"Lady al Qaeda", la mujer que se convirtió en ícono de extremistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Lady al Qaeda", la mujer que se convirtió en ícono de extremistas

Tiene poco más de 40 años, egresó de importantes universidades en EU, se especializó en neurociencia y tuvo tres hijos, pero su nombre figuró en la “lista de los más buscados”. ¿Peligrosa extremista o víctima inocente?
28 de septiembre, 2014
Comparte

”Se les dieron muchas oportunidades para negociar la liberación de su gente… Hemos ofrecido un intercambio de prisioneros que permita a los musulmanes que ustedes mantienen bajo arresto recuperar su libertad, como nuestra hermana, la doctora Aafia Siddiqui…”.

Este texto corresponde a una carta enviada por el grupo radical autodenominado Estado Islámico (EI) hace poco más de un mes. No era la primera vez que el nombre de la neurocientífica estaba en boca de una organización extremista.

En la carta el grupo proponía una negociación a propósito del secuestro del periodista estadounidense James Foley, quien finalmente fue decapitado por la agrupación a mediados de agosto.

¿Quién es esta mujer, también conocida como “Lady al Qaeda”?

Para algunos es una peligrosa extremista: su nombre estuvo en la lista de “los más buscados” elaborada por el gobierno estadounidense. Para otros, es una víctima inocente.

Actualmente, se encuentra en una prisión en Texas, Estados Unidos. En 2010 fue condenada a 86 años de cárcel por un tribunal en Manhattan, uno de los cinco distritos que conforman la ciudad de Nueva York.

¿Cómo terminó en esta situación?

Lo que se sabe

Siddiqui nació en Pakistán en 1972, pero vivió en EE.UU. en la década de los 90. Se dedicó al campo de la neurociencia: estudió en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y realizó un doctorado en la Universidad de Brandeis, en ese mismo estado.

“Se volvió radical cuando vivió en Boston y se divorció de su esposo porque se negó a lanzar la yihad”, le dice a la BBC Michael Kugelman, analista del centro de estudios Woodrow Wilson, con sede en Washington, EE.UU.

Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, Siddiqui, su marido y sus dos hijos, Ahmed y Maryam, se fueron de EE.UU.

Según información publicada en varios medios de comunicación, incluyendo un sitio web que aboga por su liberación, la pareja se fue a Pakistán y se separó en 2002. Ese mismo año nació su tercer hijo.

“De acuerdo con la versión de funcionarios estadounidenses, posteriormente se casó con Ammar al-Baluchi, el sobrino de Khalid Sheikh Mohammed, el autor intelectual de los atentados contra el Pentágono y las Torres Gemelas”, añade Kugelman.

Artículos publicados por medios británicos y estadounidenses indican que, en esa época, el nombre de Siddiqui se mencionó en el interrogatorio de personas acusadas de tener vínculos con extremistas.

El momento de la captura

En julio de 2008, Siddiqui fue detenida en Gazni, una ciudad localizada en el centro de Afganistán.

Un artículo de la revista estadounidense Time, publicado en enero de 2010 a propósito del inicio del juicio en su contra, indica que este incidente ocurrió en las cercanías de una de las mezquitas de la ciudad.

La policía local la aprehendió porque sospechaba que podía ser una atacante suicida.

“Presuntamente tenía un USB (un dispositivo para almacenamiento de datos) con referencias específicas a ‘células’ y ‘enemigos’, así como varios productos químicos en envases de cremas, incluyendo cianuro de sodio”, dice el artículo.

En la misma publicación se explica que, según los fiscales del caso, Siddiqui “tomó un rifle automático M-4 y abrió fuego al grupo de soldados y funcionarios del FBI que iban a interrogarla. No hirió a nadie, pero recibió dos tiros en el abdomen”.

Fue por este incidente, y no por cargos relacionados con actividades extremistas, que la mujer fue juzgada. “La sentenciaron por intentar matar a ciudadanos estadounidenses. Sin embargo, no hay evidencia forense que vincule a Siddiqui con el crimen del que se le acusó”, señala Kugelman.

La otra cara de la moneda

Antes de su arresto, era muy poco lo que se sabía acerca de qué paso con la científica paquistaní después de que se fue de EE.UU.

“Cinco años antes de su captura, se reportó que supuestamente había ‘desaparecido’ de las calles de Karachi en compañía de sus tres hijos”, se lee en un documento presentado por Amnistía Internacional a propósito del inicio del juicio de 2010.

“Según algunas denuncias, estuvo detenida secretamente por funcionarios estadounidenses, lo que ha sido negado en varias oportunidades por el gobierno de ese país”, continúa el documento.

Esta organización, dedicada a la defensa de los derechos humanos, no tenía información acerca del paradero de Siddiqui durante el tiempo de su supuesta desaparición, pero se interesó en observar el juicio para evaluar su imparcialidad debido a la existencia de “muchas preguntas sin respuesta en torno al caso”.

La familia de Siddiqui cree que fue víctima de un secuestro por información de inteligencia incorrecta y está absolutamente convencida de que es inocente.

En agosto de 2014 se consignó una petición ante la Casa Blanca, suscrita por poco más de 100.000 personas, para su repatriación. En años previos ha habido marchas de apoyo a Siddiqui en Pakistán.

“No sabemos nada de ella, es tan doloroso. Ni siquiera estamos seguros de que esté viva, no podemos hablarle. En el tribunal han leído declaraciones de ella, ¿pero cómo podemos confiar en que ella efectivamente dijo eso?”, le comentó a la BBC la hermana de Siddiqui, Fowzia, en una entrevista telefónica desde Karachi.

Empatía y legitimidad

Cuando se enteró de que EI estaba pidiendo la liberación de su hermana, Fowzia Siddiqui confiesa que entró en conmoción. Con anterioridad, grupos radicales vinculados con el Talibán habían hecho la misma solicitud.

“¿Otra vez? Asociarla con hechos violentos echa por tierra todo mi esfuerzo por limpiar su nombre”, dice.

“Agradecemos el sentimiento de quienes quieren ver a Aafia en libertad, pero de ninguna manera aceptamos que otras personas sufran como nosotros. Ella estaría consternada si supiera que su nombre se relaciona con asesinatos y caos”.

A su juicio, mientras más inocente es la víctima, más conveniente es para organizaciones radicales apropiarse de su causa.

Kugelman cree que hay evidencia de que Siddiqui se radicalizó, pero coincide con su hermana en que los extremistas pueden usar su caso para tratar de generar empatía y legitimarse.

“Aafia Siddiqui representa a las victimas musulmanas de la maldad estadounidense, es un símbolo del maltrato que ese país le da a inocentes en la guerra contra el extremismo”, dice Kugelman.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: BBC

Nicolás Toledo: quién era el mexicano que murió en el tiroteo del desfile del 4 de julio en Chicago

La familia Toledo había acudido junta a disfrutar del desfile del Día de la Independencia en Highland Park.
Foto: BBC
6 de julio, 2022
Comparte

Nicolás Toledo, el mexicano que murió en el tiroteo, no estaba muy convencido de ir a ver el desfile del Día de la Independencia la mañana del lunes en Highland Park.

El mexicano de 78 años necesitaba de una andadera para caminar y sabía que podría ser difícil para él desplazarse por las aceras llenas de gente en esa ciudad al norte de Chicago.

Su familia, sin embargo, no quería dejarlo solo en casa. Todos iban a asistir y era una buena oportunidad para pasar un día juntos.

Iban 15 de la familia y eligieron un buen sitio para ver el desfile en el centro de Highland Park. Los carros alegóricos comenzaron a pasar, dice Xochil Toledo, una de sus nietas que lo acompañó.

Súbitamente estalló el caos: Robert Crimo, un estadounidense de 22 años, comenzó a disparar hacia la multitud con un rifle de alto poder. Más de 70 disparos, según la investigación de la policía.

Nicolás Toledo fue uno de los siete fallecidos, además de una treintena de heridos, que ha dejado este ataque del 4 de julio.

“Un día que se suponía que iba a estar lleno de alegría y felicidad se convirtió en un sueño lleno de terror y dolor”, dice la nieta de Toledo en un mensaje de su perfil de Facebook.

Las autoridades han identificado a otras víctimas mortales como Katherine Goldstein, de 64 años, Irina McCarthy (35), Kevin McCarthy (37), Jacquelyn Sundheim (63) y Stephen Straus (88).

Irina y Kevin McCarthy eran una joven pareja que dejan huérfano a un bebé de 2 años.

“Un ángel de la guarda”

Xochil Toledo explica que su abuelo estaba sentado en medio de la familia cuando arrancó el desfile.

Mientras pasaba un carro con una banda en la Avenida Central de Highland Park, su abuelo se veía feliz, “disfrutando el momento”.

El lugar del tiroteo

Getty Images

Escucharon detonaciones, que en un principio pensaron eran parte del espectáculo. Pero entonces comenzaron a caer las balas justamente en el lugar en el que estaba la familia.

Tres impactaron en el abuelo, causando su muerte.

“Él nos salvó la vida a todos. Pudieron haber ido contra mí, contra mi novio o contra mis primos”, dijo Xochil Toledo al diario Chicago Sun Times.

Un hijo de Toledo trató de protegerlo y recibió un disparo en el brazo, pero todos los demás pudieron ponerse a salvo luego del ataque.

La familia dice que Toledo es unángel de la guarda” que los protegió.

Abrieron una recaudación de fondos que en poco más de 24 horas obtuvo la respuesta de más de 1.200 personas y una ayuda superior a los US$60.000.

“No hay palabras para decir cuánto agradecemos a la comunidad por toda su ayuda en estos momentos tan difíciles para nuestra familia. Todas las donaciones irán para los gastos del funeral”, escribieron.

Dos personas frente a un ramo de flores

Reuters
Algunas personas han regresado al sitio del ataque para colocar flores por las víctimas del tiroteo.

Nicolás Toledo estaba de visita a su familia al norte de Chicago, luego de dos años de no poder viajar a EE.UU. por las restricciones de la pandemia.

Era originario del estado de Morelos, en el centro de México, pero durante muchos años trabajó en Estados Unidos, donde está una buena parte de su familia conformada por su esposa y ocho hijos.

Tenía doble nacionalidad mexicano-estadounidense, así que pasaba largos periodos con su familia en Illinois.

“Lo trajimos aquí para que pudiera tener una vida mejor”, dijo su nieta al diario The New York Times. “Sus hijos querían cuidarlo y estar más en su vida y luego sucedió esta tragedia”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.