¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sólo 4 de cada 10 mexicanos culpan al crimen organizado de las desapariciones forzadas
Mientras que una encuesta hecha por Parametría señala también que nueve de cada diez dice que en México hay desapariciones forzadas de personas.
ayotzinapa3

Los policías municipales detenidos por la desaparición de normalistas entregaron a los jóvenes al crimen organizado. //Foto: Cuartoscuro.

De acuerdo con la encuesta nacional en vivienda realizada por Parametría, en agosto de este año, 40% de los mexicanos cuestionados señaló a las organizaciones criminales como responsables de las desapariciones forzadas de personas en el país, 14% dijo que la responsabilidad es del gobierno y el 41%, “de forma espontánea”, dijo que tanto el gobierno como las organizaciones criminales eran los responsables de dichos actos.

Llama la atención las respuestas, pues por definición —según Amnistía Internacional— se le llamará desaparición forzada “cuando una persona es detenida o secuestrada por el Estado o por agentes que actúan en su nombre, y luego se niega que la persona se encuentre detenida o se oculta su paradero, apartándola así de la protección de la ley”.

Con esto podríamos concluir que la respuesta de ese 41% a la pregunta “¿quién considera que es el principal responsable de las desapariciones forzadas en México: el gobierno o las organizaciones criminales?” es ocasionada por la experiencia, pues en México las desapariciones forzadas suelen involucrar una cooperación entre integrantes del gobierno en cooperación con integrantes del crimen organizado.

Pero, a la pregunta “¿quién podía ser acusado de la desaparición forzada de personas?”, más del 90 % señaló a los cárteles del narcotráfico y a la delincuencia organizada. Ocho de cada diez dijo que “cualquier persona que actúe fuera de la ley o la delincuencia común”. Más del 50 % dijo que la policía (66 %), cualquier grupo de personas que actúen con la autorización, el apoyo o la aprobación del Estado (65 %), el Estado (61 %), los grupos paramilitares (58 %), el Ejército (50 %) y la Marina (37%).

El tema cobra relevancia después de que el 26 de septiembre desaparecieran 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, en Guerrero. Hecho que ha provocado diversas manifestaciones en el país y en el extranjero; Human Rights Watch, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la ONU y Amnistía Internacional mostraron su preocupación por las violaciones a derechos humanos e hicieron recomendaciones en ese tenor al gobierno mexicano. Pero aclaremos: los mexicanos no desconocemos este tipo de prácticas y, de hecho, el conocimiento de este tipo de prácticas ha aumentado en la población. En una encuesta de Parametría realizada el pasado agosto, siete de cada diez dijeron conocer el concepto de desaparición forzada; mientras que “de abril de 2012 a la fecha, aumentó diez puntos el porcentaje de aquellos que señalan estar al tanto de esta práctica”, según el estudio de Parametría.

¿Usted diría que en México hay desapariciones forzadas de personas?

R= Nueve de cada diez mexicanos dijo que hay desapariciones forzadas de personas. Sólo el 3% consideró que dichas prácticas no se realizan y el 10% no supo o no contestó.

El resultado, comparado con los de la encuesta de abril de 2012, registra un aumento de cinco puntos respecto a los encuestados que dicen que en México sí existen las desapariciones forzadas de personas. Según el estudio de Parametría “estas opiniones pueden estar fundadas en la información difundida por diferentes medios de comunicación, o bien por la socialización de casos de desaparecidos a manos del gobierno, ya sea municipal, local o federal”.

De los 22 mil casos documentados de desapariciones forzadas, más de 12 mil correspoden a la administración de Felipe Calderón, mientras que en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se reportan más de 9 mil desapariciones forzadas de personas, informó la investigadora del Centro de Análisis Fundar, Ximena Antillón, el pasado 30 de agosto —Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas—.

De acuerdo con la encuesta de Parametría, los más vulnerables a padecer una desaparición contra su voluntad son los niñ@s (36%), en segundo lugar se ubica “cualquier [email protected]” (25%) —que hace dos años ocupaba el primer lugar con el 43%—; mientras el 20% de las menciones fue para las mujeres.

Un 7% considera que los que corren más peligro, en este tipo de casos, son los que “se oponen o critican al gobierno”; Un 6% considera que [email protected] [email protected] corren más peligro.

#ConclusiónParametría: “Los entrevistados saben que en México existe la desaparición forzada de personas y una parte importante de entrevistados considera que tanto el gobierno como las organizaciones criminales son las responsables de este delito.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
HBO
Game of Thrones: ¿arruinó su final una de las series de televisión más exitosas de la historia?
El último episodio (el tercero de seis) sorprendió a los fanáticos al mostrar su batalla culminante y deshacerse del mítico enemigo del mundo. ¿Puede ser que los creadores del programa arruinaran el final de la historia?
HBO
3 de mayo, 2019
Comparte

“Winter is coming” o “El invierno está llegando”. Esta ha sido una frase repetida entre los fanáticos de “Juego de Tronos”. Y en ella se les recuerda la amenaza de un norte congelado desde que comenzó la exitosa serie de televisión en 2011.

Ese fue el punto central de los libros que inspiró la serie de televisión: “Una canción de hielo y fuego”, una lucha titánica entre los vivos y los muertos, la luz y la oscuridad.

*Advertencia: este artículo contiene “spoilers” sobre la temporada 8 de “Juego de Tronos”.

Ese momento llega por fin en el episodio 3 de la última temporada, en la forma de una épica batalla con el mal encarnado en el Rey de la Noche y su ejército de Caminantes Blancos (White Walkers).

Y resultó ser… bueno, no tan malo en realidad.

Pudo ser capaz de levantar a los muertos, convertir a un dragón que escupe fuego para que pueda correr sobre hielo y derribar una pared de 200 metros de altura que había existido durante milenios, pero no pudo superar las habilidades con la daga de una única (aunque muy bien entrenada) persona.

Y a la temporada aún le quedan tres episodios.

Al mostrar demasiado pronto la batalla clave entre el bien y el mal y matar al villano principal a un precio tan bajo, ¿puede ser que los dos hombres detrás del proyecto, David Benioff y D. B. Weiss, arruinaran el final de una de las series más vistas de la historia de la televisión?

El hielo se encuentra con el fuego y se derrite

El último episodio, titulado “La larga noche”, muestra a las asediadas fuerzas de la humanidad enfrentarse a la extinción cuando están rodeadas en su castillo por las fuerzas mágicas del Rey de la Noche.

Justo cuando parecía que todo estaba perdido, aparece de la penumbra la heroína Arya Stark para asesinar al Rey, que se había convertido en la mayor amenaza desde la cuarta temporada.

El golpe mortal de Arya nos robó a un personaje principal. Y para muchos fanáticos, eliminó toda la razón de ser de la serie de televisión y de los libros: la lucha catastrófica entre el hielo y el fuego.

Ni siquiera pudimos ver al Rey de la Noche desenfundar su temible arma, una espada atada a su espalda.

¿Por qué es esto tan sorprendente?

“Juego de Tronos” es famosa por matar a sus personajes principales. Al final de la primera temporada, nuestro héroe, el parangón de la virtud (y fatalmente estúpido) Ned Stark, fue ejecutado por un verdugo.

Pero el Rey de la Noche era el mejor malo. Nos habían enseñado a tenerle miedo y a temer la llegada del largo invierno que él representaba.

Una y otra vez, los personajes más sabios nos recordaron que las insignificantes cosas de la humanidad no eran importantes en comparación con la lucha por la supervivencia.

Numerosas tramas giraban a su alrededor: todo lo que había en el Muro hacia el Norte, la vida entera de Bran, todo lo que Melisandre, la Sacerdotisa Roja del Señor de la Luz, dijo alguna vez… todo estaba diseñado para recordarnos qué malvado era este tipo.

Desde la primera escena en el primer episodio, cuando un Caminante Blanco corta la cabeza de un débil adversario humano, se nos enseña que el enemigo es mucho más grande y malvado y que viene por nosotros.

Ahora el Rey de la Noche está muerto, su ejército se ha desintegrado y aún nos quedan tres episodios completos.

Todo lo que queda por decidir es quién se sentará en un trono mal diseñado por al menos cinco años, hasta que el próximo Kingslayer (Matarreyes) lo elimine.

Puntos por resolver

Pero aún quedan muchos puntos por resolver, y todavía tenemos una villana mucho más humana en la reina Cersei Lannister, en gran medida la Lady Macbeth de la saga.

Ella y su incestuoso amante y hermano Jaime seguramente deberán tener un ajuste de cuentas, después de que él la abandonó y reveló sus planes a sus enemigos en Invernalia. Y que se puede convertir en un trío si se incluye a su hermano Tyrion Lannister. Cersei quiere vengarse de él por haber matado a su padre con una ballesta.

Tyrion está siendo perseguido por su antiguo ejecutor Bronn, armado con la misma ballesta. Esto sale directamente del manual de Chéjov: el dramaturgo ruso dijo que si dices en el primer acto que hay un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercer acto debería desaparecer si no va a dispararse, y la ballesta la vimos muchas veces.

“Juego de Tronos” aún no ha disparado esa ballesta.

Y hay otras peleas personales para atormentarnos. Podría esperarse que el renegado de “El Perro” se encuentre con su hermano no-muerto, “La Montaña”, quien le quemó la mitad de su cara en una infancia bastante difícil.

Y, en última instancia, el heroico Jon Snow y su amante -y posiblemente tía- Daenerys Targaryen deben decidir si van a intentarlo como pareja (los Targaryan no tienen ningún tabú con el incesto) o descartar quién es el verdadero heredero del Trono de Hierro.

La “Canción de Hielo y Fuego” puede haber terminado, pero “Juego de Tronos” todavía está pie y muy encendido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=BmR2nHqIzTI

https://www.youtube.com/watch?v=0V3g2-HfkNY

DO NOT DELETE OR TRANSLATE! Digihub tracker for [48121179]

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal