¿Por qué no es universal el acceso a internet en Cuba?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué no es universal el acceso a internet en Cuba?

Por BBC Mundo
13 de octubre, 2014
Comparte

Un patio empedrado, un capuchino caliente y un diario de hoy: si no fuera por el nombre del periódico, Granma, la voz del gobierno cubano, esta escena podría ver en casi cualquier rincón del mundo.

De pura costumbre, saco el celular del bolsillo y lo pongo encima de la mesa. Por un momento hasta se me pasa por la cabeza pedirle a la dueña del local, una italiana amable, la clave del wifi.

Pero de repente, soy consciente de dónde estoy.

En Cuba, el acceso a internet está todavía lejos de ser algo universal.

Es un lujo al que sólo tenemos los periodistas, diplomáticos extranjeros y algunos funcionarios del Estado.

La situación mejoró para ese privilegiado grupo de conectados en enero de 2013, cuando el famoso cable de fibra óptica entre Venezuela y Cuba, ALBA-1, finalmente empezó a parpadear después de pasar varios años sin funcionar bajo del mar.

De la noche a la mañana, la conexión se transformó y pasó de ser frustrante y lenta a relativamente rápida.

Ahora, muchos de quienes tienen internet en sus casas y oficinas disfrutan de una velocidad de conexión comparable al de otros países en la región como México o Panamá.

Ha sido, sin duda, un paso importante.

Usuarios de intranet

El gobierno cubano también habla de otros avances en el área de conectividad en Cuba, que tiene uno de los servicios de internet más controlados del mundo.

En 2011, según la Oficina Nacional de Estadísticas, había unos 2,6 millones de usuarios de internet en el país y el gobierno subraya que ahora hay clases de computación en ciudades y pueblos en toda la isla.

Pero esta cifra no cuenta toda la historia.

Muchos de los considerados “usuarios de internet” en realidad sólo usaban la intranet que proporciona el Estado en clubes de computación y universidades.

Y el acceso a Google no es libre.

Ahora que ALBA-1 ya está en funcionamiento, dicen las autoridades, pronto todos los cubanos podrán disfrutar de sus beneficios. Muy pronto.

Pero, ¿cuándo?

¿Embargo o temor?

Han pasado ya casi cuatro años desde que instalaron la fibra óptica y la gran mayoría de los cubanos todavía no puede acceder a ella.

La tecnología claramente existe; la demanda, también. ¿Entonces, por qué la demora?

La dueña de la cafetería, por ejemplo, dice le encantaría convertir su humilde negocio en un “café internet”.

La población de Cuba es una de las más educadas en América Latina y los beneficios que un mejor acceso a internet podrían aportar al sistema de enseñanza parecen obvios.

Evidentes, al menos, para la generación joven.

El autor de un informe sobre el estado de internet en Cuba en 2011, Larry Press, echó la culpa de esa falta de acceso a tres áreas: el embargo económico de Estados Unidos a Cuba, la economía cubana y lo que Press llamó “el miedo del gobierno a la libertad de información”.

El embargo impidió la entrada de muchos equipos y la infraestructura necesaria, lo que provocó la falta de módems y computadoras decentes, especialmente en los primeros años de internet.

Pero con comercio bilateral posible con China, Brasil y Europa, el embargo no es suficiente para explicar la falta continua de conectividad.

La economía cubana es sin duda otro factor.

Los años difíciles del llamado Período Especial, tras el colapso del bloque soviético en los noventa, generaron la carencia generalizada de muchos productos básicos, desde ropa a medicina y comida.

Esa etapa coincidió con el arranque de internet, con la época que los demás países estaban lanzando sus primeros servicios online, así que no es una sorpresa que Cuba se quedara atrás desde el principio.

Sin embargo, esto tampoco lo explica todo.

Soluciones creativas

En los últimos años, el gobierno cubano ha lanzado una serie de iniciativas para estimular la inversión extranjera y, si países más pobres como Honduras y El Salvador pueden proporcionar internet a sus ciudadanos, es evidente que las circunstancias económicas no son el único obstáculo.

Así que sólo queda el temor a la libertad de información.

En Cuba, esto es un asunto espinoso y sensible, pero es algo que las autoridades van a tener que enfrentar más pronto que tarde.

Los jóvenes están cada vez más frustrados por tener que pagar por conexiones caras en los hoteles internacionales.

“¿Cuánto es?”, les pregunté esta semana a los clientes en un business center de un hotel lujoso.

“Demasiado”, me contestó de inmediato uno de los usuarios, casi sin levantar la cabeza de su teléfono. US$6 por una hora de conexión, casi un tercio de un salario mensual.

En parte, este costo elevado ha llevado a algunos cubanos a encontrar formas creativas de esquivar las restricciones.

En ciertos barrios, los vecinos se han atrevido a construir redes de wifi clandestinas, mientras que usan varias formas de chat offline con mensajes de texto.

También es muy común la compra y venta de archivos digitales contenidos en dispositivos USB y está tolerada por las autoridades.

Los expertos hablan de la dichosa “brecha tecnológica intergeneracional”, por la que quien no pueda adaptarse al ritmo de los cambios tecnológicos se quedará atrás de por vida, mientras sus nietos se sienten tan cómodos con su iPad como en mi generación lo estábamos con los walkman.

Pero mientras me tomo mi café y disfruto del silencio de un celular sin conexión a internet me pregunto: ¿no existe esta brecha también entre las naciones?

Contenido relacionado

  • Cómo hacen los cubanos para tener acceso a la TV internacional
  • El New York Times pide fin del embargo de EE.UU. a Cuba
  • Cuba acusa a Estados Unidos de recrudecer el embargo
  • Cómo NO se puede vivir con US$20 al mes en Cuba
  • “El cambio” es bueno, aunque empiece con minúsculas
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tragedia en El Espinal: 4 muertos y más de 250 heridos tras colapso de grada en corrida de toros en Colombia

Una tribuna de tres pisos se derrumbó durante una corrida de toros -conocida como corraleja- en el departamento de Tolima, Colombia. En las corralejas el público entra al ruedo a azuzar al toro, lo que lo hace más vulnerable.
27 de junio, 2022
Comparte

Al menos cuatro personas murieron y 250 resultaron heridas este domingo tras el colapso de un área de graderías durante una corrida de toros en el centro de Colombia, informaron las autoridades.

Dramáticas imágenes compartidas en redes sociales muestran una enorme porción del palco de madera, lleno de espectadores, caer sobre la arena en el municipio de Espinal, departamento de Tolima.

Luis Fernando Vélez, director de la Defensa Civil del departamento informó que entre los muertos se encuentran personas que fallecieron en el lugar del accidente y otras que perdieron la vida luego de ser trasladadas al hospital, entre ellas un niño.

“Al hospital han llegado más de 100 heridos. El personal médico no da abasto y se están evaluando dependiendo de las heridas”, dijo el funcionario.

En la noche del domingo, Patricia Henao, gerente del Hospital San Rafael, de El Espinal, informó que entre los heridos 10 se encuentran en estado crítico.

“Tenemos 257 admisiones en nuestro hospital San Rafael por la parte de urgencias. Tenemos 23 admisiones en la Clínica la Victoria, que es la clínica particular. Tenemos cuatro fallecidos, tres adultos y un menor, de 27 niños atendidos. 14 maternas fueron atendidas en sala de partos, dos pacientes por trauma de abdomen, cuatro pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos Crítica”, desglosó.

Foto aérea de plaza de toros de madera, con una tribuna derrumbada.

Getty Images
La tribuna de tres pisos estaba llena de gente cuando colapsó.

El incidente ocurrió durante las tradicionales corralejas, en el marco de las ferias de San Pedro y San Pablo, en las que el público salta al ruedo para enfrentarse a los toros.

Después del desplome del palco improvisado, decenas de personas gritan y huyen en pánico de la plaza, mientras un toro persigue a los espectadores confundidos.

Medios locales reportaron que, tras el incidente, el toro se escapó de la plaza y causó pánico en las calles del pueblo, aunque luego fue controlado.

Varios desaparecidos

Las autoridades creen que el número de fallecidos podría aumentar.

Varias ambulancias fueron enviadas desde las ciudades cercanas de Ibagué y Melgar para atender a los heridos, que desbordaron la capacidad del hospital de El Espinal, agregó Vélez.

map

BBC

La cadena radial Caracol Radio informó que las autoridades de salud de Tolima declararon la alerta roja en la red hospitalaria en El Espinal.

La Defensoría del Pueblo dijo en Twitter que en la morgue se encuentran varios cuerpos sin identificar.

“Lamentando profundamente lo sucedido en nuestra plaza de toros Gilberto Charry, quiero pedirle a la ciudadanía que está en la plaza de toros por favor evacuar, ya los organismos de control están atendiendo la emergencia y ya se evacuaron los heridos a los hospitales”, escribió, por su parte, el alcalde de El Espinal, Juan Carlos Tamayo.

Reacciones

Tras ser informado del desplome de la plaza de toros, el presidente Iván Duque envió un mensaje a las víctimas y anunció una investigación.

“Sentimos la terrible tragedia registrada en El Espinal, durante las fiestas de San Pedro y San Juan, por desplome de palcos en una corraleja. Pediremos una investigación de los hechos; pronta recuperación a los heridos y solidaridad con las familias de las víctimas”, indicó el presidente a través de redes sociales.

En su cuenta de Twitter, el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, también se solidarizó con las víctimas e hizo un llamado a los alcaldes para no autorizar más eventos similares en el país.

https://twitter.com/petrogustavo/status/1541138473532493826?s=20&t=TgEnd47pJ3WR58_BYG9m7g

El 20 de enero de 1980 ocurrió la mayor tragedia reportada en un espectáculo de este tipo en Colombia cuando los palcos de tres pisos se vinieron abajo en Sincelejo y cayeron sobre cerca de 400 personas.


¿Qué son las corralejas?

Por Natalia Guerrero, BBC News Mundo

Las corralejas son corridas de toros de la costa Caribe de Colombia y otras regiones del centro del país, que usualmente ocurren en temporadas de fiestas regionales.

Consisten en un ruedo de arena rodeado por un corral de gradas (que se construyen en su mayoría para las festividades) en una estructura de varios pisos de base de guadua -un tipo de bambú-, tablas de madera largas y láminas de zinc.

Toreros aficionados en corraleja de Soplaviento, Colombia. 2017.

Getty Images
Los defensores de las corralejas sostienen que son parte del patrimonio cultural del país; para los detractores, son maltrato y crueldad animal.

En estos eventos el público puede saltar al ruedo a torear y burlarse del toro, lo que genera una especie de caos, que para algunos es parte del secreto de unas buenas corralejas, mientras que para otros, lo hace un evento de maltrato animal en el que los espectadores están también vulnerables.

El alcohol, como en muchas fiestas regionales en otros lugares del mundo, es además un factor que está siempre presente.

Pero en las corralejas los toros no se matan, como es el objetivo en las corridas de toros tradicionales.

La tragedia en El Espinal de este domingo, de la que todavía no se conoce un saldo definitivo de víctimas, fue causada directamente por el colapso de su estructura, que derribó al menos seis palcos, que cayeron al piso con todo su público adentro y sobre parte del que ya había en el ruedo.

Pero el sábado, primer día de la temporada de corralejas en esta población tolimense, ya habían resultado heridas nueve personas, seis de las cuales tuvieron que ser tratadas en el hospital, según reportó el diario El Espectador.

En Colombia hay un polarizado debate sobre las corridas de toros, que han sido prohibidas en algunos lugares del país, incluyendo temporalmente en la capital Bogotá.

Los toreros aficionados se cuelgan de las gradas en la corraleja en Soplaviento, Colombia. Diciembre 17 de 2017

Getty Images
Las corralejas son eventos masivos en pueblos de Colombia donde los toreros aficionados entran al ruedo mientras que en las tarimas los espectadores comen y beben.

Sin embargo, una ley de 2009 declaró Patrimonio Cultural de la Nación la Fiesta en Corralejas del 20 de enero en Sincelejo, así que sus defensores sostienen que están protegidas por la ley.

Otras voces, en cambio, se amparan en las leyes contra el maltrato animal para pedir que sean prohibidas, entre ellas, una ley de 2016 que declaró a los animales en Colombia como seres sintientes, que deben ser protegidos “contra el sufrimiento y el dolor, en especial el causado directa o indirectamente por los humanos”.

Eventos como el de El Espinal, que deja niños entre las víctimas, revive el debate, no sólo de los animales versus los apasionados por el toreo colectivo, sino por la regulación ausente de las estructuras en las que se celebran las corralejas, lo que hace que esta no sea la primera tragedia que ocurre en este tipo de eventos.

En 1980, 500 personas murieron y más de mil resultaron heridas en la ciudad de Sincelejo cuando se derrumbarron varios palcos improvisados para una corraleja.

La llegada al poder en agosto del presidente electo Gustavo Petro, un detractor de las corridas de toros, podría cambiar el rumbo de estos eventos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=asyDLF9LXlI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.