Estas fiestas patrias, más caras que el año pasado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Estas fiestas patrias, más caras que el año pasado

Al desvelo y la cruda hoy se suma otra resaca, la de la cartera. La Confederación Nacional de Cámaras de Comercio (Concanaco) estimó en 16 mil millones de pesos la derrama económica para celebrar a la nación, un 3% más que el año pasado. Sin embargo, también fue más caro. El Índice de Precios de alimentos, bebidas y tabaco está un 6% más elevado que hace un año.
Por Majo Siscar
16 de septiembre, 2014
Comparte

abastos 15sept

Jaity Rendón se gastó alrededor de mil 200 pesos para preparar el delicioso mole de olla que ofrecieron a sus invitados anoche, adornar la casa, comprar algunos cohetes para los niños y ofrecer refrescos, botanas de chicharrón y quesillo y postre. Eran 12 personas a cenar y las bebidas alcohólicas corrieron a cuenta de los invitados. La fiesta la hicieron en casa. Aunque si contamos todo lo que se gastaron en el puente sube mucho más. Jaity vive con su esposo y la hija de ambos en Oaxaca y desde el sábado recibieron la visita de sus cuñados y su suegra, que viven en el Distrito Federal y aprovecharon para turistear.

Sin moverse de la capital, Anelí y Pablo prepararon chiles en nogada. Anelí tiene 30 años y acaba de graduarse de la maestría y está desempleada. Pablo tiene un par más que ella y recibe una beca mientras cursa el doctorado. Aunque dicen que el país no está para festejar nada, gastaron 600 pesos para preparar nueve chiles con los que invitaron a comer a unos amigos que pusieron las cervezas y botanas. Luego salieron a dar el grito y celebrar a una plaza pública donde había conciertos gratis. Pero había que pagar el taxi, seguir bebiendo y comiendo antojitos, comprar espumas, huevos con confeti, trompetas y adornos tricolores. Con lo que se gastaron otros 300 pesos cada uno.

Un mexicano promedio gastó ayer, 15 de septiembre, entre 500 y mil pesos para conmemorar el 204 Aniversario de la Independencia de México. La Procuraduría Federal del Consumidor situó el año pasado entre 321 pesos y 465, sólo el costo de una cena familiar de tostadas de picadillo, tinga y salpicón de res. Sin embargo, el plato estrella es el pozole, ya que lo cena el 40% de los mexicanos, según un sondeo de la Dirección General de Estudios sobre Consumo.

En entrevista para Animal Político, Alejandro Ramírez, director de la Confederación de Porcicultores Mexicanos, aseguró que este septiembre aumentaron las ventas de cerdo entre un 10 y un 15% con motivo del tradicional pozole patrio.

Pero el mismo cerdo que compramos el año pasado para estas fechas nos costó un 20% más caro este año. Así lo revela el Índice Nacional de Precios al Consumidor que publica el Inegi. El precio de la carne de res creció un 16% respecto a hace un año y el pollo un 7%. Poner salsa verde a sus tacos también fue más caro, ya que el tomate verde cuesta un 29.23% más que hace un mes y un 40.55% más que en las mismas fechas que hace un año. El chile serrano también aumentó un 43.47% respecto a la segunda quincena de agosto de 2013.

Los que festejamos ayer notamos que los alimentos, bebidas y tabaco están, en promedio, un 5.96% más caros ahora que hace un año, y el transporte también subió un 6.2%. El precio de la vida –que también incluye gastos en educación, vivienda o ropa– está un 4.23% más alto que a finales de agosto de 2013.

Aunque todavía no hay resultados concretos de la derrama económica de estas fiestas, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servitur) calcula que las ventas generales, con motivo de las fiestas patrias entre este sábado 13 y el martes 16 de septiembre, ascendieron a 16 mil 231 millones de pesos. El presidente de la Confederación, Enrique Solana, indicó que esta cifra significaría “un crecimiento de 3%  respecto del mismo período de 2013, cuyas ventas fueron de 15 mil 758 millones 700 mil 746 pesos, lo que marca una diferencia de 472 millones 761 mil 22 pesos”.

Solana explicó que los principales giros en que gastamos los mexicanos para las fiestas patrias, después de la comida, son en ocio. Así se gastó un 5% más que lo habitual en restaurantes, un 3.5 %más en hoteles que otro fin de semana, un 3% más en esparcimiento; otro 3% más en bebidas y tabaco, mientras el segmento de la papelería registró un aumento de 2%.

En la Central de Abastos de la Ciudad de México, el principal centro de movimiento de efectivo del país, también aumentaron las ventas estas fechas, sobretodo de hortalizas, verduras y granos. Juan Carlos Pérez, integrante de la Asociación de la Central de Abastos asegura que en los días previos aumentaron de los 350 mil clientes habituales a medio millón.

Estas fiestas son, para los productores y distribuidores, temporada tan alta como el Día de Muertos o Año Nuevo. Los que están más contentos son los distribuidores de maíz que vieron crecer sus ventas en un 50% en los tres días anteriores al 16. Sin embargo recuerdan que son sólo tres días. Los vendedores de chiles, por su parte, lo matizan. Que las ventas aumentan entre un 5% y 10% la semanas previa y que hoy ya se vuelve a la normalidad.

La mayoría de los consumidores prefirieron las celebraciones caseras, alrededor de un 80%, según el sondeo de la Dirección General de Estudios sobre Consumo. Del 20% que salieron de casa a festejar, el 12% acudieron a una plaza pública a dar el grito, como Anelí y Pablo.

La ocupación hotelera, que se encuentra en un 58.4% de promedio anual según DATATUR, alcanzó el domingo el 65.7% en Acapulco, y las previsiones eran entre el 70 y 75% en el puerto de Veracruz, Cancún y Riviera Maya. Además de los destinos de playa, el turismo histórico aumenta también para estas fechas, y se codician los lugares donde ocurrieron eventos relacionados con la Independencia, como San Miguel Allende, Dolores Hidalgo o Querétaro. Pero aún así todos resintieron que el lunes no fuera puente oficial.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

6 consejos para negociar de manera más efectiva en el trabajo (y qué es lo que nunca deberías hacer)

Jonathan Booth, experto en negociación de la universidad británica London School of Economics, comparte con algunas de las claves para llegar a un mejor resultado.
Getty Images
10 de agosto, 2020
Comparte
Mujeres conversando

Getty Images
“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, dice Jonathan Booth, explicando que hasta en las situaciones laborales más cotidianas existen habilidades negociadoras que pueden ayudarte a conseguir tus objetivos.

Cuando hablamos de negociar, no solo de trata de cerrar un negocio o conseguir un aumento de salario.

Hay negociaciones más cotidianas que, aunque no terminen con un resultado cuantificable en dinero, son igualmente importantes.

Por ejemplo, necesitas habilidades para negociar un día libre, para que la carga de trabajo sea equitativa o para defender un punto de vista que puede marcar el desarrollo de tu carrera profesional.

Jonathan Booth, profesor de comportamiento organizacional y gestión de recursos humanos de la universidad británica London School of Economics (LSE), quien además se especializa en educación para ejecutivos sobre negociación, dice que los pasos para tener éxito son aplicables en cualquier ámbito laboral.

“Ninguno de nosotros puede evitar una negociación”, le dice Booth a BBC Mundo, ya que es parte de la dinámica de nuestras vidas profesionales. como cuando hay que determinar los términos de un nuevo acuerdo o superar conflictos con colegas.

Lo más desafiante, afirma, es cuando estás negociando con una contraparte competitiva que no está dispuesta a perder y, por lo tanto, no le interesa llegar a un punto medio para facilitar un acuerdo donde los participantes obtengan algún beneficio, situación que en inglés se llama win-win.

Enfrentado a esa situación, es recomendable explorar si existen posibilidades de crear un escenario donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Para avanzar en este enfoque es importante “estar dispuesto a hacer preguntas, compartir información y priorizar la creatividad”, apunta Booth.

Estos son seis consejos que habitualmente utilizan los mejores negociadores, según el académico de LSE.


1. Acercarse a la contraparte y establecer una relación cordial

No se trata, necesariamente, de ir juntos al bar de la esquina, pero una llamada telefónica o una breve reunión previa, puede allanar el camino antes de que se establezca una negociación formal.

Si no están las condiciones como para un contacto previo a la negociación, es importante investigar por otros medios quién es tu contraparte.

Personas conversando

Getty Images
Es importante, dice el académico, crear las condiciones donde cada negociador se levante de la mesa con algún beneficio.

Por ejemplo, buscar en redes sociales información que pueda ser útil antes de sentarse a discutir. Indagar qué trabajos previos ha realizado, cuáles son sus motivaciones, sus intereses. Y si es posible, descubrir cómo han sido los resultados de negociaciones previas donde ha participado la contraparte.

Incluso si la confianza solo se extiende al establecimiento de reglas y procedimientos básicos, al menos eso permitirá que los participantes se sientan más cómodos.

2. Meterse en sus zapatos (y caminar un poco dentro de ellos)

Otra técnica que ayuda en el proceso es tratar de entender la perspectiva de la contraparte, incluso aunque no estés de acuerdo. Eso permite tener una comprensión más racional de la otra persona y descubrir qué busca.

También le hace ver al otro que estás prestando atención y que entiendes lo que propone, aunque las posiciones sean divergentes.

La idea es tratar de encontrar una solución integradora para evitar que el conflicto escale y se transforme en una discusión que no avanza.

3. Compartir información

Aunque puede sonar poco estratégico a primera vista, lo cierto es que compartir información es importante.

Pareja conversando

Getty Images
“No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”, apunta el experto.

Una negociación constructiva está relacionada con la reciprocidad. Entonces, tomar la iniciativa -y estar dispuesto a parecer vulnerable- puede ayudar a conseguir información de la contraparte y mover la conversación a tu favor.

Es como ceder un poco para conseguir algo a cambio. Es posible que tu buena disposición a compartir información empuje a los otros a seguir tu ejemplo, abriendo el diálogo.

Cuando los negociadores ven que las partes están dispuestas a trabajar juntas, se puede mantener un intercambio positivo.

4. Priorizar la creatividad

En cualquier negociación es probable que encuentres problemas o elementos inesperados a medida que avanzan las conversaciones.

En esta circunstancias se requiere ser creativo y buscar soluciones que den una respuesta a las distintas necesidades. Y para ser creativo con las propuestas tienes que saber quién es la persona que está al frente y qué busca.

Pareja conversando online

Getty Images
Antes de sentarse a negociar, siempre hay que investigar quién es tu contraparte.

Es útil trazar la percepción de los intereses de todos lo que están en la mesa. Si los problemas que se discuten tienen varias partes, vale la pena desglosarlos y usar la creatividad para que los otros se integren a la discusión.

En esto es clave hacer las preguntas correctas para aprender de la información nueva que consigues de los otros negociadores y así generar múltiples ideas que permitan crear posibles soluciones.

5. Plantear las cosas de manera colectiva

En vez de plantear el diálogo de manera individual, al estilo de “mi posición es esta”, “tu posición es esta”, es conveniente tratar de conducir la conversación hacia un diálogo colectivo.

También puede ser útil traer a la mesa ejemplos de negociaciones previas donde hayas participado y cuyos resultados arrojaron un beneficio mutuo.

En este punto hay que tener cuidado porque al mostrar mucha experiencia, puedes parecer intimidante o puedes ser percibido por los demás como que los estás subestimando.

6. Minimizar las amenazas

Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer en la mesa de negociación.

Personas discutiendo

Getty Images
“Si tus contrapartes utilizan amenazas, tendrás que encontrar maneras de bloquearlas o prevenir que vuelvan a aparecer”, argumenta Booth.

Básicamente se trata de minimizar la tensión. Lo primero es encontrar un asunto en que todos los negociadores estén interesados para mover la discusión hacia otro lado, o encontrar puntos donde haya acuerdo.

Si descubres cuáles son las cartas del juego de los demás, tienes más opciones de mover las piezas a tu favor, con el fin de encontrar una solución de beneficio mutuo.

¿Qué se puede hacer cuando aparece un elemento inesperado?

“Si eso ocurre, le puedes hacer preguntas para que la contraparte aclare de qué se trata el asunto”, dice Booth.

Ahora bien, “si lo nuevo realmente te ha tomado por sorpresa, trata de evitar que la otra parte se dé cuenta“.

Un alternativa es hacer una pausa en la negociación y ganar tiempo para investigar y evaluar el nuevo escenario, ya que así puedes saber si necesitas traer nuevos recursos a la mesa y explorar otros caminos para lograr un acuerdo.

Y sobre qué es lo que nunca deberías hacer al enfrentar una negociación, Booth es muy claro: “No vayas a una negociación sin estar preparado. Planificar y prepararse son la clave para el éxito”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.