No se cuenta con un diagnóstico confiable en materia de seguridad; nuevamente se modifican las cifras

El Observatorio Ciudadano analizó y realizó un comparativo sobre las bases de datos del INEGI y del Sistema Nacional de Seguridad Pública para verificar la solidez de la información reportada por las procuradurías de justicia estatal.

No se cuenta con un diagnóstico confiable en materia de seguridad; nuevamente se modifican las cifras
Foto: Cuartoscuro.
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

En el más reciente reporte del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) se detalla que en el primer semestre del 2014 existe una disminución en los delitos de alto impacto, pero también se alerta de cambios importantes en las tendencias de las cifras reportadas por las procuradurías estatales en 2013.

Lo que significa que las bases de datos se han modificado y, por tanto, las comparaciones y las tendencias de la delincuencia en delitos como homicidio doloso, secuestro, extorsión, robo de vehículo y de negocio no son confiables.

Luego de que se dieron a conocer los reportes correspondientes al 2013 por parte del INEGI y del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), el Observatorio Ciudadano analizó y realizó un comparativo sobre las bases de datos para verificar la solidez de la información reportada por las procuradurías de justicia estatal.

“Lo que encontramos es que hay serias asimetrías entre los dos resultados que evidencian las diferencias existentes de los sistemas de recopilación y registro de información sobre la incidencia delictiva en las procuradurías. No contamos con información confiable para contar con un diagnóstico sobre la violencia en nuestro país”, alertó el doctor Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano.

En el reporte que se presentará este martes 19 de agosto por la mañana, el ONC explica que encontró diversas diferencias, por ejemplo señala que hay cambios de sentido en las tendencias por estado de homicidio doloso.

“El ejercicio llevado a cabo por el ONC refleja que existen asimetrías en las procuradurías de los estados en cómo registran y publican la información.”

En el caso de Chiapas, por ejemplo, el INEGI reporta un incremento de 25.9% en el número de homicidios dolosos, mientras que para el Secretariado Ejecutivo este mismo delito tuvo una reducción en ese estado del 5.76%.

Algo similar ocurre con el estado de Puebla, donde el INEGI reporta un aumento de 17.42% en el número de homicidios dolosos, cuando el Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta una baja de 28.95%.

A pesar de las diferencias metodológicas entre la información del INEGI y SNSP, destaca el cambio del sentido de las variaciones porcentuales entre 2012 y 2013 que implican una evolución distinta del homicidio doloso en entidades federativas como Distrito Federal, Estado de México, Puebla, Chiapas e Hidalgo.

Asimismo, al comparar ambos reportes el ONC detectó que hay más averiguaciones previas que víctimas de homicidios dolosos en varios estados, lo cual podría denotar la falta de acceso a la justicia por parte de las víctimas, explica el informe.

Tras comparar la información correspondiente al periodo 2012–2013 disponible en el INEGI y en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), las entidades federativas que presentan mayor cantidad de averiguaciones previas que víctimas de homicidio doloso son: Veracruz, Sinaloa, Morelos, Puebla, Baja California, Colima, Chiapas, Durango, Guanajuato y Quintana Roo.

El primer semestre de 2014 concluye con una disminución del número de averiguaciones previas de homicidio doloso, secuestro, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo, a casa habitación, a negocio con y sin violencia, así como con un aumento en el número de denuncias de homicidio culposo comparado con el primer semestre de 2013.

Homicidio doloso, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo y a casa habitación con y sin violencia muestran un comportamiento a la baja importante ya que presentan respectivamente disminuciones del 14.93, 15.50, 12.05, 13.41 y 13.64%; mientras que, el robo a negocio con y sin violencia muestra una disminución del 5.31%.

En el caso del secuestro, la disminución se encuentra en un rango estadístico no significativo, ya que pasó de 823 a 808 averiguaciones previas, lo que equivale a una disminución de 1.82%. En sentido opuesto, el homicidio no intencional presentó un aumento de 8.71% llegando a su máximo histórico de 8 845 averiguaciones previas.

Close
Comentarios