Tres fallas de Peña Nieto contra la desaparición forzada, según experto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tres fallas de Peña Nieto contra la desaparición forzada, según experto

Hoy, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada y en entrevista con Animal Político, Ariel Dulitzky, quien encabezó la misión del Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas de la ONU en México, revisa los avances presumidos por el gobierno de Enrique Peña Nieto.
Por Daniela Rea
30 de agosto, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro/Archivo

Foto: Cuartoscuro/Archivo

Hace tres años, Ariel Dulitzky encabezó la misión del Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas de la ONU en México, el cual elaboró un informe con las deficiencias y omisiones del Estado para atender esos crímenes, así como las recomendaciones urgentes a realizar.

Hoy, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada y en entrevista con Animal Político, revisa los avances presumidos por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Si bien reconoce algunas acciones como la reforma del Código de Justicia Militar que acota al fuero castrense en caso de violaciones a derechos humanos -como la desaparición forzada-, la eliminación de la reserva a la Convención Interamericana sobre la Desaparición Forzada y la creación de una Comisión de la Verdad en Guerrero, refiere que en general los avances han sido magros y que mientras no se asuma la participación del Estado en estos crímenes y la impunidad sea sistemática, no dejarán de ocurrir.

“Hay signos que demuestran que es posible avanzar cuando se tiene voluntad política, de todas maneras hay otras áreas que el avance no es suficiente. La impunidad sigue siendo prevaleciente en todos los casos de desaparición forzada sea en la Guerra Sucia como las desapariciones contemporáneas.

“El tema de una política agresiva de búsqueda de las personas desaparecidas, asumir que hay un problema de desaparición forzada en el país aun no lo vemos, una legislación específica a nivel federal de manera integral en los estados todavía sigue pendiente, un plan nacional de reparaciones para las víctimas de desaparición forzada no está. Si hay un aspecto central es que todavía no se asume como política de estado global la desaparición forzada, no se asumen las políticas generales que se adoptan desde la perspectiva de las víctimas”.

De acuerdo con Dulitzky –que ha recorrido e investigado las desapariciones forzadas en América Latina, los Balcanes, África- éstas son las tres fallas que se encontraron en las acciones presumidas por el gobierno:

1. Base de datos no  transparente

La creación de la Base de Datos de personas no localizadas a nivel nacional representó un avance pero no suficiente, “pudo ser una oportunidad para avanzar en la posibilidad de dimensionar el crimen y determinar patrones”. Sin embargo, refiere Dulitzky, para el registro de esa base de datos se parte de una definición confusa sobre la desaparición de personas y no se asume la participación del estado en el crimen.

Además, la falta de transparencia en los datos y los hallazgos, no permiten conocer patrones y deja de nuevo posibilidades a la impunidad.

“Estuve leyendo el comunicado de prensa que sacó la PGR la semana pasada y lo primero, el título es ‘personas no localizadas” y cuando hace la definición de personas no localizadas, habla de personas que se desconoce su paradero y que se ha hecho del conocimiento de la autoridad. Uno, con esa definición engloban todo tipo de personas no localizadas incluidas las desapariciones forzadas; segundo la autoridad no actuó activamente en buscar a las personas, pero cuando da los ejemplos la PGR habla de ausencia voluntaria, problemas domésticos, privación ilegal de la libertad, migración, reclusión, fallecimiento o víctima de otro delito, no menciona con nombre y apellido la desaparición forzada”.

Para el especialista, esta omisión dificulta poder entender las diferencias entre las personas no localizadas y las desaparecidas de manera forzada, además de que omite que existe participación estatal y que es una política y práctica planificada.

Además de la definición, la lista demuestra una falta de transparencia y monitoreo en el hallazgo de personas.

“Se indica que la base de datos había llegado a cerca de 30 mil personas desparecidas, de esos se dice que más de 15 mil han aparecido con vida, es muy importante que se indique en dónde estuvieron, fueron desaparecidas, cuántas fueron desapariciones forzadas que se logró recuperar, cuántas con vida. Decir ‘aparecieron con vida’ sin saber en qué condiciones, hace muy difícil saber si estas reapariciones fueron gracias a gestiones y políticas del Estado y también quiénes fueron los responsables, si hay crímenes implicados si se han hecho investigaciones y cuál es el estado de ello”.

2. Protocolos de búsqueda insuficientes

Hay entidades que han establecido protocolos de búsqueda e identificación de personas desaparecidas, pero los hallazgos han tenido errores, según testimonios de familiares organizados en colectivos de búsqueda. Por ejemplo en Baja California, la Procuraduría entregó a una familia el cadáver de quien se supone sería su hijo, Carlos Montaño, quien apareció vivos a los pocos meses de que su familia enterró el cadáver; en Nuevo León la señora Juana Solís enterró a una mujer quien se supone es su hija, pero de quien no le mostraron los resultados de ADN ni los huesos encontrados.

Ariel Dulitzky celebró la creación de protocolos de búsqueda e identificación de restos en algunos estados del país, como Nuevo León, sin embargo reconoció que sus fallas en las identificaciones realizadas pueden resultar contraproducentes .

Esas fallas tarde o temprano se vuelven en contra no sólo de mantener la incertidumbre en la familia, sino cuando hay una identificación errónea,  se vuelven dos casos sin resolver, la que recibió el resto equivocado y la familia que está buscando a ese que se enterró. Entonces mantienes dos casos abiertos de desapariciones forzadas. Si hubiese una base central de datos genéticos y un protocolo de identificación adecuada de los restos humanos que se acaban de encontrar, sería mucho mas efectivo para esclarecer mas casos. Hoy que hay métodos efectivos de identificación, no se justifican esos errores”.

3. Las desapariciones no cesan

En días recientes la PGR actualizó las cifras de la base de datos de personas ausentes. Según la información en México hay 22 mil 322 personas no localizadas, 9 mil 790 habrían desaparecido en un año y medio de gobierno de Enrique Peña Nieto.

Que las desapariciones sigan ocurriendo, refiere Ariel Dulitzky, lo favorece dos deficiencias, primero la impunidad sistemática en los casos de desaparición, desde la Guerra Sucia hasta nuestros días, misma que el Grupo de Trabajo señaló durante su visita al país en el 2011; segundo, la falta de investigación que permita detectar los patrones  del crimen.

“Nosotros seguimos viendo que en México continúan ocurriendo las desapariciones, eso es seguro. En términos de prevención no se ha detenido. Esto significa que las medidas de prevención no están funcionando en parte porque hay un patrón de impunidad que sigue vigente”.

Avances en América Latina

Por el contrario, a lo largo del continente americano ha habido avances en distintos aspectos relacionados con la desaparición de personas: el acceso a la justicia, la búsqueda y la verdad.

Dulitzky, argentino, refiere que en países como el suyo, Chile y Perú hay impulso por llevar a la justicia a los responsables de las desapariciones en las dictaduras. Caso especial el de Argentina donde ya no sólo se ha llevado al banquillo a los funcionarios, sino a los ciudadanos que fueron cómplices.

“Estamos viendo que se está ingresando en una nueva fase de la investigación judicial, en Argentina la complicidad de actores civiles en la desaparición forzada durante la dictadura, desde empresarios que indicaban a los líderes sindicales, periodistas que promovían la denuncia de personas sospechosas, desde sacerdotes y médicos que participaban en sesiones de tortura. Hay una nueva faceta en el avance judicial”.

De Colombia destaca la identificación de restos, aunque con dificultades, pues las familias han abandonado la Comisión Nacional de Búsqueda. En una base de datos pública, el gobierno señala  que al 7 de julio de este año ha entregado 2 mil 573 restos. A diferencia de México, con esa base de datos la sociedad civil puede conocer el nombre de la víctima, el fiscal a cargo de la exhumación, y el lugar y fecha de entrega.

Para Dulitzky, estos avances lo permite la conjunción entre esfuerzos de la sociedad civil y el estado para crear condiciones que permitan el esclarecimiento de la desaparición forzada.

“Hay una organización que hizo una serie de campañas sobre el derecho a la identidad, porque hay una base de datos genéticos de desaparecidos, porque hay un mecanismo judicial que interviene”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Martes 13 y otras situaciones, objetos y animales que ¿traen mala suerte?

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.
13 de julio, 2021
Comparte

En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.

El dicho popular recomienda no hacer nada arriesgado el martes, por considerarse un día de mala suerte.

Se trata de un famoso refrán del idioma español que tiene su base en la superstición.

Según detalla la página web del Instituto Cervantes, esto se debe a que este día de la semana estaba consagrado a Marte, el dios de la guerra en la mitología latina, por lo que se consideraba un día de mal agüero para emprender algo importante.

También aclara que en la antigüedad tenía la misma connotación para los egipcios y los turcos y que algunos historiadores españoles relacionaban la superstición porque “los martes se produjeron algunas importantes derrotas de los moros a las tropas cristianas”.

La complicación del 13

Pero parece que, además de martes, el problema se agudiza cuando es 13.

Los países anglosajones tienen su versión también del día de mala suerte: el viernes 13.

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.

También es el capítulo del Apocalipsis o Revelación de la Biblia y en el que habla de una bestia, la causa de todo mal.

Y hasta existe la fobia al número 13: la triscaidecafobia.

Número 13

Lo concreto es que no hay una bibliografía que respalde cada una de estas creencias populares que muchas de ellas se remontan a tiempos inmemoriales.

Pero la mala suerte no solo está representada en el número 13 (para muchos), sino que también se aparece en animales, acciones y determinadas situaciones, etc.

Pero, ¿por qué y cuáles son? En BBC Mundo hicimos un listado.

La sal derramada

sal

Durante siglos y siglos, la sal tuvo un rol importante en las culturas.

Desde utilizarla para condimentar y conservar los alimentos hasta utilizarla como una forma de moneda de intercambio que luego dio origen a la palabra salario.

Por eso, derramar sal es signo de mal presagio para muchos.

También existe la superstición de que no se debe pasar el salero de mano en mano, sino que se apoya en la mesa, por la misma razón anterior: por miedo a que se derrame.

¿Qué culpa tendrá el gato?

Gato negro

Muchas personas consideran que es mala suerte que un gato negro se cruce por delante.

Para el cristianismo, los gatos de color negro eran símbolos del mal y estaban asociados a las brujas.

Sin embargo, para la cultura egipcia eran animales de adoración.

La escalera

Mujer camina debajo de escalera

El origen de por qué pasar debajo de una escalera es de mala suerte también es variado.

Una escalera apoyada en una pared forma un triángulo, forma que el cristianismo representa la santísima trinidad, por lo que atravesarlo, era señal de desafiar lo sagrado.

Otra creencia sostiene que está relacionada a las ejecuciones por ahorcamiento, ya que el verdugo debía subir a una escalera para colocar la soga y luego para retirar el cuerpo.

Abrir paraguas bajo el techo

Este es otro caso de superstición que no tendría un origen común.

El paraguas es un antiguo invento chino que fue pasando de cultura a cultura para distintas funciones hasta la actualidad.

Pero en un principio el paraguas era utilizado por reyes como sombrilla para bloquear los rayos del sol, por eso abrirlo en un lugar con sombra era un sacrilegio.

Hombre sostiene un paraguas

Otra creencia sostiene que si una persona abre un paraguas bajo techo, se trata de una doble protección, por lo que trae mala suerte.

Y tal vez, el más racional de todos, es que si abres un paraguas dentro de tu casa, puedes causar un accidente.

Romper un espejo

Espejo roto

La creencia dice que si rompes un espejo tendrás 7 años de maldición.

Todo surge de la catoptromancia, que es la adivinación por medio del espejo.

El espejo era un elemento que se utilizaba para la magia por lo que si se rompía, el futuro sería aterrador.

La mala fama del pie izquierdo

Sin duda esta no aplicaría a los grandes jugadores de fútbol zurdos, pero es una creencia popular que la gente que se levanta por las mañanas de mal humor, es porque lo hicieron con el pie izquierdo.

Además, durante la historia, siempre se dio preponderancia a todo lo que sucedía a la derecha, por el movimiento de la tierra, la mayoría de las personas son diestras, los santos están a la derecha de Dios, etc.

Y, entre tantos otros motivos sobre lo malo del lado izquierdo, la mala suerte también estaría relacionada con que los pescadores no subían a una embarcación por babor, es decir por la izquierda.

Tijeras

Tijeras

La creencia popular sostiene que dejar las tijeras abiertas mientras no se usen son sinónimo de atraer mala suerte.

Otra sostiene que regalar tijeras equivale a desear el mal.

Si bien se desconoce su origen, en la mitología griega la Moira Átropos (una de las tres que decidían el destino) cortaba con tijeras el hilo de la vida.

Y hay más…

Si bien existen innumerables tradiciones que atraen la mala suerte, también existen muchas otras para evitarla y otras tantas que atraen la buena suerte.

Cruzar los dedos

Cruzar los dedos

Además de cruzar los dedos para protegerse de la mala suerte, también muchos lo hacen para pedir que un favor se cumpla, o cuando se quiere incumplir lo que se jura.

Aparentemente, en la antigüedad, existía la costumbre de que dos personas enlazaran sus dedos índices formando una cruz para expresar un deseo.

Tocar madera

Se cree que la madera es un elemento de protección, por eso cuando algo sucede muchos tocan madera para librarse de ese mal.

Su origen provine de los pueblos celtas en Europa que solían adorar a los árboles porque a través de ellos una persona se librara de una dolencia y la enviaba a la tierra.

Y tú, ¿crees en alguno?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.