Cómo será el nuevo aeropuerto de México, "el más sustentable del mundo"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo será el nuevo aeropuerto de México, "el más sustentable del mundo"

Algunos de los elementos parecen de ciencia ficción, pero en realidad es parte del proyecto del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México, que empezará a construirse a fines de este año o al inicio de 2015.
Por BBC Mundo / Alberto Nájar
30 de septiembre, 2014
Comparte
El nuevo aeropuerto de Ciudad de México será uno de los más grandes del mundo. Foto: Presidencia de México.

El nuevo aeropuerto de Ciudad de México será uno de los más grandes del mundo. Foto: Presidencia de México.

Imagine aterrizar tras un largo viaje en un aeropuerto iluminado sólo con la luz del sol, sin aire acondicionado porque el viento refresca sus pasillos y donde al salir encuentra jardines y prados con cactáceas.

Piense después que la electricidad y el agua de la terminal aérea son autogenerados, y que los desechos se procesan para reducir al mínimo la contaminación.

Añada un diseño monumental, realizado con materiales ligeros, techos altos y grandes espacios interiores que reciben cada año a 120 millones de pasajeros.

Parece ciencia ficción, pero en realidad es parte del proyecto del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México, que empezará a construirse a fines de este año o al inicio de 2015.

El gobierno mexicano dice que será la terminal aérea más autosustentable del mundo.

El proyecto está a cargo de un consorcio encabezado por Norman Foster, ganador del premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura.

Bosques

El nuevo aeropuerto será la obra de infraestructura más grande que se realice en México en los últimos 50 años.

La term.inal se construirá al oriente de la capital mexicana, en un terreno que formó parte del Lago de Texcoco, desecado por los españoles que arribaron al país hace más de 500 años.

Es una zona sin uso agrícola o habitacional, explica el secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza.

“El área donde están las tierras es totalmente salitrosa y no tiene una flor, es ahí donde va a estar el aeropuerto, no tiene un pasto, no tiene absolutamente nada”, afirma.

Así, la construcción de la terminal aérea permitirá rehabilitar el terreno pues el proyecto contempla instalar hasta 800 hectáreas de zonas verdes.

Una parte de ellas se espera que se instalen en el terreno del actual aeropuerto, el cual será cerrado cuando se inauguren las nuevas instalaciones. El resto de áreas verdes se distribuirán en la zona oriente.

De concretarse el plan la extensión, será cuatro veces más extenso que el Bosque de Chapultepec, que es uno de los principales pulmones de la capital mexicana.

Construcción “liviana”

Uno de los temas que más se ha destacado es el diseño del edificio central del aeropuerto, que según dijo Norman Foster al presentar el proyecto se edificará con materiales ligeros y con poco impacto al medio ambiente.

Proyecto del nuevo aeropuerto de Ciudad de México. Foto: Presidencia de México
Según el gobierno mexicano, el nuevo aeropuerto será el más sustentable del mundo. Foto: Presidencia de México

Por ejemplo, el sistema de ventilación utilizará muy poca electricidad. “El clima en Ciudad de México es tal que durante casi la mitad del año podemos trabajar con el aire a temperatura ambiente”.

“El resto del año con un mínimo de calefacción y enfriamiento de aire”, indicó Foster.

“Un sistema de leve desplazamiento de aire junto con todas las otras técnicas: distribución de aire a través de tuberías en las losas, aislamiento término y captación de energía”.

El proyecto contempla sólo un edificio con varias salas a donde llegarán los aviones.

Está previsto, además, destinar un área sólo para el transporte de carga.

Al inicio de operaciones contará con tres pistas de uso continuo y conforme aumente la demanda se pretenden construir otras tres.

En principio tendrá capacidad de recibir a 50 millones de pasajeros al año y en su máxima operación la cifra será de 120 millones.

Uno de los objetivos es que el de México sea el primer aeropuerto en el mundo en obtener la certificación LEED, destinada a edificaciones con uso eficiente de energía, agua y que contribuyan a mejorar el medio ambiente.

Las críticas

Sin embargo, algunos creen que el nuevo aeropuerto puede causar daños ambientales e incluso pone en riesgo las lagunas de contención en la zona, que se utilizan para prevenir inundaciones en Ciudad de México.

Proyecto del nuevo aeropuerto de Ciudad de México. Foto: Presidencia de México
El nuevo aeropuerto recibirá a 120 millones de pasajeros por año. Foto: Presidencia de México

José Luis Luege, ex director de la gubernamental Comisión Nacional del Agua (Conagua) advierte que la zona de Texcoco no es adecuada para sostener las pistas y el edificio del terminal.

La zona es destino de varias especies de aves migratorias que llegan al lago artificial Nabor Carrillo, cerca del sitio donde se desarrollará el proyecto.

También es el sitio donde confluye el sistema de drenaje de la capital y los municipios conurbados, insiste el especialista.

Este problema será solucionado, responde el secretario Ruiz Esparza.

El proyecto contempla crear lagunas de contención con una superficie de unas 2.700 hectáreas, con una capacidad de almacenamiento de 37 millones de metros cúbicos de agua.

“Va a ser una solución muy importante para evitar riesgos de inundaciones en prácticamente todo el Valle de México”, asegura.

Y Norman Foster asegura que en el diseño de la terminal se ha tomado en cuenta el tipo de suelo donde se edificará.

“Este proyecto es muy específico a su sitio. Sabemos que las condiciones del suelo son muy especiales y conocemos también las condiciones sísmicas”, afirma.

Por lo pronto, ha iniciado la preparación del terreno para empezar la construcción a principios de 2015. La terminal podría iniciar operaciones entre 2019 y 2020.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuánto se ha construido realmente del famoso muro de Trump con México y quién lo está pagando

Qué hay de cierto en las cifras que aporta el presidente estadounidense cuando dice que está prácticamente listo.
17 de octubre, 2020
Comparte

“¡Construye el muro! ¡Construye el muro! ¡Construye el muro!”.

Este fue uno de los cánticos más repetidos por los fervientes seguidores de Donald Trump en sus mítines de campaña por la presidencia en 2016.

Rápidamente, el “infranqueable, grande y hermoso muro” que iba a construir Trump en la frontera entre Estados Unidos y México se convirtió en una de las promesas bandera de su candidatura.

La propuesta venía acompañada, además, de otro compromiso: México iba a pagar los costos de la ambiciosa obra.

Cuatro años después, en plena campaña para su reelección, el presidente afirma que el muro pronto estará listo y que México está pagando por él.

Ya hemos construido 300 millas (480 kilómetros) del muro fronterizo“, exclamó Trump el 28 de agosto en un mitin en New Hampshire, recién terminada la Convención Nacional Republicana.

“El muro pronto estará listo y nuestros números en la frontera son los mejores de la historia. Por cierto, México está pagando por el muro, por si no lo sabían“, añadió el mandatario.

Desde entonces, en todos sus actos de campaña, incluidos los de esta semana en Florida y Pensilvania en su reaparición tras el contagio de covid-19, Trump ha insistido en estas dos ideas: que el muro avanza rápidamente y que la factura está del lado mexicano.

¿Son verídicas estas cifras? ¿Cuál es la situación actual del muro?

Cómo es la frontera

La frontera entre Estados Unidos y México tiene una longitud de 3.142 kilómetros.

Antes de que Trump llegara a la Casa Blanca, había barreras o vallas de separación en un tercio de la frontera, unos 1.050km.

Mapa de la frontera entre EE.UU. y México

BBC

En las zonas más urbanas, las barreras están hechas para impedir el paso de peatones y vehículos.

Las vallas son de diversos tipos: en algunos segmentos son paneles de chapa o acero corrugado, en otras partes hay una malla de alambre o varias superpuestas, y en ciertos sectores, hay barras verticales que miden entre 5,5 y 9,1 metros de altura colocadas sobre cemento y separadas por pequeños espacios.

Instalación de postes verticales en la frontera

Getty Images
Instalación de una valla secundaria de postes verticales en California.

En las áreas más remotas, el gobierno usa “cercas vehiculares”, que son postes de madera cruzados (generalmente obtenidos de las vías ferroviarias) que impiden el paso de vehículos pero que pueden ser superados por peatones.

En el puesto fronterizo entre San Diego y Tijuana, las vallas se adentran hasta 100 metros en el mar y están hechas por materiales resistentes al óxido y la corrosión salina.

Valla se adentra en el océano Pacífico

Getty Images
El muro o valla separa a San Diego y Tijuana y se adentra unos 100 metros en el mar.

En el resto de la frontera, donde hay zonas montañosas, desiertos, humedales y canales en torno al río Bravo (o río Grande), no existe una estructura hecha por el ser humano: la naturaleza forma su propia barrera.

En algunos puntos, la frontera tiene dos o hasta tres capas de barreras, una detrás de otra. Las autoridades se refieren a ellas como barreras primarias, secundarias y terciarias.

Gráfico de detenciones en la frontera EE.UU.-México

BBC

La promesa y las cifras de Trump

Durante la campaña de 2016, Trump prometió construir el muro a lo largo de toda la frontera.

Posteriormente aclaró que solo cubriría la mitad, dado que la naturaleza se encarga del resto.

El rio Bravo (río Grande en EE.UU.)

Getty Images
El rio Bravo (río Grande en EE.UU.) y otros accidentes geográficos crean una frontera natural de por sí difícil de cruzar.

Las dificultades para encontrar financiación para el muro retrasaron los planes del presidente.

Ahora, a unas semanas de las elecciones y con más de tres años y medio de gobierno en la espalda, Trump se jacta de que el muro está prácticamente listo.

Muro en el desierto de Sonora

Getty Images
Partes del muro atraviesan el desierto como esta que separa San Luis, Colorado, de Sonora.

El presidente dice que ya se han construido 480km y espera que para principios de 2021 se haya completado un total de 800km.

Pero las cifras oficiales muestran una cara diferente.

Los datos

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) envió a BBC Mundo su último informe sobre el estado del muro, con datos actualizados al 4 de septiembre de 2020.

Desde enero de 2017 -cuando Trump asumió la presidencia- hasta primeros de septiembre se han construido aproximadamente 507 kilómetros del llamado nuevo sistema de muro fronterizo”, que además de barreras con balizas de acero incluye patrullas, carreteras adaptadas a todas las condiciones climáticas, iluminación, cámaras y otras tecnologías de vigilancia como sensores o drones.

Una excavadora en la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez

Reuters
En distintos puntos fronterizos de Texas se pueden ver trabajos de construcción o sustitución del muro.

Si se comparan los números con las cifras que maneja Trump, no hay apenas diferencia.

Lo que sucede es que la mayor parte de los 507km construidos -unos 451km- son sustituciones o reparaciones de estructuras ya existentes que estaban deterioradas (421km de barreras primarias y 30km de barreras secundarias).

En conclusión, únicamente se han construido 56 kilómetros de muro nuevo, de los cuales 43km corresponden a vallas secundarias, lo que nos deja un total de 13km de barreras primarias totalmente nuevas.

Las dificultades para construir de cero

El hecho de que el gobierno no haya podido avanzar en la construcción de un muro totalmente nuevo se explica por varias razones.

Una de ellas es la ya mencionada dificultad para construir en zonas donde la naturaleza se impone, especialmente en las inmediaciones del río Grande.

Valla en Texas

Getty Images
La valla también cruza zonas rurales y agrícolas, como esta cerca en Brownsville, Texas. Los rancheros del norte que tienen propiedades en el sur cruzan la frontera por una gran puerta metálica con cerrojo de seguridad.

También hay que tener en cuenta que muchas de las zonas libres de barreras se encuentran en tierras de propiedad privada y sus dueños no están dispuestos a permitir que se erija un muro en su terreno.

A diferencia de los estados del oeste, donde gran parte de la tierra está bajo control del gobierno, hay cientos de granjas en la ribera del río, ranchos y otras propiedades en manos privadas en Texas.

Algunas carecen de registros de propiedad, otras están en manos de múltiples herederos.

El gobierno planea hacer uso de su derecho de expropiación para adquirir los terrenos, pero el proceso es lento e implica acciones legales que se pueden prolongar en el tiempo.

A estos obstáculos se les suma la falta del presupuesto total necesario para completar la construcción prometida.

Donald Trump en un mitin en New Hampshire el 28 de agosto de 2020

Reuters
La visión de Trump sobre cómo será el muro ha cambiado desde que llegó a la Casa Blanca.

Lo que nos lleva al siguiente punto: ¿quién está pagando por el muro?

México en la mira

El 25 de enero de 2017, Trump firmó un decreto que autorizaba la construcción del muro en la frontera sur.

Pocos meses después, en abril, Trump tuvo que renunciar a hacer la obra en su primer año fiscal como presidente, como era su promesa.

El mandatario insistió en que la gran obra de infraestructura sería financiada por México.

Trabajador en el muro entre Estados Unidos y México a la altura de Mission, Texas

Reuters
El presidente Trump insiste en que México está pagando la construcción del muro fronterizo.

El entonces presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, rechazó esa afirmación y aseguró en varias ocasiones que su país no pagaría ningún muro.

Y en su reciente encuentro en la Casa Blanca, tanto el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, como Trump evitaron hablar del delicado asunto.

Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump en la Casa Blanca el 8 de julio de 2020

Reuters
Los presidentes de México y Estados Unidos no hablaron sobre la financiación del muro durante su encuentro en la Casa Blanca a primeros de julio.

Aun así, el mandatario estadounidense insiste en que México “está pagando” el muro, algo que los datos oficiales también contradicen.

Según la CBP, la financiación para la construcción procede de los Departamentos de Seguridad Nacional, Defensa yTesoro.

Esto ha sido posible gracias a la declaración de estado de emergencia nacional en la frontera firmada por Trump el 15 de febrero de 2019 y que todavía está en vigor.

El presidente justificó que la declaración era necesaria para proteger al país de una “invasión de drogas y criminales” procedente de México y que supone “un grave riesgo para la seguridad nacional”.

Gráfico de detenciones en la frontera EE.UU.-México

BBC

La medida le permitió desviar para el muro US$6.300 millones de partidas presupuestarias del Departamento de Defensa para la lucha contra las drogas.

A esa cantidad se le sumaron US$3.600 millones del presupuesto del Departamento de Defensa para construcciones militares más unos US$3.400 millones de los presupuestos anuales de la CBP (que depende del Departamento de Seguridad Nacional).

Muro de paneles metálicos

Getty Images
Muro de paneles metálicos vistos desde México.

Todas esas partidas más los US$1.375 millones que sí fueron aprobados por el Congreso en 2018 suman un total de unos US$15.000 millones, una cantidad inferior a los US$25.000 millones inicialmente presupuestados para la construcción del muro.

En cualquier caso, ninguna de estas partidas parece proceder de México.

BBC Mundo se puso en contacto con el equipo de campaña de Trump para aclarar las discrepancias en los datos de construcción y financiación y nos remitieron a la Casa Blanca.

Hasta ahora no hemos obtenido respuesta.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.