close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Gobierno de Peña Nieto falseó datos para autorizar la tala en el Nevado de Toluca: estudio

El estudio publicado por una revista del Instituto de Ecología de la UNAM destaca también que los documentos técnicos elaborados por el gobierno federal para justificar la recategorización de esta zona forestal incurren en "vacíos de información".
Por Paris Martínez
20 de agosto, 2014
Comparte
Dado que ya hay un amparo admitido a trámite, .//Foto: Cuartoscuro.

Dado que ya hay un amparo admitido a trámite, .//Foto: Cuartoscuro.

Según un estudio científico publicado este mes por la revista Oikos, del Instituto de Ecología de la UNAM, las actuales autoridades federales emplearon “información incorrecta” para justificar el cambio de estatus legal del Nevado de Toluca de ‘Parque Nacional’ a ‘Área de Protección de Flora y Fauna’, medida con la cual quedaron autorizadas distintas actividades productivas hasta entonces prohibidas en esta zona forestal, especialmente la tala, la ganadería y la agricultura.

Asimismo, destaca el estudio publicado por Oikos, los documentos técnicos elaborados por el gobierno federal para justificar la recategorización de esta zona forestal incurren en “vacíos de información” que ocultan la efectiva conservación que ,durante los últimos 40 años, se logró en la mitad de la zona boscosa del Nevado de Toluca, gracias a su anterior estatus legal de Parque Nacional, comprendida por bosques de oyamel y encino, los cuales, junto a los bosques de pino, ahora pueden ser talados legalmente en esta región del Estado de México.

Realizado por siete académicos expertos en biología y gestión ambiental, integrantes del Grupo de Científicos de la Faja Transvolcánica Mexicana, el estudio divulgado por el Instituto de Ecología de la UNAM destaca: “Hemos descubierto que (…) el Estudio Previo Justificativo (para la recategorización del Nevado de Toluca) y el borrador del Programa de Manejo (que actualmente se encuentra en fase de consulta pública, ambos documentos elaborados por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas) están llenos de información incorrecta. Por ejemplo, continuamente se refieren a una tasa de deforestación de 156 hectáreas por año, el cual es un dato erróneo, que no existe en la bibliografía citada (por las autoridades)”.

Este grupo de científicos llegó a tal conclusión, tras realizar una revisión a la misma base documental empleada por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, para descubrir que actualmente la tasa de deforestación del Nevado de Toluca es “muy baja”, ya que del año 1972 al 2000 la pérdida de espacio forestal ha sido de 8.2 hectáreas por año (y no de 156 hectáreas, como afirman las autoridades).

De 2000 a la fecha, esta tasa “muy baja” no ha variado, tal como comprobaron los autores del estudio, al analizar información satelital actualizada y luego de realizar verificaciones de campo.

La diferencia entre un dato y el otro es significativa: Según la información difundida por las autoridades federales, el Nevado de Toluca pierde una masa forestal equivalente al bosque de Chapultepec cada cuatro años; sin embargo, según las evidencias del grupo de expertos de la UNAM y otras casas de estudio nacionales y extranjeras, la tasa real de deforestación equivale a la pérdida de un bosque de Chapultepec cada 80 años.

El estudio académico no niega que el Nevado de Toluca padece deforestación
, pero revela que ésta es 95% menor a la reportada por las autoridades. Y la alta deforestación, cabe subrayar, fue el principal argumento del gobierno federal para dar por fracasado el esquema de Parque Nacional en esta zona forestal y para justificar su recategorización como Área de Protección de Flora y Fauna, la cual autoriza aquellas prácticas que diezmaron ambientalmente la región: la tala, la ganadería y la agricultura.

Primero el pino… ahora, el oyamel y el encino

Además de que las autoridades federales falsearon información para exagerar la tasa de deforestación anual, el artículo científico publicado por Oikos revela que los estudios técnicos en los que se sustentó la recategorización del Nevado, así como su Plan de Manejo ambiental y productivo, “tienen vacíos de información” que ocultan los resultados positivos alcanzados por el anterior régimen de Parque Nacional –otorgado en 1936 por el entonces presidente Lázaro Cárdenas–, particularmente en la conservación de los bosques de oyamel y encino.

Según el artículo académico, desde hace 40 años, alrededor de 70% del territorio que abarca el Nevado de Toluca es ocupado por bosques. De esta zona boscosa, la mitad es ocupada por pinos, la especie más apreciada por los talamontes de la región, razón por la cual los bosques de pino pasaron en estas cuatro décadas de “densos” a “semidensos”.

Por otro lado, destacan los expertos, en la otra mitad del suelo boscoso del Nevado de Toluca, ocupada por bosques de oyamel y encino, sí se logró una conservación efectiva a partir de los años 70, por lo cual conservan hasta la fecha su alta densidad, un dato que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas pasó por alto.

De esta forma, señala el grupo de científicos, se puede concluir que “la figura de Parque Nacional protegió exitosamente los bosques de oyamel y de encino, por lo menos desde los años 70 y hasta la fecha”, y aunque los bosques de pino han disminuido su densidad como resultado de la tala ilegal, lo que se requiere para su recuperación, aseguraron los expertos, es “favorecer la regeneración y disminuir la tala”, en vez de legalizarla, como hizo el presidente Enrique Peña Nieto con el decreto del 1 de octubre de 2013.

Otro dato ocultado por las actuales autoridades federales es que, desde 1972 a la fecha, se logró que el área abierta a la agricultura y a usos no forestales en el Nevado de Toluca no aumentara y, de hecho, registró una disminución de 3.9%.

“El cambio radical del uso de suelo –se subraya–, y que deforestó 8 mil 300 hectáreas, ocurrió antes de 1972, y del 2000 al 2012 tampoco se abrieron nuevas extensiones de bosque a la agricultura”, por lo cual, “desde hace 40 años el cambio de uso de suelo ya no es una amenaza (y) es importante recalcar esto, pues la apertura de zonas agrícolas dentro del área natural protegida ha sido manejada como un argumento para justificar su recategorización”.

El reino del revés…

Al ser declarado en 1936 como Parque Nacional, por el entonces presidente Lázaro Cárdenas, el Nevado de Toluca obtuvo, al menos legalmente, una estricta protección de sus recursos naturales, cuya explotación quedó desde entonces prohibida, salvo por una breve franja en la que (en 1937) el mismo Cárdenas autorizó la explotación forestal controlada para beneficio de los habitantes.

Estas prohibiciones, sin embargo, nunca fueron acatadas por los pobladores ni hechas cumplir por la autoridad, por lo que la ganadería, la agricultura, la minería y la tala comercial vinieron desarrollándose, desde entonces, de forma ilegal, pero abierta, sin ocultarse a nadie.

Paradójicamente, para contrarrestar el deterioro que estas actividades productivas acarrearon al Nevado de Toluca, el actual presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presentó en octubre del año pasado un plan oficial radicalmente distinto al de Lázaro Cárdenas: en vez de aplicar las prohibiciones decretadas en 1936 y nunca hechas cumplir por la autoridad, había mejor que eliminar dichas prohibiciones y autorizar todas esas actividades que, de origen, degradaron la zona.

Sin embargo, consideró el grupo de especialistas en biología y gestión ambiental, este plan gubernamental “no está diseñado para favorecer la conservación de su biodiversidad y la restauración de los bosques que se encuentran degradados (en el Nevado de Toluca), sino que favorece que los bosques que sí están conservados sean abiertos a la explotación forestal”.

Y es que, destacan, con la decisión de Peña Nieto no sólo se continuará la tala de los bosques de pino, preferidos por los talamontes, sino que ahora se les invita a talar los bosques de oyamel y encino que habían logrado mantenerse a salvo de la industria maderera, lo cual “pone en riesgo lo que la figura de Parque Nacional había logrado proteger”.

Las autoridades, denuncia el estudio, “utilizan como dato el que los bosques densos de pino pasaron a semidensos o fragmentados en 41% de su área, pero esto no justifica abrir los bosques de oyamel y encino (a la explotación comercial)”.

Además, insisten los expertos, el modelo planteado por el gobierno federal puede efectivamente facilitar la “permanencia” de la cobertura boscosa, pero “el hecho de que tenga fines comerciales no favorece que se conserve la diversidad genética de las especies forestales”, por lo cual, concluyeron, “realizar aprovechamiento forestal en casi toda la extensión de los bosques del Nevado de Toluca no es congruente con los objetivos de conservación de un área natural protegida”.

Cabe destacar que, para conocer la postura de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en torno a estos señalamientos formulados por científicos expertos en la Faja Tansvolcánica Mexicana (de la cual forma parte el Nevado de Toluca), Animal Político solicitó una entrevista formal con algún representante de esta institución, dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Sin embargo, tal petición fue ignorada por las autoridades correspondientes.

Epílogo: Juez y parte…

En la misma edición de la revista Oikos del Instituto de Ecología de la UNAM se incluye un segundo artículo relacionado con la recategorización del Nevado de Toluca, elaborado por el doctor Gerardo Cevallos, quien en 2011 fue contratado por el gobierno del Estado de México (entonces encabezado por el hoy presidente Enrique Peña Nieto) para realizar un primer documento que justificara la legalización de actividades productivas en esta reserva natural. Ceballos, además, participó en la elaboración del documento final con el que se concretó la recategorización y que fue presentado por el gobierno federal en enero de 2013, ya con Peña Nieto a la cabeza.

En su artículo, Ceballos acusa que las críticas al cambio de categoría del Nevado se deben a “desconocimiento del tema” así como a “cuestionamientos políticos de la más diversa índole” e insiste en que “al igual que la mayoría de los parques nacionales, el Nevado de Toluca nació moribundo“, por ello, “el nuevo decreto (del presidente Peña Nieto) es una acción que privilegia la conservación ambiental con la justicia social”.

Contradictoriamente, Ceballos reconoce párrafos más adelante que “el cambio de categoría y el plan de manejo no son la panacea para evitar el deterioro del Nevado de Toluca”, sino que se trata sólo de “marcos de referencia legal fundamental”.

Ceballos, además, adelanta que “resolver la situación en la que se encuentran otros parques nacionales de México, similar a la del Nevado de Toluca, debe ser una prioridad de este sexenio“, para lo cual insta a modificar la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, a fin de “permitir actividades productivas”.

Cabe destacar que hasta la fecha más de 32 mil personas han suscrito la petición de devolver al Nevado de Toluca su calidad de Parque Nacional.

*Nota publicada el 19 de agosto de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

VIH/sida: cuáles son los países de América Latina con aumento de casos

El último informe de ONUSIDA alerta del "aumento" en el número de nuevos casos de VIH en Latinoamérica, pese a que en general ese número cae a nivel global.
Getty Images
18 de julio, 2019
Comparte

El aumento es “preocupante”: un reporte de la ONU destaca a América Latina como una de las zonas a vigilar por el incremento de nuevos casos de VIH.

En la región, se produjo una subida del 7% en 2018 respecto a 2010 (sin contar la situación en la región del Caribe), según el informe global más reciente del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), publicado esta semana.

Solo en otras dos zonas del mundo ocurrió lo mismo: Europa del Este y Asia central (29%) y Oriente Medio y el Norte de África (10%), señala la organización.

Alrededor de 1,7 millones de personas se contagiaron del VIH en 2018, un descenso del 16% respecto a 2010 impulsado en su mayoría por el “impresionante progreso” registrado en los países del este y sur de África, donde habita el 54% de las personas que viven con el virus.

También se registraron avances en El Caribe, con una bajada del 16% en ese mismo periodo.

Datos globales VIH/Sida. [ 37,9 millones de personas viven con VIH en el mundo ],[ 23,3 millones tienen acceso a tratamiento ] [ 770.000 murieron por enfermedades relacionadas con el sida. ], Source: Fuente: Datos más recientes de ONUSIDA, de 2018, Image:

Los buenos datos, no obstante, no significan que haya que bajar la guardia, según ONUSIDA: aún queda mucho camino por delante.

En conjunto se pasó de 2,1 millones de nuevos casos en 2010 a 1,7 millones en 2018, pero aún queda lejos el objetivo de llegar a menos de 500.000 para 2020.

De Chile a El Salvador

En su informe, ONUSIDA destaca que hay “diferentes tendencias” en la región latinoamericana, en la que incluye a 16 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

La situación en Venezuela no se detalla por falta de datos oficiales, en los que se basa ONUSIDA para llevar a cabo su informe.

“Debido a la situación política que está atravesando Venezuela, la recogida de datos del sistema sanitario relacionado con el VIH ha sido un desafío“, explica a BBC Mundo el director del equipo de apoyo regional de ONUSIDA para América Latina, César Núñez.

En “el Caribe”, por otro lado, el organismo examina el progreso en: Bahamas, Barbados, Belice, Cuba, República Dominicana, Guyana, Haití, Jamaica y Surinam.

En el índice de “Latinoamérica”, El Salvador se sitúa como el país con la mayor reducción de nuevos casos de VIH, con un “fuerte” descenso del 48% en 2018 respecto a 2010.

Cambio porcentual sobre nuevos contagios de VIH en Latinoamérica . 2010-2018. .

Le sigue Nicaragua, con una bajada del 29% y Colombia, con un descenso del 22%, en ese mismo periodo; mientras que México, por ejemplo, se mantiene.

Esas destacadas marcas, no obstante, se contraponen con la situación en Chile, el país de la región con el mayor aumento de nuevos casos (34%), seguido por Bolivia (22%), Brasil (21%) y Costa Rica (21%).

Pese al aumento regional, la ONU señala en su informe que “la tendencia en los países grandes pueden tener una influencia desmedida en la media regional”.

Por ejemplo, si no se contara Brasil, en Latinoamérica se hubiera registrado una bajada del 5% en nuevos casos en ese lapso de tiempo.

Desafíos

“La región se enfrenta a un desafío en cuanto a la cobertura del tratamiento entre todas las personas que viven con VIH, una circunstancia directamente ligada a la transmisión del virus”, explica Núñez.

Además, los países “necesitan aumentar la inversión y el acceso (del tratamiento) sobre poblaciones específicas, combinado a una prevención que tenga en cuenta los factores sociales y estructurales que llevan a la transmisión del virus, como la discriminación, el acceso a servicios y la pobreza”.

En ese aspecto, el director del equipo de apoyo regional advierte de la situación de las llamadas “poblaciones clave“, más en riesgo: “trabajadores sexuales, consumidores de drogas, hombres homosexuales o aquellos que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, personas transgénero o presos”, señala el organismo.

En 2018, el 65% de los nuevos casos se produjeron en personas de las “poblaciones clave” y sus parejas sexuales (por encima de la media global, 54%), mientras que “solo un tercio (35%) se produjo en el resto de la población”, incide.

Manos de mujer mostrando pastillas.

Getty Images
Una vez que hay presencia de VIH en sangre hay distintos fármacos que pueden reducir la carga vírica.

“Las comunidades juegan un rol crucial para asegurar una mayor aceptación de la prevención del VIH y los servicios de tratamiento, reducir el estigma y la discriminación y proteger los derechos humanos”.

Los hombres homosexuales y otros que mantienen relaciones sexuales con hombres representan el 17% -estimado- de las nuevas infecciones en el mundo y hasta el 40% en Latinoamérica, según el informe.

En el documento, el organismo destaca los esfuerzos de los grupos LGBTI, apoyados por organizaciones en defensa de los derechos humanos y expertos legales y en sanidad pública, para conseguir la eliminación de leyes que criminalizaban las relaciones entre personas del mismo sexo en Latinoamérica y el Caribe, además de otras zonas del mundo.

Sin embargo, la ONU señala que esos intentos siguen enfrentando una “ardua batalla” en muchos países.

línea

BBC

Claves sobre el VIH y el sida

  • Sida no es lo mismo que VIH: sida es el nombre de la enfermedad. La sigla VIH (virus de inmunodeficiencia humana) hace alusión al virus que la causa.
  • Se puede vivir con el virus y nunca padecer el sida. El sida aparece en las etapas más avanzadas de la infección por VIH.
  • El VIH se puede transmitir por relaciones sexuales (vaginales, anales o bucales) sin protección con una persona que viva con el virus; por la transfusión de sangre contaminada; y por compartir agujas, jeringas, material quirúrgico u otros objetos punzocortantes.
  • De momento, no hay cura para el VIH, pero existe el llamado tratamiento antirretrovírico, que puede volver el virus indetectable y, por ende, impedir el contagio.

Fuente: OMS, ONU Sida, Fundéu

En total, la ONU estima que en el mundo hay actualmente unos 37,9 millones de personas con VIH y solo 23,3 millones tienen acceso a la terapia antirretroviral, según los datos más actualizados, de 2018.

En Latinoamérica, se estima que hay 1,9 millones de personas viviendo con VIH y 1,2 millones con acceso a tratamiento.

Pese a que las cifras llevan descendiendo desde 2010, la ONU insiste en el informe que “se progresa, pero cada año menos” y urge a hacer más esfuerzos para cumplir los objetivos marcados.

Para 2020, la meta es llegar a que el 90 % de las personas que viven con VIH conozcan su estado, que el 90% de los diagnosticados reciban terapia antirretrovírica y que, para ese mismo año, el 90% de las personas que reciben terapia antirretrovírica consigan la supresión viral (reducir significativamente la presencia del virus en sangre para conservar la salud).

De todas las personas viviendo con VIH en 2018, un 79% lo sabía, el 62% tenían acceso a tratamiento y el 53% de las personas logró la supresión viral.

En ese sentido, Latinoamérica destaca por sus buenas notas, tal y como remarca el director de ONUSIDA especializado en la región: en 2018, 80% de las personas que vivían con VIH lo sabían, 78% de las personas diagnosticadas estaban recibiendo tratamiento y el 89% de aquellos en tratamiento consiguieron disminuir significativamente la presencia del virus en sangre.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.