PGR detiene a abuela yucateca que busca a nietos secuestrados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

PGR detiene a abuela yucateca que busca a nietos secuestrados

Ligia Canto es la anciana que en dos ocasiones ha interceptado a Peña Nieto durante actos públicos, para reclamar al mandatario la localización de Isabel, Martín y Mariana –de 4, 6 y 8 años, respectivamente–, sustraídos en 2012 por el padre, en violación a la orden de custodia concedida a la parte materna.
Por Paris Martínez
6 de agosto, 2014
Comparte
Imagen de Doña Ligia buscando a sus nietos.

Ligia Canto es abuela de tres niños sustraídos del seno familiar. Hasta el momento, se ignora el paradero de los menores.

Por orden de un juez de Jalisco, el pasado lunes 4 de agosto fue detenida en Yucatán Ligia Canto Lugo, abuela de tres niños sustraídos del seno familiar por su padre y de quienes hasta el momento se desconoce su paradero.

Ligia Canto, cabe recordar, es la anciana que en dos ocasiones ha interceptado al presidente Enrique Peña Nieto durante actos públicos realizados en Yucatán, de donde ella y sus nietos son originarios, para reclamar al mandatario federal la localización de Isabel, Martín y Mariana –de 4, 6 y 8 años, respectivamente–, sustraídos en 2012 por el padre, en violación a la orden de custodia concedida a la parte materna.

La señora Canto, además, encabeza desde febrero de 2013 la búsqueda de los tres menores (por los cuales la PGR emitió una ficha de localización desde el año pasado), ya que la madre de los niños, Ema Gabriela Molina Canto, se encuentra desde entonces escondida, por pesar sobre ella acusaciones de fraude, las cuales califican como parte de una estrategia de “acoso judicial” patrocinada por el padre de los infantes.

En entrevista concedida a Animal Político en junio pasado, la señora Ligia Canto destacó que, luego de que la custodia de los menores le fuera concedida a su hija, Gabriela, el padre de los niños –excolaborador del gobierno de Andrés Grannier en Tabasco– emprendió contra ella una serie de acusaciones judiciales, por medio de las cuales intentó presionarla para que le cediera el oficialmente el cuidado de los menores.

Así, en mayo de 2012, Gabriela Molina fue detenida en Yucatán por policías de tabasqueños (momento que el padre aprovechó para sustraer a los niños), acusada de robar el auto familiar, supuesto delito por el que pasó cuatro meses en una prisión de Tabasco –donde sufrió sesiones de tortura en las cuales le reclamaron ceder la custodia de los niños–, hasta que un juez determinó que no había ningún ilícito que perseguir y la puso en libertad.

Luego, a principios de 2013, Gabriela fue acusada de un supuesto fraude cometido en el DF durante el tiempo que ella había estado en la prisión tabasqueña, acusación que hasta la fecha supervive, razón por la cual se mantiene en la clandestinidad, siendo ésta la razón de que la abuela de los niños tomara la estafeta de la búsqueda.

El pasado lunes, sin embargo, la señora Ligia fue aprehendida por una acusación formulada contra ella en Jalisco, por un supuesto fraude, pero hasta las 00:00 horas de hoy, ella aún no había sido formalmente presentada ante el juez ni consignada a ningún penal de Jalisco.

Sólo se sabe que fue extraída del estado de Yucatán por carretera, informó el Observatorio Nacional Ciudadano Contra el Feminicidio, organización que brinda asistencia a esta abuela en la búsqueda de sus nietos.

El arresto

La captura de la señora Canto fue realizada por cuatro agentes de la PGR, quienes la abordaron luego de que asistiera al periódico La Verdad, de Yucatán, para dar una entrevista sobre el caso de sus nietos, tal como informó Adelaida Salas Salazar, representante del Observatorio Nacional Ciudadano Contra el Feminicidio que la acompañaba en ese momento.

“Tras la captura nosotras nos movilizamos –narra la maestra Salas Salazar–, nos comunicamos con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (organismo que prepara una recomendación sobre el caso de Ligia, Gabriela y los menores), y también con las oficinas centrales de la PGR… ellos quedaron de mandar al delegado de la Comisión de Atención a Víctimas de acá, de Yucatán, también acudió personal de la Fiscalía de Yucatán, y aunque les mostramos a los agentes federales las medidas precautorias de que goza la señora Ligia, tramitadas por la misma CNDH, los policías nos respondieron que les valía, que ese papel no tenía ningún poder.

Una vez consumada la detención, los agentes trasladaron a la señora Canto hasta la delegación estatal de la PGR, donde permaneció hasta la medianoche, para luego ser trasladada en una ambulancia hasta el hangar de la corporación federal en el aeropuerto estatal.

Sin embargo, la anciana no fue trasladada a Jalisco en avión, sino que fue extraída del aeropuerto en vehículo y sacada del estado, “sin que hasta el momento (esta entrevista fue otorgada a las 22:00 horas del 5 de agosto, 24 horas después de la captura), sepamos su paradero: ella no ha sido presentada ante el juez de Jalisco que ordenó su arresto, ni ha sido consignada al penal de ese estado, sólo sabemos que fue llevada a Campeche, donde al parecer la revisó un médico, y luego ya no sabemos para dónde se la llevaron, la PGR sólo nos ha informado que está ‘en tránsito’… ¿qué le estarán haciendo en el camino? No lo sabemos. Para nosotras, en este momento ella está desaparecida”.

La última protesta pública que realizó la señora Lugo en demanda de la localización de sus nietos fue realizada en julio pasado, cuando se encadenó en la plaza principal de Mérida, Yucatán, ante el palacio de gobierno, para denunciar la actitud omisa de las autoridades.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Se te queda la mente en blanco": el testimonio de un paciente que padece niebla mental tras tener COVID largo

José Vega Santana, un artista puertorriqueño, dice que sufrió los efectos a largo plazo del virus, que para los expertos aún no están claros pero están bajo investigación.
20 de febrero, 2022
Comparte

Comenzó la música, era un tema que interpretaba desde hace años, pero ese día no recordaba la letra. Se quedó con la mente en blanco frente a cientos de niños que habían llegado para ver su show.

José Vega Santana, un artista infantil puertorriqueño con más de 40 años de carrera en radio y televisión, pidió a sus asistentes en medio del espectáculo que repitieran la melodía. Pero las palabras simplemente no salieron de su boca. Lo tuvieron que doblar.

La escena ocurrió en una escuela en Puerto Rico a finales de febrero de 2021, después de que el también llamado payaso Remi diera negativo en un test de COVID-19.

No me acordaba de nada, no sabía ni qué iba a decir. Fue un momento angustioso. Mis empleados me miraron, se preguntaban si no escuchaba bien la canción. Fui a donde ellos y les dije que no la recordaba”, le contó a BBC Mundo.

Como tantos otros pacientes, el interprete de 65 años afirma que sufrió los efectos de larga duración del virus, en concreto la llamada “niebla mental”.

El término, de acuerdo con un blog de la Escuela de Medicina de Harvard, es el usado para describir un estado que algunos que contrajeron COVID-19 describen como de pensamientos “confusos, lentos y no precisos”.

Aquel día, como hacía siempre que olvidaba algo en sus presentaciones, intentó improvisar.

“Pero aquí no puedes, porque se te queda la mente en blanco. No sabes lo que está pasando. Sabes que quieres cantar, pero no qué canción”.

José Vega Santana interpretando al payaso Remi en una escuela de Puerto Rico.

Jose Vega Santana
José Vega Santana interpretando al payaso Remi en una escuela de Puerto Rico.

Remi, quien además de payaso es escritor y artista plástico, se contagió a finales de enero de 2021.

Aún la vacuna contra el patógeno no estaba disponible para todos, pero como a muchos, le tocó continuar trabajando en el canal donde tiene un programa fijo y en una emisora radial.

Luego de dar positivo tuvo que visitar varias veces el hospital por problemas respiratorios y ser asmático.

Recibió la terapia de anticuerpos monoclonales, algo que le ayudó en la oxigenación, y tras varios días entre altas y bajas una prueba dio negativo al coronavirus.

Pero más adelante, en su día a día, notó que algo le pasaba.

El diagnóstico

Se sentía confundido, olvidaba nombres de familiares, colgaba la llamada y no recordaba quién estuvo al otro lado del teléfono. Hubo momentos en los que terminó de ducharse pero nunca usó jabón.

En ocasiones le cambió el nombre a objetos cotidianos, como a una taza. “Yo le decía a mi hijo: pásame el lápiz. Pero él me decía, ¿qué lápiz?. Y yo: ‘Ese, para tomarme el café.

En el estudio de televisión, olvidaba las instrucciones del director. Cuando le pedían mirar hacia una cámara tampoco entendía: “Me quedaba pensando en lo que me decía”.

“A nivel íntimo, hubo unos días fuertes. Te levantas, estás en tu cama, pero no sabes que estás en tu cama. Pasan, quizás, unos 10 a 15 minutos hasta que te das cuenta de que estás en tu casa”, relató.

Pero el incidente que más lo alarmó no fue que olvidara la canción en medio del show ni fueron los tropiezos cotidianos, sino el momento en que se perdió en un centro comercial.

Imagen del payaso Remi en su programa de televisión en Puerto Rico.

José Vega Santana
El payaso Remi en su programa de televisión en Puerto Rico.

“Estacioné el carro. Se me cayeron las llaves, las recogí y me pregunté dónde iba. Estaba perdido como si estuviera en otro país“, contó.

En ese momento, pidió ayuda a un policía para encontrar su carro y salir del lugar.

Cuando el agente le asistió, resultó que su auto estaba justo enfrente de él. De camino a su hogar, tuvo que usar un GPS.

Fue entonces cuando decidió visitar a un neurólogo.

El experto le realizó múltiples exámenes médicos, pruebas de concentración, tomó imágenes de su cabeza, buscó algún sangrado en el cerebro, hizo estudios sobre alzhéimer, demencia, pero todo estaba en orden.

“Niebla mental” fue el diagnóstico que recibió en marzo del pasado año.

COVID prolongado

La niebla mental es uno de los síntomas de COVID prolongado que experimentan algunos pacientes.

De acuerdo con la Clínica Mayo, el también llamado síndrome poscovid se diagnostica cuando las personas sufren de estos síntomas por más de cuatro semanas luego de haberse diagnosticado el virus.

En el caso de Remi, la “niebla mental” le duró unos cuatro meses, de febrero a junio.

""Mis empleados me miraron, se preguntaban si no escuchaba bien la canción. Fui a donde ellos y les dije que no la recordaba". ", Source: José Vega Santana, artista infantil puertorriqueño, Source description: , Image:

Según el portal del reconocido centro de salud, las personas mayores son las más propensas a sufrir COVID prolongado. No obstante, puede afectar a jóvenes y a personas que no tenían ninguna afección previa.

Además de la confusión y problemas de memoria, algunos pacientes tienen dificultad para dormir. Hay quien presenta fatiga, falta de aire, pérdida de olfato y gusto, dolores musculares, depresión, ansiedad, entre otras afecciones.

Todavía no se sabe mucho acerca de cómo COVID-19 afectará a las personas a lo largo del tiempo, pero la investigación está en curso“, establece la Clínica Mayo.

La recuperación

La respuesta del neurólogo fue clara: no hay un tratamiento específico para lo que estaba sucediendo a Remi. Su recomendación fue descansar y reducir la intensidad de trabajo.

El artista boricua optó entonces por tomar días libres y comenzar a pintar.

Pasó semanas encerrado en su casa entre sus cuadros y ejercicios de concentración con los que un amigo le ayudó.

“Empecé a sentirme seguro, porque pierdes la confianza en ti. Estás consciente, porque a diferencia de mi madre, que tiene demencia y no se acuerda que te repite las cosas, yo estaba consciente de que había hablado con alguien, pero no me acordaba ni de qué hablé ni con quién“, afirmó.

José Vega Santana, artista infantil de Puerto Rico que afirmó sufrir los efectos del covid de larga duración.

José Vega Santana
José Vega Santana, artista infantil de Puerto Rico que afirmó sufrir los efectos del covid de larga duración.

Además del arte, decidió reducir su carga laboral. Antes podía grabar 10 programas en un día, ahora hace la mitad.

Toma su hora de almuerzo completa, estableció cambios en el cuidado de su salud y fortaleció sus relaciones familiares.

En la actualidad, este payaso, que por años lleva sus shows a los niños puertorriqueños, retomó sus giras en vivo y está inmerso en nuevos proyectos, como la digitalización de su música.

“Me siento bien. Hago ejercicios de memoria para ver cómo están las cosas. Por ejemplo, me gusta ir al colmado, leo la lista una vez y no la reviso más. Hace unos días todo lo que había en la lista lo puse en el carrito. La memoria está chévere”, dijo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ae6XHLUCGmM&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.