"Los mexicanos no somos cualquier gato de la historia" (discurso de León Portilla en Antropología)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Los mexicanos no somos cualquier gato de la historia" (discurso de León Portilla en Antropología)

El antropólogo que vio abrir por primera vez las puertas del Museo de Antropología habló durante la ceremonia por los 50 años del recinto.
18 de septiembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro/Archivo

Foto: Cuartoscuro/Archivo

Señor licenciado Emilio Chuayffet Chemor, secretario de Educación Pública. Si quisiera mencionar a todas las personalidades del presidium y a otras que están aquí, creo que no acabaría en toda la noche. Me voy a limitar a mencionar a dos damas: la señora Avecita López Mateos y la doctora Yoloxóchitl Bustamante, directora de ese instituto hermano del INAH,  el Instituto Politécnico Nacional.

Señoras y señores,

En 1962 se celebró en esta ciudad el trigésimo segundo Congreso Internacional de Americanistas. Ese Congreso, que sigue realizándose cada dos años, reunía a antropólogos, historiadores interesados por investigar las culturas de los pueblos indígenas, de los pueblos originarios como hoy le llamamos. En la sesión de clausura se presentaron varios proyectos de resolución, uno de ellos fue exponer ante el presidente de la República, licenciado Adolfo López Mateos, la idea de construir un nuevo recinto para albergar al Museo Nacional de Antropología.

Fuimos varios, el doctor Eusebio Dávalos Hurtado, que era director del Instituto Nacional de Antropología e Historia; el doctor Ignacio Bernal, muy distinguido arqueólogo que luego fue director de este museo y del instituto; don Alfonso Caso, figura señera de la arqueología y de la antropología mexicana. El doctor Dávalos era director, como ya lo dije, y el doctor Bernal era presidente de ese congreso; su servidor era secretario del mismo. Fuimos a ver al presidente López Mateos, que nos respondió con la afabilidad que le era característica y le expusimos a lo que íbamos y nos contestó: “Sí, autorizaré que se edifique ese nuevo recinto, pero con la condición de que se haga en dos años para que yo pueda inaugurarlo durante mi periodo presidencial”.

Y así fue, se contrató al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez  para diseñarlo y coordinar la edificación de este museo. Creo que huelga decir que el arquitecto Ramírez Vázquez ha sido figura señera de la arquitectura mexicana, es una persona de fama mundial. Se crearon comisiones, diversos grupos de arqueólogos, etnólogos, para que fueran en colaboración con los arquitectos planeando la construcción. Diré que al maestro Barrera Vázquez y a quien está hablando nos correspondió seleccionar textos, a él mayas y a mí náhuatl, para que los tradujéramos y los pusieran cincelados en las paredes de este museo. Y así se inauguró en 1964, con gran sololemnidad, con la plana mayor con la que ya se mencionó al licenciado Torres Bodet, gran humanista. También estuvo el licenciado Agustín Yáñez y, en fin, no puedo enumerar a todos.

¿Qué ha sido este museo? Brevemente hago una reflexión. En él se alberga, se custodia y se muestra la riqueza enorme de la cultura mesoamericana y de las culturas del norte de México. Somos una cultura originaria, una cultura que se desarrolló por sí misma, una de las pocas culturas originarias que ha creado la humanidad a lo largo de los milenios; eso le confiere una significación enorme. ¿Qué hizo el hombre en el aislamiento en el nuevo mundo? ¿Qué hizo alejado de las grandes civilizaciones del antiguo mundo, Egipto, Mesopotamia, China, etcétera? Entonces, por eso interesa tanto la cultura indígena de México en todo el mundo. Creo que eso es una primera razón. El mayor significado de este museo es que aquí está el mayor conjunto de obras que a la vez hoy vemos como creaciones artísticas, esculturas, obras, piedras maravillosas de cerámica, en fin, este tesoro. Hemos visto también los códices que alberga la Biblioteca de Antropología, que alberga este mismo museo.

En el segundo piso del museo hay una exhibición, como ustedes saben, de la presencia indígena actual. Yo siempre he pensado que es un tema difícil, porque a mí no me gustaría, tampoco creo que a ustedes, que nos convirtiéramos en objeto de museo. ¿Les gustaría a ustedes que su señor o sus abuelitos aparecieran en una vitrina? Como que no, ¿verdad? Entonces, ¿qué se va a exhibir?, ¿vamos a exhibir la miseria, el aislamiento en que han vivido? Es difícil, es difícil. A mí me parece que aunque ya se ha ido avanzando mucho en la presentación etnográfica de los pueblos actuales, se puede enfatizar en su creatividad. Por ejemplo, los Amuzgos de Oaxaca tienen una vestimenta de mujer que es bellísima, unos tejidos maravillosos. Mostrar eso, la creatividad, mostrar a los indígenas como maestros que nos hablan de su cultura. Entonces ya no son objetos de museo, sino copartícipes de la herencia indígena de México.

Un tercer significado del museo es que aquí hay una Pinacoteca, que a veces nos saltamos, pero desde la entrada está el magnífico cuadro de Rufino Tamayo con la luna, el jaguar, es maravilloso. Hay aquí un tesoro: unos 200 cuatros que acompañan las diversas salas. Aquí hay cuadros de Leonora Carrington, de Pablo O’Higgins, de Rina Lazo. Bueno, no puedo enumerar todos los que hay. Es un tesoro.

Y, finalmente, este recinto vibra con México, no es un interés meramente académico el que tiene, es un interés vital. Como decía el licenciado Tovar y Teresa, que viene a ser la presentación plástica viviente, real, no inventada, de las raíces más hondas en el ser de México. Todos los mexicanos tenemos esa herencia, yo siempre en mis clases en la UNAM les digo a mis estudiantes: Los mexicanos no somos cualquier gato de la historia, descendemos de la gran civilización mesoamericana y de la gran civilización mediterránea, la civilización mediterránea que arranca con Egipto, que sigue con Grecia, con Roma y que nos llega también en su versión española: ésta es la raíz de México.

Y qué bueno, recuerdo yo que Bernal se preocupó por que se realizara la presencia también de la otra raíz, el museo del virreinato en Tepozotlán. Partiendo de esa idea que es una realidad viviente, nada tiene de extraño que aquí se celebren conferencias, ciclos de conferencias, exposiciones de arte egipcio, de arte chino, de arte hebreo, de arte griego, que suelen atraer a miles y miles de visitantes. Y además aquí han tenido lugar actos que han sido trascendentales en la vida de México; varios de los presidentes de la República se han reunido aquí con colaboradores o con otros visitantes extranjeros para discutir problemas vitales. Los ciclos de conferencias son constantes; voy a recordar dos episodios que creo que significan algo en la vida de México.

Uno es cuando se descubrió el Templo Mayor de Tenochtitlan, allá por mil novecientos setenta y tantos. En esa ocasión, el arqueólogo que seguramente está aquí, Eduardo Matos Moctezuma y yo dimos un ciclo de conferencias en este museo. Y aquí, en este vestíbulo y en la Sala Torres Bodet se llenó como ahora casi y venía más gente que quería saber qué se descubría en los hallazgos del Templo Mayor. Fue tal la multitud que tuvimos que suplicar que la fuerza pública impidiera la entrada. Menos mal que esta vez la fuerza pública no nos impidió llegar; al revés, nos favoreció. Ese fue un acto muy significativo que pone de manifiesto el interés que tenemos por conocer nuestras raíces.

El otro momento fue en 1985, cuando el terrible terremoto que destruyó cientos de edificios y que causó la muerte de miles de mexicanos y mexicanas. Hubo una reunión aquí en este lugar, nada más que el presidium estaba aquí y el público allá. En esa reunión hablaron muchas personas y también se recordó una profecía que devolvió el alma a los que estaban aquí. Todos estaban tristes, apesadumbrados, ¿en qué ha parado nuestra ciudad?, ¿va a desaparecer, ese es nuestro destino? Entonces se dio lectura a la profecía del cronista Chimalpahin: “En tanto que dure el mundo, no se acabará, no perecerá, la fama, la gloria de México Tenochtitlán”. Mucha gente enjugó las lágrimas.

En resumen, y con esto termino, este museo es como el templo de la mexicanidad, la raíz de la mexicanidad. Por eso, ¡qué vengan millones de visitantes mexicanos y extranjeros! Yo pido al señor licenciado Chuayffet que consiga a este museo el apoyo para seguir realizando sus funciones.

Muchas gracias por su atención.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Shinzo Abe: asesinan al exprimer ministro de Japón cuando daba un discurso

Shinzo Abe murió en el hospital después de que le dispararan mientras daba un discurso en la ciudad occidental de Nara.
8 de julio, 2022
Comparte

El exprimer ministro japonés Shinzo Abe fue asesinado este viernes cuando daba un discurso en la ciudad de Nara, en el sur de Japón.

El exmandatario de 67 años falleció en el Hospital de la Universidad Médica de Nara, donde estaba recibiendo tratamiento médico tras el incidente.

Colapsó inmediatamente tras los disparos y fue trasladado de urgencias al hospital, donde los médicos pasaron cuatro horas y media tratando de salvarle la vida.

El corresponsal de la BBC en Tokio, Yuko Kato, califica la noticia como “el peor desenlace posible“.

“Independientemente de lo que mucha gente piense de la gestión de Abe, Japón ahora está unido por el dolor, la ira y la conmoción”, agrega.

El tiroteo ocurrió sobre las 11:30 hora local (02:30 GMT) del viernes y su presunto autor, un hombre de 41 años, fue arrestado.

Tras el anuncio de su muerte, un médico del hospital confirmó en una rueda de prensa que había encontrado heridas en el lado derecho del cuello, pero dijo que no había encontrado ninguna bala.

Además, aseguró que su equipo no había detectado signos vitales cuando el ex primer ministro llegó al hospital.

El médico experto concluyó que, tras caer en un estado de paro cardiopulmonar en la escena del crimen, Shinzo Abe murió desangrado.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, calificó el ataque como un acto de brutalidad y aseguró que estaba “sin palabras“.

“Tengo un gran respeto por el legado que dejó Shinzo Abe y le doy mi más sentido pésame”, agregó, y describió a Abe como un “amigo personal” y alguien con quien “pasaba mucho tiempo”.

“Recibí valiosos consejos y apoyo de Abe”, prosiguió.

Cómo ocurrió el ataque

  • Abe se encontraba haciendo campaña en la ciudad de Nara, en el sur de Japón, a dos días de las elecciones de la Cámara alta del Parlamento japonés previstas para el domingo.
  • Estaba dando un discurso de campaña en apoyo al candidato político Kei Sato, un miembro actual de la Cámara alta que se postula para la reelección en Nara.
  • Se escucharon dos disparos y se cree que Abe recibió uno de ellos en el cuello.
  • El exmandatario colapsó inmediatamente y fue trasladado de urgencia al hospital más cercano.
  • Los agentes de seguridad que se encontraban en la escena abordaron al atacante, quien está ahora bajo custodia.
  • Un arma no identificada fue filmada en el suelo después del ataque. Se cree que el atacante usó un arma casera, pero la policía no ha confirmado esta versión.

La policía incautó el arma del atacante, quien fue identificado como Yamagami Tetsuya.

Un hombre, que se cree que es sospechoso de disparar al primer ministro japonés Shinzo Abe, es retenido por agentes de policía en la estación Yamato Saidaiji en Nara.

Reuters

Tetsuya le dijo a los investigadores que no estaba contento con el ex primer ministro y que tenía la intención de matarlo, según fuentes policiales.

El atacante es exmiembro de la Fuerza de Autodefensa Marítima (fuerza naval) de Japón, reportaron los medios locales.

Los ataques de este tipo son muy raros en Japón, un país en donde existen estrictas restricciones sobre la posesión de armas de fuego y donde apenas se registran incidentes de violencia política.

Su legado

Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Hijo del excanciller Shintaro Abe y nieto del exprimer ministro Nobusuke Kishi, Abe pertenecía a la realeza política y todavía era considerado una figura poderosa en la política japonesa.

Era conocido por su agresiva política exterior y una estrategia económica característica que popularmente se conoció como “Abenomics”.

Shinzo Abe

EPA
Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Es, hasta el momento, el primer ministro con más años de servicio en el país asiático.

Su primera etapa como primer ministro fue breve, duró poco más de un año a partir de 2006, y estuvo marcada por el escándalo.

Pero hizo una reaparición política en 2012 y se mantuvo en el poder hasta 2020 cuando renunció por motivos de salud.

Abe renunció luego de semanas de especulaciones, revelando que había sufrido una recaída de colitis ulcerosa: la enfermedad intestinal que provocó su renuncia en 2007.

Fue sucedido por su aliado cercano en el partido Yoshihide Suga, a quien luego reemplazó Fumio Kishida, el actual primer ministro.

El exlíder japonés fue uno de los políticos más influyentes de Japón en los tiempos modernos.

Su asesinato ha provocado conmoción y condena tanto en Japón como en el extranjero.


Análisis de Rupert Wingfield-Hayes

Corresponsal de la BBC en Japón

La primera pregunta que mucha gente se estará haciendo es ¿qué arma usó el atacante y cómo la consiguió?

La respuesta parece ser que puede que él mismo la haya fabricado.

Las fotografías que han surgido del sospechoso mientras estaba siendo detenido muestran lo que parece ser una escopeta de dos cañones improvisada o hecha en casa.

Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

Reuters
Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

La violencia con armas de fuego es muy rara en Japón, donde es extremadamente difícil poseer una.

La violencia política también es extremadamente rara.

Abe contaba con un equipo de seguridad. Pero parece que el atacante aun así pudo acercarse a Abe sin ningún tipo de control o barrera.

El tiroteo de una figura tan prominente es profundamente impactante en un país que se enorgullece de ser tan seguro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=D5BLb0wvWbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.