Insuficiente, la información del Estado mexicano a la CIDH sobre delitos contra migrantes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Insuficiente, la información del Estado mexicano a la CIDH sobre delitos contra migrantes

En 2010 México reconoció en audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que había “agentes detenidos y procesados por tráfico de personas”. Al año siguiente el organismo internacional solicitó, sin éxito, las denuncias, averiguaciones previas y sentencias emitidas desde 2008 por crímenes contra indocumentados.
Por Majo Siscar
19 de agosto, 2014
Comparte
Foto: Karen de la Torre

Foto: Karen de la Torre

Solo entre septiembre de 2008 y febrero de 2009, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reportó el secuestro de 9 mil 758 migrantes, 9 mil 194 de estos atribuidos directamente a la delincuencia organizada, 35 a autoridades estatales y 56 a autoridades de los tres niveles de gobierno.

Estas cifras revelan una “situación de secuestros masivos y sistemáticos de migrantes en tránsito por México”, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A raíz de éstas, la comisión sentó al Estado mexicano a una audiencia pública en 2010 donde éste reconoció que “no existen agentes del Instituto Nacional de Migración implicados en secuestro. Sí hay agentes detenidos y procesados por tráfico de personas”.

El 22 de noviembre de 2011 la CIDH realizó una solicitud de información al Estado mexicano respecto a los delitos del fuero federal contra migrantes. Requirió el número total de denuncias recibidas por la Procuraduría General de la República (PGR) respecto a 15 delitos que afectasen en lo particular a la población en tránsito: desaparición forzada, violación sexual, abuso sexual, abuso sexual agravado, lesiones calificadas, homicidio calificado, secuestro, privación ilegal de la libertad, extorsión, trata, tráfico de indocumentados, delitos migratorios, tráfico de menores, tráfico de órganos y cohecho. Todos desagregados por año, desde 2008 a 2011, ambos incluidos. Igualmente requirió el número de averiguaciones previas, de sentencias condenatorias en primera instancia y de sentencias condenatorias en firme de 14 delitos –los mismos ya citados, exceptuando el de tráfico de indocumentados– también desglosados anualmente en el mismo período. Además se solicitaba que se especificase si el perpetrador del delito era un servidor público y ante esos casos que se indicara la institución a la que pertenecían.

La respuesta llegó el 9 de julio de 2012 en forma de una sola tabla bajo la leyenda de que, del 1 de enero de 2008 al 31 de diciembre de 2011, los juzgados encargados de impartir justicia en materia federal “resolvieron sobre delitos en los que se involucró a personas migrantes”: 1 sentencia por desaparición forzada, 29 por lesiones, 4 por homicidio calificado, 5 por privación ilegal de la libertad, 1 por extorsión, 5 por tráfico de indocumentados y 11 por cohecho.

En total, se reconocen 7 delitos que desembocaron en 56 sentencias en cuatro años. Pero no se desglosa por año, ni siquiera se aclara si las sentencias fueron absolutorias o condenatorias, el tipo de pena o si implicó o no a funcionarios. La respuesta es tan escueta que la misma CIDH reconoce que “no es posible colegir, sin lugar a equívocos, cuál era la calidad de los migrantes en dichos delitos”, es decir ni tan solo si eran víctimas o perpetradores del delito.

En cuanto al número de averiguaciones previas iniciadas y consignadas, solo se detalla en el delito de tráfico de indocumentados. Entre 2008 y 2011 se iniciaron 5 mil 587 averiguaciones previas por tráfico de migrantes, y en 4 mil 58 se consignaron presuntos responsables. Pero no se especifica cuántas terminaron en sentencias. Si lo relacionamos con la tabla anterior, donde se reconocen 5 sentencias por este crimen, significaría que solo en una de cada 812 averiguaciones con consignación, se resolvió, ya sea de manera condenatoria o absolutoria. Pero la información viene tan ambigua que no sería una comparación fidedigna.

La CIDH considera que es “una respuesta plenamente insuficiente”, e insiste en que las cifras presentadas por el Estado “resultan carente de todo sentido” sobretodo a tenor de toda la documentación que existe y que la Relatoría recabó con testimonios directos de migrantes, familiares y organismos como la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos para elaborar el Informe ‘Derechos humanos de los migrantes en México’ y para el cual específicamente requirió la información al Estado.

Además, la CIDH critica que la atención del Estado mexicano se dirige preferentemente al delito de tráfico de indocumentados, “en contraposición con el problema más amplio y grave como es el de la violencia contra los migrantes, que es el factor subyacente de muchos de los extorsiones, robos, secuestros, la trata de personas, asesinatos y desapariciones”.

También acusa que la PGR, al investigarlos como casos de tráfico de personas o violaciones a la Ley general de población, trata a los afectados como participantes voluntarios y testigos potenciales, y no como víctimas de graves violaciones de derechos humanos. Y por lo tanto “se les niega el acceso a la justicia y la reparación y los casos son tratados simplemente como un asunto criminal”, concluyen en el Informe respecto a esta cuestión.

A las cifras de secuestros de migrantes documentadas por el órgano encargado de salvaguardar los derechos humanos al interior de México en 2009, se suman las de un segundo informe donde documentó que 11 mil 333 migrantes fueron víctimas de secuestro entre abril y septiembre de 2010. Justo este sábado 23 de agosto se cumplen cuatro años de la masacre de 72 migrantes por presuntos criminales de Los Zetas, en San Fernando, Tamaulipas.

Por otra parte, la CIDH también solicitó el número de funcionarios del Insituto Nacional de Migración (INM) destituidos en 2011 a raíz del proceso de control de confianza que operó la administración de Felipe Calderón. Sobre los resultados de la depuración, el subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos del momento, René Zenteno, informó que evaluaron a 1500 trabajadores del INM y se dieron de baja a 200, 7 de ellos por haber entregado a migrantes a grupos criminales como Los Zetas.

El 7 de julio Animal Político publicó una nota sobre que en febrero el Estado mexicano falseó las cifras de sentencias sobre tortura ante Naciones Unidas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 claves para vigilar el aire que respiramos en interiores y evitar el COVID-19

Vigilar el aire que respiramos en interiores, como escuelas u oficinas, es más importante que nunca para evitar el contagio de coronavirus. Aquí te presentamos 5 aspectos a considerar.
28 de agosto, 2020
Comparte

Con el regreso a clases y a las oficinas en muchos países, evitar la propagación del coronavirus al interior de edificios se ha vuelto una cuestión clave.

Durante meses se nos ha dicho que nos lavemos las manos y mantengamos el distanciamiento social para evitar al SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19.

Pero científicos e ingenieros dicen que también debemos pensar en el aire que respiramos, a medida que los niños vuelven a las aulas y más personas vuelve a sus trabajos.

Hay 5 aspectos clave a tener en cuenta.

1. Si está mal ventilado, aléjate

Cuando entras en una habitación y el aire se siente viciado o cargado, algo anda mal con la ventilación.

No está entrando suficiente aire fresco, lo que aumenta las posibilidades de infectarse de coronavirus.

Investigaciones recientes muestran que en espacios confinados puede haber una “transmisión aérea” del virus, pues hay pequeñas partículas del patógeno que permanecen en el aire.

Un oficinista viendo a través de una ventana

Getty Images
Es importante estar consciente de la calidad del aire que se respira en espacios cerrados.

Así que la entrada de aire fresco es más importante que nunca.

Entonces, si un lugar está mal ventilado, hay que dar la vuelta y marcharse, dice el doctor Hywel Davies, director técnico de la Institución Colegiada de Ingenieros de Servicios de Construcción de Reino Unido.

Es vital tener un flujo de aire limpio: “Si hay alguien infectado en un edificio y entra suficiente aire del exterior, se diluye cualquier material infeccioso que se esté dispersando. Se está reduciendo el riesgo de que otras personas se infecten”.

2. Vigilar el aire acondicionado

Desde las oficinas hasta las tiendas, el aire acondicionado es bienvenido en los días calurosos, pero es importante saber qué tipo de aparato hay.

El más simple, conocido como aire acondicionado split, toma aire de una habitación, lo enfría y luego lo expulsa nuevamente.

Un aire acondicionado split

Getty Images
Las unidades split solo reciclan el aire del interior.

En otras palabras, está recirculando el aire. Esto no es un problema si se visita rápidamente un lugar. Pero puede ser un riesgo si se está en el lugar durante varias horas.

Un estudio de un restaurante en China, publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., mostró que este tipo de aire acondicionado jugó un papel clave en la propagación de coronavirus.

En el establecimiento había un cliente “presintomático”, es decir, alguien que estaba infectado pero no se dio cuenta porque aún no había desarrollado síntomas.

Los científicos consideran que liberó el virus al respirar y hablar. El patógeno fue dispersado por el lugar a través de las corrientes de aire de los split en la pared.

El resultado fue que otras nueve personas se infectaron.

Davies insiste en la importancia del aire fresco: “Si hubiera habido un buen suministro de aire exterior, es muy probable que menos personas se hubieran infectado”.

3. Informarse de la ‘proporción de aire fresco’

En un edificio moderno donde las ventanas están selladas, ¿cómo se puede obtener suficiente aire fresco?

Lo más común es tener un sistema de ventilación en el que el aire viciado se extrae de las habitaciones y se canaliza a una unidad de tratamiento, a menudo ubicada en el techo.

Una unidad de aire acondicionado en un techo

Getty Images
Los sistemas más modernos mezclan aire fresco del exterior con el que permanece en el interior de une dificio.

En esos lugares el aire fresco exterior se lleva adentro y se combina con el aire del interior. Lo que se respira es una mezcla de eso.

Dado el riesgo de infección por coronavirus, el consejo profesional es maximizar el suministro fresco exterior.

“Tener un 100% de aire exterior o cerca del 100% es algo bueno“, dice la profesora Cath Noakes de la Universidad de Leeds (Reino Unido).

“Cuanto más aire fresco, menor es el riesgo de que el virus vuelva a circular por el edificio”, añade.

La combinación precisa suele estar en manos de los administradores del edificio.

Pero la desventaja de hacer funcionar aire 100% fresco es el costo: el aire entrante debe calentarse en invierno y enfriarse en verano, todo lo cual requiere energía.

4. Comprobar los filtros

Un sistema de ventilación moderno debe tener filtros, pero estos no son infalibles.

Investigadores en EE.UU. que estudiaron lo que sucedía en el Hospital Universitario de Salud y Ciencia de Oregón encontraron que los filtros atraparon rastros de coronavirus, pero algunos pudieron escapar a él.

Una oficinista con máscara

Getty Images
Los empleados deberían preguntar si hay filtros y qué tanto se verifican.

El profesor Kevin van den Wymelenberg, quien dirigió el proyecto, cree que limpiar los filtros podría revelar si hay alguien infectado trabajando en un edificio.

En Corea del Sur, una empresa de telefonistas ubicada en un edificio de oficinas detectó que una persona fue capaz de infectar a más de 90.

Si los filtros se hubieran revisado con más frecuencia, la presencia del virus podría haberse detectado antes.

Van den Wymelenberg dice que la información de los filtros puede “mostrarnos dónde atacar y cuándo” para combatir las infecciones.

5. Tener cuidado con las corrientes de aire

Cualquier experto en la materia lo dice: el aire fresco es la clave. Pero un especialista en modelar el movimiento del aire agrega que no es tan simple.

Nick Wirth solía trabajar en el diseño de autos de Fórmula 1 y ahora asesora a supermercados y empresas de procesamiento de alimentos sobre cómo administrar el flujo de aire para mantener a las personas seguras.

Gráfico sobre las diferencias de transmisión

BBC

Advierte que si alguien está sentado al lado de una ventana abierta y es una persona contagiada, podría transmitir el virus a otros en la dirección que lleva el viento.

“Si abres una ventana, ¿adónde va a ir el aire? No es deseable que haya gente en una línea directa de ese flujo de aire”, explica.

“Más aire fresco en general es mejor, pero si fluye horizontalmente y está lleno de virus, podría tener consecuencias no deseadas“.

https://www.youtube.com/watch?v=N_i9OcJBtiQ

Al respecto, la profesora Cath Noakes dice que los beneficios de una gran cantidad de aire fresco que diluye la presencia del virus superará cualquier riesgo.

En su opinión, una ventana abierta podría llevar a que más personas reciban el virus, pero en cantidades más pequeñas y menos riesgosas,.

No es de extrañar que haya desacuerdos: todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el virus.

Pero el aire que respiramos formará parte de cualquier esfuerzo para hacer que los edificios sean más seguros.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&t=149s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.