Costó 1.2 mdp al gobierno de Puebla el patrocinio de Cumbre Educativa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Costó 1.2 mdp al gobierno de Puebla el patrocinio de Cumbre Educativa

El Consejo Iberoamericano en Honor a la Calidad Educativa, la cual organizó la cumbre, es una asociación privada, sin reconocimiento oficial de ningún gobierno u organismo internacional, fundada en 2001 en Lima, Perú, y que en los años siguientes fue acusada de realizar cumbres fraudulentas, a través de las cuales se venden premios, certificados y títulos .
Por Ernesto Aroche Aguilar
15 de octubre, 2014
Comparte
Tomada de www.consejoiberoamericano.org/

Tomada de www.consejoiberoamericano.org/

El gobierno del estado de Puebla pagó un millón 220 mil pesos para la realización en Puebla de la XV Cumbre Iberoamericana de Educación, un evento que se llevó a cabo a finales de agosto pasado organizado por el Consejo Iberoamericano en Honor a la Calidad Educativa (CIHCE), una agrupación privada de origen peruano, que promueve un modelo de “educación integral” basado en “la admiración, el amor, el respeto y el temor al Ser Supremo”, tal como se afirma en la página oficial del encuentro.

La administración de Rafael Moreno Valle quedó registrada en ese evento, que fue inaugurado por el mandatario estatal como el principal patrocinador, a cambio, el CIHCE le entregó al gobernador panista un premio “por su compromiso con la educación y los logros obtenidos durante su administración”, según se lee en el boletín oficial y recibió el Máster en Ciencias de la Educación y el nombramiento de “Ilustrísimo Caballero de la Educación, medalla internacional de excelencia educativa, capa, birrete, espada y guantes, además de la medalla del doctor Honoris Causa de Summa Cum Laude, toga y birrete”, según quedó consignado en medios de comunicación locales como El Sol de Puebla o el sitio Puebla Noticias, que forma parte del sistema de información estatal Puebla Comunicaciones.

El CIHCE es una asociación privada, sin reconocimiento oficial de ningún gobierno u organismo internacional, fundada en 2001 en Lima, Perú, y que en los años siguientes fue acusada de realizar cumbres fraudulentas, a través de las cuales se venden premios, certificados y títulos tanto a profesionistas como a “líderes supremos de la educación”.

Sobre el CIHCE pesa el señalamiento del Ministerio de Educación del Gobierno de Ecuador, hecho público en el 2008, de que dicha organización plagió el nombre de esta institución gubernamental para publicitar la Cumbre Iberoamericana de Educación que ese año realizarían en la ciudad de Guayaquil.

El gobierno de Ecuador aclaró entonces que “el Ministerio de Educación no ha otorgado ningún auspicio o aval para la realización del evento en mención”, y añadió que “consideramos inadecuado el procedimiento que utiliza el CIHCE para seleccionar a las instituciones y personas postulantes y otorgarles los premios o reconocimientos“.

A la par, sobre el director Ejecutivo del CIHCE pesa una condena por defraudación tributaria y falsificación de documentos que se dictó en el 2008 en Perú tras una investigación a la empresa de la que era directivo, y que quedó firme con la sentencia emitida por el Tribunal Constitucional de ese país el 3 de octubre de 2012.

Patrocinio millonario

Fue la Secretaría de Educación Pública del estado, quien tras una solicitud de información que presentó este reportero al amparo de la Ley de Transparencia, dio a conocer la erogación de 1.2 millones de pesos para la realización del evento en territorio poblano.

Así, la SEP reveló que se destinaron 119 mil 900 pesos para el pago de viáticos de los dirigentes del CIHCE y se pagaron un millón cien mil pesos por la renta del espacio utilizado en el Centro Expositor entre el 26 y el 29 de agosto pasado, así como que de ninguno de los dos gastos hay contrato alguno, pues la normativa estatal no los obliga a generar ese tipo de documento.

Lo que la SEP no hizo público, e incluso omitió mencionar en la respuesta que entregó –solicitud folio 00346914—, es el contrato de patrocinio que el gobierno del estado firmó o debió firmar con el CIHCE en donde deberá estar especificado a qué se comprometió la administración de Moreno Valle y qué recibiría a cambio de dicho patrocinio.

Y aunque la solicitud se planteó también a la oficina de la Gubernatura, a la Secretaría General de Gobierno y a la Secretaría de Finanzas y Administración, ambas entidades gubernamentales remitieron a la SEP como única responsable del gasto.

Sobre los alcances del patrocinio, lo único claro es lo que plantea la página oficial de la XV Cumbre Iberoamericana de la Educación que, quien adquiere la “membresía”, además de participar en el encuentro de pedagogía religiosa, también obtiene un “Certificado de Calidad CIHCE 10020″, un “Certificado de Miembro de Honor del CIHCE por un año”, así como la inclusión de su fotografía a un tercio de página en el libro Líderes Supremos de la Educación en Iberoamérica y tres ejemplares del mismo, además del derecho a dos personas a participar en el evento y a la cena de premiación del mismo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mascarillas 'egoistas': ¿qué son y por qué no se recomienda su uso para evitar el contagio de la covid-19?

En algunas partes del mundo las mascarillas que tienen una válvula de exhalación han sido prohibidas. Te contamos por qué expertos dicen que no son efectivas en el contexto de una pandemia.
3 de septiembre, 2020
Comparte
Mascarilla con válvula

Getty Images

Una de las discusiones que más tiempo tomó zanjar en los inicios de la pandemia giró en torno a la utilidad de las mascarillas como medida para evitar el contagio del SARS-CoV-2.

Sin embargo, ahora que Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que los gobiernos alienten al público en general a usarlas donde haya “una transmisión generalizada y sea difícil el distanciamiento físico” y como parte de una serie de medidas para la prevención, que incluyen el lavado de manos y la distancia social, el debate parece haberse trasladado a la efectividad de un modelo de mascarilla en particular: la que tiene válvula.

¿Sirven o no sirven estas mascarillas faciales para frenar el avance de la pandemia? ¿Nos protegen más que las que no tienen? ¿Y por qué han generado polémica?

Respuesta contundente

Son varias las mascarillas en el mercado que vienen con una válvula en el centro o en un costado (los modelos N95, FPP2 y FPP3 cuentan con ella).

Pero independientemente del modelo del que se trate y de qué porcentaje de partículas filtre cada una, ningún cubrebocas con válvula es efectivo en el contexto de una pandemia, advierten los expertos.

Esto se debe a que esta clase de mascarilla protege a quien la usa, pero no a los demás, dado que filtra las partículas del aire exterior cuando la persona inhala, pero permite el escape de partículas a través de la válvula cuando la persona exhala.

Es decir, si la persona que la usa está infectada, puede expulsar gotículas con el virus al exhalar, y poner en riesgo al resto de las personas.

Familia con mascarillas

Getty Images
Las mascarillas más simples son las que se recomiendan en el contexto comunitario.

Tal es así, que en junio el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y portavoz del Ministerio de Sanidad sobre la pandemia en España, Fernando Simón, tildó estos tipos de mascarillas como “egoístas”, precisamente por proteger solo a quien la lleva.

“El problema de la válvula es que el aire que exhala la persona que la lleva, lo concentra en un punto concreto. Eso puede hacer que alguien que esté expuesto a ese aire pueda infectarse”, explicó.

“Pueden ser las mascarillas egoístas porque yo me protejo y los demás me preocupan poco”, añadió.

En opinión de Ben Killingley, especialista en medicina de urgencias y enfermedades infecciosas del Hospital del University College en Londres, Reino Unido, si bien el uso general de la mascarilla tiene el doble propósito de proteger a ambas partes, “la razón por la que se promueve es para que las gotas que exhala la gente que puede estar infectada y no lo sabe no les lleguen a los demás”.

Y, desde este punto de vista, no tiene ningún sentido que se utilicen mascarillas con válvula en el contexto comunitario.

“En realidad, solo los respiradores, que se ajustan bien a la cara, tienen válvulas, y estos están reservados para los profesionales de la salud. El público ha tenido acceso a ellos, pero la recomendación para la gente es que utilice las mascarillas faciales quirúrgicas básicas, y no este tipo de mascarillas que no brindan ningún beneficio añadido para ellos”, enfatiza Killingley.

No recomendables, excepto algunos casos

Dado que la protección funciona en un solo sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), que meses atrás se adelantó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en recomendar el uso de mascarillas, también advirtió en contra de su uso.

Asimismo, autoridades de distintas regiones en España, donde el uso de mascarillas es obligatorio hasta en la calle, han prohibido esta clase de respiradores en algunas circunstancias.

Y en muchos lugares del mundo —incluidas algunas aerolíneas— tampoco se permite el ingreso a espacios cerrados con ellas.

Mascarilla con válvula

Getty Images
Las mascarillas con válvula están destinadas a los trabajadores sanitarios.

¿Para que se hacen mascarillas con válvula entonces?

“La idea de incluir una válvula que se cierra cuando se inspira y se abre cuando se exhala es que sean más cómodas para el trabajador sanitario que las usa”, explica Killingley.

“Esas mascarillas son más cómodas de usar, porque permite una mejor circulación de aire“.

Al permitir la salida de aire, la válvula ayuda a regular la temperatura y evitar que la tela se humedezca.

Por eso resultan útiles si uno está por ejemplo en una obra en construcción, un taller, o en cualquier lugar donde se genere polvo, para evitar respirar estas partículas.

La otra excepción es, como mencionamos antes, el caso de los trabajadores sanitarios, que pueden estar en contacto con personas infectadas, y donde el objetivo es que ellos no se contagien.

Aún así, los CDC dejan claro que el personal hospitalario no puede usarlas en ambientes que deban permanecer estériles (como durante la realización de un procedimiento invasivo o en una sala de operaciones), ya que la válvula “permite que el aire exhalado no filtrado entre en el ambiente estéril.

Y para otros procedimientos, cuando los trabajadores de la salud utilizan este tipo de mascarillas con válvulas, lo suelen hacer acompañados de una careta protectora.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t

https://www.youtube.com/watch?v=zERDdsdMRRE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.