Lo encarcelan 5 años injustamente en México al intentar migrar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo encarcelan 5 años injustamente en México al intentar migrar

Ángel Amílcar Colón está condenado por delincuencia organizada al ser detenido en un operativo en Tijuana en una casa de seguridad, donde fue encerrado por un pollero. Sufrió tortura en el arraigo y en todo el proceso se vulneraron los derechos a la información sobre la asistencia consular, a la libertad personal, a la integridad y al debido proceso.
Por Majo Siscar @majosiscar
10 de septiembre, 2014
Comparte
almicar

Ángel Amílcar Colón al centro.

Ángel Amílcar Colón fue detenido junto a otras 10 personas en un operativo federal en una casa donde lo había encerrado un coyote que le prometió pasarlo a Estados Unidos, a quien sólo se le conoce por el apelativo de ‘El Ruso’. Al único lugar al que llegó fue al penal federal de Nayarit, acusado de delincuencia organizada, acopio de armas de uso exclusivo del Ejército y delitos contra la salud. Lleva más de cinco años preso a la espera de juicio.

Ninguna de las pruebas presentadas por el Ministerio Público señalan un vínculo entre Ángel y las otras personas, las armas o las drogas encontradas dentro del inmueble, así como la comisión de las actividades delictivas que se le imputan. En cambio, su defensa acreditó irregularidades en la consignación y violación de al menos cuatro derechos:

• A la información sobre la asistencia consular. No le comunicaron que podía comunicarse con su embajada o consulado hasta después de haber rendido su declaración ministerial. Lo que le habría permitido tener un abogado desde el inicio.
• A la libertad personal. Pasó 15 horas en condiciones de detención irregular. Y le pusieron a disposición del Ministerio Público bajo tortura y en un edificio militar.
• A la integridad. Sufrió insultos, amenazas y tortura.
• Al debido proceso. No se respetó la presunción de inocencia y las garantías judiciales.

El último peritaje presentado hace apenas unas semanas ante la Procuraduría General de la República (PGR) –sin ninguna objeción de ésta– acredita Ángel sufrió discriminación y tortura en las instalaciones de la policía federal, de la PGR y militares. Ángel es hondureño y garífuna, el pueblo negro que habita en el caribe centroamericano.

De mayo a octubre de 2013, México ha mantenido mil 219 centroamericanos en sus cárceles: 247 están internos en centros federales, acusados de delitos graves. La gran mayoría, como Ángel, no tienen sentencia. Para el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (PRODH) que lleva la defensa de Ángel, su caso “es un paradigma de la utilización de las y los migrantes criminalizados por las autoridades para simular que los delitos que se cometen son investigados adecuadamente y sancionados”. El estado mexicano, además, registró sólo en 2013,  mil 505 denuncias de tortura.

Ángel tiene un historial de activismo y participación política en su país. Mientras estudiaba la carrera de Ingeniería en Sistemas participó en los movimientos universitarios. Luego trabajó en una organización de salud sexual y reproductiva en su municipio y encabezó la Organización Fraternal Negra de Honduras, que defiende la cultura e identidad del pueblo garífuna hondureño y sus recursos naturales. Amnistía Internacional lo declaró este año preso de conciencia y ahora busca que, la semana que viene, las conclusiones de la evaluación de las pruebas que la PGR presente sean no acusatorias y se sobresea la causa en su contra, lo que ocasionaría la libertad inmediata. De no ser así, pasaría a juicio a mediados de noviembre.

Amnistía Internacional ha impulsado una recolección de firmas para presionar a la PGR a que sobresea la causa y la difunde a través de este video:

Libertad para Ángel Amílcar: Garífuna criminalizado en México por ser migrante from Centro Prodh on Vimeo.


La historia de Ángel Amílcar Colón

‘El Ruso’ le prometió que él lo cruzaba del otro lado y a él le pareció un buen trato. Llevaba cuatro días en Tijuana y dos meses en México intentando llegar a los Estados Unidos. El primer coyote, que contrató en Guatemala, le cobró 5 mil dólares con la promesa de acompañarlo a Houston y desapareció a apenas 60 kilómetros de la frontera mexicana, en Balancán, Tabasco. Desde entonces había recorrido más de 3 mil kilómetros en condiciones infrahumanas como las 34 horas seguidas en la cabina refrigeradora de un camión con otras 119 personas. Sólo quería llegar.

‘El Ruso’ lo metió en un coche con la cabeza agachada y lo encerró en una casa de una colonia residencial. Dentro de la casa había armas y drogas. Le amenazaron y le obligaron a hacer la limpieza. “Si quería seguir con vida” no podía hacer preguntas ni asomarse por las ventanas. El cuarto día escuchó disparos e intentó huir. Era un operativo federal.

“Me golpearon el costado derecho con algo metálico y posteriormente me remangaron la camisa y me taparon la cabeza con ella y me hicieron caminar hincado hacia una loma…bajo patadas y puñetazos en el estómago llegué a la loma […]me hicieron subir a una patrulla la cual me llevó a un lugar donde me dijeron los policías que ahí era la PEP ”. Así empieza la ampliación de su declaración que hizo Ángel sobre su detención. Durante las 15 horas que siguieron a la detención, Ángel fue trasladado de un lugar a otro, torturado psicológicamente, humillado y amenazado.

En estas circunstancias, y frente a militares encapuchados y tres civiles que se identificaron como Ministerios Públicos (MP), Ángel firmó varias hojas en blanco. En la declaración ministerial Ángel negó los cargos que le imputaban y manifestó claramente “no formo parte de una organización delincuencial o grupo criminal”.

Ángel estuvo arraigado 77 días en los que sufrió todo tipo de vejaciones. Desde insultos hasta ponerle a limpiar los zapatos de otros detenidos con su saliva. “Me convirtieron en el payaso que divierte a su público”, declaró Ángel ante el MP.

El 31 de mayo de 2009, le dictaron auto de formal prisión por los delitos de acopio de armas de uso exclusivo del Ejército, y delitos contra la salud en su modalidad de posesión de cocaína y marihuana con fines de comercio.

Su denuncia de torturas no ha sido investigada. Tampoco las violaciones a los derechos humanos, ni la discriminación racial. El pasado 18 de julio, Ángel presentó, por conducto del Centro Prodh, una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Un informe sobre la situación de los derechos de los migrantes publicado por la Comisión de Derechos Humanos del DF en 2012 revela que, sólo en la capital mexicana, los migrantes afrodescendientes han sufrido golpes brutales, intentos de homicidio y han sido sometidos a malos tratos y tortura tanto por personal de policía, como por autoridades penitenciarias. Cuatro de las 11 personas detenidas junto a él ya salieron en libertad: la señora que cocinaba, el guardia de un terreno aledaño y dos ciudadanos americanos. A Ángel le denegaron dos amparos contra el auto de formal prisión. Y ni siquiera pudo comunicarse con su esposa durante casi un año.

El objetivo inicial de su viaje era juntar dinero para el tratamiento de su hijo de siete años, enfermo de cáncer. Nueve meses después de dejar su casa y cuatro meses después de ser encarcelado, su hijo murió. Su esposa, July Baltazar se quedó con un niño de dos años y sin saber si su marido estaba vivo o muerto. El pasado primero de septiembre, July y Ángel se reencontraron por primera vez en casi seis años. Gracias al apoyo de Amnistía Internacional July y su hijo pequeño, que ahora tiene 8 años y no recordaba a su papá, pudieron visitar a Ángel Amílcar en el Centro Federal de Readaptación Social nº4. Ángel se mostró confiado de que en un mes le den la libertad y regresar a su país. Al sueño americano ya le dijo adiós. “Lo esperamos aquí en Honduras”, dice July en entrevista telefónica desde el caribe hondureño.

“Hay una política que, lejos de proteger a las personas migrantes, especialmente de la delincuencia organizada y de las y los funcionarios públicos que se coluden con ésta, las convierte en chivos expiatorios de la justificada exigencia social de que las autoridades investiguen los crímenes que se cometen en nuestro país”, concluye el Centro Prodh, quién presentará a las 17 hora de hoy, 10 de septiembre, un informe sobre migrantes encarcelados en México.

Dossier Angel by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: por qué Bélgica tiene la mayor tasa de mortalidad

El sistema sanitario de Bélgica no se ha visto desbordado y su número total de muertes dista mucho del de los países más afectados, pero tienen la mayor tasa de mortalidad del mundo. ¿Por qué?
29 de abril, 2020
Comparte
Calles vacías en Brujas durante el confinamiento.

Getty Images
Bélgica sufrió su pico de la epidemia alrededor del pasado 12 de abril.

Tiene menos de la mitad de muertes que los países más afectados por la pandemia de covid-19. Sin embargo, su tasa de mortalidad por esta enfermedad es la mayor del mundo.

Es la paradoja de Bélgica, que hasta el martes 27 de abril reportaba más de 7,200 muertes por covid-19.

Y aunque esa cifra esté muy alejada de los más de 55,000 fallecidos que para entonces había confirmado Estados Unidos o los más de 20,000 de Francia, Reino Unido, Italia o España, Bélgica tiene el peor recuento de muertes por cada 100,000 habitantes.

Según la Universidad Johns Hopkins en EE.UU., en Bélgica mueren 62 enfermos de covid-19 por cada 100,000 personas. La población total de ese país es de un poco más de 11 millones de habitantes.

En EE.UU., que ha reportado el mayor número de muertes por coronavirus del mundo, 17 personas fallecen por cada 100,000 habitantes.

Bandera de Bélgica con coronavirus.

Getty Images
En Bélgica, según las cifras oficiales, mueren 62 de cada 100.000 personas por coronavirus.

La alta tasa de mortalidad belga se debe a la forma en que el país europeo cuenta las muertes provocadas por el patógeno.

Bélgica no solo cuenta el número de fallecimientos confirmados por coronavirus sino también todos los casos sospechosos, incluyendo todas las muertes producidas en residencias de ancianos.

Se trata de un método distinto al que usan muchos de los países más golpeados por la pandemia, que solo contabilizan las muertes por coronavirus producidas en hospitales.

“Acción inmediata”

Cada país tiene una forma distinta de contabilizar las víctimas mortales. Sin embargo, hay un nexo común: la mayoría cuenta aquellos fallecidos a los que se les realizó la prueba y dieron positivo por coronavirus.

El ministerio de Sanidad en España, por ejemplo, cuenta solo de forma regular las muertes por coronavirus producidas en hospitales.

Italia, por otra parte, cuenta aquellos a los que se les realizó la prueba y dieron positivo, independientemente de si la causa principal de muerte fue coronavirus u otra afección.

Francia lo hacía de forma parecida, contando a los fallecidos en hospitales. El pasado 2 de abril, sin embargo, empezó a incluir en sus reportes los decesos en residencias de mayores.

Así es cómo lo hace Bélgica, donde su gobierno considera que contar las muertes confirmadas y también sospechosas permite luchar mejor contra la enfermedad.

Personal forense con un ataúd.

Getty Images
Bélgica cuenta víctimas confirmadas y sospechosas por les permite emprender una “acción inmediata”.

“Cuando no tienes la capacidad de hacer pruebas a todos es muy importante contar también las muertes probables”, explica a BBC Mundo el epidemiólogo Steven Van Gutch, quien está a cargo del comité científico gubernamental contra el coronavirus en Bélgica.

“La única diferencia nuestra con otros países es que contamos los casos de forma más extensa, lo cual nos permite emprender una acción inmediata”, añade Van Gutch.

El especialista explica que, debido a este sistema “expansivo” de contabilizar las muertes, pudieron detectar brotes de coronavirus en residencias de ancianos. “Gracias a nuestro sistema de contabilidad, pudimos atajar ese problema a tiempo“, asegura.

El pasado 15 de abril, fuentes oficiales revelaron que casi la mitad de muertes por coronavirus en en Bélgica se habían producido en asilos de mayores.

Debate interno

La primera ministra, Sophie Wilmès, explicó en el Parlamento belga ese mismo día que “el gobierno decidió ser completamente transparente al comunicar las muertes vinculadas al covid-19, aunque eso exagerara los números”.

Sophie Wilmes, primera ministra belga.

Getty Images
La primera ministra belga, Sophie Wilmes, defendió el método para contar muertes por coronavirus en su país.

Sin embargo, el hecho de que Bélgica se colocara en la cima de la tasa de mortalidad por coronavirus a nivel mundial ha sido tomado con recelo por otros expertos.

Marc van Ranst, virólogo belga, criticó duramente el sistema de contabilidad de muertos del gobierno en un programa de televisión local.

“Casi todos los que mueren en residencias de ancianos, lo cual normalmente es alrededor de 100 personas al día, están incluyéndose en estas estadísticas. Me parece un poco estúpido“, dijo Van Ranst.

Steven van Gutch, quien comunica a diario las cifras de coronavirus en Bélgica, reconoce que el método belga ha sido criticado, pero cree que eso será temporal.

Prueba de laboratorio de covid-19.

Getty Images
“Cuando no tienes la capacidad de hacer pruebas a todos es muy importante contar también las muertes probables”.

“Puede parecer que tenemos una tasa de mortalidad muy alta, pero en realidad nuestros datos son comparables a los de Francia o Reino Unido, por ejemplo. Cuando se revisen los datos de otros países y se muestre la cifra real, nuestras tasas de mortalidad se equipararán”, estima Van Gutch.

Entiendo que algunos pueden alarmarse, pero solo intentamos ser lo más transparente y honestos posibles. Quizás hemos sobreestimado el número real de muertes, pero eso nos parece mejor que no contarlas de forma suficiente”, añade el científico.

Cifra real

El hecho de que la mayoría de países solo cuenten como víctimas de coronavirus aquellos que dieron positivo en las pruebas podría ocultar un número mayor real de fallecimientos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


De acuerdo a un análisis reciente del periódico Financial Times, la cifra total de muertes por covid-19 a nivel mundial podría ser un 60% superior a la publicada.

El diario londinense llegó a esta conclusión tras calcular el número de muertes ocurridas en marzo y abril de este año y compararlo con registros del mismo período entre 2015 y 2019 en varios países.

Doctores atendiendo a un paciente con covid-19 en un hospital de Bruselas, en Bélgica.

Getty Images
“Las unidades de cuidados intensivos de Bélgica no han superado el 58% de su capacidad de camas”.

Ese es el escenario que el gobierno belga quiere evitar.

“Si te limitas a contar las muertes en un hospital es como cerrar un ojo y solo mirar con el otro”, dice Van Gutch.

“Además, opino que la forma real de medir cómo lo está haciendo un país es mirando su respuesta sanitaria. Sí, nuestra contabilidad nos hace el país con mayor tasa de mortalidad, pero nuestras unidades de cuidado intensivo, incluso en el pico -alrededor del 12 de abril-, no sobrepasaron más del 58% de su capacidad”, cuenta el experto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts