close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Siete aspectos que debes conocer sobre el nuevo reglamento del IPN

Ante las protestas de ayer, la directora del Politécnico, Yoloxóchitl Bustamante, aclaró que aún cuando el nuevo reglamento ya fue aprobado, éste no cobra vigencia todavía al no haber sido publicado en la Gaceta Politécnica. Aquí te presentamos un resumen de dichas modificaciones, elaborada a partir de la comparación del antiguo y el nuevo ordenamiento.
Por Paris Martínez
29 de septiembre, 2014
Comparte

Luego de que el pasado miércoles, 24 de septiembre, el Consejo General Consultivo del Instituto Politécnico Nacional aprobara el nuevo Reglamento Interno de la institución –que sustituirá al reglamento vigente desde 1998–, miles de alumnos, egresados, docentes y personal no docente de esta casa de estudios manifestaron su inconformidad con esta reforma estatutaria, al considerar que dicha modificación representa “toda una política de reestructuración global del IPN, que atenta contra su proyecto fundacional”, además de que, denunciaron, careció de un proceso de consulta “amplia, informada, discutida y participativa”.

Tal inconformidad generó que, un día después de anunciada la aprobación de la reforma, la comunidad politécnica marchara mutitudinariamente en la Ciudad de México para demandar su abrogación, protesta que, a su vez, llevó a la directora del Politécnico, Yoloxóchitl Bustamante, a aclarar que aún cuando ya fue aprobado, el nuevo reglamento todavía no cobra vigencia al no haber sido publicado aún en la Gaceta Politécnica, y defendió la medida, garantizando que “el IPN es y seguirá siendo una institución educativa pública, del Estado mexicano, comprometida con el mejoramiento de la calidad de vida de los mexicanos”.

Este 26 de septiembre, los estudiantes del Politécnicno marchan otra vez desde las primeras horas de la mañana; bloquean avenida de los Maestros, Constituyentes y Taxqueña, así como las vocacionales 11, 4 y 13.

Así, ante la polémica suscitada por dicha reforma, y ante la falta de información precisa sobre los cambios aplicados al Reglamento Interno, aquí te presentamos un resumen de dichas modificaciones, elaborada a partir de la comparación del antiguo y el nuevo ordenamiento:

Filosofía social vs filosofía productiva

Aunque la dirección general del IPN aseguró ayer en un comunicado que el objetivo de esta casa de estudios seguirá siendo “el mejoramiento de la calidad de vida de los mexicanos”, este valor, explicitado en el reglamento de 1998, fue eliminado del nuevo reglamento aprobado. En su anterior versión, dicha norma establecía que las investigaciones científicas y tecnológicas del Politécnico deben contribuir “a mejorar la calidad de vida de la población, y a la conservación y uso sustentable de los recursos naturales de la Nación”, aspecto que fue sustituido por uno nuevo, ya que ahora se establece como meta de las investigaciones del Poli el contribuir “a la solución de problemas en áreas estratégicas, prioritarias, y otras de interés general”, además de que se marca como obligación del personal docente el “coadyuvar en el fortalecimiento de la innovación y la competitividad empresarial”. Las acciones de vinculación, asimismo, ahora estarán orientadas a “fomentar la cultura emprendedora, la incubación de empresas, el incremento de la productividad y la competitividad”.

Asimismo, entre las funciones del IPN establecidas por el reglamento de 1998 sólo se contemplaba la “docencia, la investigación científica y tecnológica y la difusión de la cultura”, pero el nuevo reglamento añade una nueva función, que es promover “la generación de vínculos con los sectores productivo y social”.

Otros dos valores provenientes del discurso nacionalista con el que fue creado el IPN, pero que fueron eliminados de su nuevo reglamento, son aquellos que veían el servicio social como una forma de “retribuir a la sociedad los beneficios de los servicios educativos recibidos”, así como un medio para “desarrollar en los alumnos y egresados un elevado sentimiento de solidaridad social”. Ambos conceptos fueron sustituidos por un nuevo valor: que el servicio social debe ser realizado “en beneficio del Estado y de la sociedad”.

Por último, destaca también la modificación aplicada al objetivo expreso del IPN de contribuir a “alcanzar el progreso social de la Nación”, ya que en el nuevo reglamento dicho progreso social se da ya por alcanzado, y la nueva meta del Politécnico ahora es sólo “fortalecerlo”.

¿Quién diseña los planes de estudio?

Otra de las modificaciones al reglamento interno del IPN que generaron amplias críticas fueron aquellas relativas a los planes de estudio, y es que la reforma aprobada elimina el mecanismo mediante el cual cualquier modificación a dichos programas de enseñanza debía ser puesta a consideración del Consejo General Consultivo, así como con los Consejos Técnicos Escolares. Así, el nuevo reglamento deja la modificación a los planes de estudio a criterio únicamente de los directivos –ya sin la participación de los representantes del sector escolar y académico–.

El nuevo reglamento, además, suprime la larga lista de características que debían cumplir los planes de estudios, y que garantizaban su efectiva aplicación, tales como la descripción ordenada de los objetivos y contenidos de la asignatura, los métodos y medios didácticos requeridos, el tiempo de dedicación de cada unidad, así como su relación con otras disciplinas, bibliografía, prácticas y visitas escolares, técnicas y profesionales y los procedimientos de evaluación.

De hecho, aún cuando el antiguo reglamento depositaba en los Consejos Técnicos Consultivos Escolares la facultad de “conocer y acordar” sobre “el programa de mediano plazo del director de la escuela”, así como “las propuestas de creación, modificación o supresión de programas académicos, planes y programas de estudio”, el nuevo reglamento sólo les concede “conocer y opinar” sobre dichos rubros.

Y aunque no tiene que ver con los planes de estudio, destaca que el nuevo reglamento suprimió también la obligación de las autoridades de “fortalecer la red de bibliotecas y el acervo documental, magnético y audiovisual (del IPN) el cual deberá mantenerse permanentemente actualizado”.

Derechos y obligaciones del alumnado

Otro punto del reglamento cuya reforma fue ampliamente criticada por los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional fue aquella relacionada con la expulsión de aquellos que se retrasen en sus estudios, ya que la nueva norma establece que “causará baja del programa académico” aquel alumno que adeude más de dos materias durante más de dos periodos escolares anteriores al que curse. Esta situación, sin embargo, ya estaba incluida en el reglamento de 1998, el cual establecía como obligación de los alumnos mantener su condición de “regular”, para lo cual era requisito imprescindible el no adeudar más de dos materias por más de dos periodos lectivos.

Por el contrario, un derecho que sí perdieron los estudiantes fue el de poder cambiar de carrera, una vez, durante sus estudios, ya que esta posibilidad no se menciona ya en el nuevo reglamento.

Asimismo, del nuevo reglamento fue borrado el derecho a “obtener del Instituto el reconocimiento de sus organizaciones y asociaciones cuando éstas persigan fines académicos”.

Además, la reforma aprobada suprime también el derecho de los egresados del IPN a ser considerados como parte de la “comunidad académica”, la cual, desde ahora, sólo será integrada por “alumnos, personal académico, personal no docente y personal directivo”.

Por último, el nuevo reglamento elimina el derecho expreso de los alumnos a “recibir el número de clases previstas para cada asignatura, señaladas en los planes y programas de estudios”, aunque con la reforma sí se añadió a sus obligaciones la de “cumplir con las sesiones y actividades establecidas en el programa de estudios”.

Evaluación obligatoria de docentes

Debido a que el reglamento de 1998 establecía un sistema de evaluación de la calidad educativa que sólo medía dicho parámetro a nivel “institucional”, sin entrar a la examinación particular de los catedráticos, el nuevo reglamento ahora establece explícitamente que el personal académico deberá ser sometido a un proceso permanente de “evaluación”, la cual se deberá desarrollar con base en “perfiles, parámetros, indicadores e instrumentos que permitan medir su calidad”.

De hecho, el nuevo reglamento establece que a partir de ahora el sistema de reconocimientos, becas y estímulos para académicos del IPN se basará “en la evaluación del desempeño” de los catedráticos, y señala también que los nuevos académicos deberán ser contratados con base en un “concurso de oposición”.

Nuevas prohibiciones

Con la reforma al Reglamento Interno del IPN quedaron incluidas a este ordenamiento algunas prohibiciones a acciones específicas de la comunidad académica como el hackeo cibernético, la toma de instalaciones y el consumo de tabaco.

En materia de hackeo, la norma ahora incluye la obligación de “abtenerse de realizar actividades que dañen o degraden los servicios informáticos institucionales y cualquier medio que los soporte, como es la infraestructura de cómputo y comunicaciones”, “violar o intentar vulnerar los mecanismos de confidencialidad y autenticación de archivos”, “suplantar la identidad electrónica de personas o activos de tecnologías de la información y la comunicación”, así como “no incurrir en alguna conducta sancionada por la normatividad en materia de tecnologías de la información y la comunicación”. Esta prohibición deberá ser acatada lo mismo por alumnos, que por docentes, personal no docente y directivos.

Todos ellos, además, deberán abstenerse de “impedir el ejercicio de actividades a los miembros de la comunidad politécnica o el uso de sus instalaciones, así como influir indebidamente en la toma de decisiones”. Además, señala que “se considerará grave aquella conducta que afecte la prestación de los servicios que el Instituto tiene a su cargo”, y se les considera ahora causales de responsabilidad.

De hecho, se establece que “el alumno que provoque alguna afectación al patrimonio de Instituto, estará obligado a reparar el daño”.

Por otra parte, también queda prohibido a los docentes “realizar cobros indebidos adicionales a sus remuneraciones”, y a los alumnos se les advierte de no “intentar influir en el profesor, alumnos, personal del Instituto o alguna otra persona, con el objeto de acreditar indebidamente cualquier unidad de aprendizaje o conseguir la modificación de la calificación obtenida”.

Derechos humanos

Entre las reformas aplicadas en el nuevo reglamento del IPN destaca que, por primera vez, se plantea la obligación de esta institución educativa de promover “la perspectiva de género, la sustentabilidad ambiental, el respeto a los derechos humanos, la igualdad de oportunidades y la no discriminación”.

Además, se subraya que es derecho de los alumnos recibir educación “evitándose cualquier forma de discriminación”, y se incluye como obligación de toda la comunidad académica el abstenerse de realizar o participar “en cualquier acto o forma de violencia, discriminación o falta de respeto en contra de las personas que se encuentren en las instalaciones del Instituto”.

Asimismo, los alumnos cuentan ahora con el derecho expreso de “recibir asistencia y atención en caso de considerarse objeto de algún acto de violencia por parte de cualquier otro miembro de la comunidad politécnica”.

Epílogo: nuevos símbolos

El antiguo reglamento del IPN establecía también que son símbolos de esta casa de estudios su escudo, lema e himno institucional, a los cuales ahora se suman el “huelum y la figura representativa de la mascota”.

A continuación, te presentamos de forma íntegra tanto el reglamento de 1998, como el reglamento aprobado el pasado miércoles.

Reglamento 1998

Reglamento Interno by http://www.animalpolitico.com

Reglamento aprobado el 24 de septiembre de 2014:

Regla Men To by http://www.animalpolitico.com

**Nota publicada el 26 de septiembre de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Escándalo en la iglesia La Luz del Mundo: el testimonio de una joven que perteneció al culto

Naasón Joaquín García, el llamado "Apóstol" y líder de la iglesia La Luz del Mundo, fue arrestado el pasado 3 de junio acusado de 26 delitos graves de pornografía infantil, abuso sexual contra menores, tráfico y trata de personas. BBC Mundo conversó con una joven que abandonó la iglesia hace dos años.
Getty Images
13 de junio, 2019
Comparte

La sede principal de la poderosa iglesia La Luz del Mundo está en México, pero Los Ángeles es el epicentro del escándalo que la rodea.

Horas después del arresto de su líder religioso, Naasón Joaquín García, en el aeropuerto de la ciudad estadounidense el pasado 3 de junio, cientos de miles de feligreses fueron convocados a los templos para mantener un rezo continuo de día y noche.

“La gente no conoce lo que es un hombre de Dios”, pronunciaba el “hermano” que oficiaba la misa el miércoles en la imponente iglesia del este de Los Ángeles, el barrio latino de la ciudad. A sus palabras le seguían sollozos y llantos agonizantes de decenas de mujeres que vestían faldas largas y se cubrían el pelo con velos.

García, quien se hace llamar “El Apóstol” y cuya iglesia afirma tener unos 7 millones de seguidores en el mundo, fue arrestado junto a dos mujeres asociadas con la organización religiosa.

La fiscalía del estado de California acusó a García de 26 delitos graves, que incluyen pornografía infantil, abuso sexual contra menores, tráfico y trata de personas.

Naasón Joaquín García

Getty Images
Naasón Joaquín García, conocido en su iglesia como “El Apóstol”, es acusado de violación y extorsión, entre otros delitos.

El escándalo ha provocado que la iglesia y muchos de sus seguidores defiendan la inocencia de García, pero también ha desembocado en quejas y denuncias en foros de internet de personas que abandonaron el que califican como “culto” religioso.

BBC Mundo conversó con una joven estadounidense de 23 años que decidió abandonar la iglesia hace dos años tras haber sufrido trauma psicológico, según afirma.

El testimonio que Teresa (nombre ficticio) comparte a continuación se mantiene anónimo por temor a sufrir represalias por parte de su familia.


Mi familia ha tenido esta religión desde los tiempos de mis abuelos, así que está muy metida en mis raíces.

Mis padres son de origen mexicano pero se conocieron en Estados Unidos y se casaron dentro de la iglesia.

Me enseñaron a asistir a al menos una de las misas que organizan a diario, aunque mientras fuese a más mejor porque, según la religión, el sirviente de Dios todavía está con vida y debemos agradecer por eso. Sentía que debía rezar por él porque me salvaba cada mañana.

Desde los 5 años era obligatorio para las niñas usar vestidos o faldas holgadas que no delinearan el cuerpo y llegaran hasta los tobillos, pues la religión dice que el cuerpo es un templo y debe honrarse y respetarse.

Crecí teniendo como referencia a Samuel, el padre de Naasón y quien era el anterior apóstol. Me sentía muy conectada con él. Recuerdo que sentía ganas de llorar porque estaba muy feliz de tenerlo en mi vida. Sabía lo importante que era, porque mis padres me habían enseñado que él era más importante que ellos.

Cuando era niña, sentía la urgencia de ayudar en la casa del pastor, aunque al final no lo hice por no tener edad suficiente. La iglesia quería que las mujeres más entregadas y puras sirvieran la mesa cuando había cenas especiales en su residencia.

Naasón Joaquín García

Getty Images
García, de 50 años, se convirtió en el líder de la iglesia La Luz del Mundo después de que falleciera su padre, Samuel, en 2014.

Si alguna vez escuchaba algo negativo sobre la iglesia, tenía que interrumpir a la persona o irme. Creía que el diablo estaba utilizando a las personas y sentía que estaban perdidas en el mundo.

Mientras crecía, sentía que estaba en un mundo diferente al resto de la gente. Nos decían que éramos luz y que no debíamos mezclarnos con la oscuridad, manifestada en cualquier persona que no fuese parte de la iglesia.

Mis padres no me permitían asistir a ninguna actividad de la escuela ni me dejaban ir a fiestas de cumpleaños de compañeros de clase o a fiestas de pijamas.

Una seguidora de la iglesia La Luz del Mundo llora durante una misa.

Getty Images
Los feligreses suelen lloran angustiosamente durante las ceremonias religiosas de la iglesia.

La iglesia dice que nada es obligado, pero sentía mucha culpa al querer usar maquillaje, bailar o escuchar música. Nos enseñaron que la carne no debía jubilarse y que debíamos luchar contra las urgencias de nuestro cuerpo.

A los 14 años me presenté oficialmente ante la iglesia con una ceremonia de bautizo y otra de “avivamiento” para recibir al Espíritu Santo, porque solo así iría al cielo. Si me oponía a hacerlo, mis padres se sentirían culpables porque mi decisión significaría que no me habían criado bien.

“Culpa y vergüenza”

Mientras veía a otros llorando movidos por la ceremonia, no sentí emoción durante mi bautizo. Y ahí fue cuando la culpa y la vergüenza empezaron a invadirme.

Tres años después, me aterrorizó la muerte del “apóstol” Samuel porque nunca se nos dijo en la iglesia qué iba a pasar cuando falleciera.

Mi familia y yo fuimos a México para participar en sus honras fúnebres. Recuerdo estar rezando sin parar en el avión, pensando que si Dios me quitaba la vida iba a ser bueno porque me había bautizado y había sido una buena cristiana.

Estando en México y días después de la muerte de Samuel, la iglesia reveló que Naasón sería el próximo líder.

Un grupo de fieles de la iglesia La Luz del Mundo caminan en Guadalajara

Getty Images
La Luz del Mundo tiene su sede principal en Guadalajara, México.

Al escuchar su nombre, no sentí felicidad ni alivio. Veía cómo otros lo honraban y se regocijaban llorando, mientras que yo fingía el llanto.

Era imposible cuestionar las cosas de la iglesia, así que fui muy cautelosa cuando les hacía preguntas a mis padres, porque no quería que pensaran que vivían con el enemigo.

Les pregunté qué pasaba si no sentía nada por Naasón y me decían que rezara más fuerte y que le pidiera a Dios con un corazón sincero que me hiciera sentir amor por el líder.

Mientras tanto, sentía que el diablo me usaba porque quería relacionarme más con personas fuera de la iglesia.

“Las solas”

Una de las cosas que me daba más vergüenza era sentir deseos sexuales o atracción hacia alguien.

Tenía una presión enorme de ser virgen porque, si no lo eres, no puedes usar un vestido blanco en tu casamiento y te expones a la vergüenza de que todos se enteren.

En las reglas de la iglesia, si te gusta alguien de la misma religión, debes hablar primero con el pastor para luego iniciar tres meses de citas y después casarte. Algunos lo hacen a los 14 años, si tienen el permiso de sus padres.

Pero si alguna de las dos partes no quiere casarse, entonces esa persona deberá quedarse soltera por el resto de su vida y será incluida en el grupo de “las solas” o “los solos”. El que sí quería hacerlo también es castigado y puesto a prueba temporalmente.

Una niña en una misa de La Luz del Mundo.

EPA
Según un portavoz la La Luz del Mundo, la iglesia cuenta con unos siete millones de feligreses.

Sabía que quería tener sexo, pero no quería hacerlo con alguien de la iglesia para no tener que casarme, así que terminé relacionándome con alguien de afuera.

Mis padres se enteraron porque decían que me veía diferente. Sentía tanta culpa que les conté y me pidieron que hablara con el pastor de mi iglesia local.

Me incomodó contarle mi vida sexual, pero al final lo hice y le dije que me sentía avergonzada.

Me dijo que me pondrían por cuatro meses en el grupo de “las solas”, me sacarían del coro y que debía ir a la iglesia cada día a pedir perdón, pues mi alma estaba en peligro.

La primera semana que fui a la iglesia cada mañana me sentí exhausta. Me preguntaba por qué me sentía tan culpable por algo que era natural.

Me sentí humillada cuando perdí la virginidad porque decepcioné a mis padres y recibí un castigo.

“Me quiero salir”

Estando castigada, pensé que ya no quería más estar en la iglesia y ahí fue cuando comencé a hacer cosas a espaldas de mis padres y a hablar con personas de otras religiones.

Conocí a una amiga católica a la que le compartí mis sentimientos de culpa y vergüenza y ella respondió diciéndome que sentía lo mismo.

La iglesia fue construida en 1985

BBC
La iglesia tiene una presencia importante en California, con al menos 40 sedes.

Hablamos sobre no estar de acuerdo con ciertas cosas y que eso no nos hacía locas.

Pero las enseñanzas de mi religión me asaltaban y me sentía muy mal por estar teniendo estas conversaciones, hasta el punto de que sufría ataques de pánico.

Empecé a tener miedo de quedarme dormida porque pensaba que, si moría durante el sueño, me iría al infierno.

La primera vez que entré en pánico pensé que moriría y mis padres me llevaron a la sala de urgencias, pero afortunadamente mi corazón estaba sano. Los médicos dijeron que quizá la cafeína me estaba afectando, pero yo sentía que era la iglesia.

“Es un culto”

Les confesé a mis padres hace unos dos años que ya no quería asistir más a la iglesia. Se les rompió el corazón y comenzaron a llorar.

Estaba molesta con ellos al principio porque sentía que condicionaron mi forma de pensar y la manera en que veía el mundo.

Pero luego entendí que ellos me han dado todo y que esta religión los ancla a algún tipo de esperanza de regocijo en el cielo.

Nuestra relación no es la mejor y es complicado porque aún vivo con ellos. Pero soy una de las afortunadas que siente que la conexión con su familia no está perdida por completo.

Pienso que es un culto y muchos se han quedado solos al decidir abandonarlo.

Cuando supe de la noticia del arresto de Naasón, me sorprendió que las personas se acercaran a las autoridades para denunciar a alguien con tanto poder y admirado por millones de personas.

Fieles de la iglesia llorando

Getty Images
El escándalo ha provocado que la iglesia y muchos de sus seguidores defiendan la inocencia de García.

Me alegra porque están siendo valientes. Pero me preocupa que se ataque a gente común de la iglesia, especialmente a niños. Hay que dejarlos fuera de esto.

Yo todavía sufro de trauma psicológico y he buscado ayuda profesional para manejarlo.

Sabía que era arriesgado abandonar la iglesia, pero las cosas han mejorado para mí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JlfP6zJ2fwE&t=16s

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=P2m5e0Yb80Q&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.