Confirma EU primer caso de ébola en Texas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Confirma EU primer caso de ébola en Texas

El ébola se contagia por contacto estrecho con los fluidos corporales de una persona con síntomas, como sangre, sudor, vómito, heces, orina, saliva o semen.
13 de octubre, 2014
Comparte
ebola ap

Un trabajador de materiales peligrosos mueve barriles tras limpiar un edificio de apartamentos donde vive una trabajadora sanitaria que se contaguó de ébola, el 12 de octubre de 2014 en Dallas, Texas, Estados Unidos. (AP Foto/LM Otero)

Las autoridades sanitarias estadounidenses aumentaron la supervisión sobre el personal hospitalario que atendió al primer enfermo de ébola diagnosticado en Estados Unidos, después de que una empleada en un hospital de Dallas, Texas, se contagiara del virus pese a utilizar material de protección.

Las pruebas confirmaron el primer caso de ébola transmitido en el país, planteando dudas sobras las afirmaciones de las autoridades sanitarias de que la enfermedad sería controlada y cualquier hospital estadounidense podría atender casos.

El doctor Tom Frieden, responsable de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (conocidos como CDC, por sus siglas en inglés), dijo el domingo 12 de octubre que se había producido un fallo en el protocolo que llevó a que la trabajadora se infectara cuando atendía al paciente Thomas Eric Duncan, pero las autoridades no estaban seguras de cuál había sido el problema exacto. Duncan, que viajó desde Liberia para visitar a su familia, no se puso enfermo hasta llegar a Estados Unidos. Murió el miércoles.

La trabajadora, que no ha sido identificada, no pudo precisar cuándo podría haberse producido el fallo de protocolo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió a los CDC que investigaran el incidente lo más rápido posible, indicó la Casa Blanca.

La policía de Dallas cerró la entrada el domingo al edificio de apartamentos donde vivía la trabajadora sanitaria. Los agentes llamaron a puertas, hicieron llamadas automatizadas y entregaron folletos para notificar de la situación a los residentes en cuatro cuadras a la redonda, aunque las autoridades locales aseguraron a los vecinos de que el riesgo se limitaba a los que habían tenido estrecho contacto con los dos pacientes de ébola.

La trabajadora sanitaria llevaba traje, guantes, máscara y un escudo cuando atendió a Duncan en su segunda visita al Hospital Presbiteriano de Salud de Texas, indicó el doctor Daniel Varga, de Recursos de Salud de Texas, que dirige el centro.

Duncan, que llegó a Estados Unidos desde Liberia el 20 de septiembre, acudió primero al médico por fiebre y dolores abdominales el 25 de septiembre. Le dijo a una enfermera que había viajado desde África, pero se le envió a casa. Cuando volvió el 28 de septiembre, se le colocó en aislamiento por sospecha de que sufriera ébola.

Junto con Sierra Leona y Guinea, Liberia es uno de los tres países más afectados por la pandemia de ébola, iniciada en el África occidental y que ha matado a más de 4.000 personas, según datos de la Organización Mundial de la Salud publicadas el viernes.

Las autoridades sanitarias de Texas supervisaban de cerca a casi 50 personas que habían tenido o podrían haber tenido contacto estrecho con Duncan en los días siguientes a que mostrara síntomas, pero antes de que se le diagnosticara la enfermedad.

La trabajadora sanitaria informó de fiebre el viernes por la noche, dentro de un sistema de auto vigilancia requerido por los CDC, dijo Varga.

Otra persona que había mantenido “estrecho contacto” con la trabajadora fue aislada por petición propia, añadió el experto, sin entrar en detalles. El hospital señaló que su departamento de urgencias estaba desviando las ambulancias a otros centros, pero seguía aceptando pacientes que llegaran por sus propios medios.

Frieden señaló que las autoridades estaban evaluando y monitoreando a cualquier empleado que fuera expuesto mientras Duncan estuvo en el hospital.

Uno de los factores que investigará el CDC es cómo se quitaron los trabajadores el material de protección, porque retirarlo de forma incorrecta puede producir contaminación. Además, analizarán la intubación —inserción de un tubo para respirar en las vías aéreas de un paciente— y diálisis, dos procesos en los que puede producirse el contagio.

“Sabíamos que un segundo caso podría ser una realidad, y nos hemos preparado para esa posibilidad”, dijo el doctor David Lakey, comisionado del Departamento de Servicios Sanitarios de Texas. “Estamos ampliando nuestro equipo en Dallas y trabajando con extrema diligencia para impedir más contagios”.

El caso elevó los temores en torno a la seguridad del personal sanitario, y los enfermeros de muchos hospitales “están alarmados por la preparación inadecuada que ven”, indicó un comunicado de Rose Ann DeMoro, directora ejecutiva del sindicato Enfermeros Nacionales Unidos.

Los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes están entre los más vulnerables, aunque lleven trajes de protección. Una auxiliar de enfermería española se convirtió hace poco en la primera persona infectada fuera del África occidental en este brote. La enferma ayudó a atender a dos misioneros repatriados a España y que después murieron. Más de 370 efectivos sanitarios han muerto o enfermado en el África occidental desde el comienzo de la epidemia este año.

Las autoridades señalaron que podría haber una mascota en el apartamento de la trabajadora estadounidense contagiada, y había un plan en marcha para atender al animal. No se creía que la mascota diera muestras de haber contraído la enfermedad. El perro de la auxiliar de enfermería española fue sacrificado, provocando miles de quejas.

El ébola se contagia por contacto estrecho con los fluidos corporales de una persona con síntomas, como sangre, sudor, vómito, heces, orina, saliva o semen. Esos fluidos deben tener un punto de entrada, como un raspón o un corte, o bien una salpicadura o contacto en la nariz, boca u ojos con manos contaminadas. La Organización Mundial de la Salud señala que la sangre, la orina y las heces son los fluidos más contagiosos, mientras que el virus se halla en la saliva por lo general cuando los pacientes están graves. Nunca se ha extraído el virus completo del sudor.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Es posible contraer COVID-19 y contagiar a otros después de vacunarse?

Después de desarrollar vacunas efectivas para combatir la pandemia, el paso siguiente es comprender con más detalle el tipo de protección que ofrecen.
16 de febrero, 2021
Comparte

El mensaje de las autoridades y los especialistas es claro: vacunarse es una manera efectiva de combatir la pandemia de covid-19.

Pero, ¿qué significa exactamente estar vacunado?, ¿qué tipo de protección tienen quienes ya recibieron su dosis completa?

En este momento en el mundo hay al menos 9 vacunas que han demostrado que son altamente eficaces a la hora prevenir la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2.

Eso quiere decir que si una persona vacunada se contagia del virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente.

Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio.

En resumen: aún no se sabe si la vacuna evita que te contagies, lo que sí se sabe es que si te vacunas y luego te contagias, probablemente no te vas a enfermar.

Veamos por qué ocurre esto y por qué es importante mantener precauciones aún luego de recibir la vacuna.

¿Qué tipo de protección ofrecen las vacunas contra la covid-19?

Hay dos tipos principales de inmunidad que puede lograr con las vacunas.

Una es la llamada “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo.

La otra es la “inmunidad esterilizante”, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos.

Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante, pero rara vez se logra.

Vacunas

BBC

¿Cuál de estos dos tipos de inmunidad proporcionan las vacunas contra la covid-19?

“En pocas palabras, no lo sabemos, porque son demasiado nuevas”, dice en un artículo de BBC Future Keith Neal, profesor emérito de epidemiología en la Universidad de Nottingham, en Reino Unido.

Hasta el momento, la eficacia de las vacunas se ha medido por su capacidad de prevenir el desarrollo de síntomas, pero aún no hay datos suficientes para saber si también son capaces de evitar la infección.

Algunas investigaciones, sin embargo, ya han comenzado a medir si las vacunas pueden bloquear la infección, y los expertos esperan que en las próximas semanas y meses se obtegan resultados mas dicientes.

Estudios recientes de las vacunas de Oxford-AstraZeneca, Pfizer-BioNTech y Moderna sugieren que estas vacunas podrían tener el potencial de reducir la la transmisión del virus.

virus

Getty
Se sabe que las vacunas pueden impedir que una persona se enferme de covid-19, pero todavía no está claro si evitan la infección.

Estos estudios, sin embargo, tienen limitaciones o aún están en revisión. Es decir, sus resultados aún no son concluyentes.

“Suponemos que todas las vacunas van a tener un nivel de capacidad de bloqueo de la infección”, dijo la doctora Zulma Cucunubá, epidemióloga del Imperial College London, en el programa #TuMundoBBC, a finales de enero.

Cucunubá, sin embargo, advierte que para tener esa certeza faltan más ensayos de largo plazo y diseñados específicamente para medir esa capacidad de bloqueo de la infección.

¿Vacunarte evitará que contagies a otras personas?

“La respuesta es: no sabemos“, según lo indica el portal dedicado al coronavirus de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, refiriéndose a que faltan más datos para dar una respuesta definitiva.

Como lo indica este portal, es posible que una persona vacunada pueda tener el virus replicándose en su nariz y garganta, incluso si está protegida contra la enfermedad.

Ahora, también es posible que la respuesta inmune que genera la vacuna y que impide que la persona se enferme, también reduzca la cantidad de virus en la nariz y la garganta, al punto de que sea poco probable que pueda contagiar a otros.

Pero, una vez más, “necesitamos más investigaciones para estar seguros”, indica el portal de Harvard.

Hombre tosiendo

Getty
El coronavirus puede transmitirse a través de las gotas que una persona contagiada expulsa al hablar, toser o estornudar.

Finalmente, hay otros dos factores a tener en cuenta.

El primero es que ninguna vacuna es perfecta.

Una vacuna que tenga una eficacia del 95% significa que cerca de 1 de cada 20 personas que la reciben puede que no obtenga protección contra la enfermedad, según el explica el portal de coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

El segundo factor es que puede darse el caso, por ejemplo, de una persona que sin saberlo ya esté contagiada al momento de vacunarse, con lo cual la infección podría seguir desarrollándose aún después de recibir la vacuna.

Seguir cuidándose y cuidando a los demás

Por todas estas razones, los expertos insisten en que, aun después de vacunarse y mientras no tengamos más información, hay que seguir tomando precauciones como el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

“Si estás entre los primeros grupos de personas que se vacunan, es mejor seguir usando mascarillas y mantener la distancia física para proteger a otras personas que aún no se han vacunado”, dice el portal de Harvard.

Pero la capacidad de las vacunas de bloquear el contagio no solo determina qué tan necesario es que sigamos usando mascarillas y distancia social.

El tipo de protección de la vacuna influye directamente en la posibilidad de alcanzar la anhelada inmunidad de rebaño.

mujer

Getty
El uso de la mascarilla y el lavado de manos ayudan a prevenir el contagio.

La inmunidad de rebaño se refiere a la protección que logra una población cuando una cantidad suficiente de personas ya es inmune al virus, ya sea porque se recuperaron tras el contagio del virus o porque fueron vacunadas.

Los expertos aún no tienen claro qué porcentaje de la población tendría que ser vacunada para lograr la inmunidad de rebaño.

Lo que sí está claro es que “si las vacunas no detienen por completo la transmisión, aumentará la cantidad de personas que necesitamos vacunar para cruzar verdaderamente los umbrales de inmunidad de rebaño y reducir los casos a un nivel cercano a cero“, dice a BBC Future Michael Head, investigador en salud global en la Universidad de Southampton.

Un estudio del Imperial College London, por ejemplo, calculó que con una vacuna que sea 100% efectiva impidiendo la transmisión del virus, se necesitaría vacunar entre el 60% y el 70% de la población.

Con una vacuna que ofrezca el 80% de efectividad para impedir la transmisión, el número de personas vacunadas que se necesitaría aumentaría hasta un rango entre el 75% y el 90%.

personas

Getty
La eficacia y el tipo de protección que ofrecen las vacunas determinan la capacidad de alcanzar la inmunidad de rebaño.

La doctora Cucunubá advierte que en caso de que las vacunas tengan solo la capacidad de prevenir la enfermedad, pero no de bloquear la infección, las vacunas no nos podrían llevar a la inmunidad de rebaño.

Mientras tanto…

Los expertos esperan que en las próximas semanas o meses tengamos más respuestas sobre el tipo de protección que ofrecen las vacunas contra la covid-19.

Mientras llega ese momento, “será importante que todos continúen usando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener la pandemia”, según indica el portal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Eso, en términos prácticos, significa que es importante lavarse las manos, usar mascarilla y mantener la distancia, incluso si ya te vacunaste.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.