La justicia no llega para Susana: llegó con trabajo de parto y murió tras una cesárea de emergencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La justicia no llega para Susana: llegó con trabajo de parto y murió tras una cesárea de emergencia

La joven indígena tzotzil ingresó con trabajo de parto y murió tras cesárea, salpingoclasia y extracción de vesícula en el Hospital de la Mujer en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Su familia exige reparación del daño.
Por Claudia Ramos
21 de agosto, 2014
Comparte

San Cristóbal de las Casas, Chis.- El viernes 4 de octubre de 2013, Susana Hernández, de 26 años, ingresó al Hospital de la Mujer en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, con trabajo de parto tras 39 semanas de embarazo. El médico del centro de salud que la había atendido hasta entonces la mandó al hospital tras verificar que la bebé venía en mala posición. Dos días después, Susana fue entregada muerta a sus familiares.

A esta joven indígena tzotzil se le había practicado una cesárea de emergencia tras casi 36 horas sin ser atendida, además de una salpingoclasia y la extracción de la vesícula sin su consentimiento y sin que la familia fuera notificada. El subdirector del hospital, Francisco Lara, informó al esposo de Susana, Romeo Pérez, que la bebé había nacido “bien y sana”, pero que su esposa no había “aguantado” las operaciones. “No somos dioses para hacer milagros”, espetó ante el azoro de la familia.

Foto: Gire.

Foto: GIRE.

Tras 10 meses del fallecimiento de Susana, la familia exige respuestas que no llegan, a pesar de una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas y una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Asesorados legalmente por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), el viudo de Susana exige una disculpa pública, investigación y sanción de los responsables, y reparación moral del daño.

Esposo y padre de Susana. Foto: GIRE

Esposo y padre de Susana. Foto: GIRE

Todo lo que podía salir mal, salió peor

Desde que ingresó al hospital el 4 de octubre de 2013 a las 3 de la tarde, Susana quedó condenada, de acuerdo con los testimonios de la familia y de enfermeras entrevistados:

No permitieron que su suegra Lucía la acompañara porque no hablaba español y la corrieron del hospital con malos tratos. No revisaron el expediente médico del control prenatal que indicaba sus 39 semanas de embarazo y la mala posición del bebé, y le calcularon 34 semanas y un bebé prematuro. La dejaron esperando desnuda en una camilla en una de las salas de emergencia, para “demorar el parto”. Cuando por fin le hicieron estudios y comprobaron sus 39 semanas de embarazo y la necesidad de practicarle una cesárea, el sábado 5 de octubre a las 11 de la noche (último día que la vio viva su esposo), postergaron seis horas la operación para atender a una paciente más grave que ella. Después de operada el domingo a las 5 de la mañana, el médico informó a la familia que la bebé había nacido sana y que Susana estaba estable, pero delicada, y que la podrían ver en tres horas. Permitieron que la familia festejara afuera del hospital. Finalmente, a las 11 de la mañana de ese domingo, el subdirector del hospital informó que Susana había fallecido.

“Cuando por fin nos dejaron entrar íbamos contentos al cuarto 17, que era donde estaba ella, pero nos dirigieron al quirófano donde la habían operado. Ahí el doctor nos leyó un documento: ‘bebé nació bien, niña sana, pero desgraciadamente su esposa falleció porque no aguantó las operaciones’. ¿Cuáles operaciones? ¿Por qué le quitaron la vesícula, por qué le ligaron las trompas, por qué tenían qué hacer todo eso? Llegaron al grado de asegurar que Susana autorizó las operaciones con su huella digital, cuando ella sabía leer y escribir perfectamente”, cuenta Romeo.

La tragedia estuvo a punto de no terminar ahí. Una vez en casa, la bebé se puso grave y tuvo que ser atendida en una clínica particular, donde le dieron al papá todas las indicaciones para el cuidado de su hija que omitieron en el Hospital de la Mujer.

María de Lourdes, enfermera del Hospital de la Mujer de San Cristóbal de las Casas, explica que el caso de Susana no es el único. El hospital no está certificado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, ni cuenta con instalaciones ni personal para atender a pacientes de los 18 municipios de los Altos de Chiapas.

“Tenemos ocho camas y una sola enfermera por turno para atender a pacientes de los 18 municipios. La red de energía eléctrica no sirve, la red de drenaje tampoco, hay goteras en los quirófanos. No hay unidad de cuidados intensivos y las salas de recuperación parecen de hospitalización. Llevan ocho meses remodelando la sala de gineco-obstetricia y no terminan. La supervisora nos dice que tenemos que acostumbrarnos a trabajar con lo que hay; por eso tenemos miedo, porque si se nos muere un paciente nosotras somos las primeras responsabilizadas. El caso de Susana es de una paciente que fue mal valorada y, por lo tanto, mal atendida”.

Martha, también enfermera, indica que a este hospital “habría que tirarlo y volverlo a hacer” por todas las fallas que tiene.

“Si me quedo callada y no denuncio lo que pasa, me voy a la cárcel o se me cae el hospital encima. Cuando las pacientes llegan al segundo nivel de atención es para morirse, porque ya pasaron una semana con un parto no atendido. No queremos quedar como los malos, cuando somos los que hacemos milagros con lo que tenemos. No queremos ser cómplices”.

De acuerdo con datos de GIRE, de las mujeres fallecidas durante 2012 por muerte materna en Chiapas, siete de cada 10 murieron en una clínica u hospital federal o estatal y ocho de cada 10 contaron con asistencia médica.

Tumba de Susana. Foto: Claudia Ramos.

Tumba de Susana.
Foto: Claudia Ramos.

No hay consuelo porque no hay justicia

Don Manuel Hernández Gómez, dirigente Chamula y papá de Susana, no halla consuelo. Presidente municipal de San Juan Chamula de 1994 a 1995, diputado local de 1996 a 1998, comisariado de bienes comunales de 1999 a 2001, aprovecha su experiencia como funcionario para tocar puertas y convocar a la gente, para que la muerte de Susana no quede impune.

Junto con Romeo exige de las autoridades de Salud del gobierno de Chiapas una disculpa pública, además de una investigación y sanción a los responsables, y reparación moral del daño. Asesorados por GIRE, también piden un hospital digno con personal capacitado y sensibilizado, para que ni una mujer más sufra lo que padeció Susana ni lo que su familia ahora encara. “Es urgente la reparación integral por las violaciones a derechos humanos sufridas y que el hospital de la Mujer de San Cristóbal sea un lugar seguro para las mujeres”, resalta la campaña que GIRE lanza este jueves 21 de agosto para exigir justicia para Susana. La campaña incluye presionar a la CNDH para que corrija su “negligente actuación al dar seguimiento a las quejas por muerte materna”.

Romeo quiere que su hijo Jonathan, de 8 años, y Susanita, de 10 meses, sepan cuando crezcan que la muerte de su madre no quedó impune. Y que les reparen el daño que les han causado, porque Susana no debió morir. “Mire”, enseña a esta reportera la lista de pendientes elaborada por su esposa un día antes de partir al hospital. “¿Usted cree que si ella se hubiera sentido mal o pensado que algo saldría mal, habría escrito esto?” Del lado derecho de la hoja, junto a donde enumeró pañales, pantaloncitos, suetercitos y chamarritas, escribió: “en mi casa lo que debe quedar listo. Mi cama y cuarto”. Luego lo guarda en su fólder y suspira.

Foto: Claudia Ramos.

Foto: Claudia Ramos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Getty Images

Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama: 6 factores que aumentan el riesgo de padecerlo

No existe una manera infalible de prevenir el cáncer de mama o seno. Sin embargo, existen medidas que puedes tomar para tratar de reducir su riesgo.
Foto: Getty Images
19 de octubre, 2022
Comparte

El cáncer de mama o de seno es el tipo de cáncer más común, con más de 2.2 millones de casos en el mundo, según datos de 2020 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se estima que cerca de una de cada 12 mujeres enfermarán de cáncer de mama a lo largo de su vida y es la principal causa de muerte entre ellas.

En 2020, alrededor de 685 mil mujeres fallecieron como consecuencia de esa enfermedad en todo el mundo.

Específicamente en el continente americano se produjeron casi una cuarta parte de los nuevos casos de cáncer de mama en 2020.

En América Latina y el Caribe, la proporción de mujeres afectadas por la enfermedad antes de los 50 años (32%) es mucho mayor que en América del Norte (19%), señala la Organización Panamericana de la Salud.

Manos con cintas rosas que reprensentan la lucha contra el cáncer de mama.

Getty Images

Lee: El poder de un diagnóstico temprano del cáncer de mama

Factores de riesgo del cáncer de mama

Existen varios factores de riesgo del cáncer de mama que no se pueden modificar como hacerse mayor, mutaciones genéticas y antecedentes personales y familiares con cáncer de mama, por nombrar los más frecuentes.

Pero hay otros factores que aumentan el riesgo a contraer la enfermedad y que pueden prevenirse o mitigarse haciendo modificaciones en la vida diaria.

En este 19 de septiembre, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, ¿cuáles son los factores que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama? Y qué puede hacerse para reducirlos.

1. Inactividad física

Las mujeres que no se mantienen físicamente activas tienen un mayor riesgo de tener cáncer de mama, señala el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Por lo tanto, es importante realizar actividad física habitualmente.

Una mujer se seca el sudor con una toalla luego de hacer ejercicio.

Getty Images

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que los adultos dediquen al menos de 150 a 300 minutos de actividad física de intensidad moderada o de 75 a 150 minutos de actividad con más intensidad por semana (o una combinación de ambas), preferiblemente repartidos durante la semana.

La actividad física de una intensidad mayor provoca una frecuencia cardíaca elevada, sudoración y frecuencia respiratoria rápida.

2. Sobrepeso

Las mujeres mayores que tienen sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de tener cáncer de mama que las que tienen un peso saludable.

Una mujer de espalda con sobrepeso

PA Media

La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda mantener un peso saludable durante el transcurso de la vida y evitar el aumento de peso excesivo al balancear el consumo de alimentos con la actividad física.

3. Hormonas

Algunas formas de terapia de reemplazo hormonal (aquellas que incluyen tanto estrógeno como progesterona) que se toman durante la menopausia pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama si se toman por más de 5 años, señala el CDC.

Comprimidos de reemplazo hormonal por menopausia

Getty Images

Para evitar esto, es recomendable consultar al médico acerca de las opciones no hormonales para tratar los síntomas de la menopausia, señala la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

4. Historial reproductivo

Quedar embarazada por primera vez después de los 30 años, no amamantar y no haber tenido un embarazo que llegue a término puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Una mujer amamanta a su bebé.

Getty Images

Las mujeres que optan por amamantar a sus bebés al menos varios meses pueden obtener un beneficio adicional al reducir el riesgo de cáncer de mama, dice la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

5. Alcohol

Algunos estudios muestran que el riesgo en la mujer de tener cáncer de mama aumenta cuanto mayor sea la cantidad de alcohol que tome, asegura el CDC.

Incluso el consumo a niveles bajos se ha relacionado con un aumento en el riesgo. Lo mejor es no tomar bebidas con alcohol.

Una mujer rechaza un vaso de alcohol.

Getty Images

Pero quienes sí lo hagan, deberán no tomar más de una bebida con alcohol por día, aconseja la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

¿Y cuánto es una bebida por día? Unos 355 ml de cerveza, 150 ml de vino, o 50 ml de licores destilados o “bebidas fuertes” con una graduación de 80.

6. Tabaquismo

La realidad es que el consumo de tabaco puede causar cáncer en casi cualquier parte del cuerpo.

Evitar fumar y estar expuesto al humo del cigarrillo ayuda a mitigar el riesgo de contraer cáncer.

Una mujer tira a la basura un paquete de cigarrillos.

Getty Images

Las investigaciones sugieren que otros factores, como la exposición a sustancias químicas que pueden causar cáncer y cambios en otras hormonas debido al trabajar en el turno de la noche, también pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama, detalla el CDC.

Recomendaciones

Las organizaciones especializadas en el cáncer de mama recomiendan consultar al médico sobre los análisis para la detección temprana de la enfermedad.

Hablar con un profesional sobre cuándo comenzar las pruebas, como exámenes clínicos y mamografías, son clave, enumera la Clínica Mayo en su sitio web.

Un profesional estudia una mamografía

PA Media

También, familiarizarse con los pechos durante un autoexamen para tomar conciencia sobre las mamas.

Si hay un cambio que es nuevo, hay bultos u otros signos inusuales en las mamas, se debe consultar en seguida con un médico.

Y como siempre, cuidar la alimentación.

Las mujeres que siguen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen y frutos secos mixtos pueden tener un riesgo reducido para cáncer de mama.

La dieta mediterránea está enfocada en alimentos basados en plantas, como frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, y frutos secos, detalla la Clínica Mayo.

Una mujer se hace un autoexamen mamario.

Getty Images

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.