “muy rara” y, si se identifica con prontitud, es “tratable”.

“Sabemos qué hacer: cómo diagnosticarlo y cómo tratarlo”, dijo Greinacher. “Y entre antes se haga el tratamiento, mejor”, agregó.

En una conferencia de prensa este viernes, el científico alemán afirmó además que, si bien todavía faltan estudios, es probable haya factores individuales en las personas afectadas que desencadenen este efecto adverso.

“De lo contrario, veríamos este problema en muchas más personas, lo que afortunadamente no es el caso (…). Es una noticia fantástica para el programa de vacunación porque de lo contrario este habría sido el riesgo de muchas otras vacunas inmunizantes”, aseguró.

Sin embargo, a pesar de que la agencia europea dijo que la mayoría de los casos notificados de trombos han ocurrido en mujeres menores de 60 años, no se ha podido concluir si es que la edad, el género o los historiales médicos puedan ser factores adicionales de riesgo.

Riesgos de vacuna en contexto

BBC

Pero este riesgo parece aumentar en las personas más jóvenes.

De hecho, las autoridades británicas decidieron que, dado que las personas sanas menores de 30 años tienen menos riesgo de enfermarse gravemente a causa de covid-19, el equilibrio de riesgos y beneficios significa que se les debe ofrecer una vacuna diferente a la de AstraZeneca.

Sobre la píldora anticonceptiva -que, en general, aumenta seis veces la probablidad de desarrollar un trombo- el doctor Greinacher afirmó que lo más probable es que no sea un atenuante para la aparición de trombos.

¿Cuáles son los síntomas?

La agencia reguladora europea afirmó que los profesionales de la salud pueden ayudar a los afectados en su recuperación y evitar complicaciones. Así, llamó a las personas a buscar asistencia médica en caso de desarrollar síntomas.

Algunos de estos síntomas son: dificultad para respirar, visión borrosa, dolor de cabeza severo y persistente, dolor de pecho, hinchazón en la pierna, dolor abdominal persistente y pequeñas manchas de sangre debajo de la piel, entre otros.

Vacuna AstraZeneca

Getty Images
Varios países dependen en gran medida de la vacuna AstraZeneca para combatir la covid-19.

Por otro lado, la mayoría de los casos investigados muestran que la aparición de coágulos puede darse entre cuatro días y unas pocas semanas después de que una persona recibe la vacuna.

Los expertos médicos en el Reino Unido, en todo caso, sugieren que esta rara condición debe ser considerada en cualquier persona que tenga síntomas similares hasta un mes después de haber sido inoculada.

¿Por qué es importante?

El hallazgo de este trastorno y su tratamiento pueden ser de gran utilidad para el desarrollo de la campaña de vacunación masiva contra la covid-19 a nivel mundial.

Actualmente, varios países en el mundo dependen en gran medida de AstraZeneca.

En Reino Unido, por ejemplo, 31 millones de personas han sido vacunadas con la primera dosis y, en su gran mayoría, se ha utilizado AstraZeneca.

Otras naciones europeas, como Alemania, Francia, Italia y España, han experimentado retrasos en sus campañas de inoculación y una de las razones es justamente la suspensión de AstraZeneca después de que se decidiera aplicar sólo a los menores de 59 años y aparecieran los primeros registros de coágulos de sangre.

Emer Cooke

Getty Images
“Esta vacuna ha demostrado ser muy eficaz”, dijo Emer Cooke, directora de la EMA.

Esto ha provocado que varios de cientos de miles de dosis de AstraZeneca no se estén utilizando. Es el caso de Alemania, donde el propio ministro de Salud, Jens Spahn, reconoció en marzo que se habían administrado solo el 15% de las dosis disponibles.

Con todo, en las próximas semanas la agencia reguladora europea planea entregar más información respecto a los trombos causados por la vacuna.

Autoridades y científicos esperan que con esto se vislumbren las dudas y se siga adelante con la más difícil de las campañas de vacunación masiva de la historia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.