El histórico día que Escocia decidirá su futuro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El histórico día que Escocia decidirá su futuro

La crucial consulta convocada en Escocia este jueves puede determinar su separación de Reino Unido y la fractura de una unión de 307 años.
18 de septiembre, 2014
Comparte

escocia apSu independencia. Su futuro. Su historia. Escocia se juega eso y más este jueves en un referendo que puede derivar en la separación de Reino Unido y la fractura de una unión política de 307 años. Les llegó la hora de la verdad.

“¿Debería ser Escocia un país independiente?”. Esa es la pregunta para los 4,3 millones de residentes en Escocia que se registraron para votar, el 97% de los posibles.

Apenas una muestra de la conciencia que hay aquí de que se trata de un momento histórico y extraordinario, quizá irrepetible.

Y una señal de la alta participación que se espera: en torno al 80%, más que cualquier elección o referendo en Reino Unido en las últimas décadas.

Nadie parece querer dejar de emitir su opinión en las urnas.

Atrás queda una campaña que empezó a fuego lento, cobró fuerza recién en las últimas semanas y dio paso a la incertidumbre.

Si hay algo claro en la votación de este jueves, es que no hay certeza de quién va a terminar celebrando.

El independentismo, impulsado por el ministro principal de Escocia, Alex Salmond –del Partido Nacionalista Escocés–, o el unionismo, defendido por el primer ministro británico, David Cameron, –del Partido Conservador–, por sus socios de coalición, los liberales-demócratas, y la oposición laborista.

Es la batalla entre las campañas del “Sí Escocia” (Yes Scotland) y del “Mejor Juntos” (Better Together).

Entusiasmo en Edimburgo

El referendo ya es, para muchos, motivo de optimismo pues demostró el involucramiento de la sociedad en la vida política del país.

En las calles de Edimburgo este miércoles había clima de campaña, una energía especial y entusiasmo en las caras de la gente.

Sí.

Pero no un ambiente electrizante de un país que está a horas de definir su independencia.

Los actos más masivos en el último día de campaña tuvieron lugar en la principal ciudad, Glasgow, a 70km de la capital.

En torno al Parlamento en Edimburgo por momentos hubo más periodistas y curiosos que votantes manifestándose.

Luego, al caer la noche, se empezaron a juntar en su mayoría seguidores del Sí, con un entusiasmo evidente.

Saben que sin importar el desenlace, Escocia se hizo sentir y generó un debate sobre la unidad británica, la identidad escocesa y cómo resolver cuestiones de soberanía bajo un proceso pacífico y democrático.

Lo que pase aquí, se verá con atención en el resto del mundo.

¿Disminuirá la influencia de Reino Unido si pierde a una de las naciones que lo constituye?

¿Qué impacto tendrá el resultado en los deseos soberanistas de Cataluña?

Interrogantes sin respuesta por el momento.

Sin claridad

Ha sido también una campaña de preguntas con definiciones poco claras, que variaban dependiendo de a quién se escuchaba.

Una campaña de debates apasionados, pero sin que el nivel se haya elevado de tal manera como para deslumbrar.

A los escoceses se les está pidiendo que tomen la decisión más trascendental de su historia y, en algunas cuestiones, lo harán casi a ciegas.

La moneda –la libra–, petróleo, economía, defensa, pertenencia a la Unión Europea y a la OTAN: algunas de los grandes temas de campaña que se aclararán recién tras una eventual independencia.

Desde un lado y otro, se hizo hincapié en las ventajas de permanecer unidos o de emprender un camino por separado.

Nunca un romance apasionado

Desde que en 1707, Inglaterra y Escocia firmaron el Acta de Unión, la concordia entre ambas naciones no fue necesariamente sinónimo de un incremento en el sentimiento de lo “británico”.

Fue una sana convivencia matrimonial, pero no un romance apasionado.

Tampoco un vínculo especialmente tormentoso.

Ahora, el divorcio es una posibilidad tan real como el seguir juntos.

Pero, ¿sería amistosa esa separación? Está por verse.

La integración a Reino Unido de Escocia no fue producto de la conquista ni de la opresión.

Esas huellas hubieran dejado un ánimo de revancha que quizá hubiera servido para propiciar antes un nacionalismo independentista.

Los escoceses siempre se vieron a sí mismos como orgullosos integrantes de la nación de Escocia.

Y aunque sí hubo batallas y enfrentamientos previos, la visión que imperaba era la del “unionismo nacionalista”.

Juntos en sus diferencias.

El avance nacionalista

La visión de la autodeterminación fue y vino, pero nunca terminaba de agarrar fuerza.

A mediados del siglo pasado, el Partido Nacionalista Escocés, que lidera el gobierno escocés y la campaña de “Sí Escocia”, no llegaba al 1% de votos.

Con el tiempo, las cosas fueron cambiando.

La creciente sensación desde el nacionalismo escocés de que Londres no escuchaba sus demandas llevó a que Escocia comenzara a reclamar y a obtener más poderes para gobernarse.

Tras un referendo en 1997 estableció su propio Parlamento y comenzó a tener control sobre: salud, educación, vivienda, justicia y en algunas áreas de la recolección de impuestos.

Ahora sencillamente el independentismo quiere que Escocia goce de un control total sobre su destino.

Salmond prometió que de ganar las elecciones en 2011, convocaría un referendo por la independencia.

Casi dos años atrás acordó con Cameron su realización. Y aquí estamos.

Día de espera y tensión

Desde las 7:00 hora local (6:00 GMT) hasta las 22:00 (21:00 GMT), los residentes en Escocia, con la novedad de la primera votación con mayores de 16 años, pueden elegir entre Sí y No.

No se espera que se conozca el resultado hasta las 7:00 del viernes (6:00 GMT).

Para Reino Unido será un día de espera y de tensión. De contener el aliento.

Se expone a perder casi un 10% de su población y un tercio de su territorio.

La herida emocional quizá sea todavía mayor.

Quizá por ello, pase lo que pase este jueves, luego de que millones de escoceses emitan su voto, habrá un espacio para analizar y redescubrir de qué está hecha esta unión de siglos.

Una oportunidad para determinar qué tipo de Reino Unido habrá de aquí en más, cómo será su presencia en las islas británicas, y qué rol tendrá en Europa y el mundo.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Agua en la Luna: la NASA confirma la existencia del líquido en el satélite de la Tierra

Científicos de la NASA anunciaron que detectaron, de manera inequívoca, la presencia de agua en la superficie iluminada de la Luna.
Reuters
26 de octubre, 2020
Comparte

En la Luna hay agua.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) confirmó este lunes que detectaron presencia del líquido en varios cráteres del satélite natural de la Tierra.

“Aún no sabemos si podemos usarlo como recurso, pero conocer sobre el agua en la Luna es clave para nuestros planes de exploración Artemisa”, dijo Jim Bridenstine, el jefe de la NASA.

Los hallazgos fueron realizados en la superficie iluminada de la Luna con ayuda del observatorio SOFIA, un telescopio infrarrojo aerotransportado, el más grande de su tipo en el mundo.

Los descubrimientos se publicaron este lunes en dos artículos en la revista Nature Astronomy.

¿Cómo detectaron el agua?

El primero de estos estudios se refiere al descubrimiento realizado gracias a SOFIA.

Este observatorio, a bordo de un avión Boeing 747 modificado, vuela por encima del 99% de la atmósfera de la Tierra, por lo que ofrece una vista casi sin obstáculos del sistema solar.

Ilustración de un astronauta en la Luna

NASA
La NASA quiere establecer una base permanente en la Luna.

Al hacer rebotar la luz infrarroja del telescopio en la superficie de la Luna, los científicos pueden decodificar exactamente lo que refleja esa luz.

Diferentes sustancias aparecen con diferentes colores y, en este caso, los investigadores detectaron el color exacto “característico” de las moléculas de agua.

Los investigadores creen que el agua detectada se almacena en burbujas de vidrio lunar o entre granos en la superficie que la protegen del duro ambiente.

En el otro estudio, los científicos buscaron áreas en sombra permanente, conocidas como trampas frías, donde el agua podría quedar capturada de manera permanente.

Los investigadores encontraron estas trampas frías en ambos polos y concluyeron que “aproximadamente 40.000 metros cuadrados de la superficie lunar tiene la capacidad de atrapar agua”.

¿Qué significa este descubrimiento?

Si bien anteriormente había habido signos de agua en la superficie lunar, estos nuevos descubrimientos sugieren que el compuesto es más abundante de lo que se pensaba.

Ilustración

NASA
Ilustración del cráter Clavius ​​de la Luna y una molécula que representa el agua atrapada en el suelo lunar de ese lugar.

“Nos da más opciones para posibles fuentes de agua en la Luna”, dijo a BBC News Hannah Sargeant, científica planetaria de la Open University en Milton Keynes.

Hay bastantes misiones a las regiones polares de la Luna programadas para los próximos años. Pero a más largo plazo, hay planes para construir un habitáculo permanente en la superficie lunar.

“El dónde poner una base lunar se centra mayormente en dónde está el agua”, añadió Sargeant.

“Ya estamos trabajando en las ideas para una base lunar y adónde vamos a ir. Íbamos a ir a la Luna de todos modos. Pero esto nos da más opciones y lo convierte en un lugar aún más emocionante para ir. Es más prometedor”, agregó.

Jacob Bleacher, de la Dirección de exploración humana de la NASA, dijo que los investigadores aún debían comprender la naturaleza de los depósitos acuosos. Esto les ayudaría a determinar qué tan accesibles serían para los futuros exploradores lunares.

Los expertos dicen que la extracción del agua podría sentar la base para una futura economía lunar.

Sería mucho más barato producir combustible para cohetes en la Luna que enviarlo desde la Tierra.

Entonces, cuando los futuros exploradores lunares quieran regresar a la Tierra o viajar a otros destinos, podrían convertir el agua en hidrógeno y oxígeno, elementos que comúnmente se usan para impulsar los vehículos espaciales.

Ilustración de un astronauta en la Luna.

NASA
La NASA planea volver a mandar seres humanos a la Luna en 2024.

Por lo tanto, el reabastecimiento de combustible en la Luna podría reducir el costo de los viajes espaciales y hacer que una base lunar sea más asequible.

La doctora Sargeant explicó que esto significaba desarrollar “una manera más sostenible de realizar la exploración espacial”.

Con información de Victoria Gill, corresponsal de ciencia de BBC News.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.