Obama regresa a Irak, el conflicto del que siempre quiso salir
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Obama regresa a Irak, el conflicto del que siempre quiso salir

El regreso de EU a Irak -aclaró Obama- no sería con soldados de combate en el terreno sino con ataques aéreos dirigidos contra los militantes del Estado Islámico que se acercaban a la ciudad de Erbil, donde está radicado personal estadounidense.
Por Thomas Sparrow / BBC Mundo
10 de agosto, 2014
Comparte
El presidente Barack Obama habla sobre la situación en Irak en la Casa Blanca el jueves 7 de agosto de 2014. Foto: AP.

El presidente Barack Obama habla sobre la situación en Irak en la Casa Blanca el jueves 7 de agosto de 2014. Foto: AP.

Cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habla desde la Casa Blanca a las 9:30 de la noche, generalmente no lo hace para dar una buena noticia.

El jueves, a esa hora, Obama apareció de manera muy solemne para anunciar una decisión que bien habría preferido evitar: su país volvería a lanzar una operación militar en Irak por primera vez desde de la retirada de su tropa en 2011.

El regreso, aclaró Obama, no sería con soldados de combate en el terreno sino con ataques aéreos dirigidos contra los militantes del Estado Islámico (EI) que se acercaban a la ciudad de Erbil, donde está radicado personal estadounidense.

No pasó mucho tiempo antes de que el anuncio del mandatario se transformara en hechos concretos: temprano el viernes y luego ese mismo día en la tarde, el Pentágono confirmó las primeras incursiones aéreas contra piezas de artillería móviles, posiciones de mortero y un convoy de EI.

Esos ataques convirtieron a Obama en el cuarto presidente consecutivo de Estados Unidos que ordena incursiones militares contra Irak y marcaron un cambio de rumbo notorio para un mandatario que ha apostado su capital político a terminar guerras, no a involucrarse en ellas.

Lea también: ¿Por qué EE.UU. ataca ahora al Estado Islámico en Irak?

Protagonismo reducido

iraquíes hacia Erbil

La estrategia de Obama incluye un “esfuerzo humanitario” para ayudar a los iraquíes que están escapando de la violencia.

Irak es para el presidente uno de los elementos fundamentales y, por ello, más sensibles de su política exterior.

Cuando era senador demócrata, se opuso a la intervención de su país en 2003 bajo el gobierno de George W. Bush y luego, en su carrera a la presidencia, prometió terminar esa guerra en la que participaron más de un millón de estadounidenses y murieron unos 4.500.

El primer día en la Casa Blanca ordenó una revisión exhaustiva de la estrategia en Irak y menos de tres meses después realizó su primera visita al país.

El objetivo político personal era claro: sus decisiones sobre Irak le ayudaron a distanciarse de su antecesor y comenzar a marcar su propio estilo como presidente.

El presidente de EU, Barack Obama, durante una conversación telefónica en la Casa Blanca, el viernes 8 de agosto de 2014. Foto: AP.

El presidente de EU, Barack Obama, durante una conversación telefónica en la Casa Blanca, el viernes 8 de agosto de 2014. Foto: AP.

Para Obama, terminar la guerra no sólo era “una de sus prioridades de seguridad nacional más importantes”, como él mismo dijo cuando anunció la retirada de su tropa, en 2011.

Sobre todo era una forma de ejemplificar el papel que, en su opinión, su país debía tener a nivel mundial: un protagonismo más reducido que implicaba compartir las responsabilidades de liderazgo con otras potencias y, sobre todo, no involucrarse siempre que hubiera un conflicto.

El autor Stephen Sestanovich, en su libro Maximalist, calificó esa postura como un “atrincheramiento”, una disminución de la exposición internacional del país.

El Premio Nobel de la Paz que Obama recibió en 2009 -prematuro para sus críticos, pues apenas comenzaba su mandato- no hizo sino aumentar la presión en Obama y convencerlo aun más de la necesidad de desmilitarizar, hasta donde le fuera posible, su política exterior.

clicLea también: Obama quiere desmilitarizar la política exterior de EE.UU.

El imperativo del poder militar

avión estadounidense

Estados Unidos comenzó a enviar suministros humanitarios en el área de Sinjar.

De ahí que los ataques de este viernes le resulten particularmente incómodos, si bien para él no se trata de una decisión inédita: por ejemplo, él aprobó en 2011 la intervención militar en Libia y el año pasado pidió la autorización del Congreso para hacer lo propio en Siria, sólo para arrepentirse poco después.

Además, su gobierno se ha caracterizado por desarrollar y utilizar aviones no tripulados -conocidos como drones– para atacar de manera selectiva a militantes en países como Afganistán, Yemen o Somalia.

Los drones, criticados por activistas y expertos legales, han sido una constante del presidente, su alternativa a los soldados sobre el terreno y también su estrategia de guerra preferida.

Este viernes se volvieron a utilizar contra los militantes de EI y revelan hasta qué punto Obama, por más que promueva la diplomacia y las soluciones políticas, no siempre puede escapar del uso más tradicional del poderío militar.

Él ha sido consciente de ello desde que llegó a la Casa Blanca: “Decir que la fuerza puede ser necesaria a veces no es un llamado al cinismo, es un reconocimiento de la historia”, dijo al recibir el Nobel.

Esto significa que en los debates con sus asesores el mandatario debe, constantemente, balancear dos prioridades: su deseo de tener un protagonismo más reducido y los imperativos que se esperan de una potencia como Estados Unidos.

“Ausencia de una estrategia”

Esta dicotomía ha sido particularmente evidente en las últimas semanas, pues la Casa Blanca ha tenido que multiplicarse para responder a crisis en Ucrania, en Gaza, en Afganistán, en Libia y en Irak.

En este último país, Obama había tratado de evitar una decisión como la del jueves y había optado, más bien, por el envío de 300 asesores militares para ayudar al ejército iraquí, así como vuelos regulares de vigilancia.

La cautela del presidente, una característica que valoran sus simpatizantes pero impacienta a sus detractores, respondía a las dificultades de justificar la necesidad de una intervención militar cuando hace menos de tres años, entre bombos y platillos, había anunciado el fin de la guerra y asegurado que los iraquíes se estaban responsabilizando de la seguridad del país.

Obama también debía intuir que un anuncio tal desencadenaría una serie de críticas de sus opositores republicanos y, de hecho, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, no se demoró mucho en responder.

Si bien aprobó los ataques selectivos, Boehner también criticó a Obama por “la ausencia de una estrategia” de largo plazo para contrarrestar la amenaza de los militantes en la zona.

Sobre todo, los ataques aéreos que comenzaron este viernes tienen un efecto que ni el mismo Obama puede controlar: abrieron una caja de incógnitas sobre el alcance y el impacto de esta operación.

¿Cómo reaccionará EI a los bombardeos? ¿Qué tan efectivos pueden llegar a ser? ¿Qué tanto apoyo podrá recabar Obama de los estadounidenses, tan reacios a un rol militar mayor?

Y sobre todo: ¿Hasta dónde se verá obligado a llegar Obama?

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Esto no parece una ola de COVID, parece un tsunami': la odisea de una mexicana en la India

El país reporta nuevos récords mundiales de contagios diarios y sufre por falta de camas de hospital y oxígeno. Nayelly Rodríguez, una mexicana que vive en ese país desde hace 6 años cuenta que ella y toda su familia tiene COVID.
3 de mayo, 2021
Comparte

“En India no hay mucha esperanza. El covid-19 parece imparable. La gente tiene miedo. Temen que sus seres queridos mueran porque no haya lo más básico para que los traten, como el oxígeno”, cuenta a BBC Mundo la mexicana Nayelly Rodríguez Cortés.

Rodríguez, de 29 años, se convirtió al Islam hace 11 años en su natal Guadalajara. Después conoció a su esposo Feroz Khan, con quien tiene 3 hijos, de 8, 6 y 3 años.

Viven desde hace 6 años en Ghaziabad, en el norte del país, a 45 kilómetros de Nueva Delhi.

El jueves pasado, después de presentar síntomas de covid-19 -entre ellos tos, dolor de cuerpo y fiebre-, su prueba dio positivo. Un par de días después ocurrió lo mismo con su esposo y sus hijos.

“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana, como es conocida de manera coloquial.

Escasez de camas y oxígeno-6543

Asegura que no tiene tanto miedo por ella y su familia, pero acepta que cuando camina para hacer algo en su casa le falta el aliento.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana.

“Esa es la gran incertidumbre que tenemos en nuestra casa y todos los enfermos en India. ¿Qué hacemos si empeoran nuestros síntomas? ¿Vamos a poder conseguir lo más básico, como oxígeno o una cama en el hospital?”.

India ha registrado nuevos récords mundiales de nuevas infecciones de covid-19, alcanzando casi 400.000 en un día y está enfrentando una severa escasez de camas de hospital, así como tanques de oxígeno medicinal.

“Es muy difícil conseguir un tanque. Y algunos están lucrando: los están vendiendo hasta en 1.000 dólares, una cifra que es inaccesible para la mayoría, sobre todo después de que las personas se han quedado sin empleo y sin forma de tener dinero”.

Familias enteras

Cuenta que en el conjunto de edificios donde vive, y por lo que oye en las noticias, lo que pasó con su familia es lo que está pasando en el país: se enferman familias enteras.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
El esposo y los hijos de Nana también dieron positivo por covid-19.

“Hay muchísimos contagiados, los casos aumentan exponencialmente. Cada día nos enteramos de más y más personas. Esto no parece una ola, parece un tsunami”.

Nana dice que cada vez se sabe también de más muertos por covid, entre ellos los papás de un vecino.

“Y un caso que me impactó mucho, es que en los edificios donde vivo, hace dos semanas, un niño de apenas 8 años se desmayó en el parque y murió antes de llegar al hospital. Ahí les dijeron a sus padres que fue por el virus”.

Con más de 19 millones de casos registrados, India es el segundo país con más infecciones, solo después de Estados Unidos.

Hasta el momento ha reportado casi 212.000 muertes, pero se cree que esta cifra va a aumentar mucho en los próximos días debido a este nuevo fuerte embate del virus y por sospechas de los medios que no todas las muertes han sido reportadas.

Exceso de muertes

Nana dice que en febrero se oían pocos casos, que la gente empezó a relajarse y hacer una vida más normal, incluso a asistir a festivales religiosos masivos, y que en parte eso ayudó a la propagación del virus. En el país circula una variante del covid-19 de la que todavía no se conoce mucho.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
Nana y su esposo tienen tres hijos, de 8, 6 y 3 años.

Por todo el mundo circulan fotografías y videos en los que se ven crematorios con muchas piras que no dejan de arder y filas de cuerpos que esperan por hasta 20 horas a ser incinerados.

El diario The Hindu causó conmoción con una noticia de que el cuerpo de un hombre esperando turno fue parcialmente comido por un perro callejero.

También se han acondicionado lugares como parques y estacionamientos para hacer las cremaciones.

En Delhi, un crematorio que había sido creado para incinerar mascotas, pero que todavía no había entrado en operación, se está usando para personas.

“Los musulmanes cuando morimos no podemos ser cremados, sino enterrados. Pero los panteones también están ya llenos”, cuenta.

Calles de India

Cortesía
La única conexión de Nana con el exterior por ahora es la ventana de su casa.

Nana dice que ella ha visto un gran aumento de contagios comparados con la primera ola de coronavirus en 2021.

En ese tiempo ella documentó en su canal de Youtube cómo salió a ayudar al éxodo de migrantes trabajadores que volvían a sus pueblos y aldeas. Les daban agua y alimento para que pudieran continuar caminando ya que se cancelaron los trenes y los autobuses.

“Muchísimas personas viven al día y han perdido sus trabajos. Están en una situación desesperada. Así que los migrantes de otros estados otra vez dejaron la ciudad y se fueron a sus lugares de origen, para no morir de hambre. Aunque, también allá pueden morir porque hay menos infraestructura médica”.

Restricciones

Por ahora Delhi y otras ciudades están en confinamiento. Los únicos negocios abiertos son de comida o de medicamentos. Ella vive en el piso 26 de un edificio y su única conexión con el exterior es su ventana. “Desde allí veo la carretera y las calles. Están desiertas. No hay gente. Pasan muy pocos automóviles”, cuenta.

Su familia en México está preocupada por ella y por la situación en India. “Tienen miedo de que nos lleguemos a poner graves. Quisieran venir a ayudarnos, pero no se puede, estamos a más de un día en avión de distancia y ahorita es casi imposible viajar”.

Estados Unidos anunció que restringirá los viajes a India a partir de la próxima semana. Australia ha prohibido todos los vuelos a India y ha prohibido a sus ciudadanos regresar desde ese país, anunciando que serían castigados con multas y hasta 5 años de cárcel.

En India se tenía esperanza en las vacunas, por ser el primer productor a nivel mundial. Sin embargo, varios estados -algunos de los más afectados por la covid- han reportado falta de vacunas.

Hasta ahora solo se han aplicado 150 millones de dosis en una población de 1.300 millones. Por ahora, India ha detenido las exportaciones de AstraZeneca para vacunar a sus ciudadanos.

“Por ahora nuestra esperanza es que llegue ayuda de otros países. La gente está muriendo no sólo del virus, sino por falta de lo esencial para tratarlo. No sabemos cómo puede parar esto”, lamenta Nana.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.