Reos de Islas Marías sufren proceso de "deshumanización" por maltrato de las autoridades, acusa la CNDH
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Reos de Islas Marías sufren proceso de "deshumanización" por maltrato de las autoridades, acusa la CNDH

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos exigió a la Comisión Nacional de Seguridad Pública indemnizar a 99 reos que vieron violados sus derechos a la integridad y seguridad personal, al trato digno, a la seguridad jurídica y a la legalidad.
Por Paris Martínez
30 de septiembre, 2014
Comparte
Reos del fuero federal al Complejo Penitenciario Islas Marías. Foto: Cuartoscuro.

Reos del fuero federal al Complejo Penitenciario Islas Marías. Foto: Cuartoscuro.

A través de su más reciente recomendación, la 44/2014, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos denunció la existencia de un área de segregación en la cárcel federal de Islas Marías, en la que los reos pueden pasar hasta 120 días incomunicados, sometidos a tormentos físicos, sin poder salir de sus celdas más que en lapsos de cinco minutos cada 24 horas, y sin condiciones mínimas de higiene y atención médica, instalaciones en las que las autoridades penitenciarias operan “un proceso de deshumanización”, con el que se logra “la destrucción como ser humano de sueños, esperanzas y aspiraciones de los internos”.

Luego de una investigación iniciada a mediados de 2012, que incluyó entrevistas con reos y autoridades, así como visitas de campo, la CNDH pudo constatar que en el complejo penal de Islas Marías existe un área de confinamiento denominada “Las Cruces”, en la que los reos son “sometidos por los elementos de Seguridad y Custodia con violencia física, los mantenían incomunicados, no se les suministraban los servicios de luz eléctrica, agua corriente para higiene, ni agua suficiente para consumo humano, no se les brindaba atención médica, no se les permitía tener actividades laborales, educativas, de recreación y físicas, los alimentos no reunían las características de calidad, cantidad e higiene”, además de que “los internos permanecían encerrados las 24 horas, con sólo cinco minutos fuera para bañarse, con acumulaciones de heces fecales y orines en inodoros (de las celdas), tomando sus alimentos en ese mismo lugar”.

Entre los distintos casos de abusos documentados por la CNDH están, por ejemplo, la práctica conocida en Las Cruces como “bienvenida”, que es una golpiza tumultuaria que propinan los custodios a todo reo que haya sido enviado a esta área de confinamiento.

Como parte de esta “bienvenida”, destaca la CNDH, los custodios de Islas Marías practicaron a un reo distintas torturas, tales como jalarlo y hacerlo pender de la nariz, golpes en brazos, pisotones en extremidades, azotes con una puerta, además de que le abrieron las piernas en compás, más allá de lo que su resistencia le permitía.

Además, se documentó el caso de otro reo aislado dentro de Las Cruces, y quien fue golpeado por dos custodios cuando descubrieron en su celda una oración cristiana que él mismo había inscrito en un espejo, misma que fue obligado a borrar con la lengua, mientras recibía patadas en las costillas.

Asimismo, se señala, los reos que están confinados en esta área son privados de agua para desechar el escusado, generando intencionalmente acumulación de heces dentro de las celdas, en las que deben dormir y comer, ya que sólo cuentan con cinco minutos fuera de ellas, para bañarse.

Estas condiciones de sometimiento inhumanas, sumadas a las deficientes acciones de prevención y vigilancia, destacó la CNDH, fueron el origen del motín suscitado en Islas Marías el pasado 2 de febrero de 2013, durante el cual los reos inconformes con la operación de Las Cruces se armaron con herramientas de construcción tomadas de una bodega, y con ellas abrieron huecos en 34% de las celdas de aislamiento, para liberar a sus compañeros incomunicados.

“La ineficacia de las autoridades penitenciarias –destacó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos– genera situaciones como la ocurrida el 2 de febrero de 2013, en la cual los internos de ese lugar se manifestaron de forma violenta por las condiciones de maltrato, encierro y aislamiento de sus compañeros, amotinándose para liberar a los que se encontraban en el módulo C4 de Las Cruces”.

De hecho, subrayó la CNDH, el “uso excesivo de la fuerza” mostrado por las autoridades federales para controlar dicho motín –que dejó 32 reos heridos, siete de ellos de gravedad, así como tres reos que permanecen desaparecidos desde entonces– puso en evidencia la falta de preparación no sólo de los custodios y marinos que participaron en el operativo para rescatar las instalaciones, sino también puso en evidencia la falta de mecanismos para garantizar la seguridad tanto de los internos como del personal penitenciario.

Un ejemplo de ello, se señala, es el hecho de que las mujeres encargadas de vigilar y custodiar el área de reclusión femenil no obtuvieron ayuda oficial durante el motín, y tuvieron que ser escondidas por las mismas mujeres presas, quienes les proporcionaron uniformes penales para que se disfrazaran y, así, lograran evitar agresiones por parte de los reos amotinados.

Por todas estas irregularidades, la CNDH exigió a la Comisión Nacional de Seguridad Pública indemnizar a 99 reos que vieron violados sus derechos a la integridad y seguridad personal, al trato digno, a la seguridad jurídica y a la legalidad.

Además, demandó iniciar una denuncia penal ante la PGR en contra de los funcionarios implicados en los abusos cometidos, así como una investigación administrativa, que determine el grado de responsabilidad de los servidores públicos encargados de la operación de Islas Marías, y es que, al someter a estas condiciones inhumanas a los reos confinados en Las Cruces, señaló Derechos Humanos, las autoridades de este centro penitenciario violan siete artículos de la Constitución, así como la Ley que Establece las Normas Mínimas sobre Readaptación Social de Sentenciados; el Reglamento de los Centros Federales de Readaptación Social; el Código de Conducta del Órgano Admninistrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social; el Reglamento del Complejo Penitenciario Islas Marías; el Manual de Seguridad de los Centros Federales de Readaptación Social; las Reglas Mínimas para el Tratamiento de Reclusos; los Principios y Buenas Prácticas sobre Protección de Personas Privadas de la Libertad en las Américas; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; los Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de las Armas de Fuego por Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley; el Código de Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley; el Conjunto de Principios de la ONU para la Protección de Todas las Personas Sometidas a Cualquier Forma de Detención o Prisión; así como la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿todavía podemos detener el brote?

La Organización Mundial de la Salud dice que la viruela del mono se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?
13 de agosto, 2022
Comparte

La viruela del mono cogió al mundo por sorpresa. Durante mucho tiempo ha sido un elemento presente en partes de África central y occidental donde las personas viven cerca de los animales del bosque que transmiten el virus.

Pero ahora se ha vuelto global: se está extendiendo de formas que nunca antes se habían visto y en una escala sin precedentes.

Ha habido casi 27.000 casos confirmados de la enfermedad, principalmente en hombres que tienen sexo con otros hombres, en 88 países.

La Organización Mundial de la Salud dice que se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿se puede detener la viruela del mono? ¿O ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?

Hay tres cosas que debemos considerar:

• ¿Es el virus particularmente difícil de manejar?

• ¿Tenemos la capacidad de detenerlo?

• ¿Existe la voluntad de hacer frente a una enfermedad que afecta principalmente a hombres homosexuales y bisexuales?

El virus

No hay nada especial en la biología del virus de la viruela del mono. No es una fuerza imparable.

Probablemente la covid lo fue: se propaga tan fácilmente que posiblemente fue imposible contenerla incluso en los primeros días de la pandemia.

Pero la viruela del mono tiene más dificultades para pasar de una persona a otra. Necesita contacto físico cercano, como a través de la piel infectada, contacto cara a cara prolongado o superficies contaminadas como una sábana o una toalla.

Los dos virus simplemente están en ligas diferentes, y los brotes anteriores de viruela del mono simplemente se han esfumado.

Y ya hemos superado el desafío mucho mayor de vencer al primo mortal del virus, la viruela.

“La viruela del mono es más fácil ya que es menos transmisible que la viruela, por lo que estamos en una posición mucho mejor”, dice Jonathan Ball, virólogo de la Universidad de Nottingham.

Sin embargo, un problema es que algunas personas tienen síntomas leves o que pueden confundirse fácilmente con una enfermedad de transmisión sexual o varicela. Eso significa que puede transmitirse involuntariamente a otros.

En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

EPA
En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche Dore Alley cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

Las herramientas

El virus se ha metido en un grupo de personas que tienen la cantidad suficiente de sexo o de contacto íntimo con el número suficiente de parejas para superar sus propias deficiencias y propagarse.

El virus no está clasificado como una infección de transmisión sexual. Pero un estudio del New England Journal of Medicine estima que el 95% de las infecciones de viruela del mono se adquirieron a través del sexo, particularmente el sexo entre hombres.

El sexo, obviamente, está lleno del contacto íntimo piel con piel que el virus usa para propagarse.

Eso deja dos opciones para contener la enfermedad: persuadir a las personas para que tengan menos sexo o reducir el riesgo de contraer la infección cuando se exponen.

Paul Hunter, profesor de la Universidad de East Anglia afirma que “la forma más fácil de prevenirlo es cerrar todas las redes sexuales altamente activas durante un par de meses hasta que desaparezca”, pero no cree que eso suceda nunca.

Algunas personas sí han ajustado su vida sexual en respuesta a las advertencias sobre la viruela del mono y las campañas se han dirigido a las personas con mayor riesgo.

Pero Hunter argumenta que la lección de las infecciones de transmisión sexual, desde la sífilis en la Edad Media hasta ahora, es que las personas siempre tienen relaciones sexuales y “la vacunación es prácticamente la única opción”.

Afortunadamente, la vacuna contra la viruela que se utilizó para erradicar ese virus tiene una eficacia de alrededor del 85% para prevenir la viruela del mono.

Hay suministros limitados, ya que se mantienen reservas en caso de que alguien convierta la viruela en un arma, pero no para hacer frente a un brote de viruela del mono sin precedentes.

Sin embargo, no todas las personas en riesgo necesitarían vacunarse para detener el brote. La “inmunidad colectiva” significa que una vez que se protege un umbral crítico de personas, el virus ya no puede propagarse. Esto será mucho más fácil de lograr con la viruela del mono que con otras enfermedades, incluida la covid.

Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido "el peor dolor de su vida".

Getty Images
Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido “el peor dolor de su vida”.

La gente

Si bien cualquiera puede contraer la viruela del mono, son los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres los que se ven afectados de manera desproporcionada en este brote.

Esto puede facilitar el control del virus ya que, en general, es un grupo que está más al tanto de la salud sexual. También permite que los recursos se dirijan a quienes los necesitan, como vacunar a los hombres que tienen sexo con hombres en lugar de a toda la población.

Sin embargo, el estigma, la discriminación y el abuso pueden hacer que las personas dejen de buscar ayuda, particularmente en países donde el sexo entre hombres es ilegal.

“Algunos países no cuentan con infraestructura y es posible que algunos no tengan la voluntad de realizar pruebas para detectar la viruela del mono, porque son los hombres los que tienen sexo con hombres”, dice Francois Balloux, profesor del University College de Londres.

Todavía hay desafíos en los países que apoyan los derechos LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero). Incluso políticas como pedirles a las personas que se aíslen, con las que estamos tan familiarizados por covid, pueden tener consecuencias no deseadas.

“Eso equivale a salir del clóset, ya sea ante una esposa o padres , por lo que existe una fuerte presión para no decir quiénes fueron tus contactos”, explica Hunter.

La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Getty Images
La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Entonces, ¿se puede contener la viruela del mono?

Algunos países ya parecen estar superando el virus. Reino Unido dice que la cantidad de infecciones parece haberse estabilizado en alrededor de 35 por día. Pero los casos continúan aumentando en otros lugares, incluido Estados Unidos, que ha declarado la emergencia sanitaria.

Pero no será suficiente que solo los países ricos se hagan cargo del virus cuando ahora está en más de 80 países que no tienen un largo historial de la enfermedad.

“No está muy claro para mí si se controlará por completo, algunos países podrán lograrlo, otros quizás no”, afirma Balloux.

La líder técnica de la Organización Mundial de la Salud para la viruela del mono, Rosamund Lewis, dice que es “posible” poner fin al brote, pero advierte que “no tenemos una bola de cristal” y no está claro si la organización podrá “apoyar lo suficiente a los países y las comunidades, suficiente para detener este brote”.

Los países endémicos de África, donde la viruela del mono siempre está presente, continuarán lidiando con el virus mientras salta continuamente de los animales silvestres a las personas.

Los estudios han demostrado que el problema está empeorando desde que finalizó el programa de erradicación de la viruela, ya que pocas personas menores de 50 años habrán sido vacunadas.

Lo único que lo detendría es una campaña de vacunación masiva, “pero hay un gran debate en África sobre si eso es apropiado o necesario”, asevera Hunter.

Protesta que busca mayor acción contra la viruela del mono.

Getty Images

¿Qué pasa si no lo contenemos?

La preocupación es que la viruela del mono podría convertirse en una presencia permanente en personas de todo el mundo y no solo en países con animales infectados.

Por el momento eso es en hombres que tienen sexo con hombres, pero cuanto más se prolongue el brote, más posibilidades tiene el virus de establecerse más ampliamente.

Ha habido casos aislados en niños y mujeres, pero estos no han desencadenado sus propios brotes en las aulas o los lugares de trabajo.

Sin embargo, los riesgos aumentan a medida que se le da tiempo al virus para infectar mejor a las personas. Hemos sido testigos de cómo evolucionó la covid y variantes como ómicron se volvieron mucho mejores para infectarnos.

“A menos que el virus cambie, personalmente dudo que se propague entre los niños o, en general, entre las personas que no tienen muchas parejas sexuales”, ilustra Balloux.

“Pero cuanto más larga sea la espera, mayor será el riesgo de que pueda cambiar”, dijo.

El otro problema es que la viruela del mono tiene la habilidad de infectar a una amplia gama de mamíferos, incluidas ardillas, ratas, lirones y monos en África.

Existe el peligro de que el virus pueda afianzarse en otros animales y comenzar a rebotar entre especies. El brote de viruela del mono de 2003 en EE.UU., que provocó 47 casos en seis estados, fue provocado por perros de las praderas como mascotas.

Abordar este brote de viruela símica es posible, pero cuanto más tiempo lo dejemos, más difícil se vuelve y mayor el riesgo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9ZIEc_MgImE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.