close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CNDH emite recomendación por negligencia contra mujer embarazada en Chiapas
La joven de 26 años murió luego de ser atentida dos días después de presentar dolores de parto
3 de agosto, 2014
Comparte

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 29/2014 dirigida al gobierno de Chiapas, por el caso de violación a los derechos humanos de una joven mujer y su recién nacida, ambas indígenas tzotziles.

El organismo autónomo explicó que una inadecuada atención en el Hospital de la Mujer, en el municipio de San Cristóbal de las Casas, ocasionó que la madre perdiera la vida.

El 4 de octubre de 2013, la mujer de 26 años, que cursaba un embarazo de 38.6 semanas de gestación acudió a ese nosocomio, dependiente a la Secretaria de Salud local, por presentar dolores de labor de parto.

Y dos días después fue intervenida quirúrgicamente para extraer a su recién nacida mediante cesárea, extirparle la vesícula biliar y “ligarla”, pero finalmente falleció.

Tras efectuar una amplia investigación, que implicó ejercer la facultad de atracción, prevista en los artículos 60 de la Ley de la CNDH y 14 de su Reglamento Interno, respecto de diversa investigación que realizaba la Comisión los Derechos Humanos de Chiapas, se contó con elementos que permitieron evidenciar violación a los derechos humanos a la protección de la salud.

Así como al trato digno de la mujer y su recién nacida, a la vida en agravio de la primera e inobservancia del interés superior del menor, atribuibles a personal adscrito al Hospital de la Mujer, con motivo de una inadecuada atención médica que se les brindó.

Por ello, en su Recomendación 29/2014, la CNDH pidió al gobierno de Chiapas se tomen medidas necesarias para reparar el daño ocasionado a la menor y a los familiares de la víctima que falleció, con motivo de la responsabilidad profesional e institucional en que incurrió ese personal.

También solicitó se emita una circular dirigida al personal médico del hospital en la que se le exhorte a entregar copia de la certificación y recertificación que tramiten ante los Consejos de Especialidades Médicas, con la finalidad de que se acredite tener la actualización, experiencia y conocimientos suficientes para mantener las habilidades necesarias que permitan brindar un servicio médico adecuado y profesional.

Así como colaborar ampliamente con la CNDH en la presentación y seguimiento de la denuncia de hechos y queja administrativa que el organismo nacional formule ante la Procuraduría General de Justicia del estado y la Contraloría Interna de la Secretaria de Salud de la entidad, respectivamente.

Y en el seguimiento e inscripción de los familiares de la fallecida en el Registro Nacional de Víctimas, a efecto de que tengan acceso al Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral, previsto en la Ley General en la materia.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
Chernóbil: cómo es el "bosque rojo", uno de los lugares más radiactivos del mundo
Una exploración con aviones no tripulados permitió obtener una imagen detallada de los niveles de contaminación en los alrededores de la central ucraniana donde en 1986 se produjo el peor accidente nuclear de la historia. La radiación fue tal que algunos árboles de la zona se volvieron rojos.
BBC
8 de mayo, 2019
Comparte

El conocido como “bosque rojo” de Chernóbil, uno de los lugares más radiactivos de la Tierra, está a apenas a 500 metros del reactor 4 de la vieja central ucraniana en la que en 1986 tuvo lugar el peor accidente nuclear de la historia.

Tras la catástrofe, muchos de los seres vivos que lo habitaban murieron, entre ellos sus árboles.

Las agujas de los pinos, un árbol abundante y común en la zona, adquirieron un color rojizo, lo que dio origen al nombre al bosque, y todavía hoy muchos de los árboles mantienen un color anaranjado.

También se registraron daños en la fauna y flora en una zona de hasta 120 kilómetros cuadrados alrededor de la central.

Muchas de las áreas de ese bosque todavía hoy son absolutamente intransitables para los humanos por sus altísimos niveles de contaminación.

Imagen del reactor de Chernobil en la actualidad.

EPA
El reactor dañado está sepultado dentro de un sarcófago de acero.

Ahora, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Robótica Nuclear (NCNR) del Reino Unido ha desarrollado un sistema de mapeo de aviones no tripulados que permite a los científicos investigar lugares peligrosos como este desde una distancia segura.

El rastreo de la zona ha permitido evaluar el nivel de contaminación actual y obtener información nueva.

La técnica

Por primera vez se han utilizado naves de ala fija para a elaborar un mapa de radiación. Los aparatos volaron realizando un patrón cuadriculado a una velocidad de 65 kilómetros por hora y a una altura no superior a las copas de los árboles.

Cuando los aparatos detectaron un área de interés, se incorporaron a los trabajos los aviones no tripulados. Gracias a su ala rotatoria pudieron flotar sobre la zona de interés y después usar sus sensores para adquirir información 3D de alta resolución.

Mapa que muestra los niveles de radiación en el bosque rojo.

NCNR/ Universidad de Bristol
El mapeo detectó algunos puntos inesperados con altos niveles de contaminación al sur del bosque rojo.

El rastreo hecho el pasado mes de abril obtuvo una imagen clara de la distribución radiactiva que persiste hoy en el bosque, pero de una manera mucho más precisa y detallada que la que se tenía hasta ahora.

Además, los drones consiguieron identificar algunos puntos con inesperados niveles de contaminación.

Los descubrimientos

Uno de los puntos de interés registrado por los aparatos voladores fue una antigua unidad de separación del suelo, situada unos pocos kilómetros al sur del bosque. Se utilizó en las primeras tareas de limpieza de contaminación tras el desastre.

“Intentaban separar la contaminación y así reducir el volumen de los desechos”, le dijo a la BBC el profesor Tom Scott, de la Universidad de Bristol y codirector del NCNR.

“Lo que queda en esa instalación es básicamente combustible nuclear desperdigado por el piso, que tenía una dosis de radiación muy alta”.

Imagen de los pinos afectados por los altos niveles de radiación tras el accidente de 1986.

BBC
Las hojas de algunos de los árboles se volvieron rojizas tras el accidente.

El equipo de NCNR planea regresar a Ucrania en los próximos meses para estudiar áreas adicionales en la zona de exclusión de 2.600 kilómetros cuadrados de Chernóbil y donde, con el tiempo, se ha permitido que entren cada vez más personas.

Unos 70.000 turistas visitaron la zona el año pasado y hay proyectos que planean la utilización del suelo en esa zona para generar energía mediante paneles solares.

Se espera que el mapeo llevado a cabo por la institución británica ayude a mejorar en el futuro los protocolos de seguridad para la gente que entre en la zona de exclusión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tAKlCWeOUe8

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=nyDDFsPojPQ

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.