Corrupción y malas decisiones limitan la competitividad en las ciudades del país
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Corrupción y malas decisiones limitan la competitividad en las ciudades del país

Entre las 78 principales zonas metropolitanas del país, Acapulco es la que menos productividad tiene, afirma el reporte Índice de Competitividad Urbana 2014, dado a conocer por el IMCO el pasado martes 9 de septiembre.
10 de septiembre, 2014
Comparte

 

Las tormentas Manuel e Ingrid, en 2013, causaron amplios daños a la población y la infraestructura de Acapulco. Foto: Cuartoscuro.

Las tormentas Manuel e Ingrid, en 2013, causaron amplios daños a la población y la infraestructura de Acapulco. Foto: Cuartoscuro.

Entre las 78 principales zonas metropolitanas del país, Acapulco es el último lugar en productividad, afirma el documento Índice de Competitividad Urbana 2014, dado a conocer por el IMCO el pasado martes 9 de septiembre.

El viejo Acapulco que una vez fuera la joya del México del glamour y el jet set, de Agustín Lara y María Félix, murió, “o, más bien, lo matamos”, afirma el reporte.

Esta muerte fue lenta, a partir de malas decisiones de gobierno que sin ser catástrofes en lo individual, acumularon efectos visibles en las últimas tres décadas: Permisos ilegales de construcción, invasiones de predios, corrupción en la construcción del drenaje, edificios de 20 pisos en plena playa.

Entre 1980 y 2010, no sólo la población se duplicó (de 409 a 863 mil personas), sino que la mancha urbana se multiplicó por diez. Como resultado, las tragedias llegaron:

“Paulina en 1997, Ingrid y Manuel en 2013 (…) la crisis de seguridad, más de 3000 homicidios entre 2011 y 2013, la extorsión a escala epidémica, (…) la pérdida de turistas (sobre todo extranjeros), entre 1988 y 2012 el flujo de pasajeros aéreos internacionales a Acapulco disminuyó más de 90%.”

Ciudades menos competitivas de México. Imagen: IMCO.

Ciudades menos competitivas de México. Imagen: IMCO.

Para el IMCO, Acapulco es un ejemplo de que el desastre tiene como causa principal “la pérdida de control sobre el territorio, la incapacidad para gestionar el espacio urbano, las dificultades para conciliar el interés público con la ganancia privada.”

En su opinión, el asunto no es sólo de Acapulco, pues “en mayor o menor medida, todas las ciudades mexicanas enfrentan problemas para administrar el territorio.”

En el caso de Acapulco, los desastres naturales fueron catalizados por errores u omisiones del Estado en su responsabilidad de gobernar el territorio. “La incompetencia, la corrupción y la negligencia de las autoridades pueden hacer la diferencia entre un fenómeno meteorológico atípico y un desastre humano.”

Como ejemplo principal, se plantean las inundaciones en septiembre de 2013, las cuales -afirman- “no fueron, estrictamente hablando, un desastre natural sino uno generado por la falla del Estado en su responsabilidad de gobernar el territorio.”

Sólo en la última década, las autoridades municipales autorizaron la construcción de fraccionamientos de vivienda en el banco occidental del Río de la Sabana pese a que en el Atlas de Riesgo municipal esta zona estaba señalada como susceptible de ser inundada, lo cual cobró millones en daños materiales e incluso vidas humanas.

En suma, los daños por lluvias en 2013 dejaron 101 muertos, 13 mil 701 viviendas damnificadas y 10 mil 611 millones de pesos gastados del Fondo Nacional para Desastres Naturales (Fonden).

La Zona Metropolitana del Vale de México, la más productiva

En el Índice de Competitividad Urbana 2014, la región del Valle de México obtiene la mención como la ciudad más competitiva, sin embargo, a pesar de sus resultados, “si se compara con las grandes urbes globales, la ZMVM no es una ciudad de clase mundial.”

La Zona Metropolitana del Valle de México tiene -de acuerdo con el documento- un PIB per cápita de 180 mil pesos, una inversión de 82 mil pesos por cada persona económicamente activa, así como un índice de talento de 74.

Por otra parte, las doce ciudades que le siguen en competitividad tienen una inversión per cápita de 161 mil pesos, una inversión por persona económicamente activa de 102 mil pesos, y un índice de talento de 46.

En la principal urbe del país se pueden observar algunos de los mejores desempeños en varios rubros:

  • La mayor diversificación económica del país (935 sectores económicos Vs. 581 en promedio nacional).
  • El mayor número de grandes empresas (2.4 por cada mil empresas Vs. 0.2 en promedio nacional).
  • Primer lugar en patentes (10 por cada 100 mil personas económicamente activas Vs 3 en promedio nacional).
  • Mayor número de posgrados de calidad (290 por cada 100 mil personas económicamente activas Vs. 22 en promedio nacional).
  • Universidades de calidad (11 Vs. 0.6 en promedio).
  • Mayor uso de servicios financieros, mayor número de aerolíneas y de líneas de autobús.

Sin embargo, aunque es la quinta ciudad con mayor población en el mundo, es sólo el 12° lugar por su producción total y el 18° por su productividad.

Ciudades más competitivas de México.  Índice de Competitividad Urbana 2014 - IMCO.

Ciudades más competitivas de México. Índice de Competitividad Urbana 2014 – IMCO.

A pesar de su primer lugar nacional, la zona del Valle de México no puede cantar victoria ni olvidar algunos de sus principales problemas, entre los que destaca su incontrolable crecimiento demográfico y geográfico. 

Sólo entre 1980 y 2010, la población de la urbe localizada en el Estado de México paso de representar el 47% del total a 55%. Además, la población total pasó de 15.5 millones de personas a 19.1 millones.

Además, uno de los resultados de la evolución de la Ciudad de México es la concentración de la economía en el centro del país, pues esta urbe representa 23.6% del PIB nacional, mientras que sus más cercanos competidores miran de lejos el tamaño de su economía.

PIB por ciudad.

PIB por ciudad.

La competitividad, 

En palabras de IMCO, una ciudad competitiva es una ciudad que “maximiza la productividad y el bienestar de sus habitantes”, algo que no ha sido conseguido en el país, de acuerdo con su análisis.

De hecho, afirma su estudio, “resulta imposible atraer mucha inversión o talento en espacios donde impera el desorden”, por lo que el propósito de este informe es identificar y analizar los principales problemas que hoy enfrentan las ciudades en términos de política urbana y territorial.

En primer lugar, los diferentes niveles de gobierno son responsables de numerosos ejemplos de una mala gobernanza del territorio, con “ciudades que con su expansión y falta de coordinación metropolitana enfrentan obstáculos para proveer servicios públicos de calidad”, o casos donde -por falta de planeación y coordinación- se elevan los riesgos para la población.

Asimismo, afirma el reporte del IMCO, existen ciudades “que desaprovechan su potencial económico al tener una deficiente administración territorial que impulse la competitividad.”

Ciudades intermedias (media alta).

Ciudades intermedias (media alta).

El informe detalla la capacidad de las ciudades mexicanas para atraer y retener talento e inversiones y su indicador principal -el índice de competitividad- evalúa las 78 ciudades más importantes del país a partir de 90 variables agrupadas en 10 subíndices.

Estas 78 ciudades están compuestas por 379 municipios que representan el 83% del PIB nacional, 64% de la población nacional y 87% de la inversión.

Por sus resultados, las ciudades están agrupadas en seis niveles de competitividad: Alta, Adecuada, Media alta, Media baja, Baja y Muy baja.

Algunos de los rasgos que explican el declive en la productividad de las urbes del país es el amplio nivel de viviendas informales (67%) e informalidad laboral (59%). Asimismo, IMCO afirma que entre 1983 y 1995, 3 de cada 4 hectáreas que se incorporaron a las manchas urbanas lo hicieron de manera irregular.

Ciudades intermedias (media baja).

Ciudades intermedias (media baja).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra COVID: por qué algunas dosis acaban en la basura y qué se puede hacer para evitarlo

El mundo vive una carrera por hacerse con las escasas vacunas disponibles contra la COVID. ¿Por qué algunas acaban en la basura o se vacuna a personas no prioritarias?
5 de febrero, 2021
Comparte
Enfermeras cargan dosis de la vacuna en Nantes, Francia.

Reuters
Muchos países se enfrentan al reto de administrar las vacunas antes de que se estropeen.

Golpeado por la pandemia de covid, el mundo se enfrentó primero al reto de desarrollar en tiempo récord una vacuna. Ahora, al de distribuirla a escala planetaria sin malgastar una sola de las preciadas dosis.

Con la oferta de vacunas disponibles lejos aún de cubrir la ingente demanda mundial, los gobiernos han establecido rigurosos planes de vacunación que establecen los colectivos que deben ser vacunados primero: generalmente, personas mayores, enfermos crónicos y trabajadores de los servicios de salud.

Sin embargo, no han tardado en aparecer las noticias de personas no pertenecientes a estos grupos prioritarios que recibían la vacuna, o, algo más sorprendente aún, de dosis que acababan en el cubo de la basura.

En la ciudad de Trelew, en la Patagonia argentina, la prensa local informó de que hubo que desechar 140 dosis de la vacuna rusa Sputnik-V porque se había roto la cadena de frío en su conservación.

En España, el general al mando de las Fuerzas Armadas tuvo que dimitir después de que se hiciera público que había recibido la vacuna, pese a que algunos de sus colaboradores les dijeron a los medios españoles que lo había hecho precisamente para evitar que se echaran a perder las dosis sobrantes en su departamento tras vacunar a las personas prioritarias.

En México, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, condenó por “inmoral” al médico que vacunó a dos familiares después de un error en el sistema de citas del hospital en el que trabaja.

Son solo algunos ejemplos de noticias que han provocado malestar y críticas en muchos países cuando la mayoría de la gente sigue a la espera y en muchos casos aún sujeta a distintos grados de confinamiento.

El desafío de optimizar las vacunas

Lo cierto es que los sanitarios se pueden ver a veces ante un incómodo dilema, ya que las vacunas requieren condiciones especiales de conservación y, en algunos casos, sobre todo en pequeñas localidades o lugares alejados, no pueden cumplirse a rajatabla los estrictos criterios fijados por los gobiernos.

La vacuna fabricada por Pfizer, por ejemplo, debe conservarse a temperaturas muy bajas y, una vez descongelada, ha de usarse antes de 5 días.

La Sputnik-V se comercializa en ampollas de cinco dosis, por lo que si se quiere evitar malgastar ninguna, debe haber un número igual de pacientes listos para recibir el pinchazo.

Una profesional de la salud recibe la vacuna en un hospital de Ciudad Juárez, México.

Reuters
Los trabajadores sanitarios figuran entre los colectivos prioritarios en la mayoría de países.

Como explicó en conversación con BBC Mundo el doctor Pablo Bonvehí, jefe de la sección Infectología y Control de Infecciones del CEMIC, un centro de investigación médica de Buenos Aires, “la prioridad es no desperdiciar la vacuna“.

“Una campaña de vacunación, y más una como esta, es siempre un gran desafío de ingeniería”, indica el experto. Y no siempre es posible acomodar la disponibilidad de vacunas con el número de pacientes dispuestos a ponérsela, su disponibilidad para acercarse a los centros de vacunación a recibirla y las necesidades de espacio para mantener la distancia social en ellos.

A esto se suma el problema de los pacientes que no acuden a las citas programadas, sea porque no pueden desplazarse o porque, como los seguidores del movimiento antivacunas, rechazan la inmunización o desconfían de los gobiernos y los fabricantes de medicamentos.

¿Qué hacer entonces con la dosis sobrante cuando ya se ha cubierto el cupo de pacientes prioritarios agendados para el día?

Contenedores de residuos sanitarios en Manchester, Inglaterra.

Getty Images
En algunos países ya ha habido noticias de vacunas que acaban en la basura.

En Estados Unidos ya ha habido centros sanitarios que han empezado a convocar por la emisora de emergencias a los paramédicos que quieran vacunarse una vez cubierto el cupo diario para evitar que se echen a perder las dosis sobrantes.

Y un equipo médico del estado de Oregón que quedó atrapado en una congestión de tráfico comenzó a vacunar a otros automovilistas retenidos ante la imposibilidad de volver a refrigerar a tiempo las dosis que llevaban consigo.

Mejor en un brazo que en el cubo de la basura

Ante la emergencia sanitaria global, los centros médicos a nivel local se enfrentan al desafío de vacunar a la mayor cantidad de gente en el menor tiempo posible, conservando adecuadamente las vacunas y priorizando a los grupos de población de riesgo establecidos por las autoridades nacionales.

En esa tarea titánica, han encontrado una inesperada colaboración en los grupos de espontáneos que hacen fila junto a las clínicas y los centros de vacunación a la espera de que se les administre alguna de las dosis no utilizadas, una imagen cada vez más frecuente en Estados Unidos y en Israel, el país que lidera la frenética carrera global por la vacunación.

“A todas las dificultades se suma la de la incertidumbre acerca de las dosis que se van recibir y cuándo”, señala el doctor Bonvehí.

Para los dispensarios locales se complica aún más llevar una planificación adecuada de la vacunación ya que en muchos casos los gobiernos tampoco han podido ofrecer un calendario claro de vacunación y son ellos quienes centralizan la adquisición de los medicamentos.

Un hombre carga una bombona de oxígeno en Manaos, Brasil.

Reuters
América Latina es una de las regiones más golpeadas por la pandemia y muchos países aún no han podido comenzar a vacunar.

Para los países de renta media, como la mayoría de los de América Latina, que se encuentran detrás de los más ricos en la lista de espera global por recibir la vacuna en la cantidad y con la regularidad suficientes, hacer un uso óptimo de las que llegan se hace más crítico si cabe.

Bonvehí propone que “en las citas se llame a pacientes suplentes, para que, si alguien no se presenta, no haya que desperdiciar ninguna dosis”.

Y la Organización Mundial de la Salud ha pedido que los países más prósperos, que han comprado muchas más dosis de las necesarias para vacunar a toda su población, envíen las que no usen a los países en desarrollo.

Todo, porque, como le dijo Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciosas de la Johns Hopkins University, a la cadena NPR, “una vacuna en un brazo siempre va a ser mejor que una vacuna en el cubo de la basura”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.