Denuncian opacidad en el proceso de designación de los nuevos consejeros electorales estatales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Denuncian opacidad en el proceso de designación de los nuevos consejeros electorales estatales

El Instituto Nacional Electoral no ha publicado cuáles son los criterios para descartar aspirantes por su evaluación curricular, y ya se cuentan cerca de 60 demandas de impugnación por ello. Expertos y partidos acusan falta de transparencia que podría ensombrecer la conformación de los nuevos Organismos Públicos Locales.
Por Majo Siscar
17 de septiembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

El Instituto Nacional Electoral (INE) apura la designación de los nuevos Consejeros Electorales de las 18 entidades federativas que celebran elecciones el año que viene.

Este proceso, tradicionalmente emanado de los gobiernos locales, es dirigido por primera vez por el INE, tal y como lo estipula la Reforma Política electoral, en un intento de evitar la injerencia de los gobiernos estatales en la composición de los nuevos Organismos Públicos Locales (OPLes), que sustituyen a los viejos Institutos Electorales de las Entidades Federativas y delegan algunas de sus atribuciones al INE. Sin embargo, para que la Reforma cumpla su objetivo el proceso de selección de los Consejeros Electorales debe ser transparente. A diez días de que termine, acumula decenas de denuncias de impugnación.

El INE debe elegir a 126 consejeros, 7 por cada OPLE. Inicialmente se presentaron 2 mil 951 aspirantes que tuvieron que cumplir un examen ante el CENEVAL. De estos, los 25 hombres y las 25 mujeres que sacaron mejores notas en el examen por cada entidad, pasaron a la siguiente prueba: redactar un ensayo sobre problemáticas diversas de los procesos electorales, el cual fue evaluado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En esa prueba cayeron otros tantos. Seis de ellos impugnaron la corrección de su ensayo ante el Tribunal Electoral y les fue concedida. Otros tres la impugnaron por incumplimiento de requisitos y tres más pidieron la revisión de examen. Todavía no se cierra el plazo para impugnar la Valoración Curricular pero ya se presentaron cerca de 60 denuncias contra ella. A diferencia de las etapas anteriores, en ésta no están claros los criterios de descarte.

“El proceso de selección ya está en un ámbito de litigios y eso ensombrece el proceso de selección de los consejeros electorales de estos estados. Si no se resuelve estas inconformidades e impugnaciones va a haber una sombra de duda ya no de los inconformes, sino de toda la sociedad”, advierte el ex Consejero del IEDF y analista electoral, Eduardo Huchim.

Por ejemplo, en el caso de los aspirantes a consejeros electorales para el Distrito Federal, 39 hombres y mujeres pasaron las dos primeras pruebas, entre ellos tres consejeras o exconsejeras del Instituto Electoral del Distrito Federal. Sin embargo, en la valoración curricular desestimaron a dos: a la exconsejera Yolanda León que había quedado en el lugar 21 de las mujeres con un ensayo idóneo y una calificación promedio de 86.67, y a la actual consejera presidente, Diana Talavera, quién con 85 de 90 aciertos y un ensayo apropiado, quedó en el puesto número 2.

También desestimaron a Patricia Avendaño, miembro del Servicio Profesional del IEDF desde 1999, quien quedó en tercer lugar después de la Consejera Presidente por su buen desempeño en el examen. Tampoco pasó la estimación del currículum el Director Ejecutivo de dicho Instituto, Francisco Zorrilla; o el Director de Capacitación Electoral en Azcapotzalco e integrante de la Lista de Expertos Electorales de las Naciones Unidas, Gustavo Uriel.

La única consejera que pasó la experiencia curricular fue Mariana Calderón, quién había quedado en el primer lugar al acertar 88 de los 90 puntos del examen y con un ensayo idóneo.

¿Cuáles son los criterios para descartar el currículum de un exconsejero y de otro no? Si no hay transparencia en los criterios que se utilizaron en la evaluación curricular, se genera la duda de si quedó a la discrecionalidad de los consejeros”, explica Huchim.

El Consejero Electoral del INE, Marco Antonio Baños, presidente de la Comisión  de Vinculación con los OPLEs encargada de dirigir el proceso, asegura que “el instituto no está buscando a los máximos especialistas en derecho electoral sino una composición plural e interdisciplinaria. En la experiencia curricular ponderamos trayectoria profesional, formación académica, en algunos estados como Chiapas o Oaxaca que se tengan conocimientos en grupos étnicos, paridad de género y una composición de órganos interdisciplinarios”.

Sin embargo, no entra más a detalle y se niega a hablar de casos concretos. Pero vemos el caso de la exconsejera Carla Humphrey, quien junto a los exconsejeros Yolanda León y Néstor Vargas –quien también fue candidato y se excluyó por puntuación en el examen– eran parte del grupo de consejeros que se despidieron del cargo en 2012 con un bono de dos millones de pesos adicionales al haber de retiro. ¿Bajo qué criterio se deja en el proceso a Carla Humphrey y no a Yolanda León?, por ejemplo. Huchim insiste: “Cualquiera que haya sido el criterio debe transparentarse para salvar el proceso, si no, el escenario está puesto para que se impugne”.

Carla Humphrey es la exesposa del senador panista Roberto Gil Zuarth y Mariana Calderón fue propuesta como consejera del IEDF por el PRI.

Aspirantes con vinculación partidista

En una consulta de Animal Político con los representantes del PRD y el PAN ante el INE ambos partidos de oposición expresaron también su preocupación por la falta de criterios públicos para la evaluación curricular de los aspirantes y anunciaron que encontraron nexos partidistas en varios de los más de 300 aspirantes que pasaron la evaluación curricular del INE.

Camerino Eleazar Márquez, representante del PRD ante el INE, asegura que ya con la revisión en la mano, hay evidencias de vínculos partidistas fuertes “en un 15% de los aspirantes”. En este sentido aseveró que “preocupa que el final del proceso sea un reparto de cuotas de los consejeros y no la valoración del mérito académico, la trayectoria profesional y la autonomía e independencia que puedan tener como consejeros locales”.

Hay casos claros como el de Miriam Ivette Mijangos Orozco, aspirante a Consejera Electoral en Yucatán y que en una búsqueda de Google se descubre que fue candidata a regidora del ayuntamiento de Mérida por el PRI en 2010. O el de Alma Delia Alcaraz, una de las aspirantes a Consejera en Guerrero, quien en su currículum menciona que trabaja como Asesora de la Presidencia Municipal de Chilpancingo. El alcalde de esa ciudad, Mario Moreno Arco, es uno de los dos precandidatos a gobernador por el PRI en Guerrero.

¿Consejeros ciudadanos o de la maquinaria?

La nueva Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) prohíbe que los integrantes del servicio profesional electoral del INE sean Consejeros Electorales ya que la idea es que los Organismos Públicos Locales sean consejos ciudadanos. Sin embargo, al discutir este punto los Consejeros Electorales del INE decidieron que en esta ocasión no aplicaba porque los profesionales de las elecciones lo eran con el IFE y el INE no tenía todavía su servicio propio.

Sin embargo, para Huchim esto implica que, aun cuando la mayoría de los consejeros estatales hayan sido descartados del proceso, los mismos que operaban las elecciones con los gobernadores anteriores van a ser ahora los nuevos Consejeros.

Hoy se publicará la lista definitiva de los aspirantes a Consejeros de los OPLes  que pasarán a la última prueba, la entrevista. Los 126 definitivos deben elegirse antes del 30 de septiembre ya que los nuevos OPLes deben estar conformados antes que empiece el proceso electoral del 2015, la primera semana de octubre. El INE se comprometió a designarlos entre el 24 y 25 de septiembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.