Cómo es vivir en el último pueblo de Sudáfrica solo para blancos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo es vivir en el último pueblo de Sudáfrica solo para blancos

Orania, un poblado donde sólo viven mil personas blancas, en el Cabo Norte de Sudáfrica, mantiene viva la segregación racial. Un reportero que fue de las únicas personas negras en esa ciudad hizo este reportaje para la BBC.
Por BBC Mundo / Pumza Fihlani
6 de octubre, 2014
Comparte
Foto: BBC Mundo.

Foto: BBC Mundo.

En el escasamente poblado desierto de Karoo, en el corazón del Cabo Norte de Sudáfrica, el espíritu del apartheid, el sistema de segregación racial establecido por la minoría blanca, sigue vivo.

Pasé varios días en Orania. De hecho, fui una de las pocas personas negras en poner un pie en esa ciudad de sólo blancos. Así ha sido desde que se fundara, en 1991.

El periodista zimbabuense Stanley Kwenda y yo obtuvimos el permiso para visitar la localidad como parte del equipo de la BBC.

Durante esos días, Stanley y yo fuimos las únicas personas negras en esa ciudad de 1.000 habitanes. Una experiencia inusual hoy en Sudáfrica.

La interacción racial no es bienvenida en una población de sólo afrikáners, descendientes de colonos holandeses, donde sólo se habla afrikáans, una variedad del holandés, lengua oficial en Sudáfrica junto con el inglés.

Los habitantes de Orania temen que se “diluya” su cultura.

“No dominación”

Moneda local de Orania.
El símbolo de Orania es el “pequeño gigante”, un hombre con la camisa remangada, representado en la bandera y en la moneda local.

“No encajamos fácilmente en la nueva Sudáfrica. Orania fue una respuesta a no dominar a los demás y a no ser dominados por nadie”, dice Carel Boschoff, el líder de la comunidad.

Boschoff heredó el cargo de su padre, también Carel Boschoff, un afrikáner intelectual, el yerno de uno de los arquiectos del apartheid, Hendrik Verwoerd.

El nieto político de Verwoerd me cuenta que su gente tuvo que enfrentar una difícil decisión sobre su futuro cuando el gobierno negro fue electo en 1994.

“Cuando el gobierno implementó políticas como el empoderamiento económico de los negros y la acción afirmativa -conocida también como discriminación positiva, una política consistente en dar un trato preferencial a un grupo social que haya sufrido discriminación-, los afrikáners que habían sido cercanos al Estado tuvieron que plantearse seriamente su futuro”, explica.

Y sentencia: “No hubiera tenido sentido no hacerlo”.

El objetivo del plan para el empoderamiento económico de los ciudadanos negros (BEE por sus siglas en inglés) era fomentar la participación de este sector de la sociedad en los negocios.

John Strydom, un médico retirado, nos ofrece una visita guiada a la ciudad.

Su principal mensaje es: “No estamos en contra de los negros. Estamos a favor de nosostros mismos”.

Misterioso lugar

Obrero en Orania.
Los habitantes de Orania se dedican a la albañilería, jardinería, fontanería o a la recogida de residuos, trabajos normalmente realizados por asalariados negros en el resto del país.

Nos sentamos a tomar algo con Boschoff y éste define la bebida que nos sirven como “auténtico café bóer (afrikáner), fuerte”.

En la entrada de la comunidad cerrada hay una estatua de Verwoerd, uno de los primeros ministros de la era del apartheid, y ondea la bandera de Orania.

Ésta representa a un pequeño hombre, con los colores azul y naranja de fondo, y recuerda a la bandera sudafricana vigente durante la época de la segregación, inspirada ésta a su vez en la Prinsenvlag holandesa.

El pueblo está tranquilo; el canto de los pájaros y el sonido de las hojas de los árboles al viento son sólo interrumpidos por los pocos autos que pasan.

Es un misterioso lugar para un extranjero.

La localidad cuenta con tiendas, peluquerías, una biblioteca, una oficina de correos, un hotel, un par de escuelas… e iglesias, muchas iglesias.

Pero bajo esta apariencia de tranquilidad se esconde el miedo que lleva a la gente a abandonar puestos de trabajo bien remunerados en la ciudad por humildes empleos en esta árida tierra.

Crecimiento constante

“Son los niveles de crimen y violencia en Sudáfrica lo que empuja a la gente a venir a Orania. Muchos han sido víctimas de la delincuencia”, indica Boschoff.

La de Sudáfrica está considerada como una de las sociedades más violentas del mundo, con una de las tasas de homicidios más altas.

Las estadísticas oficiales sugieren que la mayoría de los crímenes tienen lugar en comunidades pobres, entre gente que se conoce entre sí.

Sin embargo, esto no ha impedido que el miedo a la delincuencia se extienda a otras comunidades.

Theunie y Annelize Kruger.
Theunie y Annelize Kruger aún se están acostumbrando a las “reglas” de Orania.

Como resultado, funcionarios de Orania aseguran que su población crece al año un 10% desde que se fundara la ciudad.

“Pequeño gigante”

El símbolo de la comunidad afrikáner es un “pequeño gigante”, un hombre con la camisa remangada, representado en la bandera y en la moneda local.

Los habitantes de Orania se dedican a la jardinería, la fontanería, la albañilería o a la recogida de residuos, trabajos normalmente realizados por asalariados negros en el resto del país.

“Hay que adaptarse. Para algunos es más difícil, porque están acostumbrados a la manera de hacer las cosas en Sudáfrica. No están acostumbrados al trabajo manual”, aclara Strydom.

Varios habitantes nos explican que el objetivo de Orania es ayudar a crear una generación de “afrikáners puros, que no hayan sido tocados por el mundo exterior”.

Curiosamente, la existencia del pueblo está protegida por la Constitución de Sudáfrica a través de una cláusula.

Ésta garantiza el derecho a la autodeterminación y fue introducida para tranquilizar a parte de la población descontenta con la transición democrática.

Con sus casas de estilo holandés, visitar Orania es como retroceder en el tiempo.

Pero alguna de las familias temen que la ciudad llegue a ser demasiado pequeña para sus hijos.

“Respeto”

Theunie Kruger se mudó de Johannesburgo hace un mes, tras una oferta de trabajo en Orania.

Explica que sus hijos disfrutan de la vida en el campo, pero asegura que él y su esposa los están preparando para un mundo en el que no existe una sola raza o cultura.

“Aquí no hay ninguna institución de educación superior, por ejemplo. Así que necesitan instrumentos para, en un momento dado, poder manejar el mundo exterior”, señala.

“Les enseño que no hay diferencias por el color de piel”, asegura.

“Les digo que si respetan a la gente de Orania también deben respetar a los de fuera”, añade su esposa Anneliza Kruger.

La pareja reconoce que aún está adaptándose a las “reglas” del pueblo.

Estas normas incluyen solicitar el permiso al ayuntamiento para recibir visitas.

Recortes de periódicos enmarcados y recuerdos afrikáners adornan las paredes del bar de Quinton Diedrichs.

“Lo comprendemos, pero es frustrante a veces”.

“Racismo al revés”

Recortes de periódicos enmarcados y recuerdos afrikáners adornan las paredes del bar local.

El dueño, Quinton Diedrichs, es un hombre viajado, pero se desilusionó de Sudáfrica y hace cinco años decidió mudarse a Orania con su esposa, una esteticista.

“Este lugar es muy seguro. Dormimos sin cerrar las puertas con llave. Puedes caminar por la calle a las 3 de la madrugada sin ningún temor y eso no lo tienes en cualquier otro lugar”, reflexiona.

Bustos de líderes afrikáners en Orania.
Los bustos de los líderes afrikáners se erigen protectores sobre el pueblo.

Diedrichs culpa a Frederik Willem de Klerk, el último afrikáner que gobernó en Sudáfrica, de la situación actual.

“Entregó el país a cambio de nada. Pero tenemos el Ejército”, comienza a decir. Pero se detiene de golpe, sacudiendo la cabeza.

Hay poca luz en el bar.

Los clientes observan un partido de rugby en la televisión y, salvo alguna mirada furtiva, parece que nadie nos presta mucha atención a Stanley y a mí.

Algunos habitantes se acercan a nuestra mesa y la conversación se mantiene educada y políticamente correcta, así como en el resto de Sudáfrica.

Pero pronto el espinoso tema de los trabajos y las políticas a favor de la población negra asoma su cabeza.

Uno de los locales explica que se trata del “racismo al revés”.

“No conseguimos trabajos. Es como si nos estuvieran castigando por el pasado”, dice.

Parecen ignorar la opresión sufrida por los ciudadanos negros durante elapartheid. Para ellos fue un sistema que dio orden.

“Defender con la vida”

Al ponerse el sol, los bustos de bronce de líderes afrikáners, desde Paul Kruger, James Barry Munnik Hertzog, Daniel Francois Malan y Johannes Gerhardus a, por supuesto, Hendrik Verwoed, se erigen protectores sobre el pueblo.

En el resto del país serían vistos con desdén, pero aquí son héroes.

Sin embargo, parece difícil que la comunidad vaya a ser capaz de mantenerse totalmente aislada en un mundo interconectado.

Ante la cuestión, un cliente del bar asegura que “ser un afrikáner en Orania es algo que defenderemos con nuestras vidas si hace falta”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU flexibiliza su política hacia Cuba y permitirá más vuelos y envíos de remesas

Con las medidas anunciadas por el Departamento de Estado se da marcha atrás a la política restrictiva del expresidente Donald Trump hacia la isla.
17 de mayo, 2022
Comparte

El gobierno de Estados Unidos anunció este lunes una serie de medidas que buscan suavizar la política hacia Cuba y que suponen una marcha atrás respecto a las decisiones tomadas por el expresidente Donald Trump.

Así, el Departamento de Estado informó que se restablecerán los vuelos comerciales a varias ciudades cubanas, que desde agosto de 2020 solo llegaban a La Habana, y se suspenderá el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Cuba enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes y nuestra política continuará enfocándose en empoderar al pueblo cubano para ayudarlo a crear un futuro libre de represión y sufrimiento económico”, señaló el gobierno de Biden en un comunicado.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, hizo un llamado al gobierno cubano para que libere “inmediatamente” a los “presos políticos” y respete los derechos fundamentales de su pueblo.

Una persona ondea las banderas de Cuba y EE.UU.

Getty Images

El cambio de política se produce después de una revisión interna dentro del gobierno de Biden que ha llevado meses.

Representantes de EE.UU. y de Cuba se reunieron en abril en Washington para hablar de asuntos migratorios, en el primer diálogo de alto nivel entre ambos países desde la llegada de Biden a la Casa Blanca.

Otras medidas

Entre las nuevas medidas presentadas este lunes, el gobierno de Biden anunció el apoyo a un acceso amplio a internet en la isla, así como permitir envíos de remesas a personas que no sean de la familia.

Nos aseguraremos de que las remesas fluyan más libremente hacia el pueblo cubano, sin enriquecer a quienes perpetran abusos contra los derechos humanos”, dijo Price.

Pasajeros procedentes de EE.UU. llegan a La Habana

Getty Images
Los vuelos entre EE.UU. y Cuba habían sido suspendidos en el gobierno de Donald Trump.

También anunció que ampliará el procesamiento de visas. Esto incluye viajes educativos, reuniones profesionales e investigación.

El anuncio se da meses después de las fuertes protestas que se desataron en la isla y por las que el gobierno cubano arrestó a cientos de personas.

“Un paso limitado en la dirección correcta”

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) cubano calificó las medidas de Biden como “un paso limitado en la dirección correcta”.

“Los anuncios no modifican en lo absoluto el bloqueo, ni las medidas principales de cerco económico tomadas por Trump”, señala el comunicado difundido en el diario estatal Granma.

“No revierte la inclusión arbitraria y fraudulenta de Cuba en la lista del Departamento de Estado sobre países que supuestamente son patrocinadores del terrorismo, una de las principales causas de las dificultades con las que tropieza Cuba para sus transacciones comerciales y financieras en muchas partes del mundo”, continúa.

“Se trata, sin embargo, de un paso limitado en la dirección correcta, una respuesta a la denuncia del pueblo y del gobierno cubanos”, añade.

El senador estadounidense Marco Rubio, un republicano de origen cubano de Florida, rechazó las nuevas políticas de la Casa Blanca.

“El régimen en Cuba amenazó a Biden con la migración masiva y tiene simpatizantes dentro de la administración y el resultado es que hoy vemos los primeros pasos hacia las políticas de Obama sobre Cuba”, escribió en Twitter.

Bob Menendez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha condenado los planes de la administración Biden para aliviar las tensiones con Cuba

El demócrata Bob Menéndez también expuso su desacuerdo: “Seamos claros, aquellos que aún piensan que incrementar los viajes servirá para fomentar la democracia en Cuba están simplemente negándose a reconocer la realidad”.

Desde Miami, Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia de la disidencia cubana, respaldó el restablecimiento de los vuelos comerciales ya que regula la “competencia entre las líneas aéreas” y eso beneficia al cubano dentro y fuera de la isla, dijo a la agencia EFE.

No obstante, criticó que Biden “haya faltado a su palabra” cuando aseguró que “consultaría con el exilio cubano, como parte integral de esta nación y de nuestra tierra” este tipo de decisiones.

Cuba entre Obama y Trump

En 2015, el expresidente Barack Obama había sacado a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo del gobierno de EE.UU, en la que estaba desde 1982.

Esto supuso un paso importante en el “deshielo” que un año después resultaría en que ambos países reanudaran sus relaciones diplomáticas.

Barack Obama y Raúl Castro

Getty Images
Barack Obama fue el primer presidente de EE.UU. en visitar Cuba en casi 90 años.

Pero ese acercamiento, como muchas otras políticas del presidente Obama, fue revertido por el gobierno de Donald Trump, quien dio paso a una política de mano dura hacia la isla.

El anunció de incluir nuevamente a Cuba en la lista, en la que solo están Corea del Norte, Irán y Siria, fue hecho por la administración Trump un par de semanas antes de la toma de posesión del presidente Joe Biden, en enero de 2021.

A los países que considera patrocinadores del terrorismo, Washington les prohíbe exportar o vender armas, ciertas exportaciones que también mejorarían sus capacidades militares son controladas y les restringe la asistencia económica.

Los países en la lista tampoco pueden acceder a préstamos del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones globales.

Pero ahora, con el anunció de flexibilización de las políticas hacia la isla, muchos se preguntan si el presidente Baiden sacará de nuevo a Cuba de la lista, como ocurrió cuando era vicepresidente.


Primer paso para mejorar las relaciones entre EE.UU. y Cuba

Por Will Grant, corresponsal en México y Centroamérica

La noticia será un alivio para miles de cubanos que están desesperados por ver a sus familias en Florida y en otros lugares de Estados Unidos.

La isla está experimentando, quizás, su éxodo más agudo desde la Guerra Fría. Hay muchos cubanos viajando a Nicaragua y luego a través de América Central hasta la frontera de Estados Unidos con México.

Después de 2016, el gobierno de Trump implementó una gran cantidad de nuevas sanciones económicas en la isla gobernada por el comunismo, las cuales habían sido relajadas durante la presidencia de Obama.

Junto con la recesión económica causada por la pandemia de coronavirus y la mala gestión por parte del Estado, la economía en Cuba ha estado en una situación desesperada en los últimos años.

Estos cambios representan el primer paso de la Casa Blanca hacia alguna forma de renormalización de las relaciones con Cuba.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.