close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Amigovio, papichulo, feminicidio, homoparental; las palabras que aceptó la RAE este año
Desde que se publicó en 2001 la anterior edición del Diccionario, esta obra esencial de referencia, cuya edición digital recibe casi un millón y medio de consultas diarias, se ha actualizado periódicamente en internet con miles de nuevas entradas, extranjerismos y acepciones.
17 de octubre, 2014
Comparte
Foto: ElDiario.es.

Foto: ElDiario.es.

La 23.ª edición del “Diccionario de la lengua española”, que se publica este jueves en todos los países hispanohablantes, incluye palabras como burka, ciclogénesis, coach, hiyab, homoparental, quad y wifi, además de voces coloquiales y americanismos como amigovio, papichulo, birra, botellón, gorrilla y chupi.

Estas son algunas de las novedades que las veintidós Academias de la Lengua Española han aprobado en la última fase de elaboración del Diccionario, que se ha presentado este jueves a la prensa en la sede de la Real Academia Española.

Desde que se publicó en 2001 la anterior edición del Diccionario, esta obra esencial de referencia, cuya edición digital recibe casi un millón y medio de consultas diarias, se ha actualizado periódicamente en internet con miles de nuevas entradas y acepciones.

Pero la edición en papel, publicada por Espasa, contiene centenares de novedades que aún no están disponibles en la versión electrónica. Habrá que esperar un tiempo a que la Academia la actualice.

Entre esas novedades hay numerosas voces americanas, que se han incrementado de manera significativa en la 23.ª edición. Amigovio (fusión de amigo y novio) es una de ellas. Y se han admitido, además, palabras americanas como basurita, bíper, cajonear, conflictuar, enrulado, lonchera, motoneta, nocaut y papichulo.

Nuevos términos aceptados por la RAE.

Nuevos términos aceptados por la RAE.

Del mundo islámico han saltado al Diccionario burka y hiyab. La primera se define como “vestidura femenina propia de Afganistán y otros países islámicos, que oculta el cuerpo y la cabeza por completo, dejando una pequeña abertura de malla a la altura de los ojos”. Y la segunda es el “pañuelo usado por las mujeres musulmanas para cubrirse la cabeza”.

Antipersona, aplicado a esas minas que matan o mutilan a quienes las pisan, llega al Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), al igual que sucede con ciclogénesis (formación de un ciclón).

Si en 2012 el matrimonio homosexual se incorporó al DRAE, ahora lo hace la voz homoparental, que se aplica a una familia “formada por dos personas del mismo sexo y los hijos”.

También, se han adaptado a la nueva realidad social las definiciones de marido (“hombre casado, con relación a su cónyuge”) y de yerno (“cónyuge masculino de la hija o del hijo de una persona”), entre otras.

Las palabras que quedan en espera: Link, cronopio, clicar, teocentrismo, identitario, choni, retroalimentar, vintage, pibón y táper tendrán que esperar para, según la RAE, confirmar si su uso es efímero o si se consolidan.

Los nuevos extranjerismos

Los extranjerismos figuran en cursiva cuando no se han adaptado al español. Ese es el caso de backstage, el “espacio situado detrás de un escenario o de una pasarela donde se preparan” quienes intervienen en un desfile de moda, o de coach (persona que asesora a otra para impulsar su desarrollo profesional y personal) y, en el lenguaje deportivo, equivale a entrenador.

Del inglés proceden asimismo establishment (grupo de personas que ejerce el poder); el temido pirata informático o hacker; quad (vehículo todoterreno de cuatro ruedas similar a una motocicleta), y spa, ese establecimiento que ofrece tratamientos, terapias o sistemas de relajación.

En muchas casas disfrutan de una chaise longue, un “asiento mullido, alargado y normalmente sin brazos, que permite estirar las piernas”. Y el francés nos presta, además, impasse, definida como “callejón sin salida” y “compás de espera”.

Y del italiano procede birra, la forma coloquial de referirse a la cerveza.

El famoso botellón (“reunión al aire libre de jóvenes, ruidosa y generalmente nocturna, en la que se consumen en abundancia bebidas alcohólicas”) entra en el Diccionario, aunque con la marca de “Esp.” porque solo se utiliza en España.

Esa misma marca la lleva la voz coloquial chupi, con la que uno expresa que se lo pasa muy bien o que algo es estupendo.

Los gorrillas, es decir, esas personas que en muchas ciudades españolas te avisan de que hay una plaza libre para aparcar a cambio de una propina, se abren hueco en el Diccionario.

Déjate de gaitas, se dice en España, y por eso la voz gaita amplía sus acepciones con la de “tontería o cosa sin importancia”.

Y a los aficionados al Fútbol Club Barcelona les gustará saber que blaugrana, término catalán, está en el Diccionario y que remite a azulgrana.

También lo ha hecho el término mileurista, que se ha extendido en España desde que la crisis llevó a bajar los sueldos.

La revolución digital ha generado numerosas palabras. La expresión “red social” llega al Diccionario, como lo hacen tuit, tuitear, tuiteo, tuitero. Ni Google ni Facebook están en el DRAE, aunque sí encabezan la lista de búsquedas fallidas en la edición digital.

Y relacionadas con internet y con la informática entran voces como la red inalámbrica wifi, intranet (red electrónica de información interna de una empresa o institución); la alfombrilla que “permite deslizar con facilidad el ratón de una computadora”, y nube (espacio de almacenamiento y procesamiento de datos ubicado en internet).

A los pesados y molestos se les llama plomizos, otro adjetivo que ve ampliados sus significados. Y al lenguaje coloquial malsonante pertenecen cagaprisas (persona impaciente, que siempre tiene prisas) y cague, ese miedo o inquietud que paralizan.

Va un resumen a las nueva palabras aceptadas por el DRAE:

aglomeramiento.m.Ant., Chile, Guat., Pan., Par. y Perú.aglomeración.

agroturismo. m. Turismo rural, especialmente el que incluye actividades agrícolas y ganaderas.

amague. (De amagar). m. 1. Arg., Bol., Méx., Par. y Ur. Indicio o señal de algo que finalmente no llega a suceder. 2. Ec., Guat., Nic. y P. Rico. Gesto que indica la intención de hacer algo.

amigovio, via. (Fusión de amigo y novio). m. y f. coloq. Arg., Méx., Par. y Ur. Persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo.

anisakiasis. f. Med. Enfermedad parasitaria gastrointestinal causada por las larvas del anisakis y transmitida al hombre por pescado infestado que se consume crudo o poco cocinado.

anisakis. (Del lat. cient. Anisakis, y este del gr. νισ κις anisákis ‘un número desigual de veces’, por tener los machos espículas desiguales). m. Gusano nematodo parásito cuyas larvas se encuentran ocasionalmente en algunos peces, mamíferos marinos y cefalópodos, y que puede provocar en el hombre anisakiasis.

antipersona. adj. Dicho de una mina: Preparada para, al ser pisada, matar o mutilar a una persona.

antipersonal. adj. antipersona.

apunamiento. (De apunarse y -miento). m. Arg., Bol. y Chile. mal de montaña.

audioguía. (De audio- y guía). f. Dispositivo electrónico portátil de uso individual que, a través de grabaciones, proporciona información en la visita a una exposición, paseos turísticos, etc.

backstage. (Voz ingl.). m. Espacio situado detrás de un escenario o de una pasarela donde se preparan quienes intervienen en un espectáculo o un desfile de moda.

basurita. (Del dim. de basura). f. Arg., Chile, Ec., Guat., Hond., Méx., Nic., Pan., Par., Ur. y Ven. Partícula de suciedad, especialmente la que se introduce en el ojo.

batucada. (Del port. brasileño batucada, der. de batucar ‘danzar y cantar batucadas’, este de batuque ‘batucada’, y este der. de bater ‘batir’). f. 1. Baile popular afrobrasileño que se acompaña con instrumentos de percusión. 2. Música que acompaña a la batucada. 3. Conjunto de personas que ejecutan una batucada, generalmente en la calle.

bicicleteada. f. Arg., Perú y Ur. Paseo en bicicleta organizado, con participación colectiva.

bicicletería. f. Arg., Par., Perú y Ur. Establecimiento donde se venden o reparan bicicletas.

bíper. (Del ingl. beeper). m. Arg., Chile, Ec., Guat., Méx., Nic., Pan. y P. Rico. Aparato electrónico que registra llamadas y mensajes.

birra. (Del it. birra, y este del al. Bier). f. coloq. cerveza.

blaugrana. (Del cat. blaugrana, de blau ‘azul’ y grana ‘grana2‘). adj. azulgrana. Afición blaugrana. Apl. a pers., u. t. c. s.

bótox. (De Botox®, marca reg.). m. Quím. Toxina bacteriana utilizada en cirugía estética.

brik. (Acort.). m. tetrabrik.

burka. (Del ingl. burka, y este del ár. burqa‘). m. o f. Vestidura femenina propia de Afganistán y otros países islámicos, que oculta el cuerpo y la cabeza por completo, dejando una pequeña abertura de malla a la altura de los ojos. U. m. c. m.

cagaprisas. m. y f. malson. coloq. Persona impaciente, que siempre tiene prisa.

cajonear. (De cajón y -ear). tr. Arg., Par. y Ur. Retardar el trámite de un expediente administrativo o de un documento con el fin de retrasar su resolución.

cameo. (Del ingl. cameo, y este del it. cammeo ‘camafeo’). m. Intervención breve de un personaje célebre, actor o no, en una película o una serie de televisión.

ciclogénesis. (Del ingl. cyclogenesis, de cyclone ‘ciclón’ y -genesis ‘-génesis’). f. Meteor. Formación de un ciclón.

citadino, na. (Del fr. citadin, y este del it. cittadino). adj. 1. Bol., Col., C. Rica, Cuba, Méx., Nic., Pan. y Ven. Perteneciente o relativo a la ciudad. 2. Bol., Col., Cuba, Méx., Nic., Pan. y Ven. Dicho de una persona: Que vive en la ciudad. U. t. c. s.

coach. (Voz ingl.). m. y f. 1. Persona que asesora a otra para impulsar su desarrollo profesional y personal. 2. Dep. entrenador.

conflictuar. (Conjug. c. actuar). tr. 1. Arg., Bol., Ec., Méx., Par. y Ur. Provocar un conflicto en algo o en alguien. prnl. 2. Arg., Bol., Ec., Méx., Par. y Ur. Dicho de una persona: Sufrir un conflicto interno o preocupación que pueden llegar a condicionar su comportamiento.

cortoplacismo. (De la loc. corto plazo e -ismo). m. Conducta o actitud del cortoplacista.

cortoplacista. adj. Que persigue resultados o efectos a corto plazo. Apl. a pers., u. t. c. s.

chaise longue. (Loc. fr.). f. Asiento mullido, alargado y normalmente sin brazos, que permite estirar las piernas, en ocasiones diseñado como extensión lateral de un sofá. U. t. c. m.

chop. (Del fr. chope, y este del alsaciano Schoppe). m. 1. Arg., Bol. y Ur. Jarra o copa de tamaño grande para beber cerveza. 2. Arg., Bol., Par. y Ur. Cerveza contenida en un chop.

chupi. (De or. expr.; cf. yupi, interjección para expresar júbilo). adj. 1. coloq. Esp. Muy bueno o estupendo. Una película chupi. adv. 2. coloq. Esp. Muy bien o estupendamente. Pasarlo chupi.

dron. (Del ingl. drone). m. Aeronave no tripulada.

enrulado, da. (Del part. de enrular). adj. Arg., Bol., Chile, Par., Perú, Ur. y Ven. Dicho del pelo: rizado.

establishment. (Voz ingl.). m. Grupo de personas que ejerce el poder en un país, en una organización o en un ámbito determinado.

euríbor. (Del ingl. euribor, acrón. de euro interbank offered rate ‘tipo europeo de oferta interbancaria’). m. Econ. Tipo de interés que se aplica a los préstamos en euros entre grandes bancos, y que se usa con frecuencia como referencia en los préstamos hipotecarios a tipos de interés variables.

europarlamentario, ria. adj. 1. Perteneciente o relativo al Parlamento europeo. m. y f. 2. Diputado del Parlamento europeo.

externalizar. (Del ingl. to externalize, de external ‘externo’ y -ize ‘-izar’). tr. 1. Econ. Dicho de una empresa o de una institución pública: Encomendar la realización de tareas o servicios propios a otra empresa. El Ministerio externalizó el servicio de fotocopias. 2. Psicol. Atribuir a factores externos el origen de sentimientos, percepciones o pensamientos propios.

feminicidio. (Del lat. fem na ‘mujer’ y -cidio; cf. ingl. feminicide). m. Asesinato de una mujer por razón de su sexo.

giga2. (Acort.). m. Inform. gigabyte.

gigabyte. (Voz ingl., de giga- ‘giga-‘ y byte). m. Inform. Unidad que equivale, aproximadamente, a mil millones (230) de bytes. (Símb. GB).

hacker. (Voz ingl.). m. y f. Inform. pirata informático.

hipervínculo. (De hiper- y vínculo). m. Inform. enlace.

hiyab. (Del ár. i b). m. Pañuelo usado por las mujeres musulmanas para cubrirse la cabeza.

homoparental. (De homo- y parental). adj. 1. Dicho de una familia: Formada por dos personas del mismo sexo y los hijos. 2. Perteneciente o relativo a la familia homoparental.

identikit. (Del ingl. identikit, acrón. de identification ‘identificación’ y kit ‘kit’). m. Arg., Bol., Ec., Nic., Par., Perú y Ur. retrato robot.

impasse. (Voz fr.). m. 1. callejón sin salida. 2. compás de espera ( detención de un asunto).

intranet. (Del ingl. intranet, de intra- ‘intra-‘ y net ‘red’). f. Inform. Red electrónica de información interna de una empresa o institución.

lonchera. (De lonche y -era). f. Arg., Bol., Chile, Col., C. Rica, Ec., Guat., Méx., Nic., Pan., Perú, P. Rico y Ven. Recipiente pequeño, de plástico u otro material, que sirve para llevar comida ligera, especialmente los niños cuando van a la escuela.

maría2. (Acort.). f. jerg. marihuana.

medicalización. f. Acción de medicalizar.

medicalizar. (Del fr. médicaliser). tr. 1. Dotar a algo, como un medio de transporte, de lo necesario para ofrecer asistencia médica. 2. Dar carácter médico a algo. La medicalización del parto.

mileurista. adj. 1. Esp. Dicho de una persona: Que percibe un sueldo mensual que se sitúa en torno a mil euros y generalmente se considera por debajo de sus expectativas profesionales. U. t. c. s. 2. Esp. Perteneciente o relativo al mileurista o al mileurismo. Salario mileurista.

multiculturalidad. f. Cualidad de multicultural.

naturópata. adj. Dicho de un médico: Especialista en naturopatía. U. t. c. s.

papichulo. sust. papichulo es un “hombre que, por su atractivo físico, es objeto de deseo”

pilates. (De J. H. Pilates, 1883-1967, especialista alemán en salud que desarrolló y divulgó este método). m. Método gimnástico que aúna el ejercicio corporal con el control mental, basado en la respiración y la relajación.

positividad. f. Cualidad de positivo.

precuela. (Del ingl. prequel, y este formado sobre sequel ‘secuela’, con sustitución de la primera sílaba por pre- ‘pre-‘). f. Obra literaria o cinematográfica que cuenta hechos que preceden a los de otra obra ya existente.

quad. (Voz del ingl. amer., acort. de quadricycle ‘cuatriciclo’). m. 1. Vehículo todoterreno de cuatro ruedas similar a una motocicleta. 2. Actividad o práctica deportiva realizada con quad.

red. […]. ~ social. f. Plataforma digital de comunicación global que pone en contacto a gran número de usuarios.

serendipia. (Adapt. del ingl. serendipity, y este de Serendip, hoy Sri Lanka, por alus. a la fábula oriental The Three Princes of Serendip ‘Los tres príncipes de Serendip’). f. Hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual. El descubrimiento de la penicilina fue una serendipia.

spa. (Voz ingl., y esta de Spa, ciudad de la provincia de Lieja, en Bélgica, famosa por sus aguas curativas). m. Establecimiento que ofrece tratamientos, terapias o sistemas de relajación, utilizando como base principal el agua, generalmente corriente, no medicinal.

tortuguismo. sust., verbo. Cuando uno es muy lento en la realización de un trabajo, pueden acusarlo de tortuguismo.

tuit. (Del ingl. tweet). m. Mensaje digital que se envía a través de la red social Twitter® y que no puede rebasar un número limitado de caracteres.

tuitear. intr. 1. Comunicarse por medio de tuits. tr. 2. Enviar algo por medio de un tuit.

tuiteo. m. Acción y efecto de tuitear.

tuitero, ra. adj. 1. Perteneciente o relativo al tuit o al tuiteo. m. y f. 2. Persona que tuitea.

tunear3. (Del ingl. to tune; literalmente ‘afinar’, ‘ajustar’). tr. Adaptar algo, especialmente un vehículo, a los gustos o intereses personales.

wifi. (Tb. wi fi. ♦ Del ingl. Wi-Fi®, marca reg.). m. Inform. Sistema de conexión inalámbrica, dentro de un área determinada, entre dispositivos electrónicos, y frecuentemente para acceso a internet. U. t. en apos., y t. c. f.

Con información de ElDiario.es, La Vanguardia, El Universo y El País.

**Nota publicada el 16 de octubre de 2014.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Qué intereses tienen Rusia y EU y por qué se pelean por Venezuela
Venezuela es, desde hace meses, la nueva "manzana de la discordia" del escenario global: Moscú y Washington, dos de las grandes potencias del mundo, se pelean por su destino. ¿Por qué?
7 de mayo, 2019
Comparte

Venezuela es la nueva “manzana de la discordia” del escenario global: dos de las grandes potencias del mundo se pelean por su destino.

Pero desde la pasada semana, el juego de pulsos y fuerzas de Estados Unidos y Rusia por derrocar o mantener a flote el gobierno de Nicolás Maduro ha ido a peor.

Tras el fallido “levantamiento” promovido por el líder opositor Juan Guaidó, ambas naciones reforzaron su retórica y se acusaron duramente de interferir en la crisis interna del país sudamericano.

Washington responsabilizó a Moscú de frustrar la salida de Maduro, mientras el Kremlin fustigó a Washington por promover una “guerra de información” contra Caracas.

Pero las tensiones dieron un giro inesperado este viernes, después de una larga llamada entre Donald Trump y Vladimir Putin en la que el inquilino de la Casa Blanca contradijo las versiones que, hasta ahora, habían mantenido altos miembros de su propio gobierno -y él mismo- sobre la influencia rusa en Venezuela.

Putin no quiere en absoluto implicarse en Venezuela, más allá de que le gustaría ver que ocurre algo positivo para el país”, dijo Trump, pese a que en marzo afirmó que los rusos “tenían que salir” del país latinoamericano.

El jueves, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, también conversó sobre la crisis venezolana con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

Y es que, pese a las declaraciones del viernes de Trump, Venezuela ha sido en los últimos tiempos un punto de fricción frecuente para ambos países que generó incluso acaloradas discusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Han llegado al punto que, por momentos, parece que la situación en Venezuela ya no se trata de la rivalidad entre Maduro y Guaidó, sino de Rusia y Estados Unidos”, asegura a BBC Mundo James Dobbins, analista en Diplomacia y Seguridad de la RAND Corporation, un think thank que asesora a las fuerzas armadas de EE.UU.

Ha sido para muchos un viejo recuerdo de los años tensos y oscuros de la Guerra Fría, en los que Cuba era la moneda de cambio entre las dos mayores potencias del mundo.

Pero ¿por qué EE.UU. y Rusia se pelean ahora por Venezuela? ¿Qué intereses están en juego?

Analistas consultados por BBC Mundo explican que la respuesta no es sencilla: razones políticas y económicas se mezclan con otras que trascienden la propia crisis de Venezuela.

¿Cómo Rusia y EE.UU. se volvieron amigo y enemigo del gobierno de Venezuela?

Pese a las frecuentes críticas de Chávez, EE.UU. y Venezuela fueron durante su gobierno importantes socios comerciales.

“EE.UU. fue por muchos años, de hecho, el principal comprador de petróleo venezolano y varias refinerías del país del norte se dedicaban especialmente a tratar el crudo enviado por el gobierno de Caracas”, recuerda Dobbins.

Nicolás Maduro.

Getty Images
Para el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lo ocurrido la pasada semana en el país fue un “golpe de Estado”.

Pero a medida que la crisis arreció durante el gobierno de Maduro, Washington comenzó a cortar sus relaciones, sus importaciones de Venezuela y a imponer sanciones contra empresas y miembros del gobierno bolivariano.

A medida que Washington se alejaba, Putin comenzó a estrechar su cercanía con el país sudamericano, que comenzó a apoyar a Rusia en muchas de sus cruzadas y políticas internacionales.

La anexión rusa de Crimea en 2014 provocó una dura condena de Occidente y una oleada de sanciones económicas contra el Kremlin que todavía continúan.

PeroVenezuela fue uno de los pocos países que la apoyó.

Moscú, desde entonces, “busca a países que aún quieran lidiar con ellos, y eso incluye a Venezuela”, explica Steven Pifer, exembajador de EE.UU. en Ucrania e investigador del centro de análisis Brookings Institution.

Pero a medida que EE.UU. cortaba sus vínculos comerciales y petroleros con Caracas, Rusia los aumentaba.

Desde hace más de una década, la petrolera rusa Rosneft se empezó a involucrar de manera significativa en el sector petrolero venezolano.

Según cálculos de algunos especialistas, el gobierno ruso y Rosneft habrían concedido unos US$20.000 millones de dólares en préstamos y líneas de crédito a Caracas desde el año 2006 a cambio de petróleo.

Dobbins por su parte, aclara que Venezuela no ha sido capaz de pagar la deuda, por lo que un cambio de gobierno anularía la posibilidad de que la petrolera rusa vea su dinero de vuelta.

¿Se trata entonces del interés por el petróleo?

Es el argumento preferido del gobierno de Venezuela: Maduro acusa a la Casa Blanca de querer hacerse con el control de sus reservas de petróleo.

“No hay dudas de que Venezuela fue un importante socio comercial y petrolero de EE.UU. y que la Casa Blanca estaría interesada en recuperar eso. Pero no creo el argumento de que quieran controlar el petróleo”, señala Dobbins.

En contraste, el gobierno venezolano destaca la solidaridad de Rusia y el apoyo de su gobierno en los “momentos difíciles”.

Manifestaciones en Venezuela el 1 de mayo.

Getty Images
Venezuela vivió unas intensas jornadas de protesta la pasada semana.

Vladimir Rouvinski, profesor de Política y Relaciones Internacionales en la Universidad ICESI de Cali, Colombia, considera que hay otros objetivos además del interés de Moscú por el petróleo venezolano.

“Desde 2014, este tipo de inversiones fueron muy cuestionados desde la perspectiva de negocio, porque estos yacimientos de Venezuela requieren una gran inversión y las empresas tendrían que poner muchísima plata para poder aprovecharlos”, afirma.

“Lo que estaban haciendo realmente los rusos era dar una ayuda camuflada al gobierno de Maduro, porque no tenía sentido hacer este prepago por petróleo venezolano para una empresa que tiene sus propios yacimientos de petróleo (Rosneft)”, añade.

Dobbins señala además que la explotación petrolera y la extracción de gas de esquisto hizo a EE.UU. cada vez menos dependiente de las importaciones de petróleo, lo que restó importancia a su interés en el capital probado de hidrocarburos de Venezuela.

Entonces ¿por qué otros motivos mira Moscú hacia Caracas?

El editor del servicio ruso de la BBC, Famil Ismailov considera como punto fundamental el mensaje que puede vender Putin en su propio país.

“Es muy importante mostrarle al público interno que, pese a las sanciones, Rusia cumple su rol como superpotencia y tiene países amigos”, explica.

Pifer, por su parte, afirma que lo que el Kremlin busca es dar la imagen de una Rusia que no está aislada “cuando en realidad lo está”.

El secretario Mike Pompeo y el consejero John Bolton

Getty Images
El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo y el asesor de Seguridad Nacional John Bolton han dicho que no está cerrada la opción militar para Venezuela.

En el caso de EE.UU., señala Dobbins, Venezuela también se ha vuelto un motivo de política interna.

“En el sur de Florida vive una amplia comunidad de venezolanos y cubanos que apoyan un cambio de régimen en Venezuela”, señala.

De ahí que las amenazas y nuevas sanciones al gobierno de La Habana por su apoyo a Caracas –que la isla niega que incluya tropas– también comenzaron a formar parte del discurso de Trump en los últimos meses.

“Si tenemos en cuenta que Florida es un estado péndulo (el voto por los candidatos de cada partido varía de una elección a otra) y que el año 2020 está la vuelta, no es de asombrarnos que Venezuela sea uno de los temas para la campaña de Trump”, agrega.

Comenta, además, que la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela también ha tenido un impacto en EE.UU. y en países de América Latina por el alto flujo migratorio, lo que llevó a la Casa Blanca a tomar cartas en el asunto.

¿Entonces es también un tema de política exterior?

Rouvinski considera que una de las causas del apoyo de Moscú a Caracas hay que buscarlas en otro lado.

“Las élites en Rusia creen que los problemas que Moscú tiene con sus países vecinos -en primer lugar con Ucrania, pero también con Georgia y en otros en Asia Central- se deben a la influencia de EE.UU.”, señala.

El gobierno ruso criticó en repetidas ocasiones la “interferencia” de Washington en Ucrania o el despliegue de fuerzas estadounidenses en el mar Negro o Báltico, como parte de los operativos de la OTAN.

En este contexto, el analista considera que lo que buscan los rusos es tener incidencia en los países que ellos consideran como el “patio trasero de Estados Unidos”: las naciones de América Latina y el Caribe.

“El gobierno ruso piensa que si puede mantener influencia sobre estos países, principalmente Venezuela y Cuba, pueden tener también algo de presión sobre Washington para que cambien sus políticas en los países cercanos a Rusia”, señala.

Juan Guaidó

AFP
Juan Guaidó es reconocido como jefe de Estado de Venezuela por medio centenar de países.

Por otra parte, Dobbins señala que la presencia rusa en Latinoamérica ha sido vista como una amenaza desde hace décadas por los distintos gobiernos estadounidenses.

“EE.UU. no puede permitir que un país que está fuera del hemisferio occidental pueda hacer este juego en su espacio común. De ahí que los países que apoyan abiertamente a Rusia siempre han sido vistos con recelo desde la Casa Blanca”, afirma.

Por ese motivo, el futuro de Maduro en el poder puede verse también como un augurio de lo que se juegan las dos potencias en la política mundial.

“Si se queda en el poder, los rusos demostrarán que pueden mantener gobiernos con amenazas sencillas, como ya hicieron en Siria”, opina Dobbins.

“Si se va Maduro, entonces los estadounidenses confirmarán que pueden seguir derrocando gobiernos y eso sería visto como un peligro potencial para Rusia”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.