Lo encarcelan 5 años injustamente en México al intentar migrar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo encarcelan 5 años injustamente en México al intentar migrar

Ángel Amílcar Colón está condenado por delincuencia organizada al ser detenido en un operativo en Tijuana en una casa de seguridad, donde fue encerrado por un pollero. Sufrió tortura en el arraigo y en todo el proceso se vulneraron los derechos a la información sobre la asistencia consular, a la libertad personal, a la integridad y al debido proceso.
Por Majo Siscar @majosiscar
10 de septiembre, 2014
Comparte
almicar

Ángel Amílcar Colón al centro.

Ángel Amílcar Colón fue detenido junto a otras 10 personas en un operativo federal en una casa donde lo había encerrado un coyote que le prometió pasarlo a Estados Unidos, a quien sólo se le conoce por el apelativo de ‘El Ruso’. Al único lugar al que llegó fue al penal federal de Nayarit, acusado de delincuencia organizada, acopio de armas de uso exclusivo del Ejército y delitos contra la salud. Lleva más de cinco años preso a la espera de juicio.

Ninguna de las pruebas presentadas por el Ministerio Público señalan un vínculo entre Ángel y las otras personas, las armas o las drogas encontradas dentro del inmueble, así como la comisión de las actividades delictivas que se le imputan. En cambio, su defensa acreditó irregularidades en la consignación y violación de al menos cuatro derechos:

• A la información sobre la asistencia consular. No le comunicaron que podía comunicarse con su embajada o consulado hasta después de haber rendido su declaración ministerial. Lo que le habría permitido tener un abogado desde el inicio.
• A la libertad personal. Pasó 15 horas en condiciones de detención irregular. Y le pusieron a disposición del Ministerio Público bajo tortura y en un edificio militar.
• A la integridad. Sufrió insultos, amenazas y tortura.
• Al debido proceso. No se respetó la presunción de inocencia y las garantías judiciales.

El último peritaje presentado hace apenas unas semanas ante la Procuraduría General de la República (PGR) –sin ninguna objeción de ésta– acredita Ángel sufrió discriminación y tortura en las instalaciones de la policía federal, de la PGR y militares. Ángel es hondureño y garífuna, el pueblo negro que habita en el caribe centroamericano.

De mayo a octubre de 2013, México ha mantenido mil 219 centroamericanos en sus cárceles: 247 están internos en centros federales, acusados de delitos graves. La gran mayoría, como Ángel, no tienen sentencia. Para el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (PRODH) que lleva la defensa de Ángel, su caso “es un paradigma de la utilización de las y los migrantes criminalizados por las autoridades para simular que los delitos que se cometen son investigados adecuadamente y sancionados”. El estado mexicano, además, registró sólo en 2013,  mil 505 denuncias de tortura.

Ángel tiene un historial de activismo y participación política en su país. Mientras estudiaba la carrera de Ingeniería en Sistemas participó en los movimientos universitarios. Luego trabajó en una organización de salud sexual y reproductiva en su municipio y encabezó la Organización Fraternal Negra de Honduras, que defiende la cultura e identidad del pueblo garífuna hondureño y sus recursos naturales. Amnistía Internacional lo declaró este año preso de conciencia y ahora busca que, la semana que viene, las conclusiones de la evaluación de las pruebas que la PGR presente sean no acusatorias y se sobresea la causa en su contra, lo que ocasionaría la libertad inmediata. De no ser así, pasaría a juicio a mediados de noviembre.

Amnistía Internacional ha impulsado una recolección de firmas para presionar a la PGR a que sobresea la causa y la difunde a través de este video:

Libertad para Ángel Amílcar: Garífuna criminalizado en México por ser migrante from Centro Prodh on Vimeo.


La historia de Ángel Amílcar Colón

‘El Ruso’ le prometió que él lo cruzaba del otro lado y a él le pareció un buen trato. Llevaba cuatro días en Tijuana y dos meses en México intentando llegar a los Estados Unidos. El primer coyote, que contrató en Guatemala, le cobró 5 mil dólares con la promesa de acompañarlo a Houston y desapareció a apenas 60 kilómetros de la frontera mexicana, en Balancán, Tabasco. Desde entonces había recorrido más de 3 mil kilómetros en condiciones infrahumanas como las 34 horas seguidas en la cabina refrigeradora de un camión con otras 119 personas. Sólo quería llegar.

‘El Ruso’ lo metió en un coche con la cabeza agachada y lo encerró en una casa de una colonia residencial. Dentro de la casa había armas y drogas. Le amenazaron y le obligaron a hacer la limpieza. “Si quería seguir con vida” no podía hacer preguntas ni asomarse por las ventanas. El cuarto día escuchó disparos e intentó huir. Era un operativo federal.

“Me golpearon el costado derecho con algo metálico y posteriormente me remangaron la camisa y me taparon la cabeza con ella y me hicieron caminar hincado hacia una loma…bajo patadas y puñetazos en el estómago llegué a la loma […]me hicieron subir a una patrulla la cual me llevó a un lugar donde me dijeron los policías que ahí era la PEP ”. Así empieza la ampliación de su declaración que hizo Ángel sobre su detención. Durante las 15 horas que siguieron a la detención, Ángel fue trasladado de un lugar a otro, torturado psicológicamente, humillado y amenazado.

En estas circunstancias, y frente a militares encapuchados y tres civiles que se identificaron como Ministerios Públicos (MP), Ángel firmó varias hojas en blanco. En la declaración ministerial Ángel negó los cargos que le imputaban y manifestó claramente “no formo parte de una organización delincuencial o grupo criminal”.

Ángel estuvo arraigado 77 días en los que sufrió todo tipo de vejaciones. Desde insultos hasta ponerle a limpiar los zapatos de otros detenidos con su saliva. “Me convirtieron en el payaso que divierte a su público”, declaró Ángel ante el MP.

El 31 de mayo de 2009, le dictaron auto de formal prisión por los delitos de acopio de armas de uso exclusivo del Ejército, y delitos contra la salud en su modalidad de posesión de cocaína y marihuana con fines de comercio.

Su denuncia de torturas no ha sido investigada. Tampoco las violaciones a los derechos humanos, ni la discriminación racial. El pasado 18 de julio, Ángel presentó, por conducto del Centro Prodh, una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Un informe sobre la situación de los derechos de los migrantes publicado por la Comisión de Derechos Humanos del DF en 2012 revela que, sólo en la capital mexicana, los migrantes afrodescendientes han sufrido golpes brutales, intentos de homicidio y han sido sometidos a malos tratos y tortura tanto por personal de policía, como por autoridades penitenciarias. Cuatro de las 11 personas detenidas junto a él ya salieron en libertad: la señora que cocinaba, el guardia de un terreno aledaño y dos ciudadanos americanos. A Ángel le denegaron dos amparos contra el auto de formal prisión. Y ni siquiera pudo comunicarse con su esposa durante casi un año.

El objetivo inicial de su viaje era juntar dinero para el tratamiento de su hijo de siete años, enfermo de cáncer. Nueve meses después de dejar su casa y cuatro meses después de ser encarcelado, su hijo murió. Su esposa, July Baltazar se quedó con un niño de dos años y sin saber si su marido estaba vivo o muerto. El pasado primero de septiembre, July y Ángel se reencontraron por primera vez en casi seis años. Gracias al apoyo de Amnistía Internacional July y su hijo pequeño, que ahora tiene 8 años y no recordaba a su papá, pudieron visitar a Ángel Amílcar en el Centro Federal de Readaptación Social nº4. Ángel se mostró confiado de que en un mes le den la libertad y regresar a su país. Al sueño americano ya le dijo adiós. “Lo esperamos aquí en Honduras”, dice July en entrevista telefónica desde el caribe hondureño.

“Hay una política que, lejos de proteger a las personas migrantes, especialmente de la delincuencia organizada y de las y los funcionarios públicos que se coluden con ésta, las convierte en chivos expiatorios de la justificada exigencia social de que las autoridades investiguen los crímenes que se cometen en nuestro país”, concluye el Centro Prodh, quién presentará a las 17 hora de hoy, 10 de septiembre, un informe sobre migrantes encarcelados en México.

Dossier Angel by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo llegó a Líbano la carga de nitrato de amonio que causó la devastadora explosión

Antes de dejarse en un almacén del puerto de Beirut durante 6 años el nitrato de amonio que causó la explosión tenía un destino muy distinto.
6 de agosto, 2020
Comparte
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

EPA
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

¿Cómo llegaron al puerto de Beirut las 2,750 toneladas de nitrato de amonio?

Esa es la pregunta que muchos se hacen desde que el presidente de Líbano, Michel Aoun, señalara al nitrato de amonio que llevaba seis años en el puerto de la capital en la explosión que dejó al menos 137 muertes y más de 5,000 heridos.

Y las miradas se han puesto en un hecho acontecido en 2013, cuando un barco arrendado por un ruso y con bandera de Moldavia atracó de emergencia en Beirut por problemas técnicos.

El gobierno no ha dicho que ese sea el origen del nitrato de amonio de la explosión, pero el barco transportaba, precisamente, la cantidad de 2,750 toneladas que fueron confiscadas por las autoridades libanesas.

Imagen del puerto de Beirut tras la explosión.

Getty Images
2,750 toneladas de amonio estuvieron almacenadas en el puerto de Beirut durante seis años.
beirut

BBC

El nitrato de amonio es un compuesto que puede ser utilizado como fertilizante pero también en la fabricación de explosivos.

Si no se almacena en las condiciones adecuadas, como parece ser el caso de lo que había en la capital libanesa, puede resultar muy peligroso.

A pesar de que el director general de Aduanas, Badri Daher y el encargado del puerto, Hassan Koraytem, advirtieron en repetidas ocasiones sobre el peligro que suponía mantener el nitrato de amonio sin las medidas de seguridad requeridas, su llamamiento fue ignorado.

Mientras que la pregunta sobre por qué se descuidó el nitrato de amonio durante seis años parece ser la clave de la investigación, al menos comienza a dilucidarse de dónde pudo proceder el compuesto.

Cómo acabó el nitrato de amonio en el puerto de Beirut

Las 2,750 toneladas de nitrato de amonio que investiga el gobierno libanés es la misma cantidad que las autoridades confiscaron a un buque de carga llamado MV Rhosus en 2013.

El MV Rhosus llevaba la bandera de Moldavia y transportaba el nitrato de amonio desde Georgia hasta Mozambique, pero sufrió problemas técnicos durante la travesía y tuvo que parar en Beirut.

rHOSUS

Reuters
En 2014, los tripulantes del Rhosus protestaron por haber sido retenidos en Beirut.
Rhosus

EPA
El Rhosus llegó a Beirut navegando con bandera de Moldavia.

Una vez allí, la nave fue inspeccionada por las autoridades libanesas y se le prohibió reemprender la ruta por no pagar las tarifas portuarias correspondientes, de acuerdo a un reporte de 2015 de Shiparrested, una red de abogados que gestiona asuntos legales de buques de carga.

El antiguo capitán de ese buque, el ruso Boris Prokoshev, fue entrevistado esta semana por la cadena rusa Radio Libertad de Siberia.

Según Prokoshev, la nave pertenecía al ciudadano ruso Igor Grechushkin, el cual se desentendió del asunto y no respondió al llamado de tripulantes y abogados para pagar las tarifas y continuar con la travesía.

Algunos de los tripulantes que iban en el barco fueron liberados, pero el capitán Prokoshev, otro ciudadano ruso y tres ucranianos fueron retenidos.

Ruta del Rhosus antes de llegar a Beirut.

BBC

Posteriormente, la carga de nitrato de amonio fue confiscada por las autoridades y trasladada a un contenedor del puerto por motivos de seguridad.

Shiparrested, que gestionó la liberación de los cuatro tripulantes retenidos, publicó que “la embarcación había sido abandonada por sus dueños”.

“Los esfuerzos por ponerse en contacto con los dueños y arrendatarios del barco así como con los compradores de la mercancía para pagar las tasas no fructificaron”, reportaron los abogados.

Prokoshev sostiene que Grechushkin aún le debe dinero a él y los tripulantes por los servicios prestados. Sin embargo, sus demandas no han tenido éxito porque este ya no reside en Rusia.

El antiguo capitán también aseguró en la entrevista con Radio Libertad que el barco estaba dañado por falta de mantenimiento y que se hundió después de haber sido liberados.

La BBC intentó ponerse en contacto con Grechushkin, pero no obtuvo respuesta.

Por qué nunca se movió el nitrato de amonio del puerto de Beirut

Desde el servicio árabe de la BBC, señalan que dar respuesta a esa pregunta es la clave a la hora de dirimir responsabilidades.

Según Nidale Abou Mrad, periodista de la BBC, muchos libaneses culpan a la corrupción y falta de liderazgo del país, un problema que llevan denunciando desde hace años.

Por su parte, el presidente Aoun prometió que se llevaría a cabo una investigación transparente.

El encargado general del puerto, Hassan Koraytem, y el director de aduanas libanesas, Badri Daher, insisten en que avisaron del peligro del nitrato de amonio almacenado pero que se les ignoró constantemente.

Bomberos buscan desaparecidos entre los escombros.

Getty Images
A la explosión siguió una frenética búsqueda de desaparecidos.
Barco destrozado en el puerto de Beirut.

Getty Images
El puerto de Beirut quedó devastado tras la explosión.

“Requerimos que fuera reexportado pero no ocurrió. Dejamos que los expertos e involucrados determinen por qué”, dijo Daher a la cadena libanesa LBCI.

De acuerdo a documentos oficiales, los funcionarios de aduanas enviaron cartas al sistema judicial buscando una solución hasta seis veces entre 2014 y 2017.

A causa de la investigación, el gobierno anunció este miércoles que se había puesto en arresto domiciliario a los encargados de vigilar el nitrato de amonio en el puerto.

Y el Consejo Superior de Defensa de Líbano ha prometido que los responsables se enfrentarán al “máximo castigo posible”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.