Madrid y México geolocalizan la iniciativa ciudadana
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Madrid y México geolocalizan la iniciativa ciudadana

Civics (en fase alfa, lanzamiento definitivo en diciembre) es una red de iniciativas informales geolocalizadas en un mapa, desglosadas por tipos, fechas y horarios.
Por Yorokobu
14 de septiembre, 2014
Comparte
Foto: Yorokobu

Foto: Yorokobu

“El modelo de actividad cultural e iniciativas sociales que tradicionalmente han impulsado las administraciones de gobierno en las grandes ciudades, enfocado en la transformación de estas, está obsoleto”. Habla Esau Acosta, un arquitecto español que junto a sus compañeros del estudio SIC, en 2008, observó que “había comenzado a nacer un ente nuevo” que se ocupaba de proponer actividades y servicios a la gente de un modo “distinto, más atractivo, y más eficaz que las que se promocionaban oficialmente”, explica. “Y lo mejor es que no lo impulsaban las instituciones, sino el propio público”.

Fue ese el motivo por el cual, a raíz de la convocatoria que Matadero de Madrid hizo a varios creativos para imaginar “una ciudad utópica”, en vez de una maqueta como diseñaron los demás invitados se les ocurrió lanzar una plataforma digital llamada VIC (Vivero Iniciativas Ciudadanas). Tendría una “estructura horizontal, sin jefes”, el trabajo en ella se realizaría de manera voluntaria y estaría compuesta por profesionales de todo tipo de áreas, “arquitectos, antropólogos, expertos de marketing, ingenieros, sociólogos…”, enumera el ideólogo. El objetivo: “Desarrollar un canal informal de las iniciativas ciudadanas que surgen por todo lados”, argulle.

“Nuestra intención con VIC era hacer notar que existen personas que se imaginan un nuevo modelo de ciudad utilizando los pocos métodos con los que pueden contar”

La web iba aglutinando, a modo de escaparate, las iniciativas empresariales o asociativas que muchos grupúsculos independientes de ciudadanos proponían como alternativas a lo que ofrecen los organismos. “La gente va por delante de las propuestas oficiales”, opina el portavoz, “y además las propuestas colaborativas que se proponen de este modo funcionan porque complementan al modelo capitalista en el que vivimos, no lo dañan. Se trata de una transformación del espacio público desde otras vías, como la economía colaborativa, y una manera de hacerlo que va de abajo arriba, que nace desde la ciudadanía”.

“Nuestra intención con VIC era hacer notar que existen personas que se imaginan un nuevo modelo de ciudad utilizando los pocos métodos con los que pueden contar”, explica Ana Espejo, otra miembro del vivero. Acosta añade que , “por ejemplo, el colectivo Enbicipormadrid, no puede construir carriles bici, pero han mapeado las rutas de calles tranquilas para circular en la ciudad. Eso es una alternativa a lo que hace el gobierno local. Y hay muchísimas. Solo en Madrid nosotros hemos censado cerca de 500 iniciativas independientes distintas”.

El caso es que la vitrina de VIC, aunque es útil, no les pareció suficiente. “Son muchísimas iniciativas ciudadanas, les damos publicidad, pero queríamos ir más lejos”. “¿De qué modo hacemos una estructura para generar una red de conexión?”, pensaron. Era hora de crear Civics (en fase alfa, lanzamiento definitivo en diciembre), una red de iniciativas informales geolocalizadas en un mapa, desglosadas por tipos, fechas y horarios, que a su vez crean una red para que las agrupaciones que organizan esas iniciativas “puedan aprovecharse unas de los recursos de las otras. Es decir, una red colaborativa de iniciativas ciudadanas”, define Acosta. Su propuesta es crear la Agenda B con las posibilidades que una gran ciudad guarda lejos de calendarios oficiales.

“Ocurrió que en VIC empezamos a realizar talleres en los que invitábamos a todo tipo de organizaciones que proponían todo tipo de actividades informales: compartir coches, bicis de alquiler, teatro urbano, huertos urbanos… y nos dimos cuenta de que el verdadero problema era que muchas de esas organizaciones se conocían, pero no estaban conectadas”.

Civics, por un lado, lo han concebido para que funcione como una agenda no-oficial de esas actividades. Se lanzará en una primera fase para Madrid, Ciudad de México y León (México). Cualquier persona que quiera geolocalizar y clasificar una propuesta alternativa, de esas de las que el público solo se entera si es un seguidor de su espacio en Facebook, ahora podrá colgarla en la plataforma para que cualquier usuario rastreador de cosas que hacer pueda echar un vistazo a las ofertas oficialmente desconocidas.

“Enbicipormadrid no puede construir carriles bici, pero han mapeado las rutas de calles tranquilas para circular en la ciudad. Eso es una alternativa a lo que hace el gobierno local”

Por otro lado, la intención es que las mismas organizaciones anunciadas utilicen la plataforma para compartir recursos y posibilidades. “Imagina que una de las organizaciones tiene verdura ecológica, pero no tiene cómo repartirla a domicilio. Y otra quizás oferte coches compartidos, pero a determinadas horas no tengan clientes”, ejemplifica Acosta. “Si las dos están conectadas, la de las verduras ecológicas quizás pueda utilizar los coches para hacer sus servicios a domicilio a un precio más económico, y los coches, a su vez, ocuparse en sus horas malas. Para eso sirve el modelo colaborativo”.

Para financiar su idea, están desarrollando su programa informático hasta que pueda hacer análisis precisos de los usuarios, las actividades y el modo de empleo que hacen de estas desglosados al detalle. Una información de consultoría, generada en tiempo real, que confían que sea lo suficientemente útil como para que algunas empresas estén interesadas en realizar donaciones que mantengan su espacio.

Piensan que la idea será bien acogida porque la gente “está harta de los canales burocráticos”. Han empezado por España y México (en varias ciudades de cada uno) porque piensan que son dos países que, en cuanto a iniciativa cultural, independiente y colaborativa “se miran mutuamente”.

“Madrid y México DF, cada uno a su manera, no son nuevas ciudades, pero sí se están renovando», dice el arquitecto. “No hace falta crear nuevas ciudades sino aprovechar las que tenemos. No se trata de la ciudad del futuro, sino la actual. Si contamos con una ciudadanía participativa, vamos a crear sociedades avanzadas, complejas y ricas”.

Cuenta Acosta que en VIC disponen de un glosario de conceptos para que sus usuarios interesados en las nuevas formas de hacer vida, ciudad y negocio, conozcan la terminología que hoy en día se utiliza para manejar los nuevos métodos. “Explicamos palabras como extitución, economía colaborativa o resiliencia”, explica, “que en términos biológicos significa adaptar los recursos reales que hay; pensar desde un punto de vista táctico, no al futuro, sino ahora”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La Federación Internacional de Natación refuerza restricciones para las nadadoras transgénero en torneos de élite femeninos

Las nadadoras transgénero no podrán participar en competiciones femeninas de élite si han pasado por cualquier etapa del proceso de pubertad masculina.
19 de junio, 2022
Comparte

La Federación Internacional de Natación (FINA) prohibió que nadadoras transgénero compitan en las pruebas élite de mujeres si han pasado por cualquier etapa del proceso de pubertad masculina.

La nueva política requiere que las competidoras transgénero hayan completado su transición antes de los 12 años para poder participar en competencias femeninas.

Además, la organización buscará establecer una categoría “abierta” para las competencias de natación de participantes cuyas identidades de género son diferentes a las que se les asignó al nacer.

La medida, que fue aprobada por un 71% de los votos de los 152 miembros de FINA, fue descrita como “solo un primer paso hacia la completa inclusión” de atletas transgénero.

La decisión se tomó durante un congreso general extraordinario en el marco del Campeonato Mundial en Budapest, Hungría.

Con anterioridad, los miembros de FINA escucharon el informe de un grupo de trabajo compuesto por figuras del mundo de la medicina, la ley y el deporte.

“La testosterona durante la pubertad masculina altera los factores fisiológicos determinantes del rendimiento humano y explica las diferencias de rendimiento humano basadas en el sexo, que se consideran claramente evidentes a la edad de 12 años”, dijo el doctor Michael Joyner, fisiólogo y experto en rendimiento humano y miembro del panel.

“Aun si la testosterona se suprime, los efectos que alteran el rendimiento se retienen”.

La doctora Sandra Hunter, una especialista en las diferencias de sexo y edad en el rendimiento atlético, coincidió, indicando que esas ventajas son de origen estructural, como la altura, longitud de extremidades, tamaño del corazón, tamaño de los pulmones y son retenidos.

“El enfoque de FINA en la formulación de esta política fue amplio, basado en la ciencia e inclusivo, y, muy importante, el enfoque de FINA hizo énfasis en competitividad justa”, alegó Brent Nowicki, director ejecutivo del ente regulador.

La decisión de FINA viene después de la medida tomada en jueves por la UCI, que regula el ciclismo, de duplicar el período de tiempo antes de que una ciclista haciendo su transición pueda competir en carreras femeninas.

Lia Thomas compitiendo para la Universidad de Pennsylvania

Getty Images
La nadadora Lia Thomas compitió como hombre durante tres temporadas antes de iniciar su transición. Su caso ha sido central en el debate del derecho de mujeres transgénero de competir.

El tema en la natación se convirtió en el centro de atención por las experiencias de la nadadora estadounidense Lia Thomas.

En marzo, Thomas se convirtió en la primera nadadora transgénero -de quien se sabe- en ganar el principal título universitario nacional en EE.UU. con su victoria en las 500 yardas (457,2 metros) femeninas estilo libre.

Thomas había nadado para el equipo masculino de Pennsylvania durante tres temporadas antes de iniciar un tratamiento de reemplazo de hormonas en la primavera de 2019.

Desde entonces ha roto varios récords para su equipo universitario de natación.

Más de 300 nadadores universitarios, del equipo nacional y de equipos olímpicos firmaron una carta abierta en apoyo a Thomas y todas las nadadoras y nadadores transgénero y no binarios, pero otros atletas y organizaciones han manifestado dudas sobre la inclusión trans.

Algunas de las compañeras de equipo de Thomas y sus padres escribieron cartas anónimas apoyando su derecho a la transición, pero señalaron que era injusto que compitiera en las categorías femeninas.

La federación de natación de Estados Unidos actualizó su política para nadadores élite en febrero, para permitir a atletas transgénero competir en eventos élite pero con miras a reducir cualquier ventaja injusta, incluyendo la imposición de pruebas de testosterona 36 meses antes de competencia.

Uno de los debates más acalorados en el deporte

La discusión sobre la inclusión de mujeres transgénero en los deportes femeninos ha dividido las opiniones tanto dentro como por fuera de los círculos deportivos.

Muchos alegan que las mujeres transgénero no deberían competir en deportes femeninos por las supuestas ventajas que podrían retener -pero otros insisten en que el deporte debería ser más inclusivo.

El presidente de World Athletics (el ente de atletismo internacional) Sebastian Coe dijo que la “integridad” y el “futuro” de los deportes femeninos quedarían muy “frágiles” si las organizaciones deportivas no atinan bien con sus regulaciones para atletas transgénero.

El meollo del debate sobre si las atletas transgénero deberían o no competir en deportes femeninos involucra un complejo equilibrio de inclusión, justicia deportiva y seguridad -en esencia, si las mujeres trans pueden competir en categorías femeninas sin tener una ventaja injusta o presentando una amenaza de lesión a sus competidoras.

Las mujeres trans tienen que seguir una serie de reglas para competir en deportes específicos, incluyendo en muchos casos bajar sus niveles de testosterona por cierta cantidad, durante un período establecido de tiempo, antes de competir.

Hay preocupación, sin embargo, como lo resalta la decisión de FINA, que las atletas retienen una ventaja al pasar por la pubertad masculina sin que se hayan bajado los niveles de testosterona.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bjntTyBEu24

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.