La historia detrás del veterano que caminará tres semanas en EU por un marino detenido en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La historia detrás del veterano que caminará tres semanas en EU por un marino detenido en México

Terry Sharpe planea caminar casi 500 kilómetros para exigir justicia por el caso del sargento Andrew Tahmooressi, arrestado en México desde el 31 de marzo.
Por Paola Alín M.
10 de septiembre, 2014
Comparte

 

Foto: Terry Sharpe/Cortesía.

Foto: Terry Sharpe/Cortesía.

Un veterano de la guerra de Vietnam planea caminar casi 500 kilómetros desde Carolina del Norte a Washington DC, en Estados Unidos, en protesta por el encarcelamiento de Andrew Tahmooressi, un marino estadounidense que peleó en Afganistán y que el 31 de marzo pasado fue detenido en Tijuana, Baja California, por cargar en su automóvil tres armas que en México son de uso exclusivo del Ejército.

Terry Sharpe, de 63 años, salió de Summerfield el viernes 5 de septiembre con el objetivo de “mantener en las noticias la difícil situación del sargento Tahmooressi, que fue encarcelado en México por una simple error que debió solucionarse ese mismo día (el de su detención)”, dijo a Animal Político en entrevista.

Tahmooressi, ahora recluido en la penitenciaría estatal El Hongo II, fue detenido por agentes mexicanos en El Chaparral —un cruce fronterizo entre Tijuana y Estados Unidos— cuando intentaba regresar a su país después de pasar un tiempo en Tijuana, donde buscaba rehabilitarse del estrés postraumático que padece desde que regresó de Afganistán. En su camioneta pick-up, además de varias pertenencias como ropa y muebles, el infante de marina cargaba una escopeta calibre 12, un rifle calibre 5.56, una pistola calibre 45 y al menos 300 cartuchos útiles y varios cargadores, informó la Procuraduría General de la República (PGR) a principios de junio.

Sin embargo, tanto para Sharpe, como para el abogado Rubén Fernando Benítez, defensa de Tahmooressi en México, la detención fue un error y además hubo violaciones a los derechos del ciudadano estadounidense, ya que los agentes mexicanos aseguraron que el soldado que no estaba en servicio activo quería entrar al país, no salir. Además, las armas estaban registradas y Andrew tenía permiso para usarlas en EU.

Lo consignan ocho horas después de su detención, tiempo durante el cual no tuvo traductor, abogado ni asistencia consular. Registraron el vehículo y su persona sin una orden. (Después) le presentan una orden de verificación del vehículo (pero) fechada tres días antes, el 28 de marzo”, explicó Benítez en entrevista telefónica este martes 9 de septiembre, el mismo día que en Tijuana se llevó a cabo una audiencia para mostrar los videos de vigilancia grabados el 31 de marzo y 1 de abril en El Chaparral.

Durante la audiencia de este martes, que terminó a la media noche (hora local), se realizó una inspección judicial de las imágenes entregadas “a regañadientes” por las autoridades aduanales, detalló el abogado. “La resolución es satisfactoria para mi defensa, pudimos observar con toda claridad las imágenes representadas de todos los hechos del 31 de marzo y de la madrugada del 1 de abril, y me siento muy satisfecho por los detalles narrados y vemos resultados ciertos, su historia es verídica tal como la narró, llegó y cómo pasó“, dijo posteriormente en entrevista radiofónica con Visión Informativa.

Benítez explicó a Animal Político que el proceso legal podría durar “mínimo” hasta finales de este año, tiempo durante el cual Andrew Tahmooressi deberá permanecer bajo prisión preventiva en el penal ubicado en Tecámac, debido a que el delito por el que lo acusan no alcanza libertad bajo caución.

Una caminata épica

Foto: Terry Sharpe/Cortesía.

Foto: Terry Sharpe/Cortesía.

Mientras tanto, en Estados Unidos, Terry Sharpe ha dicho que continuará su kilométrico recorrido hasta que el militar sea liberado, pese a que durante los cinco días (Sharpe respondió a Animal Político un correo electrónico este martes 9 de septiembre) que lleva de caminata se siente “cansado, adolorido y con ampollas en los pies”. 

Desde que inició su misión, Sharpe camina entre ocho y 10 horas al día y trata de descansar 15 minutos cada hora. Duerme en hoteles cercanos a la carretera o acampa a un lado del camino. Y lo seguirá haciendo durante al menos tres semanas, el tiempo que calcula le tomará llegar a su destino.

Lamento que mi presidente no haya llamado al presidente mexicano para que (Andrew) sea liberado y enviado a casa, donde un marino condecorado debe estar. También lamento que su presidente (Enrique Peña Nieto) no ha corregido este error“, respondió Shape a una segunda entrevista realizada este miércoles 10 de septiembre.

El apoyo de Sharpe no es el único que ha recibido Tahmooressi. Al menos 150 personas protestaron el último día de la visita oficial del presidente Enrique Peña Nieto en California, EU, para exigir la liberación de su compatriota. Asimismo, tres legisladores republicanos rechazaron la invitación del gobernador Jerry Brown para un desayuno con el mandatario mexicano.

En mayo pasado, el secretario de Estado de EU, John Kerry, tocó el tema en una reunión con Peña Nieto. “Estamos trabajando para determinar si cierta evidencia que está siendo presentada cumple los estándares necesarios para retener a ese joven infante de marina”, dijo el funcionario estadounidense.

Ahora, el abogado Benítez argumenta que se enfocará en evidenciar las violaciones que ocurrieron durante la detención, aunque el tiempo para presentarlas ya pasó; ahora la opción es hacerlo al final del proceso. Él se hizo cargo del caso a partir de junio pasado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tragedia en El Espinal: 4 muertos y más de 250 heridos tras colapso de grada en corrida de toros en Colombia

Una tribuna de tres pisos se derrumbó durante una corrida de toros -conocida como corraleja- en el departamento de Tolima, Colombia. En las corralejas el público entra al ruedo a azuzar al toro, lo que lo hace más vulnerable.
27 de junio, 2022
Comparte

Al menos cuatro personas murieron y 250 resultaron heridas este domingo tras el colapso de un área de graderías durante una corrida de toros en el centro de Colombia, informaron las autoridades.

Dramáticas imágenes compartidas en redes sociales muestran una enorme porción del palco de madera, lleno de espectadores, caer sobre la arena en el municipio de Espinal, departamento de Tolima.

Luis Fernando Vélez, director de la Defensa Civil del departamento informó que entre los muertos se encuentran personas que fallecieron en el lugar del accidente y otras que perdieron la vida luego de ser trasladadas al hospital, entre ellas un niño.

“Al hospital han llegado más de 100 heridos. El personal médico no da abasto y se están evaluando dependiendo de las heridas”, dijo el funcionario.

En la noche del domingo, Patricia Henao, gerente del Hospital San Rafael, de El Espinal, informó que entre los heridos 10 se encuentran en estado crítico.

“Tenemos 257 admisiones en nuestro hospital San Rafael por la parte de urgencias. Tenemos 23 admisiones en la Clínica la Victoria, que es la clínica particular. Tenemos cuatro fallecidos, tres adultos y un menor, de 27 niños atendidos. 14 maternas fueron atendidas en sala de partos, dos pacientes por trauma de abdomen, cuatro pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos Crítica”, desglosó.

Foto aérea de plaza de toros de madera, con una tribuna derrumbada.

Getty Images
La tribuna de tres pisos estaba llena de gente cuando colapsó.

El incidente ocurrió durante las tradicionales corralejas, en el marco de las ferias de San Pedro y San Pablo, en las que el público salta al ruedo para enfrentarse a los toros.

Después del desplome del palco improvisado, decenas de personas gritan y huyen en pánico de la plaza, mientras un toro persigue a los espectadores confundidos.

Medios locales reportaron que, tras el incidente, el toro se escapó de la plaza y causó pánico en las calles del pueblo, aunque luego fue controlado.

Varios desaparecidos

Las autoridades creen que el número de fallecidos podría aumentar.

Varias ambulancias fueron enviadas desde las ciudades cercanas de Ibagué y Melgar para atender a los heridos, que desbordaron la capacidad del hospital de El Espinal, agregó Vélez.

map

BBC

La cadena radial Caracol Radio informó que las autoridades de salud de Tolima declararon la alerta roja en la red hospitalaria en El Espinal.

La Defensoría del Pueblo dijo en Twitter que en la morgue se encuentran varios cuerpos sin identificar.

“Lamentando profundamente lo sucedido en nuestra plaza de toros Gilberto Charry, quiero pedirle a la ciudadanía que está en la plaza de toros por favor evacuar, ya los organismos de control están atendiendo la emergencia y ya se evacuaron los heridos a los hospitales”, escribió, por su parte, el alcalde de El Espinal, Juan Carlos Tamayo.

Reacciones

Tras ser informado del desplome de la plaza de toros, el presidente Iván Duque envió un mensaje a las víctimas y anunció una investigación.

“Sentimos la terrible tragedia registrada en El Espinal, durante las fiestas de San Pedro y San Juan, por desplome de palcos en una corraleja. Pediremos una investigación de los hechos; pronta recuperación a los heridos y solidaridad con las familias de las víctimas”, indicó el presidente a través de redes sociales.

En su cuenta de Twitter, el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, también se solidarizó con las víctimas e hizo un llamado a los alcaldes para no autorizar más eventos similares en el país.

https://twitter.com/petrogustavo/status/1541138473532493826?s=20&t=TgEnd47pJ3WR58_BYG9m7g

El 20 de enero de 1980 ocurrió la mayor tragedia reportada en un espectáculo de este tipo en Colombia cuando los palcos de tres pisos se vinieron abajo en Sincelejo y cayeron sobre cerca de 400 personas.


¿Qué son las corralejas?

Por Natalia Guerrero, BBC News Mundo

Las corralejas son corridas de toros de la costa Caribe de Colombia y otras regiones del centro del país, que usualmente ocurren en temporadas de fiestas regionales.

Consisten en un ruedo de arena rodeado por un corral de gradas (que se construyen en su mayoría para las festividades) en una estructura de varios pisos de base de guadua -un tipo de bambú-, tablas de madera largas y láminas de zinc.

Toreros aficionados en corraleja de Soplaviento, Colombia. 2017.

Getty Images
Los defensores de las corralejas sostienen que son parte del patrimonio cultural del país; para los detractores, son maltrato y crueldad animal.

En estos eventos el público puede saltar al ruedo a torear y burlarse del toro, lo que genera una especie de caos, que para algunos es parte del secreto de unas buenas corralejas, mientras que para otros, lo hace un evento de maltrato animal en el que los espectadores están también vulnerables.

El alcohol, como en muchas fiestas regionales en otros lugares del mundo, es además un factor que está siempre presente.

Pero en las corralejas los toros no se matan, como es el objetivo en las corridas de toros tradicionales.

La tragedia en El Espinal de este domingo, de la que todavía no se conoce un saldo definitivo de víctimas, fue causada directamente por el colapso de su estructura, que derribó al menos seis palcos, que cayeron al piso con todo su público adentro y sobre parte del que ya había en el ruedo.

Pero el sábado, primer día de la temporada de corralejas en esta población tolimense, ya habían resultado heridas nueve personas, seis de las cuales tuvieron que ser tratadas en el hospital, según reportó el diario El Espectador.

En Colombia hay un polarizado debate sobre las corridas de toros, que han sido prohibidas en algunos lugares del país, incluyendo temporalmente en la capital Bogotá.

Los toreros aficionados se cuelgan de las gradas en la corraleja en Soplaviento, Colombia. Diciembre 17 de 2017

Getty Images
Las corralejas son eventos masivos en pueblos de Colombia donde los toreros aficionados entran al ruedo mientras que en las tarimas los espectadores comen y beben.

Sin embargo, una ley de 2009 declaró Patrimonio Cultural de la Nación la Fiesta en Corralejas del 20 de enero en Sincelejo, así que sus defensores sostienen que están protegidas por la ley.

Otras voces, en cambio, se amparan en las leyes contra el maltrato animal para pedir que sean prohibidas, entre ellas, una ley de 2016 que declaró a los animales en Colombia como seres sintientes, que deben ser protegidos “contra el sufrimiento y el dolor, en especial el causado directa o indirectamente por los humanos”.

Eventos como el de El Espinal, que deja niños entre las víctimas, revive el debate, no sólo de los animales versus los apasionados por el toreo colectivo, sino por la regulación ausente de las estructuras en las que se celebran las corralejas, lo que hace que esta no sea la primera tragedia que ocurre en este tipo de eventos.

En 1980, 500 personas murieron y más de mil resultaron heridas en la ciudad de Sincelejo cuando se derrumbarron varios palcos improvisados para una corraleja.

La llegada al poder en agosto del presidente electo Gustavo Petro, un detractor de las corridas de toros, podría cambiar el rumbo de estos eventos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=asyDLF9LXlI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.