Madrid y México geolocalizan la iniciativa ciudadana
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Madrid y México geolocalizan la iniciativa ciudadana

Civics (en fase alfa, lanzamiento definitivo en diciembre) es una red de iniciativas informales geolocalizadas en un mapa, desglosadas por tipos, fechas y horarios.
Por Yorokobu
14 de septiembre, 2014
Comparte
Foto: Yorokobu

Foto: Yorokobu

“El modelo de actividad cultural e iniciativas sociales que tradicionalmente han impulsado las administraciones de gobierno en las grandes ciudades, enfocado en la transformación de estas, está obsoleto”. Habla Esau Acosta, un arquitecto español que junto a sus compañeros del estudio SIC, en 2008, observó que “había comenzado a nacer un ente nuevo” que se ocupaba de proponer actividades y servicios a la gente de un modo “distinto, más atractivo, y más eficaz que las que se promocionaban oficialmente”, explica. “Y lo mejor es que no lo impulsaban las instituciones, sino el propio público”.

Fue ese el motivo por el cual, a raíz de la convocatoria que Matadero de Madrid hizo a varios creativos para imaginar “una ciudad utópica”, en vez de una maqueta como diseñaron los demás invitados se les ocurrió lanzar una plataforma digital llamada VIC (Vivero Iniciativas Ciudadanas). Tendría una “estructura horizontal, sin jefes”, el trabajo en ella se realizaría de manera voluntaria y estaría compuesta por profesionales de todo tipo de áreas, “arquitectos, antropólogos, expertos de marketing, ingenieros, sociólogos…”, enumera el ideólogo. El objetivo: “Desarrollar un canal informal de las iniciativas ciudadanas que surgen por todo lados”, argulle.

“Nuestra intención con VIC era hacer notar que existen personas que se imaginan un nuevo modelo de ciudad utilizando los pocos métodos con los que pueden contar”

La web iba aglutinando, a modo de escaparate, las iniciativas empresariales o asociativas que muchos grupúsculos independientes de ciudadanos proponían como alternativas a lo que ofrecen los organismos. “La gente va por delante de las propuestas oficiales”, opina el portavoz, “y además las propuestas colaborativas que se proponen de este modo funcionan porque complementan al modelo capitalista en el que vivimos, no lo dañan. Se trata de una transformación del espacio público desde otras vías, como la economía colaborativa, y una manera de hacerlo que va de abajo arriba, que nace desde la ciudadanía”.

“Nuestra intención con VIC era hacer notar que existen personas que se imaginan un nuevo modelo de ciudad utilizando los pocos métodos con los que pueden contar”, explica Ana Espejo, otra miembro del vivero. Acosta añade que , “por ejemplo, el colectivo Enbicipormadrid, no puede construir carriles bici, pero han mapeado las rutas de calles tranquilas para circular en la ciudad. Eso es una alternativa a lo que hace el gobierno local. Y hay muchísimas. Solo en Madrid nosotros hemos censado cerca de 500 iniciativas independientes distintas”.

El caso es que la vitrina de VIC, aunque es útil, no les pareció suficiente. “Son muchísimas iniciativas ciudadanas, les damos publicidad, pero queríamos ir más lejos”. “¿De qué modo hacemos una estructura para generar una red de conexión?”, pensaron. Era hora de crear Civics (en fase alfa, lanzamiento definitivo en diciembre), una red de iniciativas informales geolocalizadas en un mapa, desglosadas por tipos, fechas y horarios, que a su vez crean una red para que las agrupaciones que organizan esas iniciativas “puedan aprovecharse unas de los recursos de las otras. Es decir, una red colaborativa de iniciativas ciudadanas”, define Acosta. Su propuesta es crear la Agenda B con las posibilidades que una gran ciudad guarda lejos de calendarios oficiales.

“Ocurrió que en VIC empezamos a realizar talleres en los que invitábamos a todo tipo de organizaciones que proponían todo tipo de actividades informales: compartir coches, bicis de alquiler, teatro urbano, huertos urbanos… y nos dimos cuenta de que el verdadero problema era que muchas de esas organizaciones se conocían, pero no estaban conectadas”.

Civics, por un lado, lo han concebido para que funcione como una agenda no-oficial de esas actividades. Se lanzará en una primera fase para Madrid, Ciudad de México y León (México). Cualquier persona que quiera geolocalizar y clasificar una propuesta alternativa, de esas de las que el público solo se entera si es un seguidor de su espacio en Facebook, ahora podrá colgarla en la plataforma para que cualquier usuario rastreador de cosas que hacer pueda echar un vistazo a las ofertas oficialmente desconocidas.

“Enbicipormadrid no puede construir carriles bici, pero han mapeado las rutas de calles tranquilas para circular en la ciudad. Eso es una alternativa a lo que hace el gobierno local”

Por otro lado, la intención es que las mismas organizaciones anunciadas utilicen la plataforma para compartir recursos y posibilidades. “Imagina que una de las organizaciones tiene verdura ecológica, pero no tiene cómo repartirla a domicilio. Y otra quizás oferte coches compartidos, pero a determinadas horas no tengan clientes”, ejemplifica Acosta. “Si las dos están conectadas, la de las verduras ecológicas quizás pueda utilizar los coches para hacer sus servicios a domicilio a un precio más económico, y los coches, a su vez, ocuparse en sus horas malas. Para eso sirve el modelo colaborativo”.

Para financiar su idea, están desarrollando su programa informático hasta que pueda hacer análisis precisos de los usuarios, las actividades y el modo de empleo que hacen de estas desglosados al detalle. Una información de consultoría, generada en tiempo real, que confían que sea lo suficientemente útil como para que algunas empresas estén interesadas en realizar donaciones que mantengan su espacio.

Piensan que la idea será bien acogida porque la gente “está harta de los canales burocráticos”. Han empezado por España y México (en varias ciudades de cada uno) porque piensan que son dos países que, en cuanto a iniciativa cultural, independiente y colaborativa “se miran mutuamente”.

“Madrid y México DF, cada uno a su manera, no son nuevas ciudades, pero sí se están renovando», dice el arquitecto. “No hace falta crear nuevas ciudades sino aprovechar las que tenemos. No se trata de la ciudad del futuro, sino la actual. Si contamos con una ciudadanía participativa, vamos a crear sociedades avanzadas, complejas y ricas”.

Cuenta Acosta que en VIC disponen de un glosario de conceptos para que sus usuarios interesados en las nuevas formas de hacer vida, ciudad y negocio, conozcan la terminología que hoy en día se utiliza para manejar los nuevos métodos. “Explicamos palabras como extitución, economía colaborativa o resiliencia”, explica, “que en términos biológicos significa adaptar los recursos reales que hay; pensar desde un punto de vista táctico, no al futuro, sino ahora”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Esta no es la última pandemia": la advertencia de científicos para nuevas enfermedades

Científicos especialistas en pandemias dicen que existen las condiciones perfectas para que surjan nuevas enfermedades como la del nuevo coronavirus entre los humanos. ¿Cuáles son los factores detrás de esta advertencia?
9 de junio, 2020
Comparte

“Una tormenta perfecta”.

Eso es lo que hemos creado para que las enfermedades de animales silvestres se propaguen a los humanos y se distribuyan rápidamente por todo el mundo.

Es lo que advierten los científicos que además señalan que la invasión del hombre en el mundo natural acelera ese proceso.

Esta conclusión proviene de expertos en salud de todo el mundo que estudian cómo y dónde surgen nuevas enfermedades.

Como parte de esta investigación, los especialistas desarrollaron un sistema de reconocimiento de patrones para predecir qué enfermedades de la vida silvestre representan un mayor riesgo para los humanos.

Este estudio está dirigido por científicos de la Universidad de Liverpool, Reino Unido, pero es parte de un esfuerzo global para desarrollar formas de prepararse mejor para brotes futuros.

“Esquivamos cinco balas”‘

“En los últimos 20 años, hemos tenido seis amenazas importantes: SARS, MERS, ébola, gripe aviar y gripe porcina“, dijo a la BBC el profesor Matthew Baylis de la Universidad de Liverpool.

“Esquivamos cinco balas pero la sexta nos atrapó”, agregó.

“Y esta no es la última pandemia a la que nos enfrentaremos, por lo que debemos observar más de cerca las enfermedades de la vida silvestre”.

Como parte de este examen minucioso, Baylis y sus colegas diseñaron un sistema predictivo de reconocimiento de patrones que puede explorar una vasta base de datos de todas las enfermedades conocidas de la vida silvestre.

Click here to see the BBC interactive

Click here to see the BBC interactive


A través de los miles de bacterias, parásitos y virus conocidos por la ciencia, este sistema identifica pistas escondidas en el número y tipo de especies que infectan.

Utiliza esas claves para resaltar cuáles representan la mayor amenaza para los humanos.

Si un patógeno se marca como una prioridad, los científicos dicen que podrían dirigir los esfuerzos de investigación para encontrar la prevención o el tratamiento antes de que ocurra un brote.

Camello y dos personas con mascarillas.

Getty Images
Los camellos pueden albergar el coronavirus MERS.

“Será un paso completamente diferente descubrir qué enfermedades podrían causar una pandemia y estamos avanzando hacia este primer paso”, dijo el profesor Baylis.

Lecciones del encierro

Muchos científicos están de acuerdo en que nuestro comportamiento, particularmente la deforestación y nuestra invasión de diversos hábitats de vida silvestre, está ayudando a que las enfermedades se propaguen de los animales a los humanos con mayor frecuencia.

Según la profesora Kate Jones del University College de Londres, la evidencia “sugiere en términos generales que los ecosistemas transformados por el hombre con una biodiversidad más baja, como las tierras para agricultura o plantaciones, a menudo están asociados con un mayor riesgo humano de muchas infecciones”.

Voluntaria trabajando con orangutanes rescatados.

Victoria Gill
Las enfermedad también puede ser transmitidas desde los humanos: los simios rescatados del comercio de mascotas exóticas a menudo tienen que protegerse de las infecciones respiratorias.

“Ese no es necesariamente el caso para todas las enfermedades”, agregó.

“Pero los tipos de especies de vida silvestre que son más tolerantes a las perturbaciones humanas, como ciertos roedores, a menudo parecen ser más eficaces para albergar y transmitir patógenos.

“Por lo tanto, la pérdida de biodiversidad puede crear ambientes que aumentan el contacto riesgoso entre humanos y vida silvestre e incrementan las posibilidades de que ciertos virus, bacterias y parásitos se propaguen a las personas”.

Hay algunos brotes que han demostrado este riesgo en las “interfaces” entre la actividad humana y la vida silvestre con una claridad devastadora.

Murciélagos en India.

AFP
Varias enfermedades humanas nuevas, incluido el coronavirus y el mortal virus de Nipah, se han originado en murciélagos.

En el primer brote del virus de Nipah en 1999 en Malasia, una infección viral transmitida por murciélagos frutales se extendió a una importante granja de cerdos construida al borde de una selva.

Los murciélagos de la fruta silvestre se alimentaban de los árboles frutales y los cerdos masticaban la fruta a medio comer que caían de los árboles y estaba recubierta de saliva de murciélago.

Más de 250 personas que trabajaron en contacto cercano con los cerdos infectados contrajeron el virus. Y cerca de 100 de esas personas murieron.

Gráfico mostrando cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

La tasa de letalidad del coronavirus aún está sin definir, pero las estimaciones actuales lo sitúan alrededor del 1%. El virus Nipah mata entre el 40 y 75% de las personas que infecta.

El profesor Eric Fevre de la Universidad de Liverpool y el Instituto Internacional de Investigación Ganadera en Nairobi, Kenia, dice que los investigadores deben estar atentos constantemente a las áreas donde existe un mayor riesgo de brotes de enfermedades.

Las granjas próximas a los bosques o selvas o mercados donde se compran y venden animales son límites borrosos entre humanos y vida silvestre, y lugares donde es más probable que surjan enfermedades.

“Necesitamos estar constantemente alertas a estas interfaces y contar con sistemas para responder si vemos algo inusual”, como un brote repentino de enfermedad en un lugar en particular.

Selva amazónica.

BBC
Las “interfaces” entre las granjas o la actividad humana y los hábitats de vida silvestre son puntos críticos para que surjan nuevas enfermedades.

“Nuevas enfermedades en la población humana probablemente aparecen de tres a cuatro veces al año”, aseguró el profesor Fevre.

“No es solo en Asia o África, sino también en Europa y Estados Unidos”.

Matthew Baylis agregó que esta vigilancia continua de nuevas enfermedades es cada vez más importante.

“Hemos creado una tormenta casi perfecta para el surgimiento de pandemias”, dijo a la BBC.

El profesor Fevre estuvo de acuerdo. “Es probable que este tipo de evento suceda una y otra vez”, advirtió.

“Ha estado sucediendo a lo largo de nuestra interacción con el mundo natural. Lo importante ahora es cómo lo entendemos y respondemos”.

Camino construido a través de la selva tropical.

Getty Images
“Hemos creado una tormenta casi perfecta para el surgimiento de pandemias”, dijo el profesor Matthew Baylis a la BBC.

Según profesor Fevre, la crisis actual proporciona una lección para muchos de nosotros sobre las consecuencias de nuestro propio impacto en el mundo natural.

“Todas las cosas que usamos y damos por sentado como los alimentos que comemos o los materiales en nuestros teléfonos inteligentes, alguien estará ganando más dinero extrayéndolos y moviéndolos alrededor del mundo”, dice.

“Por lo tanto, nos corresponde a todos pensar en los recursos que consumimos y el impacto que tiene”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qKGT8_94Sjk

https://www.youtube.com/watch?v=-3k36Cc43gA

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.