Con Peña Nieto, inició desde 2014 un recorte de 85% para atención a personas con discapacidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Con Peña Nieto, inició desde 2014 un recorte de 85% para atención a personas con discapacidad

Además, el Estado no sabe cuántas personas reciben atención del Programa de Atención a Personas con Discapacidad, pues no cuenta con cifras de los beneficiarios desde 2011.
Por Tania L. Montalvo
8 de septiembre, 2014
Comparte
//Foto: Cuartoscuro.

//Foto: Cuartoscuro.

Con Enrique Peña Nieto como presidente de México, el presupuesto para el Programa Nacional de Atención a Personas con Discapacidad ha disminuido 85% desde 2014 —en comparación con los recursos que tuvo durante la gestión de Felipe Calderón (2006-2012)— y la reducción podría continuar si el último proyecto de Egresos de la Federación (PEF) enviado por el Ejecutivo al Congreso se aprueba.

En el proyecto de presupuesto 2015, Peña Nieto continúa con la reducción a ese programa pues solicita 40 millones y medio de pesos, pese a que éste funcionó al menos hasta 2013 con 263 millones, 677 mil pesos.

Este programa —inscrito en la Secretaría de Salud— busca prevenir “los procesos de discapacidad que puedan afectar a la población”, pero también atiende en los centros de rehabilitación del país a las personas con algún tipo de discapacidad, entrega recursos para formar a especialistas en la atención de las personas con discapacidad y promueve la integración social de ese grupo.

Según las Reglas de Operación que se publican en el Diario Oficial de la Federación, con este programa, el gobierno federal también diseña y ejecuta “estrategias para incrementar la inclusión productiva de las personas con discapacidad mediante esquemas de capacitación laboral y de vinculación al sector productivo”.

Los recursos los ejerce el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que los reparte entre los sistemas estatales y municipales y a organizaciones de la sociedad civil que apoyen en los objetivos del programa.

Sin embargo, el DIF entrega por entidad federativa un porcentaje máximo de recursos con base en el porcentaje de población con discapacidad por estado, el cual se calcula con el Censo del Población 2010, el último dato oficial sobre la Población con Discapacidad en México.

Según el censo, en México el 5.1% de la población tiene algún tipo de discapacidad —es decir, cinco millones 729 mil personas—, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que al menos el 10% de los mexicanos presenta alguna discapacidad.

Lo anterior será uno de los temas que el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad evaluará el próximo 16 y 17 de septiembre durante su sesión 146, pues organizaciones civiles han acudido a la ONU para denunciar que en el país no existen estadísticas reales sobre discapacidad, lo que, argumentan, se traduce en un problema al momento de crear e implementar políticas públicas, pues no hay certeza sobre cuál es la población objetivo.

La tabla de 2014 para la asignación de recursos del Programa de Atención a Personas con Discapacidad señala que las entidades con el porcentaje más alto de habitantes con discapacidad son: Zacatecas, Yucatán, Oaxaca y Durango. Aunque el promedio por estado es 4%.

Durante la gestión de Felipe Calderón, el programa tuvo un presupuesto promedio de 260 millones de pesos, pero con Peña Nieto, desde 2014 —y se propone que también en 2015— tiene sólo 40 millones pese a que los objetivos y población son los mismos.

Sin datos sobre los beneficiarios

Pero además de que el gobierno federal recorta el presupuesto de este programa, no conoce a cuántas personas beneficia y, por lo tanto, no sabe si se está atendiendo a la población con discapacidad por entidad federativa del que tiene registro —aunque según la OMS el dato se queda corto—.

En el Segundo Informe de Gobierno de Peña Nieto se argumenta que, desde 2011, al menos 13 de 34 centros de rehabilitación no han entregado datos sobre los beneficiarios del Programa de Atención a Personas con Discapacidad.

En los únicos registros que existen se indica que en 2004 se benefició a 249,891 personas.

Cuatro años después —el último con datos completos—, los beneficiarios fueron 254,264; y para 2013 sólo se sabe que el Programa atiende a 150,634 personas con discapacidad, 40% menos que hace diez años.

Las organizaciones civiles que se alistan para presenciar el próximo 16 de septiembre la sesión del Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, entregaron en febrero pasado un informe en el que acusan que el Estado mexicano ha fallado “por décadas” a las personas con discapacidad.

Pero además, éstas señalan que la administración de Peña Nieto también ha ignorado el tema pese a que firmó varios compromisos ante notario público como candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En 2012, Peña se comprometió a crear una comisión para evaluar que los apoyos asignados realmente lleguen a las personas con discapacidad. También dijo que iniciaría un programa para adecuar las instalaciones de escuelas públicas para personas con discapacidad, capacitar a maestros para lograr una integración efectiva, crear un fondo para que gobiernos locales adopten el transporte público y la entrega de “laptops con internet adaptadas para alumnos con discapacidad de escuelas públicas que cursen quinto y sexto de primaria”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Luna Azul': el raro evento cósmico que podrá verse este 31 de octubre (y no se repetirá hasta 2023)

El de la "Luna azul" es un fenómeno inusual que se produce cada 2.5 años aproximadamente debido al tiempo que duran los ciclos lunares.
27 de octubre, 2020
Comparte

En realidad no es azul. Es una Luna llena, como cualquier otra, del color que se ven la mayoría de las Lunas llenas: entre gris pálido, blanco lechoso o plateado.

Lo que hace raro a este fenómeno, que el folclor bautizó como “Blue Moon” o “Luna azul”, es que se dan dos Lunas llenas en un solo mes, cuando lo normal es ver una.

Un ciclo lunar, el período en el que ocurren todas las fases de la Luna, se repite cada 29,5 días aproximadamente.

Si coincide que la Luna llena se produce el primer o segundo día y el mes tiene 31 días, es entonces cuando es probable que aparezca una segunda Luna llena.

Esta es la conocida como “Luna azul”.

El mes de febrero, que tiene 28 días, nunca verá una.

Luna en el Capitolio

Getty Images
Así se vio la Luna Azul detrás del domo del Capitolio, en Washington D.C. en 2015.

¿Cuándo es la “Luna azul” de 2020?

Es un fenómeno inusual que se da cada 2,5 años.

La última vez que ocurrió fue el 31 de marzo de 2018.

Este año aparecerá en el cielo en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, cuando muchos países celebran Halloween y en México empieza la festividad del Día de Muertos.

Ya hubo una Luna llena el 1 de octubre y a finales de mes podremos ver la segunda.

Calabaza de Halloween

Getty Images
Este año coincide con Halloween.

¿Por qué azul?

Tal como explica la NASA en su sitio web, la definición de Luna azul surgió en la década de los 40 del siglo XX.

En esa época el Maine Farmer’s Almanac (la fuente más confiable en todo lo relacionado con el clima desde hace casi 200 años) ofrecía una definición de la Luna Azul tan enrevesada que muchos astrónomos tenían dificultades para entenderla.

Para poder explicar las Lunas azules en lenguaje llano, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado ‘Una vez cada Luna Azul’. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955) citó al almanaque de Maine de 1937 y dijo: “La segunda (Luna llena) en un mes, tal como yo la interpreto, se llama Luna Azul”.

Esto no era correcto -asegura la NASA- pero por lo menos pudo entenderse.

Y así nació la Luna Azul moderna.

El volcán Krakatoa

Getty Images
El volcán Krakatoa, en Indonesia, volvió a expulsar cenizas el pasado 11 de abril de 2020.

Lunas y volcanes

Aunque la que veremos no fue una verdadera Luna azul, sí existen las lunas de este color.

Pero sólo pueden verse azules después de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver Lunas azules.

Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la Luna se viera azul.

También hubo informes de Lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.