Ellos son los chicos que interpretan "El Son de la Negra" sin instrumentos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ellos son los chicos que interpretan "El Son de la Negra" sin instrumentos

En sólo una semana, 50 mil personas los vieron interpretar, imitando a un mariachi sólo con sus voces, una de las canciones más típicas del folclor mexicano. Son los jóvenes del Coro Virtual del Colegio Sembradores de Amistad, de San Luis Potosí, y Animal Político fue a conocer el proyecto.
Por Dulce Ramos
23 de septiembre, 2014
Comparte
10 de los 12 integrantes del coro virtual del colegio Sembradores de Amistad, junto con su profesor. //Foto: Dulce Ramos.

10 de los 12 integrantes del coro virtual del colegio Sembradores de Amistad, junto con su profesor. //Foto: Dulce Ramos.

Son 12 adolescentes, pero sus poderosas voces en armonía los hacen parecer más. Muchos más.

Son un grupo de chicos de entre 13 y 15 años que en lugar de publicar en la red videos insulsos, participan en un proyecto que a cualquiera le despierta el orgullo mexicano y lo pone a zapatear. O por lo menos, le eriza un poco la piel: un coro en el que no hay instrumentos. Sus voces en perfecta sincronía cantan el mexicanísimo “Son de la Negra”.

El pasado 9 de septiembre, estos estudiantes del Colegio Sembradores de Amistad, de San Luis Potosí, lograron que en pocas horas, su video tuviera 50 mil visitas y se volviera viral en Twitter y Facebook. Hoy, dos semanas después del primer click, ya suman más de 108 mil y su interpretación del más típico de los sones de Jalisco les ha valido menciones en casi una treintena de medios, entre ellos, dos extranjeros.

¿Qué hay detrás de este proyecto que conjunta patriotismo, talento, disciplina, tecnología, redes sociales y el espíritu de los jóvenes? Animal Político fue a conocer los orígenes del grupo.

Se hacen llamar “Coro Virtual Vuela Alto”. La segunda parte del nombre la toman de su primer proyecto, la grabación de una canción dedicada a los compañeros que dejaron la secundaria en el ciclo escolar pasado.

La primera parte —lo virtual— es porque rara vez cantan juntos. Su profesor les da un partitura, los graba de manera individual, y después ensambla todas las voces. 

Lo curioso es que el maestro responsable no es quien imparte música ni educación artística, sino el profesor de computación y laboratorios. Su nombre es Homar Sanchez Díaz (@hosandi), tiene apenas 26 años y él mismo fue alumno del colegio, un plantel fundado a principios de los 80 por madres Misioneras de la Caridad de María Inmaculada, considerado uno de los mejores de la ciudad y en donde cursan la secundaria 380 hijos de familias de clase media y media alta.

Homar Sánchez tampoco cuenta con formación musical de profesión. Estudió Ingeniería Bioquímica y en la universidad, primero en la Autónoma de San Luis Potosí y luego en la UNAM, formó parte de coros de primer nivel y ahí explotó su talento, que ha servido para hacer arreglos a la música que interpreta la Orquesta Sinfónica de su estado.

“Un día les puse música en la clase de computación y pude ver quién tenía algún interés. Lancé la convocatoria y les dije: ‘(con la grabación) a lo mejor hasta pierdes una clase’ y con eso se animaron a participar”, bromea. “Se aventaron el compromiso y lo hicieron muy bien. Algunos alumnos, ni ellos mismos sabían que cantaban”.

“Me vi en mi propia tele… y es muy padre”

—¿Ya se dieron cuenta de que son famosos?

—¡Siiiiiiiiiiií! —responde el grupo con risas y brazos al aire. Es el mediodía del viernes, el fin de semana después de los exámenes está por comenzar y 10 de los 12 integrantes del coro están reunidos en el auditorio.

“Lo hicimos con mucho esfuerzo, pero no pensamos en todo esto”, dice Diego Guerrero, estudiante de primero de preparatoria y uno de los más grandes del coro. Cuando el chico dice “todo esto” no sólo se refiere a que el video se haya vuelto viral, sino a que los medios de comunicación los buscan, e incluso ya tienen ofertas para grabar un disco. 

“Siento orgullo por mí, por mis compañeros, de saber que la gente nos reconoce, que la gente sabe quienes somos y les gustamos”, remata Diego, con soltura y seguridad. ” A la derecha del grupo, el profesor los escucha.

Ensamblar el Son de la Negra les tomó poco más de dos semanas entre audiciones, grabaciones con bajísimo presupuesto y edición. La rapidez con la que nació se debe a que el profesor ya estaba familiarizado con el concepto de “coros virtuales” gracias a las iniciativas de un compositor de nombre Eric Whitacre. Whitacre, estadounidense, ha ensamblado cuatro proyectos con fragmentos enviados de todo el mundo a YouTube. Uno de ellos logró juntar 2 mil voces. Homar Sánchez, de hecho, participó en el último.

El vínculo con el artista estadounidense no termina ahí. El pasado 23 de julio, en Glasgow, Escocia, se inauguraron los Juegos de la Mancomunidad de Naciones, una especie de olimpiada entre 53 países que comparten lazos con el Reino Unido. Para esa ceremonia, Whitacre convocó a un nuevo coro. El profesor preparó a cinco alumnos, envió sus videos y uno de ellos, el de Miguel Ángel Moreno Reyna (el chico de lentes que baila con más ritmo en “El Son de la Negra”) , fue seleccionado como solista. Ese fue uno de los motores para grabar una canción para las fiestas patrias y que ahora se planteen un nuevo ejercicio para Navidad.

—¿Y ya se les subió la fama? —se les pregunta, y por alguna razón, todos voltean a ver a Diego, quien se defiende.

—No es que se nos haya subido, es que mucha gente nos está viendo. Nos estamos viendo en lugares donde nunca pensé… yo me vi en mi propia tele y fue muy padre.

“La música te da un compromiso”

“Yo sí creo que somos un ejemplo. Sería muy bueno que más chicos se interesaran en este tipo de cosas”, dice Shari Castillo, alumna de tercero de secundaria. Ella no es la única que reflexiona en torno a las lecciones que les deja participar en el Coro Virtual y haber mostrado su talento al mundo, a través de las redes.

“Lo que más me gusta es la cooperación de todos. La ayuda que nos han dado y la ayuda que nos da el profesor”, dice Adrián Martínez. Dulce, otra integrante, lo secunda: “el coro nos deja la disciplina. Tienes que aprenderte la canción, abrir espacios entre lo que estás haciendo. La gente debería hacer más esto, porque la música te da un compromiso”.

La efervescencia que ha causado el Coro Virtual en la Secundaria es palpable entre los pasillos amplios y los salones de este colegio de paredes color crema y patios espaciosos de concreto. A donde va el grupo, más alumnos se asoman. Incluso cada vez hay más alumnos interesados en participar en el coro tradicional del colegio, para después audicionar con la esperanza de participar en el virtual.

“Este país sería diferente si educáramos más la sensibilidad. No habría tanta violencia si en las escuelas hiciéramos algo. Eso sería clave”, dice el director, Homar Sánchez Rosales, también padre del director del coro. “Es muy interesante esto de buscar en los chicos algo que ni siquiera ellos sabían que tenían. Aquí buscamos, de alguna manera, que se den cuenta de las capacidades que tienen en todos los aspectos”.

El director del coro agrega: “la filosofía de que el joven que tiene un instrumento nunca va a tomar un arma es cierta, porque la música te enseña a ser sensible a tu entorno, a escuchar a los demás, a ser disciplinado, a cuidar que tu trabajo sea cada vez mejor. Hay que utilizarla como una especie de herramienta de formación social”.

Folclor, tradiciones y tecnología

Hay videos que se vuelven virales porque tienen gracia, porque son sorprendentes o porque conmueven. “El Son de la Negra” del Coro Virtual tiene esos tres elementos, pero también lleva estrategia y lecciones para los estudiantes.

Con ayuda de una página llamada Follower Wonk, el profesor analizó a los tuiteros con más influencia en su comunidad, buscó las horas en las que más participan en la red social, y se dedicó a enviarles mensajes. Así llegó a medios y personajes de San Luis Potosí primero, y después, a medios nacionales, a conductores y a artistas de televisión.

“Yo soy maestro de tecnologías y escucho cómo utilizarlas en el salón. Cómo buscar la forma de mostrar tus contenidos —sean o no de computación— de forma no convencional. En mi caso, con esto les enseño cómo un material empieza a avanzar en las redes sociales, o cómo podemos preservar las tradiciones”. Ahora, la noción de que las redes sociales pueden ser peligrosas, está acotada en la cabeza de los chicos, casi todos usuarios de Facebook.

¿Qué sigue para el Coro Virtual? Los alumnos aspiran a cantar algo “más pop, con todo y coreografía”. Para Homar Sánchez, la idea apunta más hacia utilizar este proyecto para acercar a estudiantes con aptitudes artísticas de todo el país y formar “algo así como un coro virtual nacional”. 

Grabar un disco, aparecer en televisión y todos los planes que proyecten la fama del grupo le entusiasman, pero busca que el espíritu quede intacto. “Lo importante es mantener el coro como formativo para estudiantes, no como un proyecto de monetización y comercial, sino de apoyo al arte,a la cultura, al arte de las secundarias. Jamás escuchas que el coro de una secundaria equis es famoso”.

En estas últimas semanas, agrega Homar, los jóvenes “se han visto en las redes sociales y se han quedado pasmados. Prenden la tele y también se ven. Todo ello les permite saber que ellos existen. Sólo tienen que encontrar algo que decir”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Northwestern Medicine

Mayra, la primera persona en recibir un trasplante doble de pulmón por COVID-19

Cuando Mayra Ramírez despertó otra vez a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado. Esta es su historia.
Northwestern Medicine
7 de agosto, 2020
Comparte

Cuando Mayra Ramírez despertó a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado.

Estaba en una cama de un hospital de Chicago, conectada a decenas de cables, aparatos y monitores, una escena similar al último recuerdo que tenía, cuando fue ingresada con los síntomas inequívocos de COVID-19 a finales de abril.

Pero las marcas frescas de las cicatrices mostraban que algo había sucedido mientras ella estaba en un coma inducido, en un no-tiempo de inconsciencia y pesadillas recurrentes.

“No fue hasta semanas después de que desperté que me di cuenta de que me habían hecho un trasplante de pulmones el 5 de junio y de que era el primer caso en Estados Unidos que lo recibía como un paciente de coronavirus”, cuenta en entrevista con la BBC.

Los médicos de Ramírez -de 28 años y sin ninguna enfermedad conocida que pudiera agravar su estado- habían visto su salud deteriorarse progresivamente desde que ingresó.

La joven había llegado al hospital con falta de aire, pero unas semanas después sus pulmones ya estaban “como un queso gruyer“.

A inicios de junio, llamaron a la familia en Carolina del Norte para que se despidiera de ella: no le daban dos días de vida.

Pero casi a último minuto los médicos decidieron probar una técnica que, hasta donde se conoce, no se había practicado antes con un paciente de coronavirus en EU.

“Mayra, más allá de la enfermedad, estaba saludable y también es joven, por lo que si éramos capaces de arreglar sus pulmones, todo lo demás debería estar bien”, cuenta a la BBC el cirujano Ankit Bharat, uno de los responsables del trasplante.

Dos días después iniciaron el procedimiento, sin tener ninguna esperanza -o certeza- de cuáles serían los resultados.

El lugar del silencio

Mayra, que es originaria de Carolina de Norte, se había mudado en 2014 a Chicago, donde comenzó a trabajar como asistente legal.

Mantenía una vida saludable: le gustaba correr, viajar y en su tiempo libre solía visitar a sus amigos o su familia o jugar con sus perros.

Cuando la pandemia comenzó a golpear el estado de Illinois, el temor de enfermarse la llevó a reforzar las precauciones: comenzó a trabajar de forma remota y asegura que apenas salía de casa.

Mayra

Northwestern Memorial Hospital
Mayra todavía se recupera de su operación.

Pero en abril comenzó a sentirse inusualmente mal y algunos síntomas recurrentes se mostraron como un mal augurio.

“Es la cosa más difícil por la que he pasado en mi vida. Estaba trabajando desde casa cuando empecé a perder el olfato y el sabor. Estaba muy cansada, me faltaba el aire y no podía caminar grandes distancias”, recuerda.

Contactó con la línea nacional de COVID para seguir sus consejos. Le recomendaron que se aislara en casa y vigilara sus síntomas.

Pero cada día se sentía peor.

“El 26 de abril ya no pude soportar más y fui a emergencias. Tomaron mis signos vitales y mi oxígeno en sangre estaba muy bajo. A los 10 minutos ya me estaban pidiendo que designara a alguien para que pudiera tomar decisiones médicas por mí“, recuerda.

Fue su último recuerdo por más de un mes.

Una cama de hospital

BBC
La joven estuvo en un ventilador por más de un mes.

La joven fue sedada y conectada casi inmediatamente a un respirador y a una máquina ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), un dispositivo que brinda soporte cardíaco y respiratorio.

“Estuve durante seis semanas en el respirador”, dice.

De todo ese tiempo solo recuerda unos malos sueños que todavía la atormentan.

“Durante esas semanas tuve pesadillas que todavía me afectan hoy, mientras todavía sigo tratando de recuperar algunas capacidades mentales y cognitivas”, asegura.

El momento decisivo

Pero luego de un mes y medio en un respirador Mayra no mostraba mejoría y sus pulmones ya mostraban daños irreversibles.

“Entonces fue cuando le dijeron a mis padres que yo tenía un daño pulmonar agudo y les pidieron que vinieran al hospital a decir adiós porque yo no pasaría de la noche”.

El equipo médico del Chicago’s Northwestern Memorial Hospital, sin embargo, decidió tomar una decisión arriesgada: completaron una evaluación urgente, la consultaron con la familia y como último recurso decidieron someterla a un trasplante doble de pulmón.

Era un procedimiento que se había probado antes en países como Austria y China para pacientes de coronavirus, pero no existía referencia hasta ese momento de otro caso similar en EU.

“Inmediatamente después del trasplante su corazón comenzó a bombear sangre de forma correcta a todos los demás órganos”, afirma el doctor Bharat.

“Cuatro semanas después estaba fuera del hospital. Ahora está en casa, hablando bien, con niveles de oxígeno adecuado”, agrega.

Según un comunicado del hospital, el caso de Ramírez y de otro hombre sometido poco tiempo después a una intervención similar muestran que los trasplantes dobles de pulmón pueden ser también una opción para casos críticos de coronavirus.

Para Ramírez, tras la operación, no solo comenzó el largo proceso de la recuperación, en el que ha tenido que aprender a respirar e incluso a caminar de nuevo.

También, dice, ha tenido que lidiar con las profundas cicatrices emocionales y psicológicas que los últimos meses han dejado en su vida.

“Ahora me siento mucho mejor que cuando desperté tras el trasplante. Estuve durante tres semanas en un proceso de rehabilitación que me ha ayudado drásticamente a mejorar mis habilidades físicas, pero todavía estoy tratando luchar con esto desde un punto de vista mental”.

“Es un proceso lento, pero estoy mucho mejor”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=15s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.