close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
"La agresión fue directa": testigo de ataques en Iguala
José Luis Abarca, alcalde de Iguala, Guerrero, aseguró que no dio ninguna orden para actuar contra normalistas,pues mientras ocurrían los hechos, él se encontraba con su esposa en una fiesta del DIF.
29 de septiembre, 2014
Comparte
Dos autobuses en los que viajaban estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, fueron escoltados por siete patrullas de la policía estatal cuando se dirigían a Iguala reclamar los cuerpos de los estudiantes caídos en la agresión; al llegar les dijeron que los cuerpos habían sido traslados a las instalaciones de Semefo de Chilpancingo. Foto: Cuartoscuro.

Dos autobuses en los que viajaban estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, fueron escoltados por siete patrullas de la policía estatal cuando se dirigían a Iguala reclamar los cuerpos de los estudiantes caídos en la agresión; al llegar les dijeron que los cuerpos habían sido traslados a las instalaciones de Semefo de Chilpancingo. Foto: Cuartoscuro.

Un testigo identificado como Ángel refirió que el segundo ataque registrado en Iguala, Guerrero, el pasado 26 de septiembre con un saldo de seis personas muertas, entre éstas tres estudiantes, 20 heridos y 57 desaparecidos, fue directo contra las personas que se encontraban en el lugar.

En entrevista con Denise Maerker en Radio Fórmula, el testigo señaló que había cerca de 50 jóvenes de la Normal Isidro Burgos y maestros de la CETEG cuando se registró un segundo ataque cerca de las 12 de la noche.

Narró que al llegar al lugar encontraron los tres autobuses rafagueados, con disparos en el parabrisas y casquillos percutidos “se veía que directamente apuntaron a los choferes de los tres autobuses”, refirió.

Ángel señaló que la segunda agresión fue directa contra las personas que se encontraban en el lugar: “Eran como 12:30 y había una conferencia de uno de los líderes de Ayotzinapa y se comenzaron a escuchar ráfagas hacia el poniente de donde estábamos… Fue cuando nos dimos cuentas que la agresión era directa“.

Escucha aquí el testimonio de Ángel:

Marchan normalistas 

Estudiantes de la normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, marcharon en Chilpancingo en protesta por los hechos violentos registrados en Iguala, Guerrero.

Los inconformes exigieron juicio político contra del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, y el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y la presentación con vida de sus 57 compañeros que permanecen desaparecidos.

Durante el trayecto, los estudiantes hicieron pintas en los edificios públicos del gobierno del estado y el ayuntamiento de Chilpancingo. La marcha terminó frente al Congreso, donde pidieron entablar un diálogo con las autoridades.

Sin embargo, nadie acudió a su llamado y optaron por romper ventanas del recinto y la biblioteca. Además quemaron dos figuras, una alusiva al presidente municipal de Iguala y otra al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre.

PGR ya investiga

Más temprano, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, señaló que para definir responsabilidades en el asesinato de los tres estudiantes hay que definir cómo se dio la indicación, si es que la hubo, de enfrentar a tiros una manifestación.

En entrevista con Adela Micha señaló que es una investigación abierta de la Procuraduría General de la República y calificó como “increíble la actuación de algunos elementos policiacos.”

De igual manera, la Fiscalía General Guerrerense solicita a la sociedad proporcionar información para establecer el paradero de 57 de los jóvenes que son reportados como desaparecidos y pone a disposición la línea telefónica lada sin costo 018008327692, así como el correo electrónico a[email protected] y la línea de emergencia 066.

1. Abel García Hernández.

2. Abelardo Vázquez Periten.

3. Adán Abrajan de la Cruz.

4. Alexander Mora Venancio.

5. Ambrosio Martínez Rodríguez.

6. Antonio Santana Maestro.

7. Benjamín Acergo Bautista.

8. Benjamín Ascencio Bautista.

9. Carlos Iván Ramírez Villarreal.

10.Carlos Lorenzo Hernández Muñoz.

11.Cesar Manuel González Hernández.

12. Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.

13. Christian Tomas Colon Garnica.

14. Cirino Tejeda Meza.

15. Cutberto Ortiz Ramos.

16. Daniel Gerardo Cantú Morales.

17. Dorian González Parral.

18. Eduardo Ayafredh Sebastián Salgado.

19. Emiliano Alen Gaspar de la Cruz.

20. Everardo Rodríguez Bello.

21. Felipe Arnulfo Rosas.

22. Giovanni Galindes Guerrero.

23. Israel Caballero Sánchez.

24. Israel Jacinto Lugardo.

25. Jazziel Ramírez Sánchez.

26.Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa.

27. Jonas Trujillo González.

28. Jonathan Maldonado Hernández.

29. Jorge Álvarez Nava.

30. Jorge Aníbal Cruz Mendoza.

31. Jorge Antonio Tizapa Legideño.

32. Jorge Luis González Parral.

33. José Ángel Campos Cantor.

34. José Ángel Navarrete González.

35. José Eduardo Bartolo Tlatempa.

36. José Luis Luna Torres.

37. Joshvani Guerrero de la Cruz.

38. Julio Cesar López Patolzin.

39. Julio Cesar Ramírez Nava.

40. Julio cesar Velázquez Alonso.

41. Leonel Castro Abarca.

42. Luis Ángel Abarca Carrillo.

43. Luis Ángel Francisco Arzola.

44. Luis ángel Gutiérrez Álvarez.

45.Magdaleno Rubén Lauro Villegas.

46. Marcial Pablo Baranda.

47. Marco Antonio Andrés Santos.

48. Marco Antonio Gómez Molina.

49. Mario Torreblanca Flores.

50. Martín Getsemany Sánchez García.

51. Mateo Carrera Moctezuma.

52. Mauricio Ortega Valerio.

53.Miguel Ángel Hernández Martínez.

54. Miguel Ángel Mendoza Zacarías.

55. Rodrigo Morales García.

56. Severo Pedro Minga.

57. Saúl Bruno García.

Reclaman familiares a normalistas desaparecidos

El pasado 26 de septiembre de 2014, en al menos cuatro eventos violentos relacionados entre sí en Iguala, Guerrero, perdieron la vida seis personas, entre éstas tres estudiantes de la normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, 20 más resultaron heridas, uno de ellos, un estudiante que se encuentra en estado vegetativo, y 57 se reportan como desaparecidos.

Los familiares de los desaparecidos y estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa acusan que los jóvenes fueron desaparecidos por los efectivos municipales que los habían detenido.

Hoy, 29 de septiembre, trabajadores académicos y administrativos de la escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa y el Frente Estatal de Maestros de Educación Superior iniciarán un paro de labores indefinido para exigir castigo para los culpables del asesinato de tres estudiantes, se prevé que se vean afectados aproximadamente diez mil estudiantes de todo el estado de las escuelas de educación superior y que participarán unos mil trabajadores académicos y administrativos.

También demandan juicio político para el alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez y el gobernador del estado Ángel Aguirre Rivero.

“Yo estaba en un baile del DIF”: alcalde

Por su parte, José Luis Abarca, alcalde de Iguala, Guerrero, aseguró en entrevista con Ciro Gómez Leyva que no dio ninguna orden para actuar contra normalistas, pues mientras ocurrían los hechos, él se encontraba con su esposa en una fiesta del DIF.

“Había unas 4 mil 4 mil 500 personas. Cuando termina de dar su informe la presidenta, empieza un grupo que no es de buen gusto de la gente. Entonces muchos se empezaron a retirar, quedándose unas 150 personas, las cuales empezamos a bailar al ritmo de la Luz roja de San Marcos. Inmediatamente después decidí retirarme, aproximadamente a las 9:30″, dijo.

Asimismo informó que se enteró que ya habían pasado los hechos: “Yo no he tenido un parte informativo… No me han dicho nada, no he tenido reunión… Lo que tengo es que hubo enfrentamientos, no sé quiénes hayan participado.”

Escucha aquí la entrevista íntegra:

Iñaki Blanco Cabrera, procurador del estado de Guerrero, confirmó a The Associated Press que tres de los muertos eran estudiantes y que otros tres viajaban en el autobús del equipo. Entre estos últimos estaba un futbolista menor de edad, una mujer y el chofer.

Asimismo, informó que este lunes 29 de septiembre se llevará al cabo una conferencia a las 14:30 horas para dar el último informe sobre los hechos.

Detienen a 22 policías

Un total de 22 policías locales fueron detenidos en relación con ataques durante el fin de semana, informaron las autoridades el domingo.

Tanto policías locales como desconocidos armados habrían participado en varios ataques contra civiles durante la noche del viernes y la madrugada del sábado.

En un comunicado de prensa, se informó que los detenidos tuvieron que ser trasladados al puerto de Acapulco, debido a que se apreciaron movilizaciones de un número considerable de personas.

La Fiscalía General guerrerense, a través del Ministerio Público, proseguirá con las investigaciones, recabando declaraciones, testimoniales y desahogando periciales en distintas materias a efecto de acreditar el cuerpo del delito y la probable responsabilidad de los indiciados, dentro del término legal para determinar su situación jurídica.

El gobierno estatal informó que fueron detenidos 280 agentes municipales de Iguala para tomar su declaración y que, tras los interrogatorios, 21 hombres y una mujer fueron declarados como probables responsables de los tiroteos.

En parte de los ataques el objetivo fueron estudiantes de magisterio de la localidad de Ayotzinapa —conocidos en México por su activismo y por organizar acciones radicales_, que se habían trasladado a Iguala para apoderarse de tres autobuses y utilizarlos en sus protestas. En otro ataque, fue alcanzado un autobús en el que viajaba un equipo de futbol de tercera división, Los Avispones de Chilpancingo, y dos taxis públicos.

El sábado 27 de septiembre sólo se habló de dos estudiantes muertos y de un tercer hombre que el ejército encontró desollado en la zona de los disturbios. Esta tercera persona es la que el domingo se confirmó que era también un estudiante de magisterio, dijo el procurador Blanco Cabrera.

También hubo un total de 19 heridos, tres de extrema gravedad. Uno de ellos es un estudiante que tiene muerte cerebral, declaró Nicolás Chávez Adame, dirigente del Movimiento Popular Guerrerense, que agrupa a asociaciones estudiantiles y sindicales del estado.

El sábado 27 de septiembre, los 280 miembros de la policía local de Iguala fueron retenidos en instalaciones municipales para tomarles declaración y fue en la madrugada del domingo cuando se decidió detener a 20 presuntos implicados en los hechos y trasladarles a Chilpancingo, la capital de Guerrero, mientras que el resto quedó en libertad, afirmó el procurador.

Blanco Cabrera añadió que se les acusa de “uso excesivo de la fuerza”, pero que también se investigan posibles vínculos de los agentes con los desconocidos armados que protagonizaron parte de los incidentes.

En un comunicado, la procuraduría estatal indicó que los policías fueron trasladados a Chilpancingo por “cuestiones de seguridad” dado que residentes de Iguala, entre ellos familiares de los probables responsables, intentaban rescatar a los detenidos, lo que hizo que se “solicitara el auxilio de las fuerzas armadas”.

Efectivos militares se hicieron cargo de la seguridad en la zona.

José María Memije, padre de uno de los jugadores heridos, dijo desconocer los motivos por los que fue atacado el autobús del equipo de futbol. Algunos medios locales barajaban la posibilidad de que pudo ser confundido con uno de los tomados por los estudiantes de magisterio.

El ayuntamiento de Iguala pidió calma a la población hasta que se esclarezcan los hechos y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos anunció el sábado el inicio de una investigación y el envío al municipio de un equipo de abogados, médicos y psicólogos para atender a las víctimas y sus familiares.

Ayer, 28 de septiembre, en la entrada de las instalaciones militares, una comisión de padres de familia y alumnos fueron recibidos por el comandante del 27 Batallón de Infatería, coronel José Rodríguez Pérez, y el presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Codehum) en el estado, Ramón Navarrete Magdaleno.
*Con información de AP, El Sur , Radio Fórmula y Notimex.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
La difícil situación de los miles de médicos cubanos que se quedaron en Brasil tras la llegada de Bolsonaro al poder
Más de 2,500 médicos cubanos decidieron quedarse en Brasil tras retirarse Cuba del programa "Más Médicos" y ahora son considerados desertores por el gobierno de La Habana. BBC Mundo habló con varios de ellos sobre la difícil situación a la que se enfrentan.
Getty Images
19 de marzo, 2019
Comparte

“Antiguamente nos veían como dioses, hoy en día nos ven como nada”.

La doctora cubana Yulia Molina Hernández no sabe qué otras puertas tocar para salir de la situación en la que se encuentra.

Molina llegó a Brasil hace cinco años como parte del programa internacional “Mais Medicos” (Más Médicos), una iniciativa puesta en marcha en 2013 por la entonces presidenta de Brasil Dilma Rousseff para facilitar la atención médica básica en áreas desfavorecidas y remotas del país.

El pasado mes de noviembre, Cuba anunció su retirada del programa por las condiciones impuestas por el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

La decisión dejó a más de 8,000 médicos cubanos ante el dilema de regresar a la isla o permanecer en Brasil y ser considerados desertores por el gobierno cubano.

Más de 2,500 optaron por quedarse y ahora denuncian la precariedad en la que se encuentran: no pueden ejercer la medicina y tampoco encuentran otro tipo de trabajos.

“Uno se cansa de ser explotado”

“Realmente liberarme o romper con Cuba -soy de la opinión de que no soy desertora porque nunca me interesó ser militar y nunca lo fui- es algo que ya venía pensando hacía mucho tiempo”, le cuenta la médica Surizaday Fernández a BBC Mundo.

Surizaday Fernández

Surizaday Fernández
La doctora cubana Surizaday Fernández, de 31 años, llegó a Brasil en agosto de 2017.

“Uno se cansa de ser explotado, al final pierdes años de vida, pierdes tiempo de estar con tu familia, pierdes muchas cosas. Tenía la decisión tomada”.

Pese a esto, Fernández, de 31 años, quedó paralizada cuando se enteró de que Cuba se retiraba del programa Más Médicos.

“Iba caminando y me quedé en shock, no sabía si ir para adelante o para atrás. Al ganar Bolsonaro sabía que Cuba nos iba a recoger, pero no imaginé que fuera así”.

Fernández vivía entonces en Cunha Porã, un pequeño municipio en el estado de Santa Catarina, en el sur del país, desde donde se trasladó a otros municipios para poder encontrar empleo.

Ahí empezó su odisea, semejante a la de muchos de sus colegas.

Una difícil búsqueda

Tras el anuncio de la retirada de Cuba del programa Más Médicos, Bolsonaro dijo que los doctores cubanos que quisieran quedarse en el país recibirían asilo y podrían trabajar como médicos si revalidaban su título.

Joan Rodríguez

Joan Rodríguez
Joan Rodríguez está viviendo con otra doctora cubana en casa de una mujer brasileña que no les cobra alquiler.

Sin embargo, la realidad está siendo mucho más complicada, como relata el médico Joan Rodríguez.

“Llegué a Brasil en junio de 2017 y estuve trabajando normal hasta la cancelación del programa. Aguanté dos meses con los ahorros que tenía. A finales de diciembre pasado, el gobierno brasileño creó un edital, que es como una convocatoria pública, para cubrir las 8,500 plazas que el gobierno cubano había sacado.

“Los cubanos pudimos inscribirnos, pero el día antes de poder optar a una plaza se nos eliminó el derecho. Se nos dijo que podíamos ir a las policías federales de cada estado para pedir refugio.

“Nos dieron un papel, la solicitud de refugio, con el que pudimos ir al Ministerio de Trabajo y pedir una cartera de trabajo, que es como el permiso para poder trabajar en Brasil”, explica.

La cartera de trabajo no le ha servido de mucho hasta ahora.

“Cuando caen en cuenta de que somos cubanos y que éramos integrantes del programa Más Médicos, ahí se nos cierran todas las puertas de trabajo“, lamenta.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

Getty Images
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció nuevas condiciones para el programa “Más Médicos” nada más ganar las elecciones presidenciales en su país.

“Muchas personas cuando se enteran de que somos médicos nos dicen que no nos pueden ofrecer trabajo porque nuestro nivel jerárquico es superior.

“Fuimos médicos, sí, pero hoy en estos momentos no somos nada, somos como cualquiera, necesitando trabajo para poder subsistir”, sostiene.

BBC Mundo intentó conocer la posición del Ministerio de Salud de Brasil, pero hasta el momento de publicación de esta nota no obtuvo respuesta.

Mala situación económica

Yulia Molina ha chocado con los mismos obstáculos que Rodríguez.

Yulia Molina y su enfermera

Yulia Molina
Yulia Molina (izquierda) lleva dos años sin encontrar trabajo en Brasil.

Su historia es similar a la de sus colegas, aunque con matices. Ella no salió del programa cuando Cuba lo cerró, sino hace dos años porque estaba embarazada, con una amenaza de embarazo pretérmino, y Cuba le exigía regresar en ese estado.

“Como no quise regresar para no poner en riesgo mi vida ni la de mi hijo, ellos me dieron como desertora. ‘O te vas o te quedas’. Esa fue la opción que me dieron, y me quedé”, le dice Molina a BBC Mundo.

Esta médica de 34 años vive en el nordeste del país, donde la economía no atraviesa su mejor momento.

“La entrada de dinero donde vivo es mucho más pobre porque las cosas son mucho más caras. Lo que compras en el sur por un precio, aquí te lo venden por el doble. Llevo dos años sin trabajar.

“No encuentro trabajo porque soy doctora, me da igual, ¡yo solo quiero trabajar!, ‘pero usted es una doctora’, me dicen.

“Son trabas que nos colocan, sin motivo ninguno. Lo que hay es una xenofobia con cualquier extranjero, no solo con los cubanos. Antiguamente nos veían como dioses, hoy en día nos ven como nada”, expone.

Médicos cubanos regresando de Brasil a Cuba

Getty Images
Miles de médicos cubanos empaquetaron sus cosas y regresaron a Cuba tras la retirada de su país del programa internacional “Más Médicos”.

Molina se considera afortunada porque al menos su esposo tiene trabajo. Dice conocer a muchos compatriotas que están pasando por situaciones muy delicadas.

“Conozco casos de gente que viven 15 en una casa para poder pagar la renta, alimentándose de la forma menos saludable posible, colegas que están desesperados, muchos pensando en salir en caravanas”.

Objetivo Estados Unidos

Los médicos cubanos con los que habló BBC Mundo coinciden en que la opción de la revalidación del título es prácticamente inalcanzable. El principal obstáculo, cuentan, es que el gobierno cubano les retiene la documentación y sin estos papeles no hay nada que puedan hacer.

Volver a Cuba está fuera de la ecuación. Al ser considerados desertores, estos médicos no pueden regresar a la isla hasta dentro de ocho años. Si el gobierno cubano decidiera hacer excepciones y permitirles el retorno, los doctores temen el trato que recibirían.

Así, Yulia Molina, Joan Rodríguez, Surizaday Fernández y la mayoría de sus colegas paralizados en Brasil tienen la mirada puesta en Estados Unidos.

“El futuro de nosotros es bien incierto. Nos hemos dado cuenta de que en este país no nos podemos quedar. A principios del mes de enero, el senador republicano Marco Rubio llevó la propuesta de reapertura en EE.UU. del parole que Obama cerró en enero de 2017″, señala Rodríguez.

Senadores Marco Rubio y Bob Menéndez

Getty Images
El pasado mes de enero, los senadores Marco Rubio (izquierda) y Bob Menéndez presentaron una propuesta de resolución para que se reabra el Programa de Permisos para Profesionales Médicos Cubanos.

El parole del que habla el médico es el Programa de Permisos para Profesionales Médicos Cubanos (CMPP, por sus siglas en inglés) que se puso en marcha en 2006 y por el que se le permitía al personal médico cubano que estaba en otros países (es decir, que no estaban en Cuba ni Estados Unidos) solicitar permiso de ingreso en una embajada o consulado estadounidense.

El 12 de enero de 2017, EE.UU. y Cuba firmaron un acuerdo para normalizar su relación en políticas migratorias y el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dio por terminado el CMPP.

Molina tiene la misma esperanza que Rodríguez.

“La única alternativa real sería la apertura del parole que es por lo que estamos luchando hoy en día. Esto no es una historia, no es que estemos fingiendo. Y no es que vaya a mejorar, no es que veamos un mejor futuro en Brasil”.

Doctores cubanos participantes en el programa Más Médicos en Brasil

Getty Images
Muchos de los médicos cubanos que se quedaron en Brasil no consiguen encontrar empleo, aunque sea en otros sectores.

Por su parte, Fernández tiene claro que no se va a quedar de brazos cruzados.

“Cuando decidí quedarme fuera de Cuba decidí tirar hacia adelante. Asumí que no ejercería la medicina por mucho tiempo, quizá nunca más”, admite.

Yo no voy para atrás ni para coger impulso. Siempre con la esperanza de que el parole se abra y tener la oportunidad de, más adelante, hacer otra formación. En EE.UU. tienen programas de estudio, más posibilidades de empleo, de tener una vida normal, digna.

“Estudié seis años que me costó mi sacrificio, mi esfuerzo y el de mi familia, de más nadie. No admito que una persona venga a tratarme como si yo fuera basura. Yo trabajo en lo que sea, en lo que me toque, pero que se me respete“.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.