Los museos más insólitos de Ciudad de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los museos más insólitos de Ciudad de México

Instrumentos de tortura utilizados por la Inquisición, vitrinas con frascos con fetos y tumores cancerígenos o una isla habitada por muñecas de juguete: la capital mexicana tiene más de 150 museos. Y algunos son extraños.
8 de septiembre, 2014
Comparte

Isla de las Muñecas en Xochimilco, Ciudad de México. Foto: BBC

¿Se imagina caminar entre instrumentos de tortura utilizados por la Inquisición, recorrer vitrinas con frascos donde se guardan fetos y tumores cancerígenos o quizá desembarcar en una isla habitada por muñecas de juguete?

Pues es parte de lo que albergan algunos de los más de 150 museos que hay en la capital de México, que según las autoridades es una de las ciudades con mayor cantidad en el mundo.

Las exhibiciones permanentes son variadas, pues se pueden encontrar obras de Augusto Rodin, Dalí o Frida Khalo, y observar zapatos hechos hace dos siglos, juguetes centenarios, agujas para fonógrafos o fusiles con chapa de oro y adornados con esmeraldas que fueron confiscados a capos del narcotráfico.

Existen museos tradicionales como el Nacional de Antropología que alberga la mayor colección de piezas prehispánicas del país, pero también hay otros considerados de vanguardia y cuya edificación costó millones de dólares como el Soumaya, propiedad del empresario Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes.

Pero también hay otros que permanecen semiabandonados, como el de la Caricatura, donde se exhiben dibujos del expresidente Porfirio Díaz cuyo gobierno de más de 30 años provocó la Revolución Mexicana en 1910, o el llamado Lago de los Reyes Aztecas, en la zona lacustre de Xochimilco y que está ubicado en una isleta construida hace más de 600 años.

Esta variada oferta cultural contrasta con la realidad: según algunas encuestas, el 43% de los mexicanos nunca ha visitado un museo, ni siquiera como parte de una tarea escolar.

BBC Mundo le presenta cinco museos insólitos que existen en Ciudad de México:

Museo de la Tortura

Un sarcófago con puntas de acero por dentro, conocido como La Doncella de Hierro, cinturones de castidad, El Potro, utilizado para dislocar las coyunturas de los detenidos, una guillotina para cumplir las sentencias de muerte…

Forman parte de la colección de este museo, ubicado en una antigua casona del centro de Ciudad de México, y que fueron utilizados por el Tribunal del Santo Oficio, conocido como la Santa Inquisición que durante los tres siglos de la colonia sometió a juicio a unas 300 personas, acusadas de herejía, blasfemia o practicar la magia.

La exhibición se divide en cuatro secciones: instrumentos de humillación pública que debían portar en todo momento quienes eran sentenciados por los inquisidores; aparatos para torturar durante los interrogatorios y equipo para asesinar a los condenados por delitos graves.

Se destaca una sección con instrumentos para torturar mujeres, quienes fueron las principales víctimas de la Inquisición.

La muestra surgió originalmente en Florencia (Italia) en 1983, y desde hace más de una década permanece de forma itinerante en México. De hecho el primer sitio donde se exhibió fue el Palacio de la Medicina, que durante la época de la colonia fue sede del Tribunal del Santo Oficio.

Museo del Narcotráfico

Pertenece a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y se encuentra dentro de las instalaciones del Campo Militar Nº 1, en el norte de la capital mexicana.

No está abierto al público pues fundamentalmente se utiliza para instruir a los oficiales y soldados que cotidianamente combaten el tráfico de drogas en el país.

Pero en su acervo se encuentran algunos ejemplos de las excentricidades de los capos, como fusiles de asalto AK-47 bañados en oro, pistolas con cachas (zona donde se empuña el arma) llenas de incrustaciones de diamantes, rubíes o esmeraldas, medallas de plata e imágenes de Jesús Malverde, el santo del narcotráfico mexicano y la Santa Muerte.

Muchos de los objetos fueron confiscados por los militares en las capturas de jefes de los carteles y se exhiben como una especie de trofeo en la lucha contra el narcotráfico en México.

Museo del Juguete Antiguo

Hace casi 60 años Roberto Shimizu empezó a coleccionar juguetes. Primero guardó los que recibía en navidades y cumpleaños, y después empezó a comprarlos en bazares, mercados y, claro, las jugueterías.

Hoy su colección supera los 2 millones de ejemplares. Muchas de las piezas fueron fabricadas por empresas mexicanas ya desaparecidas, otros son ejemplares únicos. Existen juguetes de principios del siglo pasado, hechos con madera, máscaras originales de luchadores y hasta una enorme cara de metal que sirvió como puerta de entrada a un popular centro de baile de los cincuenta.

Para los visitantes adultos la visita al museo es un viaje a la niñez, y para los menores representa un mundo prácticamente desconocido pues las piezas exhibidas ya no se fabrican.

Para Shimizu sirve para recordar algo que tiene muy claro: antes los juguetes eran para jugar, pero ahora “son para que los padres gasten dinero”.

Museo del Objeto

Lo que más impresiona de este lugar es que está lleno de objetos conocidos que en algún momento formaron parte de la vida cotidiana de los mexicanos y que al verlos en el museo cobran un valor distinto.

Es parte del objetivo del sitio, hacer “una revisión histórica de México desde inicios del siglo XIX: su sociedad, movimientos culturales, tendencias, formas de pensar y contacto con el exterior”, según dice la página web del museo.

Así, en esta casa de estilo art nouveau se pueden encontrar –en sus distintas colecciones– desde afiches de campañas políticas hasta aparatos de sonido utilizados en los inicios del rock, zapatos para bebé, latas de harina, tapas de refrescos o periódicos y carteles publicados hace 100 años.

El acervo del Museo es superior a las 100.000 piezas, aunque con frecuencia abre sus puertas a colecciones ajenas.

La Isla de las Muñecas

Una de las historias más conocidas sobre este lugar es que el propietario, Juan Santana, reunió a cientos de muñecas de plástico que encontró en la basura para alejar al espíritu de una chica que aparecía en su casa.

La receta funcionó, dicen los sobrevivientes de Santana, pero el resultado fue uno de los sitios más extraños de la capital mexicana: la Isla de las Muñecas ubicada en un islote, conocido como chinampa, en la zona lacustre de Xochimilco, en el sur de la ciudad.

En el lugar permanecen cientos de muñecas colgadas de árboles, cabezas de los juguetes sobre troncos y cuerpos amarrados en la cerca que rodea la chinampa.

Forma parte del recorrido turístico que se realiza a bordo de trajineras, pequeñas embarcaciones de madera adornadas con flores que son típicas de Xochimilco.

Contenido relacionado

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El temor de las mujeres en el único país de la Unión Europea donde el aborto es ilegal

Malta es el único estado de la Unión Europea donde poner fin al embarazo está estrictamente prohibido, pero algunos creen que se avecinan cambios.
18 de agosto, 2022
Comparte

Sola, sentada en el baño de su casa familiar, María secretamente googlea información sobre el aborto en su teléfono.

María, que prefiere mantener su nombre real en el anonimato, acaba de enterarse de que está embarazada.

“Tenía miedo”, confiesa.

“No sabía cómo actuaría la policía. Pensé que tal vez buscaban a personas que googlearan la palabra aborto. Obviamente, te vuelves paranoica y tus pensamientos van en todas las direcciones”.

María habla de forma anónima porque violó la ley al tomar pastillas que obtuvo a través de una organización con sede afuera de Malta, donde reside.

“Completé un formulario que un médico revisó. Luego recibí un correo electrónico para comprar las píldoras”.

María afirma que se sintió muy sola, pero la verdad es que no lo está.

Los activistas a favor del aborto creen que cada vez más mujeres están haciendo exactamente lo que hizo María.

El número de mujeres que recurren a esta opción ha aumentado después de que la covid volviera más difícil viajar al extranjero para interrumpir embarazos.

Prohibido incluso en caso de violación e incesto

Según cifras de dos organizaciones sin fines de lucro, se calcula que se ordenaron más de 350 paquetes de píldoras para abortar en Malta en 2021. Estas píldoras se pueden tomar hasta la semana 12 de embarazo.

Esto a pesar de que el aborto es un delito que se paga con prisión en este país: una mujer enfrenta hasta tres años de cárcel y un médico hasta cuatro, además de perder su licencia médica.

Sin embargo, los medios malteses aseguran que ninguna mujer ha enfrentado cargos penales en años.

Iglesia con una bandera de Malta.

BBC
Malta es el único estado de la UE que prohíbe el aborto en su totalidad.

Es el único estado miembro de la Unión Europea que prohíbe totalmente el procedimiento, sin excepciones. Está prohibido incluso en casos de violación o incesto.

El año pasado, ninguno de los principales partidos políticos de Malta apoyó un proyecto de ley para despenalizar el aborto, pero los activistas esperan que una revisión de la ley, junto con cambios en las actitudes sociales, puedan impulsar un cambio.

“Cualquier cosa que se esté mirando es una bocanada de aire fresco”, afirma la activista Maya Dimitrijevic, quien agrega que es un secreto a voces que muchas mujeres obtienen píldoras para abortar del extranjero.

Cada vez menos tabú

Su madre, Lara Dimitrijevic, fundó la Fundación de Derechos de la Mujer, un grupo de apoyo y defensa en Malta.

Ambas creen que, poco a poco, el tema se está volviendo menos tabú.

“Necesitamos que pase el tiempo”, asegura Lara. “Hasta hace unos años, ni siquiera yo misma habría dado una entrevista así ni hubiera hablado sobre el aborto tan abiertamente”.

La activista Maya Dimitrijevic y su madre Lara Dimitrijevic.

BBC
La activista Maya Dimitrijevic y su madre, Lara Dimitrijevic, explican que hablar sobre el aborto es cada vez menos tabú en Malta.

Lara también es la abogada de Andrea Prudente, cuyo caso hizo que el gobierno revisara la ley.

Andrea es una turista estadounidense que sufrió un aborto espontáneo incompleto mientras estaba de vacaciones en Malta.

A pesar de que les dijeron que el embarazo era inviable y que el bebé no podría sobrevivir, los médicos no interrumpieron el embarazo porque todavía había un latido cardíaco.

Por temor a la aparición inminente de una infección potencialmente mortal, Andrea Prudente fue trasladada en avión a España. Ella y su esposo Jay ahora planean demandar al gobierno maltés.

El caso atrajo la atención internacional y puso las leyes de Malta en la mira.

La mayoría aún en contra

El gobierno anunció una revisión, pero hay pocos detalles sobre esto.

“La ley maltesa debería ayudar a los médicos a hacer su trabajo“, aseguró en junio el ministro de Salud, Chris Fearne.

“Y ciertamente no debería haber ninguna parte de la ley que impida que los médicos o profesionales salven vidas”, añadió.

La BBC contactó al equipo de Chris Fearne para una entrevista, pero no recibió respuesta.

Muchos esperan que si sucede un cambio sea muy limitado y pocos creen que el avance llegue hasta la despenalización.

Incluso aunque la opinión esté cambiando lentamente, particularmente entre los jóvenes, las encuestas sugieren que la mayoría en Malta sigue estando en contra del aborto en este país predominantemente católico.

Durante el verano, se celebran varios festivales religiosos la fiesta de San Sebastián en la ciudad de Qormi.

Es allí donde encontramos a Joseph Saliba, de 67 años, quien disfruta de una bebida con su familia.

Muchas de las personas con las que hablamos en Malta se mostraron reacias a hablar sobre este tema, pero Joseph no es tímido.

“Soy católico y estoy totalmente en contra del aborto”, me dice. “El bebé no se va a defender solo”.

La Iglesia católica condena sistemáticamente el aborto.

Joseph Saliba, ciudadano maltés

BBC
Joseph está en contra del aborto, pero sugiere que los médicos deben actuar si se debe salvar la vida de la madre.

Saluda a Christine Azzopardi, que dirige el bar al otro lado de la calle y tiene cinco hijos, algunos de los cuales se apiñan a su alrededor.

“Estoy en contra del aborto”, afirma la mujer de 38 años. “Tengo cinco hijos y soy abuela. Me encantan los niños“.

Joseph interviene apasionadamente: “Si ella hubiera abortado, ellos no estarían aquí. Sus hermosos hijos”.

El “doble efecto”

Sin embargo, Joseph sugiere que los médicos deberían actuar si la vida de la madre está en peligro.

Los defensores de la ley dicen que eso es lo que sucede bajo lo que se conoce como la doctrina del “doble efecto”.

Esta doctrina establece efectivamente que a veces es aceptable hacer daño, como un efecto secundario no deseado, cuando el objetivo final es hacer algo bueno.

“Cuando las madres se enfrentan a condiciones que amenazan su vida, los médicos pueden intervenir”, asegura Christian Briffa, del grupo juvenil antiaborto I See Life.

Él y su colega, María Formosa, creen que la ley actúa como un elemento disuasorio a pesar de que nadie ha enfrentado cargos criminales en años, y mucho menos ha ido a la cárcel.

“Si no fuera por la ley, habría más abortos”, insiste María, de 19 años.

“En Malta, afortunadamente, somos uno de los pocos países donde se protege tanto a la madre como al niño”.

Maria Formosa y Christian Briffa.

BBC
Maria Formosa y Christian Briffa, de un grupo de jóvenes que se opone al aborto, dicen que si no fuera por la ley habría más abortos.

Los activistas a favor del derecho a elegir cuestionan el estatus legal y la ética del principio del “doble efecto”.

“Es una doctrina. Es hablar”, señala la profesora Isabel Stabile del grupo Doctors for Choice.

“Al final del día, cualquiera que tenga un aborto o cualquiera que ayude a alguien a tener un aborto viola la ley”.

El profesor Stabile, ginecólogo, afirma que estas reglas “bárbaras” también obligan a las mujeres, que necesitan atención posterior al aborto, a decir que han tenido un aborto espontáneo.

“Pero qué horrible es eso, decirle a alguien que mienta sobre su condición”.

Confía en que se avecina un cambio legal: “Ciertamente para adaptarse a la situación en la que se encontraba Andrea Prudente donde no había ninguna posibilidad de viabilidad… y donde la mujer ha tomado una decisión muy clara”.

Los activistas dicen que celebrarán incluso un “pequeño paso” y creen que se producirán cambios más significativos en los próximos 10 años.

Se espera que la revisión del gobierno se anuncie a finales de este año.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.