Crece la movilización estudiantil por desapariciones de normalistas de Ayotzinapa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Crece la movilización estudiantil por desapariciones de normalistas de Ayotzinapa

Las principales universidades públicas del país amanecieron este miércoles con un paro de labores de 48 horas aprobado por las asambleas estudiantiles de 30 escuelas y facultades de la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Pedagógica Nacional y la Universidad Autónoma de Chapingo en “solidaridad” con los estudiantes de Ayotzinapa.
Por Nayeli Roldán
16 de octubre, 2014
Comparte
Foto: Nayeli Roldán (nayaroldan)

Foto: Nayeli Roldán (nayaroldan)

Los jóvenes que suben al templete sostienen con fuerza el micrófono, lo hacen retumbar cuando gritan los nombres de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre. Se desgañitan para pedir castigo a los tres órdenes de gobierno por el ataque perpetrado en Iguala, Guerrero, que califican como “crimen de Estado”.

Son estudiantes de diversas escuelas de la UNAM, el IPN, la UAM que llegaron hasta el edificio de la Procuraduría General de la República (PGR), ubicado en Paseo de la Reforma, para exigir una investigación que lleve al paradero de los jóvenes y no a “fosas repletas de cadáveres”.

Mientras los jóvenes llaman a “trascender la indignación con organización”, mientras representantes de San Salvador Atenco se solidarizan con el movimiento estudiantil, mientras María Herrera desea que nadie más conozca el dolor que provoca la búsqueda de un desaparecido, a unos metros, otros jóvenes comienzan su propia protesta.

La primera muestra de esa otra movilización sucede minutos antes del mitin, cuando un joven sube a una de las vallas metálicas que pretendían resguardar el edificio y pinta con aerosol rojo una de las ventanas: “Estado asesino. Vivos los queremos”.

Alrededor de las 18 horas, de entre la multitud se ve volar piedras que rebotaban apenas llegan a las paredes de cristal del edificio donde despacha el procurador Jesús Murillo Karam. Entonces, las cámaras de televisión y reporteros abandonan a los oradores del templete para grabar a los otros inconformes.

Los cristales parecen infranqueables hasta que una roca perfora la orilla de una ventana. Muchos gritan eufóricos por haberlo logrado. Lo intentan una y otra vez y consiguen un boquete. Son cuatro los hombres con el rostro cubierto que lanzan con la fuerza y tino suficiente para quebrar varios cristales. Son del grupo auto llamado anarquista cuyas formas radicales de movilización fueron mostradas el año pasado cuando las manifestaciones terminaban con bombas molotov, enfrentamientos y heridos.

En un extremo de la calle, los manifestantes gritan “vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Aquí donde están los encapuchados se escucha: “esto no es violencia, esto es resistencia”, “eso no es violencia, es acción directa y resistencia”.

Una joven que sostiene una pancarta con el hashtag “JusticiaparaAyotzinapa” se dirige al grupo de reporteros: “prensa amarillista, la nota está allá (con los discursos)”; el reclamo llega a empujones entre jóvenes y camarógrafos, pero ambos se apaciguan después de algunos gritos.

Siguen las grabaciones de las pedradas mientras una joven blanca y regordeta se descubre el torso para que su compañero, vestido con traje militar y una máscara blanco y negro le escriba con tinta roja “prensa vendida”. Ella grita ¿Esto es lo que quieren? Nadie dice nada de los desaparecidos y las fosas y están aquí sacando la nota amarillista”.

Los encapuchados retoman el lanzamiento de piedras. No les importa que Ana Luisa Pérez, grite que a su hermano lo despareció la policía del Estado de México. Pese a llora y exige justicia, pese a que algunos medios acuden a entrevistarla, los jóvenes siguen con las rocas. Las levantan, las avientan repetidamente hasta que los cristales caen al suelo y tienen de nuevo la atención de las cámaras.

Tardan menos de una hora en romper los cristales, incendiar pancartas y un bote de basura. En los últimos minutos ya no se escuchan arengas y los observadores son menos. Los lanzadores optan por perderse entre el resto de jóvenes que aún se encuentra en la zona. Otros se reagrupan cuando escuchan el anuncio de la llegada de granaderos. Aunque no hubo presencia policiaca, deciden irse en grupo. El acto inicial se acabó y pasó desapercibido para estos protestantes que van gritando “metro popular, metro popular”.

Organización estudiantil

Las principales universidades públicas del país amanecieron este miércoles 15 de octubre con un paro de labores de 48 horas aprobado por las asambleas estudiantiles de 30 escuelas y facultades de la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Pedagógica Nacional y la Universidad Autónoma de Chapingo en “solidaridad” con los estudiantes de Ayotzinapa.

El lunes, apenas la Facultad de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales, la Escuela Nacional de Trabajo Social y la Fes Zaragoza habían optado por cerrar sus puertas como parte de la exigencia para la presentación con vida de los 43 normalistas de Iguala.

Samuel González, vocero de la Facultad de Filosofía y Letras, asegura que la próxima semana serán más escuelas convencidas de esta estrategia. Lo de este día, insiste, es el preámbulo de una gran organización estudiantil. “La exigencia de la presentación con vida de los estudiantes es la punta de lanza. Es urgente que los estudiantes consolidemos un horizonte de organización y de lucha a nivel nacional y de manera permanente”.

La concentración en las Islas de Ciudad Universitaria de más de cuatro mil jóvenes es una muestra del convencimiento de los estudiantes por esta causa. “Ayotzinapa ha despertado al movimiento estudiantil”, dice la representante de la Facultad de Filosofía ante los asistentes que responden con goyas a todo pulmón.

Este mitin pretende demostrar la “solidaridad” hacia los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa como Carlos Pérez, quien llegó a la concentración universitaria en representación de sus compañeros. Luego de explicar que los 43 jóvenes fueron aprehendidos por policías municipales advierte: “No nos interesa por qué riesgos vamos a pasar. Estamos dispuestos a dar todo por nuestros hermanos. Invitamos al pueblo al general a que se sume a esta lucha porque no podemos permitir que nos sigan callando”.

Asegura que pese a que las investigaciones de la PRG son una “burla” para ellos y sus familias, se sienten “apoyados por el sector estudiantil del Distrito Federal y otras partes del país. Nos alegra que está despertando la conciencia de todos y se sumen en la lucha”.

Casi a la misma hora, pero a kilómetros de distancia, en Santa Fe, una de las zonas más opulentas de la Ciudad de México, se manifiestan los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, cuyo activismo se hizo quizá más visible a raíz de la protesta contra el entonces candidato a la presidencia Enrique Peña Nieto y que originó el movimiento #Yosoy132.

En la explanada del campus colocaron las fotografías de los 43 desaparecidos. Los nombraron uno a uno tras la consigna: “los queremos vivos” y emitieron un pronunciamiento en el que exigieron a las autoridades de todos los órdenes de gobierno la presentación con vida de los 43 estudiantes durante el ataque que calificaron de “abominable”.

El Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) inició una noche antes. El martes 14 organizó una velada bajo la consigna “Justicia para Ayotzinapa”. Su pronunciamiento parece el resumen del sentimiento estudiantil de los últimos días: “No estamos dispuestos a vivir en un país que desaparece y asesina a sus estudiantes, sin importar la institución en la que se encuentre, su condición social, entidad o los ideales que defiendan. El Estado nos debe proteger por igual a todos, sin importar que estudiemos en el ITAM, la UNAM, el Poli, la Ibero, el Tec, o la Normal Rural de Ayotzinapa”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La misteriosa desaparición de Sophia Huang Xueqin, la mujer que impulsó el #MeToo de China

Una destacada periodista que inició el movimiento #MeToo en China desapareció cuando estaba por volar a Reino Unido. La BBC investigó el caso.
21 de mayo, 2022
Comparte

El 19 de septiembre de 2021, Sophia Huang Xueqin y el defensor de los derechos laborales Wang Jianbing “desaparecieron” mientras se dirigían al aeropuerto de la ciudad de Cantón, en el sur de China.

Huang estaba a punto de tomar un vuelo a Reino Unido tras obtener una beca Chevening financiada por el gobierno británico para realizar estudios de género en la Universidad de Sussex, en el sureste de Inglaterra.

Los reportajes y campañas de la periodista ayudaron a impulsar el movimiento #MeToo de China en 2018, por lo que es considerada una de las principales defensoras de los derechos de las mujeres en ese país.

Ahora, tras más de siete meses de detención, se espera que tanto ella como Wang enfrenten un juicio por cargos de “incitación a la subversión del Estado”, una acusación grave que podría conducir a años de prisión.

La BBC investigó cómo en China se ha llevado una campaña de desinformación en contra de ella. Y también, el porqué del silencio en Reino Unido adonde ella debía llegar aquel septiembre.

Pósteres sobre las desapariciones de Huang y Wang Jianbing

Shy Guys Studios
Huang y Wang están detenidos desde septiembre

Impulsora del #MeToo de China

En el caso de Huang, su propia experiencia de agresión sexual la llevó a realizar una encuesta histórica en 2017 que reveló que más del 80% de las mujeres periodistas en China habían sufrido acoso sexual, pero permanecieron en silencio.

También informó sobre los casos de #MeToo más destacados del país y ganó un premio el año pasado por su perfil sobre la activista feminista Li Qiaochu.

Huang una pancarta de #MeToo

SCMP
Huang se basó en su propia experiencia para poner en marcha el movimiento #MeToo en China.

Ahora, se encuentra entre las decenas de miles de activistas -muchas de ellas defensoras de los derechos de las mujeres- que “desaparecieron” en China después de trabajar por los derechos humanos en los últimos años.

Ya había estado detenida durante tres meses en China tras escribir una publicación en un blog sobre las protestas a favor de la democracia en Hong Kong en 2019.

Diana Fu, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Toronto (Canadá), le dijo a la BBC que el caso de Huang es “emblemático” porque ilustra los desafíos que enfrentan los activistas en China debido al empeoramiento de la represión del gobierno de Pekín contra la sociedad civil.

“El gobierno percibe el movimiento #MeToo como parte del movimiento transnacional que aboga por los valores democráticos liberales”, dijo Fu. “Ve este tipo de activismo, no solo como una amenaza de movilización, sino también como una amenaza ideológica”.

“Es un fenómeno aterrador”

Muchos activistas como Huang y Wang, que defienden los derechos de género y otras causas de justicia social, han sido acusados de ser agentes de fuerzas occidentales hostiles y son atacados en internet por troles nacionalistas.

Captura de pantalla de publicaciones abusivas en las redes sociales contra Huang

Shy Guys Studios
Huang ha sido blanco de troles en internet.

“En la internet de China es difícil diferenciar entre un comentarista al servicio del Estado y un usuario común”, dijo a la BBC Liu Lipeng, quien trabajó como censor de la plataforma china de redes sociales Sina Weibo, la más popular del país, y ahora reside en Estados Unidos.

Liu ayudó a eliminar contenido “sensible” en la plataforma entre 2011 y 2013, revisando hasta 60.000 publicaciones diarias.

En el caso de Huang, dice que las autoridades chinas se han embarcado en una campaña de desinformación en su contra.

“Huang es una reportera muy famosa. Si quieren borrar todo de su pasado, es una tarea bien difícil”, dijo Liu. “, usaron comentarios difamatorios para influir negativamente en la percepción que la gente tenía de ella. Es un fenómeno aterrador“.

Liu Lipeng

Brian Inocencio
Liu Lipen dice que es “aterrador” lo que le están haciendo a Huang

Weibo no respondió a la solicitud de comentarios de la BBC.

La embajada china en Reino Unido le dijo a la BBC que China está “comprometida con la defensa de la equidad social y la justicia” y que “se opone firmemente a cualquiera que difunda desinformación y difame a China con el pretexto de proteger los derechos humanos y las libertades”.

Mientras los casos de Huang y Wang se entregan a los fiscales en China, Kris y otros simpatizantes en el extranjero planean continuar creando conciencia sobre su difícil situación.

“Estar dentro o fuera de China es como estar dentro o fuera de un muro. Pero estar fuera no significa que uno sea libre”, dijo Kris.

“Solo cuando ellos sean libres, todos podremos ser verdaderamente libres”.

No van a silenciarnos”

En los últimos meses, simpatizantes de los activistas chinos han realizado protestas solidarias en Londres, Taipéi (Taiwán) y Hong Kong, lanzando una campaña bajo el hashtag #FreeXueBing e instando a la gente a enviar postales al centro de detención de Cantón para pedir su liberación.

En Reino Unido, los partidarios también piden a las instituciones británicas que adopten una postura más firme en el caso de Huang.

Estamos haciendo esto para demostrar que no vamos a ser silenciados”, dijo un simpatizante chino en Londres que pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad.

“Instamos a la universidad, a Chevening y al gobierno británico a tomar más medidas”.

Los defensores de los activistas acusan a la universidad y al programa de becas Chevening de no hablar por temor a enemistarse con el gobierno chino.

Los estudiantes provenientes de China representan aproximadamente el 20% de las matrículas internacionales en la Universidad de Sussex, y sus tasas de matrícula -junto con las colaboraciones con instituciones chinas- proporcionan un importante flujo de ingresos.

Defensores de los activistas con máscaras de Huang frente a la estación de Taipéi

Michael Saul Garber
Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

Un asunto delicado

Cuando se informó por primera vez de la desaparición de Huang, la Universidad de Sussex y Chevening emitieron la siguiente declaración: “Estamos preocupados por la seguridad y el paradero de nuestra estudiante. Nuestro personal está en contacto con Chevening para buscar más detalles”.

Pero desde entonces ninguno de los dos organismos hizo más declaraciones públicas.

En un email interno, filtrado luego a la BBC, se advirtió a los estudiantes y al personal que no discutieran la situación de Sophia.

La universidad dijo que se trataba de un asunto delicado y que las solicitudes de los medios deberían ser atendidas por la oficina de prensa, citando preocupaciones sobre la protección de datos.

Kris, una feminista china en Reino Unido y amiga de Huang que habló con la BBC bajo un seudónimo por temor a represalias del Estado chino, dijo que se sintió indignada al saber que la universidad había “censurado” el caso.

“ afirma nutrir a futuras activistas y líderes del feminismo, pero luego instruye a los estudiantes que no discutan este asunto”, dijo Kris. Es la situación igual a como sería en China”.

En respuesta a la BBC, un vocero de la universidad dijo que la institución “sigue profundamente preocupada por la seguridad y el paradero de su posible estudiante” y ha estado en “contacto regular” con Chevening y con la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO), un departamento del gobierno del Reino Unido.

Esa persona también dijo que la universidad siguió el consejo de la FCDO, que aseguró a la BBC que estaba “siguiendo el asunto de cerca”.

Huang sosteniendo un cartel que dice "No puedo mantener la calma, me eligieron para Chevening"

Sophia Huang Xueqin
Huang había compartido su entusiasmo en las redes sociales al ganar una prestigiosa beca.

En diciembre, más de 100 académicos de Chevening (becados actualmente y en años anteriores) firmaron una carta solicitando al equipo de Chevening que pidiera la liberación de los dos activistas y que la FCDO iniciara un diálogo con el gobierno chino sobre sus casos.

Membros de la Unión de Universidades y Colegios del Reino Unido también emitieron una declaración en defensa de Huang y Wang.

Chevening no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC.

Lijia Zhang, una escritora feminista china en Londres, dijo a la BBC que está “decepcionada” por el relativo silencio de la comunidad internacional en torno al caso de Huang, en contraste con el de Peng Shuai, una estrella del tenis que acusó a un exfuncionario de alto rango del Partido Comunista Chino de agresión sexual.

Peng Shuai

Getty Images
El caso de Peng Shuai acaparó una amplia cobertura mediática mundial – a diferencia del de Huang

La desaparición de Peng fue ampliamente cubierta por los medios internacionales, lo que llevó a muchas celebridades del tenis y a la Asociación de Tenis Femenino (WTA) a hablar en su nombre.

La WTA también suspendió los torneos en China por este caso.

“El caso de Sophia ha desatado una discusión global atrasada sobre el papel de las instituciones globales para proteger a los académicos chinos en riesgo de persecución”, dijo a la BBC Joanna Chiu, autora del libro China Unbound y excorresponsal en Pekín.

“Como Huang recibió una beca financiada por el gobierno del Reino Unido para estudiar en la Universidad de Sussex, estas instituciones tienen la responsabilidad de abogar por su liberación”, añadió.

Manifestante con un cartel de MeToo y usa una máscara con la cara de Huang

Richie Fowler
Huang es una reportera prestigiosa en China

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.