El país donde la carne de rata es un gran negocio de exportación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El país donde la carne de rata es un gran negocio de exportación

Una cosecha única está en camino en los campos de arroz de Camboya, donde cada día cientos de miles de ratas silvestres son atrapadas para suplir un creciente mercado de exportación, la carne de esos rodeores.
Por Mark Doyle / BBC mundo
31 de agosto, 2014
Comparte
Las ratas de los campos de arroz de Camboya son consideradas un manjar en Vietnam.

Las ratas de los campos de arroz de Camboya son consideradas un manjar en Vietnam.

Una cosecha única está en camino en los campos de arroz de Camboya, donde cada día cientos de miles de ratas silvestres son atrapadas para suplir un creciente mercado de exportación, la carne de esos rodeores.

Aunque son consideradas un transmisor de enfermedades en muchas sociedades, las ratas de los campos de arroz (rattus argentiventer) de este pequeña nación surasiática son consideradas un saludable manjar por su estilo de vida libre y dieta mayormente orgánica.

La temporada de caza de ratas alcanza su punto alto con la cosecha de arroz entre junio y julio cuando los roedores tienen poco que comer en esta parte de la provincia rural de Kompong Cham, a unos 60 kilómetros de la capital Phnom Penh.

La falta de alimento coincide con la temporada de lluvias, que las fuerza a trasladarse a partes más altas, allí donde esperan las 120 trampas que el campesino Chhoeun Chhim asegura que pone cada noche.

“Las ratas silvestres son diferentes. Se alimentan de comida diferente”, comenta Chhim, que defiende apasionadamente que las de los campos de arroz no tienen nada que ver con sus primos de la ciudad, que considera bichos no aptos para la cocina.

Para Chhim, las ratas comunes “son sucias y tienen mucha sarna en la piel”. “Por eso no las cazamos”, dice.

De alguna forma orgulloso, relató una lista de hábitos alimenticios superiores de las ratas que cazó la noche anterior: arroz, tallos de los cultivos de agricultores sin suerte y las raíces de plantas silvestres.

“Sabor a cerdo”

Los "cazadores" las llevan en motocicletas repletas.

Los “cazadores” las llevan en motocicletas repletas.

En una buena noche, Chhim puede cazar hasta 25 kilos de ratas.

“Después de la cosecha, las ratas no tienen demasiado que comer, así que es un buen momento para capturarlas”, dice mientras descarga su motocicleta de jaulas llenas en un comercio local.

Aunque asegura que tiene “un poco de sabor a cerdo”, Chhim reconoce que no es su carne favorita.

“Las vendemos para con el dinero poder comprar pescado”, admite Chin Chon, mientras descarga sus jaulas.

Todo lo que atraparon, unos 200 kilos de chillonas ratas, será exportado a Vietnam.

En ese país es una delicia culinaria que se sirve asada, frita, hervida en una sopa o picada en un paté.

Chheng An, mientras prepara su motocicleta para un trayecto de cuatro horas por bacheadas y polvorientas carreteras para llevar sus ratas hasta la frontera con Vietnam, comenta que es una “buena carne”.

“Puede ser cocinada de varias formas. Las ratas son caras en Vietnam y muy baratas aquí”, agrega.

Enseguida se marcha en su moto, tambaleándose por el peso de su carga.

En Camboya son baratas y en Vietnam son caras.

En Camboya son baratas y en Vietnam son caras.

“Comen raíces y arroz”

En el momento cumbre de la temporada de caza, la negociante de ratas Saing Sambou exporta a Vietnam hasta dos toneladas cada mañana.

En los últimos 15 años, su negocio se ha multiplicado casi por diez. La carne de rata inicialmente se vendía por menos de US$0,20 por kilo, ahora por unos US$2,50 y la demanda sigue creciendo.

Como muchos camboyanos, Sambou no come rata normalmente, aunque se ha convertido en una gran defensora de su carne. Asegura que es totalmente segura.

Al tiempo que señala algunas aves de corral de su granja con suciedad en su patas, insiste: “Creo que las ratas son más limpias que los pollos o los patos”.

Con la marca de una reciente mordida de rata en su dedo, Roeun Chan Mean, de nueve años, le gusta robarse un bocado de las ratas de su madre de vez en cuando.

“El hígado y el muslo es lo más delicioso”, comenta la niña mientras sus dos perros se desayunan un par de ratas que habían intentado escapar por la mañana.

Hean Vanhorn, funcionario del Ministerio de Agricultura, dice que la exportación de carne de rata además ayuda a proteger las plantaciones de arroz.

“Cazar las ratas por comida y ventas contribuye a prevenir los daños que causan al arroz”, señala.

Los negociantes vietnamitas llegan hasta la frontera para comprar.

Los negociantes vietnamitas llegan hasta la frontera para comprar.

Antes de prepararlas, les retiran la piel.

Antes de prepararlas, les retiran la piel.

En la frontera de Camboya con Vietnam, en el distrito de Koh Thom, Thouong Tuan se protege bajo techo del calor de la mañana y del olor de los roedores, mientras con eficacia los trocea y les saca la piel.

Dentro de una profunda jaula, su joven ayudante Minh va sacando rata tras rata tirando de ellas por la cola. Con un gesto de muñeca las despacha sobre una larga piedra.

A los clientes de la vecina localidad vietnamita les gusta comprar las ratas más grandes, frescas y listas para comer, dice Tuan, quien es vietnamita y gestiona la mayor compañía de exportación de la frontera.

“La gente viene de lejos para comprar. Le gustan las grandes y gordas”, dice mientras compara su propia falta de musculatura con la talla de las ratas que sus clientes prefieren.

Y, por supuesto, Tuan nos recuerda: “Es más deliciosa que el cerdo”.

Temas relacionados

Economía

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los beneficios del "ejercicio excéntrico", una de las formas más rápidas de mejorar tu fuerza

Estos ejercicios son clave para tener músculos y huesos más fuertes, el corazón más saludable y hasta quemar más calorías.
9 de mayo, 2022
Comparte

Hoy hice algo que normalmente no hago. Cuando salgo a trotar, acostumbro a subir una colina corriendo, pero hoy la subí caminando. Sin embargo, bajé corriendo. Y eso porque, por ilógico que parezca, correr cuesta abajo es probable que sea mejor para mí que correr cuesta arriba.

Lo que hice se conoce como “ejercicio excéntrico” y, a pesar del nombre, no tiene nada de extraño.

Lo fascinante es que, aunque se siente más fácil bajar que subir, el ejercicio excéntrico es realmente importante para todo tipo de beneficios para la salud, incluida la reparación y el crecimiento muscular, la flexibilidad y la densidad ósea.

Aunque te sorprenda (a mí ciertamente me sorprendió), la parte fácil, aquella en la que estás bajando, es en realidad una de las formas más rápidas de hacerte más fuerte.

Y no es solo correr cuesta abajo, es cualquier ejercicio en el que estés alargando el músculo bajo resistencia, como al bajar las pesas tras levantarlas: cuando levantas un peso, estás contrayendo los músculos de tu brazo (eso es ejercicio concéntrico); al bajarlas, los músculos se alargan.

Extender tus músculos en muchos sentidos es la parte más efectiva del ejercicio.

Si los haces bien, los ejercicios excéntricos pueden conferir beneficios realmente notables, desde mantenerte en forma hasta ayudar a tu cuerpo a seguir quemando más calorías cuando termines un entrenamiento aparentemente más duro.

¿Te gustaría probar?

Si te da curiosidad, puedes probar con “el reto de sentarse y pararse”.

Lo único que tienes que hacer es sentarte en una silla, solo que muy lentamente: tómate de tres a cinco segundos. Luego ponte de pie sobre ambas piernas.

Si te sientes particularmente enérgico, y tienes buen equilibrio, puedes intentar la parte de sentarte parado sobre una sola pierna.

Repite al menos 10 veces al día.

Chica sentándose

Getty Images
Despacito.

Los ejercicios excéntricos son la otra cara de muchos movimientos que ya estás haciendo, y han estado ocultos en tu régimen de ejercicio todo el tiempo, como un secreto.

Solo tienes que estar más pendiente de ellos, incorporarlos a tus rutinas y garantizar que el músculo activo trabaje.

Pero, ¿realmente traen beneficios significativos para tu salud en general?

Los estudios

En uno de mis estudios favoritos se les pidió a las personas que subieran o bajaran las escaleras de un edificio de 10 pisos dos veces por semana y que usaran el ascensor en la otra dirección.

Como era de esperar, ambos grupos vieron mejoras en muchos resultados de salud, pero sorprendentemente el grupo que subió en ascensor y bajó las escaleras estaba más en forma: tuvieron mejoras significativamente mayores en la frecuencia cardiaca en reposo, que es una forma de medir la salud y el estado físico en general.

El resultado fue sorprendente ya que el corazón no tiene que trabajar tan duro cuando estás bajando las escaleras como al subirlas.

Quienes bajaron las escaleras vieron además una mayor mejora en su sensibilidad a la insulina y sus niveles de grasa en la sangre.

Chico bajando escaleras

Getty Images
Bajar se siente más fácil. Y estudios muestran que es mejor.

El ejercicio excéntrico también podría ser la clave para huesos y músculos más fuertes.

En el estudio de escaleras, el grupo que las bajó tenía una mayor mejora en la función muscular y la densidad ósea que el grupo que las subió.

E, increíblemente, los que bajaron las escaleras mejoraron su fuerza muscular en un 34%, más del doble que el grupo que subió las escaleras.

Un resultado similar al de un estudio de control aleatorio de 2019, que comparó a adultos mayores que hacían ejercicios tradicionales con un grupo que hacía ejercicios excéntricos, encontró que el grupo excéntrico mostró una mejora del 38% en la fuerza de las piernas frente a un 8% en el grupo de ejercicio tradicional.

También reduce el riesgo de lesiones y puede mejorar el equilibrio, algo muy importante para el bienestar general.

Otros estudios han demostrado que centrarse en la fase excéntrica de levantar pesas puede aumentar la velocidad a la que se queman calorías cuando termina el ejercicio.

Así que, por alguna razón, la parte del ejercicio que se siente más fácil en realidad tiene un mayor impacto beneficioso en todo… pero, ¿por qué razón?

Llegó el momento de consultar un experto sobre la extraña ciencia detrás de los ejercicios excéntricos, uno como Tony Kaye, profesor de Biomecánica en la Universidad de Northampton, Reino Unido.

Short presentational grey line

BBC

¿Por qué hacer “ejercicio excéntrico” es tan efectivo?

En primer lugar, porque es más fácil de hacer. Es mucho más difícil ir cuesta arriba que cuesta abajo y, sin embargo, estamos moviendo la misma cantidad de masa que nuestro cuerpo.

La segunda razón está en la forma en que funciona el músculo.

Es matemática simple que te explico con números ficticios: digamos que estamos levantando 100 kilos en una sentadilla.

Al levantarnos usamos 100 fibras musculares, así que cada una está siendo estresada por un kilo.

Al bajar, usamos diferentes fibras musculares que son mucho, mucho más grandes y poderosas, por lo que solo utilizamos 25 fibras musculares.

Cada una de ellas tiene que resistir cuatro veces la carga, y eso crea un daño microscópico mucho mayor en las células de esas fibras.

Es absolutamente fascinante que parte del beneficio del ejercicio es el daño que provoca: causa microrasgaduras, y es la recuperación lo que te hace más fuerte.

Correcto. Si bien nos hace más saludables, más en forma, etcétera, el ejercicio en sí mismo crea daños microscópicos que estimulan respuestas hormonales, y con la nutrición y el descanso y el sueño durante los días siguientes, se reconstruyen esos músculos a un nuevo nivel más alto y más fuerte.

El ejercicio excéntrico ha demostrado consistentemente crear un mayor daño microscópico que el concéntrico.

¿Y también puede ayudarte a quemar más calorías?

Sí y no.

No, mientras haces el ejercicio.

Pero sí después.

Eso porque provoca más daño microscópico, así que obliga al cuerpo a aumentar su tasa metabólica durante los próximos días mientras se repara; por lo tanto, la tasa metabólica se eleva durante un periodo prolongado.

¿Cuáles son los beneficios a medida que envejecemos?

A medida que envejecemos, nos debilitamos, los músculos de los brazos se hacen más pequeños y nuestros huesos también se debilitan. Y el ejercicio excéntrico ha demostrado repetidamente más efectos positivos en los tres que cualquier otro tipo de contracción.

Nosotros observamos el efecto del entrenamiento excéntrico en futbolistas masculinos jóvenes y sanos, y mostró aumentos dramáticos en la fuerza.

Luego realizamos el mismo ejercicio en individuos mayores, mayores de 65 años, algunos con condiciones clínicas.

Tuvieron aumentos muy grandes en la fuerza, de entre 30% a 50%, y un aumento del 10% en la masa muscular en los cuádriceps en apenas seis semanas.

Es un aumento sustancial mucho, mucho mayor de lo que esperaríamos del ejercicio normal.

Otro estudio que hice demostró aumento de cuatro veces en el rango de movimiento en el tobillo que el estiramiento tradicional.

Así que aumenta la flexibilidad, la masa muscular, la densidad ósea, la fuerza.

Es un ejercicio altamente efectivo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.