CNDH declara "cumplimiento total" de pesquisa sobre muerte de menor; familia acusa simulación oficial
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

CNDH declara "cumplimiento total" de pesquisa sobre muerte de menor; familia acusa simulación oficial

En septiembre de 2013, la CNDH concluyó que el gobierno de Yucatán incurrió en "violaciones a los derechos humanos de legalidad, seguridad jurídica, trato digno, verdad, debida procuración y acceso a la justicia" en agravio de la familia.
Por Paris Martínez
22 de septiembre, 2014
Comparte
Padre-de-José-Felipe-Castillo

adre de José Felipe Castillo en protesta frente a la CNDH. Foto: @Paris_Martinez

José Felipe Castillo Castillo tenía 17 años cuando falleció, en 2011. Y, aunque su familia fue notificada en agosto pasado del “cumplimiento total” de las investigaciones en torno a su muerte, a través de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, su padre, Marco Antonio Castillo, afirma: “Nadie nos ha respondido. ¿Cómo murió mi hijo, por qué murió? ¿Fue un homicidio? Y si fue así, ¿quién lo mató? ¿Por qué los agentes del Ministerio Público retrasaron las investigaciones intencionalmente? ¿Por qué los funcionarios de la Fiscalía desaparecieron importantes pruebas del expediente? ¿Por qué falsificaron la autopsia?”.

Así  se lamenta Marco Antonio: “la Fiscalía de Yucatán y el ombudsman nacional dieron ya carpetazo a la investigación policial y a la recomendación 34/2013, sin haber realizado ni una sola diligencia pericial para dar con la verdad sobre la muerte de mi hijo. Durante dos años, lo único que hicieron estos organismos fue cruzarse oficios, papeles… y ahora dicen que con esos oficios ya está todo cumplido, que sólo falta que yo reciba atención victimológica.”

José Felipe era un adolescente dedicado a la talla de artesanías en madera, y en julio de 2011 estaba a punto de casarse con su novia, menor de edad, como él. “Estaban embarazados –recuerda su padre–, pero el muchacho un día se arrepintió y rompió el compromiso con la novia, y se lo fue a avisar a ella y a su familia“.

José Felipe ya no volvió a su casa. No fue sino hasta el día siguiente que su cuerpo fue hallado dentro de una cueva, en un baldío, ahorcado con su propia camisa, y con diversas lesiones, incluida un rajadura de entre 10 y 15 centímetros en el cuero cabelludo, que fue registrada por peritos fotógrafos al levantar el cadáver.

Sin haber realizado ninguna averiguación formal, la Fiscalía de Yucatán determinó que el adolescente se había suicidado, y para sostener tal hipótesis, presentó un dictamen forense con distintas irregularidades: en primera instancia, llevaba el nombre de un fallecido distinto. Además, dicho documento omite mencionar las lesiones en el cuerpo del menor  –a pesar de haber sido fotografiadas por los mismos peritos de la Fiscalía–. Y por último, dicha autopsia fue firmada por alguien que la misma Fiscalía desconoció como parte de su personal. 

Luego, durante el curso de las actuaciones oficiales, las irregularidades continuaron: a pesar de haber obtenido declaraciones informales de personas allegadas al menor, que reconocieron su presencia en el mismo lugar donde José Felipe murió, pocas horas antes de que el cadáver fuera descubierto, la autoridad nunca pidió a estas personas que testificaran oficialmente. Tampoco fueron investigadas las llamadas que entraron o salieron del teléfono de José Felipe. Y, de hecho, esta información fue solicitada a la empresa proveedora del servicio más de un año y medio después de los hechos, por lo que dicho rastreo no pudo ser realizado. Posteriormente, además, dicho teléfono fue robado de la carpeta de evidencias en custodia de la Fiscalía.

De ese expediente también fueron robadas las prendas que portaba el menor al fallecer, así como el peritaje fotográfico que registraba las heridas en el cuerpo –aunque de algunas de estas imágenes la familia posee copias, que para ellos son prueba de que José Felipe no murió por deseo propio, sino como producto de una agresión–.

Tras confirmar estas anomalías, en septiembre de 2013, la Comisión Nacional de Derechos Humanos concluyó que el gobierno de Yucatán incurrió en “violaciones a los derechos humanos de legalidad, seguridad jurídica, trato digno, verdad, debida procuración y acceso a la justicia” en agravio de la familia Castillo, por lo que emitió la Recomendación 34/2013, en la cual exigió al gobernador Rolando Zapaa Bello que emprendiera distintas medidas para revertir esta situación, principalmente orientadas a realizar una investigación efectiva sobre el deceso.

Y “ahí –destacó el señor Castillo– se detuvo todo…

Entre las pesquisas que debían realizarse, destaca el señor Castillo, están: “localizar e interrogar a gente que reconoció haber estado en el lugar de los hechos, y a la que la Fiscalía dejó ir, no sé por qué razón. También, recuperar las pruebas robadas, como la ropa que portaba mi hijo y su teléfono celular, así como recuperar el registro de llamadas, para saber quién lo citó en ese terreno baldío. Además de investigar la responsabilidad en la que incurrieron los agentes que no hicieron todo esto desde un principio”.

En torno a la renecropsia, abunda: “Se llegó a un acuerdo para que esta diligencia se realizara con la presencia de la Fiscalía de Yucatán, expertos de la CNDH, de la PGR, y un representante familiar, pero al final, las autoridades del estado hicieron todo por su cuenta, sin que estuviera presente nadie más, violando el acuerdo que se había establecido. Ni siquiera dejaron entrar a mi familiar, entonces, yo creo que esa segunda necropsia no tiene ningún valor, porque además dice textualmente que avala los resultados de la primera necropsia, la cual ya se comprobó que está firmada por alguien que no trabaja en la Fiscalía.”

La solución de las autoridades, sin embargo, fue otra. “La fiscalía ya no hizo nada más, simplemente declaró el ‘no ejercicio de la acción penal’, y punto. Y el pasado 14 de agosto la CNDH me notifica que de los seis puntos de la recomendación 34/2013, cinco están en ‘cumplimiento total’, y sólo queda pendiente lo relativo a la reparación del daño y la atención victimológica“.

–¿Queda usted satisfecho?

–Para nada… Yo no pido dinero como reparación del daño, y qué mejor atención victimológica, para mí, que la verdad. Yo no estoy aferrado a que mi hijo fue asesinado, lo único que quiero es que haya una investigación real. Eso es todo, porque aquí qué pasó: la Fiscalía de Yucatán no investigó nada, luego la CNDH le ordena que rectifique la investigación y la concluya, y lo que hace Yucatán es decretar que no hay acción penal y por tanto no es necesaria la investigación… y la CNDH le dice ‘órale’, y asunto concluido. Pero nosotros, como familia, seguimos con nuestro dolor…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La Federación Internacional de Natación refuerza restricciones para las nadadoras transgénero en torneos de élite femeninos

Las nadadoras transgénero no podrán participar en competiciones femeninas de élite si han pasado por cualquier etapa del proceso de pubertad masculina.
19 de junio, 2022
Comparte

La Federación Internacional de Natación (FINA) prohibió que nadadoras transgénero compitan en las pruebas élite de mujeres si han pasado por cualquier etapa del proceso de pubertad masculina.

La nueva política requiere que las competidoras transgénero hayan completado su transición antes de los 12 años para poder participar en competencias femeninas.

Además, la organización buscará establecer una categoría “abierta” para las competencias de natación de participantes cuyas identidades de género son diferentes a las que se les asignó al nacer.

La medida, que fue aprobada por un 71% de los votos de los 152 miembros de FINA, fue descrita como “solo un primer paso hacia la completa inclusión” de atletas transgénero.

La decisión se tomó durante un congreso general extraordinario en el marco del Campeonato Mundial en Budapest, Hungría.

Con anterioridad, los miembros de FINA escucharon el informe de un grupo de trabajo compuesto por figuras del mundo de la medicina, la ley y el deporte.

“La testosterona durante la pubertad masculina altera los factores fisiológicos determinantes del rendimiento humano y explica las diferencias de rendimiento humano basadas en el sexo, que se consideran claramente evidentes a la edad de 12 años”, dijo el doctor Michael Joyner, fisiólogo y experto en rendimiento humano y miembro del panel.

“Aun si la testosterona se suprime, los efectos que alteran el rendimiento se retienen”.

La doctora Sandra Hunter, una especialista en las diferencias de sexo y edad en el rendimiento atlético, coincidió, indicando que esas ventajas son de origen estructural, como la altura, longitud de extremidades, tamaño del corazón, tamaño de los pulmones y son retenidos.

“El enfoque de FINA en la formulación de esta política fue amplio, basado en la ciencia e inclusivo, y, muy importante, el enfoque de FINA hizo énfasis en competitividad justa”, alegó Brent Nowicki, director ejecutivo del ente regulador.

La decisión de FINA viene después de la medida tomada en jueves por la UCI, que regula el ciclismo, de duplicar el período de tiempo antes de que una ciclista haciendo su transición pueda competir en carreras femeninas.

Lia Thomas compitiendo para la Universidad de Pennsylvania

Getty Images
La nadadora Lia Thomas compitió como hombre durante tres temporadas antes de iniciar su transición. Su caso ha sido central en el debate del derecho de mujeres transgénero de competir.

El tema en la natación se convirtió en el centro de atención por las experiencias de la nadadora estadounidense Lia Thomas.

En marzo, Thomas se convirtió en la primera nadadora transgénero -de quien se sabe- en ganar el principal título universitario nacional en EE.UU. con su victoria en las 500 yardas (457,2 metros) femeninas estilo libre.

Thomas había nadado para el equipo masculino de Pennsylvania durante tres temporadas antes de iniciar un tratamiento de reemplazo de hormonas en la primavera de 2019.

Desde entonces ha roto varios récords para su equipo universitario de natación.

Más de 300 nadadores universitarios, del equipo nacional y de equipos olímpicos firmaron una carta abierta en apoyo a Thomas y todas las nadadoras y nadadores transgénero y no binarios, pero otros atletas y organizaciones han manifestado dudas sobre la inclusión trans.

Algunas de las compañeras de equipo de Thomas y sus padres escribieron cartas anónimas apoyando su derecho a la transición, pero señalaron que era injusto que compitiera en las categorías femeninas.

La federación de natación de Estados Unidos actualizó su política para nadadores élite en febrero, para permitir a atletas transgénero competir en eventos élite pero con miras a reducir cualquier ventaja injusta, incluyendo la imposición de pruebas de testosterona 36 meses antes de competencia.

Uno de los debates más acalorados en el deporte

La discusión sobre la inclusión de mujeres transgénero en los deportes femeninos ha dividido las opiniones tanto dentro como por fuera de los círculos deportivos.

Muchos alegan que las mujeres transgénero no deberían competir en deportes femeninos por las supuestas ventajas que podrían retener -pero otros insisten en que el deporte debería ser más inclusivo.

El presidente de World Athletics (el ente de atletismo internacional) Sebastian Coe dijo que la “integridad” y el “futuro” de los deportes femeninos quedarían muy “frágiles” si las organizaciones deportivas no atinan bien con sus regulaciones para atletas transgénero.

El meollo del debate sobre si las atletas transgénero deberían o no competir en deportes femeninos involucra un complejo equilibrio de inclusión, justicia deportiva y seguridad -en esencia, si las mujeres trans pueden competir en categorías femeninas sin tener una ventaja injusta o presentando una amenaza de lesión a sus competidoras.

Las mujeres trans tienen que seguir una serie de reglas para competir en deportes específicos, incluyendo en muchos casos bajar sus niveles de testosterona por cierta cantidad, durante un período establecido de tiempo, antes de competir.

Hay preocupación, sin embargo, como lo resalta la decisión de FINA, que las atletas retienen una ventaja al pasar por la pubertad masculina sin que se hayan bajado los niveles de testosterona.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bjntTyBEu24

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.