Facebook bloqueó mi cuenta (y lo que hice para recuperarla)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Facebook bloqueó mi cuenta (y lo que hice para recuperarla)

Ante un ataque malicioso, la red social bloquea la cuenta del usuario, pero no da explicaciones de la causa En España no hay teléfonos ni correos de atención al cliente, sólo un cuestionario tras el que se puede tardar semanas en resolver la situación. Esta periodista cuenta su experiencia tras el ataque y bloqueo de su cuenta.
14 de septiembre, 2014
Comparte
La red social sufre ataques de hackers que manipulan las cuentas Foto: ElDiario.es. / Birgerking, flickr.

La red social sufre ataques de hackers que manipulan las cuentas Foto: ElDiario.es. / Birgerking, flickr.

Todo empezó el 24 de julio. La noche anterior entré en mi cuenta de Facebook para mirar notificaciones, mensajes y scrollear un poco. Recuerdo que comenté algo sobre Amy Winehouse, ya que ese día se cumplían tres años de su muerte. Mi uso de la red es particularmente lúdico, aunque también administro otras cuentas de algún evento en el que he trabajado y la de la revista EnCubierta, pero en julio no las estaba utilizando. Después apagué el ordenador.

A la mañana siguiente, tras los vistazos a las webs de los diarios, volví a entrar en Facebook. O mejor dicho, a intentar entrar. Al escribir mi usuario y contraseña saltó un mensaje que me informaba de que mi cuenta estaba inhabilitada, no bloqueada. Sin más, sin ningún otro tipo de información. Había dejado de existir.

Me quedé estupefacta y probé si con el móvil sucedía lo mismo (que así era). Además, tampoco podía acceder a Spotify al tener ambas cuentas conectadas. Así que, de repente, la paranoia. ¿Tendría todas mis cuentas bloqueadas? ¿Estaba siendo atacado mi portátil por un virus? ¿Se harían públicos todos mis mensajes privados? ¿Se borraría todo? ¿A Facebook le había molestado mi comentario sobre Amy Winehouse?

Pasados los segundos de tensión entré en el apartado de infracciones por las cuales la red social puede bloquear tu cuenta: fotos de desnudos, violencia y amenazas, acoso, conductas autodestructivas, venta armas o alcohol, suplantación de la identidad de otro usuario…

Bueno, pensé que no había cometido ninguna de estas faltas. También leí que otro usuario podía denunciarte, pero a mí no me había llegado ninguna denuncia de nadie (y dudaba de que alguien lo hiciera), y que se podían haber detectado anuncios publicitarios fraudulentos, pero tampoco presté atención porque nunca había hecho ninguna promoción.

El siguiente paso fue intentar ponerme en contacto con Facebook para comunicarles que había habido un error. Y fue entonces cuando comenzaron los problemas. La red pone a disposición del usuario un cuestionario en el que tienes que indicar tu nombre, tu correo electrónico, una imagen de tu DNI y señalar el fallo.

Una vez enviado te salta un mensaje que te dice que en breve se pondrán en contacto contigo y solucionarán el asunto. Y no hay más. Es cierto que la red pone a tu disposición multitud de cuestionarios para que soluciones los posibles problemas, pero no hay ninguna dirección de correo, ningún teléfono de atención al cliente en España. Nada.

Lo envié y esperé. Un día, dos días, tres días. Mi cuenta seguía bloqueada y no recibía ninguna notificación por parte de Facebook. Busqué en foros por Internet que no me ayudaron en absoluto. Envié mensajes a su cuenta de Twitter y nada. La más absoluta oscuridad.

Por suerte, gracias a algunos contactos conseguí el correo de una persona que trabaja en la red y le avisé de la situación.

Pero aún pasaron días sin saber nada. Finalmente, el 6 de agosto, mi cuenta se restableció. Lo supe porque me llegó al correo un mensaje, supuestamente de Facebook, en el que se indicaba que no había hecho efectivo el pago de un anuncio de una de las cuentas que administro –el saldo ascendía a unos miserables 0,46 euros, pero como si hubiera sido un céntimo- y que, por favor, les confirmara mi método de pago.

Desde Facebook ya me habían preguntado por lo de los anuncios, pero ya les había dicho que no había realizado ninguno, por lo que no le di más importancia. Por supuesto, no contesté al mensaje de FB sobre el pago de la publicidad y sí que se lo reenvié a mi contacto, quien poco  después me aseguró que mi cuenta había sido hackeada y que los cargos se habían hecho de forma fraudulenta. Me envió los datos: todo había comenzado a las 3.44 de la madrugada del 24 de julio. Por eso a la mañana siguiente yo ya tenía la cuenta inhabilitada.

¿Por qué razón se había hackeado? Según me informaron, porque un virus podía haber capturado mi contraseña, por haber usado un ordenador infectado que hubiera captado la contraseña o porque hubieran comprometido mi email que podría tener la misma contraseña que la de Facebook. La cuestión es que en ese caso, la red sólo podía hacer una cosa: bloquear la cuenta. Eso es lo que pasó conmigo y lo que, según me confirmaron, ocurre más a menudo de lo que desearían, lo que abre cierto interrogante acerca de la seguridad de esta red social.

No obstante, yo tuve suerte y ayuda para subsanar el tema de los pagos y restablecer la cuenta. Cambié la contraseña y hasta la fecha he podido utilizarla sin problemas. Normalmente, aseguran, Facebook avisa de las inhabilitaciones, pero en mi caso no recibí ningún tipo de notificación.  Y cualquier usuario no puede hacer mucho más que rellenar un cuestionario.

Es muy chocante la opacidad de una red que se debe, sobre todo, a unos usuarios que le están ofreciendo todo tipo de datos sobre sí mismos. Creo que lo mínimo es que si el usuario se pone a disposición de Facebook, esta red también ofrezca teléfonos y correos para informar a su clientela cuando decide cortarles el suministro.

Cómo puedes proteger tu cuenta

1- Cambia las contraseñas

Cuando recibas un correo de Facebook que te resulte sospechoso – pago de anuncios, por ejemplo- cambia las contraseñas porque lo más probable es que tu cuenta haya sido hackeada. También si comienzas a ver nuevos “amigos” que no has agregado. Lo más fácil, de todas formas, es que suelas cambiar las contraseñas de vez en cuando para que haya menos posibilidades de hackeo.

2- No utilices la misma contraseña para todo

Ante el número de redes sociales que se manejan –Twitter, Linkedin, Instagram etc- más otros servicios via Internet es normal que muchas veces utilicemos la misma contraseña. Aunque es más incómodo es preferible que sean distintas, ya que en ocasiones el hackeo se produce desde otro servicio –como el correo electrónico- y si son los mismos números y letras (siempre mejor una combinación de ambos)

3- Crea listas privadas

En Facebook todos tus contenidos pueden ser públicos o no. La red social pone a tu disposición la posibilidad de crear carpetas –opción  privacidad- para seleccionar a los ‘amigos’.  Con esta opción evitarás dar demasiada información a gente con la que no quieres compartir datos personales.

4- No uses la red en ordenadores públicos

Este punto tiene que ver con el software que utilice el ordenador. Es mucho mejor asegurarse de que se está usando un software de seguridad actualizado y también uno de los navegadores recomendados , como puede ser Google Chrome, Mozilla, Safari y Explorer.

5- Ten cuidado con las aplicaciones

A todos nos han llegado invitaciones para agregar una aplicación a Facebook. Incluso de amigos confiables. Ten mucho cuidado con ellas porque muchas son un fraude para captar datos del usuario y el ordenador.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Al menos 19 menores y dos maestras son asesinados en un tiroteo en Uvalde, Texas

Los hechos ocurrieron en la Robb Elementary School. Medios locales informan que el atacante, de 18 años, murió tras ser abatido por la policía.
Cuartoscuro Archivo
24 de mayo, 2022
Comparte

Un joven de 18 años mató al menos a 19 niños y dos maestras este martes en un tiroteo en una escuela primaria en Uvalde, en Texas, Estados Unidos.

El tiroteo ocurrió sobre el mediodía, hora local, en la Robb Elementary School, informaron las autoridades.

El gobernador del estado, Greg Abbott, dijo que el atacante abandonó un auto antes de ingresar en la escuela para abrir fuego “horriblemente, incomprensiblemente”.

El sospechoso, identificado como Salvador Ramos, fue abatido por la policía en la escena del crimen.

Se desconocen los motivos detrás del tiroteo.

El jefe de policía local, Pete Arredondo, dijo en una conferencia de prensa que “numerosas” personas resultaron heridas, pero no dio cifras.

A su regreso a EU, tras un corto viaje por Asia, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo una alocución en la que quedó patente su frustración.

“En el nombre de Dios, ¿cuándo le vamos a hacer frente al lobby de las armas?“, subrayó.

La Robb Elementary School tiene una matrícula de unos 500 estudiantes y casi el 90% de ellos son latinos y alrededor del 87% se considera económicamente desfavorecidos.

Qué pasó

La policía de Uvalde informó que fue notificada de un “tirador activo” en la escuela poco antes del mediodía del martes y que había enviado allí unidades especiales.

Poco después de conocerse la noticia, el Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde, unos 135 km al oeste de la ciudad de San Antonio, le confirmó a la BBC que los estudiantes de la Robb Elementary School habían sido evacuados.

Mapa lugar del tiroteo

Abbott contó que el atacante portaba una pistola y también llevaba puesto un chaleco antibalas. El joven conducía una camioneta que chocó contra una zanja a pocos metros de la Robb Elementary School, donde entró y comenzó a disparar.

Dos fuentes policiales confirmaron a CBS News, socio estadounidense de la BBC, que el sospechoso, además de la pistola, portaba un rifle semiautomático AR-15 y tenía también cargadores de municiones de alta capacidad cuando entró en la escuela.

La agencia de noticias Associated Press informó que un oficial de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. que estaba cerca cuando comenzó el tiroteo ingresó a la escuela y disparó y mató al hombre armado, que estaba detrás de una barricada.

Según los informes, dos agentes fronterizos recibieron disparos en un intercambio con el pistolero, uno de ellos en la cabeza. Las autoridades dijeron que ambos se encuentran en condición estable en el hospital.

Una familia llora afuera del Centro Cívico SSGT Willie de Leon luego del tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,El martes en la noche varias familias recibieron la noticia de que sus hijos habían muerto, según reportaron los periodistas en el terreno.

Varios testigos describieron las escenas de pánico en canales de noticias estadounidenses.

“Todo el mundo estaba como loco porque los niños tenían miedo y salían corriendo de la escuela”, relató Isaias Melendez, un testigo del suceso, a la cadena ABC.

El último día de clases antes de las vacaciones de verano estaba previsto para el próximo jueves, pero el superintendente escolar, Hal Harren, anunció que la escuela permanecerá cerrada lo que queda del año escolar y que todas las actividades se han cancelado.

Qué se sabe de las víctimas

Dos de los niños muertos en el tiroteo fueron identificados por medios estadounidenses. Familiares confirmaron la muerte de Xavier López y Amerie Jo Garza, de 10 años, en declaraciones la noche del martes.

Ángel Garza publicó en Facebook que su hija Amerie había sido asesinada.

“Mi pequeño amor ahora está volando alto con los ángeles. Por favor, no den por sentado ni un segundo. Abracen a su familia. Díganles que los aman”, dijo.

Una de las dos maestras muertas también fue identificada en medios locales como Eva Mireles. Su perfil en la página web del distrito escolar indica que tenía una hija en la universidad y que le encantaba correr y caminar.

El Hospital Uvalde Memorial informó en Facebook que 15 niños fueron trasladados a sus instalaciones “en ambulancias o autobuses”, aunque no está clara su condición o edad.

El Hospital Universitario de San Antonio informó en Twitter que recibió cuatro personas heridas en el tiroteo: una mujer de 66 años y una niña de 10 años que se encuentran ambas en estado crítico, y otras dos niñas de 9 y 10 años que están en regular y buen estado respectivamente.

Arredondo, el jefe de policía local, dijo que a esta escuela asisten alumnos que están en segundo, tercero y cuarto grado, lo que implica que las edades de los alumnos oscilan entre los 7 y los 10 años.

Robb Elementary School

FUENTE DE LA IMAGEN,GOOGLE MAPS

Qué se sabe del atacante

Abbott identificó al atacante como Salvador Ramos, un adolescente de 18 años.

atacante

FUENTE DE LA IMAGEN,POLICÍA DE TEXAS

El gobernador contó que el joven era residente de Uvalde y que estudiaba en una escuela secundaria cercana.

El canal News 4 San Antonio contó que el atacante chocó su vehículo poco antes de ingresar a la escuela.

Aunque inicialmente la policía informó que estaba “en custodia”, luego Abbott confirmó que había muerto.

Indicó además, que aparentemente antes de atacar la escuela, el sospechoso disparó contra su abuela, la cual fue trasladada al hospital y ahora se encuentra en estado crítico.

El jefe de policía Arredondo dijo que las informaciones que tienen las autoridades indican que el adolescente actuó solo.

“El atacante está muerto y no estamos buscando activamente a otro individuo u otro sospechoso en este caso”, informó en una rueda de prensa.

Fuentes cercanas a la investigación del tiroteo le dijeron al diario The Washington Post que el atacante había cumplido los 18 recientemente y que no tenía antecedentes penales.

2px presentational grey line

Vigilia en Uvalde

La videoperiodista de la BBC, Angélica Casas, asistió a una vigilia cerca de la Robb Elementary School, donde conversó con miembros de la comunidad.

Karla Bowman se descompuso mientras le contaba al grupo sobre una amiga suya cuya hija pequeña, estudiante de la escuela, se encuentra entre las personas a las que aún no se ha localizado.

“No saben si está en cirugía o es una de los muertos, pero saben que es víctima de algún tipo porque está desaparecida”, explicó Bowman entre llanto.

“No puedo creer esto”, comentó Cheryl Juhasz, residente de toda la vida de Uvalde, quien lloró en silencio durante la oración.

No puedes comprender un mal como este, no importa dónde suceda, pero es más difícil cuando sucede en tu casa”.

Las banderas en edificios federales del país ondean a media asta desde la tarde del martes.

2px presentational grey line

“Ya es suficiente”

La vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, hizo una declaración desde Washington donde presidía la gala de premios del Instituto Americano de Estudios del Congreso de Asia y el Pacífico (APAICS, por sus siglas en inglés).

“Cada vez que ocurre una tragedia como esta, nuestros corazones se rompen y nuestros corazones rotos no son nada comparados con los corazones rotos de esas familias, sin embargo, sigue pasando”, dijo Harris con la voz quebrada.

“Creo que todos sabemos y nos hemos dicho muchas veces entre nosotros: ¡ya es suficiente, ya es suficiente! Como nación, debemos tener el coraje de actuar y comprender el nexo entre lo que constituye una política pública razonable y sensata para asegurar que algo así nunca vuelva a suceder”, enfatizó.

El representante a la Cámara por Texas Joaquín Castro dijo en una entrevista con un medio local que está seguro de que “la mayoría de la gente no quiere que personas mentalmente inestables, peligrosas o llenas de odio tengan un arma semiautomática que puede matar a 20 personas en menos de un minuto fácilmente disponible para ellos, y sin embargo, parece que no hacemos nada al respecto”.

Por su parte, la primera dama Jill Biden expresó su frustración y dolor en Twitter, manifestó sentirse “aturdida. Enojada. Con el corazón roto”.

Otros tiroteos

Los tiroteos en escuelas se han convertido en emergencias recurrentes en EE.UU., con 26 registrados el año pasado, según EdWeek, una publicación especializada en educación.

En un reporte publicado hace unos días, el FBI indicó que la cantidad de tiroteos en todo el país aumentó considerablemente en 2021 al doble de los registrados antes de la pandemia.

El tiroteo en Texas es el más mortífero en una escuela primaria en EE.UU. desde el ocurrido en la Escuela Primaria Sandy Hook en 2012, según datos de Everytown for Gun Safety.

En la escuela Sandy Hook, ubicada en Connecticut, murieron 20 niños y 6 adultos.

policia

FUENTE DE LA IMAGEN,REUTERS

Es también el peor desde el ocurrido en 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, en el que murieron 17 personas.

La Unión Nacional de Padres, que reúne organizaciones de padres de estudiantes a lo largo del país, demandó este martes un cambio de política al recordar que han ocurrido más de 100 tiroteos en escuelas en Texas desde 1970.

“Como nación, nuestro historial de poner a los niños antes que la política (…) es vergonzoso y nos deja con poca esperanza”, dijo el grupo.

Tras conocer sobre el incidente, el fiscal general de Texas, Ken Paxton (del Partido Republicano), sugirió que la solución a los tiroteos en las escuelas es armar a los maestros.

Mientras tanto, el senador demócrata de Connecticut, Chris Murphy, les rogó a sus colegas que aprueben una ley de control de armas.

“Estos niños no tuvieron mala suerte”, dijo. “Esto solo sucede en este país. En ningún otro lugar, en ningún otro lugar, los niños pequeños van a la escuela pensando que les pueden disparar ese día”.

Pero el senador de Texas Ted Cruz, republicano, rechazó los llamados al control de armas. Dijo que restringir los derechos de los “ciudadanos respetuosos de la ley… no funciona. No es efectivo. No previene el crimen”.

Las armas superaron a los accidentes automovilísticos para convertirse en la principal causa de muerte de niños y adolescentes estadounidenses en 2020, según datos publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el mes pasado.

El lunes, un informe del FBI encontró que los ataques de “tirador activo” se han duplicado desde que comenzó el coronavirus en 2020.

El tiroteo tiene lugar días antes de que comience en Houston la reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle, que defiende el derecho a portar armas en EE.UU., y a la que está previsto que asista el expresidente Donald Trump.

2px presentational grey line

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.