5 grandes fallas del Servicio Secreto de Obama
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

5 grandes fallas del Servicio Secreto de Obama

Un intruso en la Casa Blanca y la revelación de que el presidente de EU estuvo en un elevador con un hombre armado desembocaron en la renuncia de la responsable del Servicio Secreto.
2 de octubre, 2014
Comparte
Foto: AP

Foto: AP

El escándalo que generó en Washington la falla de seguridad que le permitió a un intruso entrar a la Casa Blanca llevó este miércoles 1 de octubre a la directora del Servicio Secreto, Julia Pierson, a presentar su renuncia.

Pierson tomó esa decisión porque “creía que era lo mejor para la agencia a la que ha dedicado su carrera”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

La directora, quien llegó a su cargo en marzo de 2013, ha estado en el centro de la polémica desde que el 19 de septiembre se reportó que un veterano de la guerra de Irak llamado Ómar González, de 42 años, trepó la valla perimetral de la Casa Blanca, evadió a los agentes mientras corría por el césped e ingresó a la mansión a través de una puerta no asegurada y sin alarma.

El miércoles, González, que llevaba una navaja en el incidente, se declaró inocente de los cargos en su contra, incluyendo el ingreso a una propiedad restringida cargando un arma peligrosa o mortal.

Miembros de alto rango del Congreso le pidieron a Pierson que diera un paso al costado a la luz de su testimonio el martes ante un comité de supervisión de la Cámara de Representantes, en el que ella admitió su responsabilidad y reconoció que el plan de seguridad no fue ejecutado de manera apropiada.

Según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el acceso que tuvo González en uno de los lugares más seguros del mundo y la respuesta tardía de los agentes fueron analizados como una vergüenza para el Servicio Secreto, cuya responsabilidad de más alto perfil es proteger al presidente y a su familia.

“Fue el caso que rebosó la copa y llevó a la renuncia de la directora, pero está lejos de ser el único escándalo que ha afectado al Servicio Secreto en los últimos años”, agrega Sparrow.

Obama con un hombre armado en un ascensor

Mientras se debatían las implicaciones del caso de Ómar González, se conoció que el pasado 16 de septiembre Obama estuvo en un ascensor con un contratista de seguridad armado y con antecedentes por agresión.

Este lapso, ocurrido en una visita de Obama a los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades en Atlanta, contravino el protocolo de seguridad según el cual sólo los miembros del Servicio Secreto pueden portar armas en presencia del mandatario.

Según informó el diario The Washington Post, el arma fue hallada después de que el Servicio Secreto se aproximara al hombre por haber grabado un video en el ascensor.

“Esta persona estuvo presente a una distancia de un metro del presidente con un arma”, señaló el congresista de Utah Jason Chaffetz, quien preside un subcomité de la Cámara de Representantes que supervisa el Servicio Secreto.

Otro congresista, el republicano Michael McCaul, pidió una revisión general de la agencia y dijo que “este último episodio se suma a la creciente lista de fallas de una agencia plagada de desafíos operativos, problemas culturales y dificultades a la hora de reportar”.

Las prostitutas de Cartagena y la noche de copas en Ámsterdam

Hace dos años, con motivo de la Cumbre de las Américas, en Cartagena, Colombia, 11 empleados del Servicio Secreto fueron suspendidos tras acusaciones de que intentaron llevar prostitutas a su hotel.

El hecho generó revuelo en la opinión pública y algunos consideraron que puso en tela de juicio el funcionamiento de la agencia federal y cuestionó la seguridad a nacional.

El jefe del estado mayor conjunto del ejército de Estados Unidos, el general Martin Dempsey, dijo en su momento que estaba “avergonzado” por el incidente, que distrajo la atención del evento regional en la costa colombiana.

“Decepcionamos al jefe, pues nadie está hablando de lo que ocurrió en Colombia más allá de este incidente”.

Dos años después, en marzo de 2014, tres agentes en el detalle de seguridad de Obama fueron suspendidos tras pasar una noche bebiendo en Ámsterdam, Holanda, el día antes de la llegada del presidente.

Siete disparos a la Casa Blanca

En noviembre de 2011, un hombre parqueó su vehículo al sur de la Casa Blanca y comenzó a disparar con un rifle semiautomático.

Al menos siete balas alcanzaron la residencia presidencial, en la que no estaban Obama y su esposa, Michelle, pero sí su hija menor, Sasha.

Según informó The Washington Post, los supervisores del Servicio Secreto no se dieron cuenta de que los disparos habían golpeado la Casa Blanca sino hasta cuatro días después, cuando un empleado descubrió un vidrio roto y un pedazo de cemento.

El episodio expuso problemas en múltiples niveles del Servicio Secreto y demostró que una organización que ha sido vista como una fuerza élite de patriotas abnegados y altamente cualificados -capaces de recibir una bala por el bien del país- no siempre está a la altura de su trabajo”, escribió el diario en su recuento del episodio.

Dos invitados falsos a una cena de gala

Dos años antes, en noviembre de 2009, una pareja logró colarse a la primera cena de estado del presidente Obama, en honor del primer ministro indio, Manmohan Singh.

Tareq y Michaele Salahi aparentemente no estaban invitados a la gala, pero lograron pasar por los chequeos de seguridad, ingresaron al recinto e incluso saludaron al mandatario, todo para luego publicar fotos del evento en Facebook.

El Servicio Secreto suspendió a tres agentes por el incidente y el entonces director de la agencia, Mark Sullivan, lo describió como una “aberración”.

“A juicio nuestro, se cometió un error”, dijo. “En nuestra línea de trabajo, no podemos permitirnos ni un error”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escocia se convierte en el primer país donde los productos para la menstruación son gratis

Esta semana, en Escocia se firmó una ley que garantiza el suministro sin costo de los tampones y las toallas sanitarias.
16 de agosto, 2022
Comparte

Escocia se convirtió este lunes en el primer país en el mundo en declarar el acceso gratuito a los productos para la menstruación como tampones y toallas sanitarias.

Con la firma de la nueva ley, que se hizo efectiva este lunes, la nación británica busca proteger el acceso sin costo a estos productos sanitarios.

La nueva legislación, conocida como “Ley de productos para la menstruación” señala que concejos públicos e instituciones educativas deben crear métodos para hacer disponible de forma gratuita estos productos.

Desde 2017, en el país se han invertido cerca de US$30 millones para proveer tampones y toallas sanitarias en sitios públicos.

Georgie Nicholson, quien dirige la organización británica Hey Girls, que busca que se den de forma gratuita estos productos en todo Reino Unido, le dijo a la BBC que la organización había realizado un estudio antes de la pandemia que indicaba que una de cada cuatro mujeres en Escocia se había enfrentado a la pobreza menstrual en algún momento.

“Hay una manera muy simple de describir la pobreza de la menstruación: vas al supermercado y tienes que elegir si puedes comprar una bolsa de pasta o una caja de tampones. Es así de básico”, dijo.

“Escuchamos de muchas madres que se quedan sin su protección para el período para poder alimentar a sus hijos y usan cosas como periódicos metidos en calcetines o pan… porque son más baratos que los tampones y las toallas sanitarias”.

Nicholson agregó que Escocia se convierta en el primer país del mundo en ofrecer productos gratuitos para la menstruación es un hito “realmente enorme”.

Por su parte, en América Latina el paso más lejano que se ha dado en este sentido tuvo lugar en Colombia, donde se les quitó el impuesto al consumo a los tampones y toallas sanitarias.

Tampones.

Getty Images
En América Latina en muchos países gravan con un impuesto a estos productos.

“Que alguien me los comprara”

Shauna Gauntlett ha sufrido de la llamada “pobreza de la menstruación” después del nacimiento de su primer hijo.

Ella, quien vive en Escocia, le dijo a la BBC que comprar productos sanitarios se había convertido en una carga financiera tras sufrir distintas dolencias después de dar a luz.

“Nadie te dice exactamente lo que pasa después del parto, qué es normal, qué esperar”, señala.

“Necesité que alguien me comprara esos productos por mí, porque yo no podía pagarlo, ni podía ir a comprarlos. Tenía algunos puntos por la cesárea, pero después me tuvieron que operar y entre ambas intervenciones tuve que conseguirlo de alguna manera”, explica.

La parlamentaria Monica Lennon fue la persona encargada de hacer la proposición de ley.

“Este es otro gran hito para los activistas por la dignidad de la menstruación y los movimientos de base que muestra la diferencia que pueden marcar las decisiones políticas y audaces”, anotó Lennon.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=s1V3xOL23Zg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.