Crece la movilización estudiantil por desapariciones de normalistas de Ayotzinapa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Crece la movilización estudiantil por desapariciones de normalistas de Ayotzinapa

Las principales universidades públicas del país amanecieron este miércoles con un paro de labores de 48 horas aprobado por las asambleas estudiantiles de 30 escuelas y facultades de la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Pedagógica Nacional y la Universidad Autónoma de Chapingo en “solidaridad” con los estudiantes de Ayotzinapa.
Por Nayeli Roldán
16 de octubre, 2014
Comparte
Foto: Nayeli Roldán (nayaroldan)

Foto: Nayeli Roldán (nayaroldan)

Los jóvenes que suben al templete sostienen con fuerza el micrófono, lo hacen retumbar cuando gritan los nombres de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre. Se desgañitan para pedir castigo a los tres órdenes de gobierno por el ataque perpetrado en Iguala, Guerrero, que califican como “crimen de Estado”.

Son estudiantes de diversas escuelas de la UNAM, el IPN, la UAM que llegaron hasta el edificio de la Procuraduría General de la República (PGR), ubicado en Paseo de la Reforma, para exigir una investigación que lleve al paradero de los jóvenes y no a “fosas repletas de cadáveres”.

Mientras los jóvenes llaman a “trascender la indignación con organización”, mientras representantes de San Salvador Atenco se solidarizan con el movimiento estudiantil, mientras María Herrera desea que nadie más conozca el dolor que provoca la búsqueda de un desaparecido, a unos metros, otros jóvenes comienzan su propia protesta.

La primera muestra de esa otra movilización sucede minutos antes del mitin, cuando un joven sube a una de las vallas metálicas que pretendían resguardar el edificio y pinta con aerosol rojo una de las ventanas: “Estado asesino. Vivos los queremos”.

Alrededor de las 18 horas, de entre la multitud se ve volar piedras que rebotaban apenas llegan a las paredes de cristal del edificio donde despacha el procurador Jesús Murillo Karam. Entonces, las cámaras de televisión y reporteros abandonan a los oradores del templete para grabar a los otros inconformes.

Los cristales parecen infranqueables hasta que una roca perfora la orilla de una ventana. Muchos gritan eufóricos por haberlo logrado. Lo intentan una y otra vez y consiguen un boquete. Son cuatro los hombres con el rostro cubierto que lanzan con la fuerza y tino suficiente para quebrar varios cristales. Son del grupo auto llamado anarquista cuyas formas radicales de movilización fueron mostradas el año pasado cuando las manifestaciones terminaban con bombas molotov, enfrentamientos y heridos.

En un extremo de la calle, los manifestantes gritan “vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Aquí donde están los encapuchados se escucha: “esto no es violencia, esto es resistencia”, “eso no es violencia, es acción directa y resistencia”.

Una joven que sostiene una pancarta con el hashtag “JusticiaparaAyotzinapa” se dirige al grupo de reporteros: “prensa amarillista, la nota está allá (con los discursos)”; el reclamo llega a empujones entre jóvenes y camarógrafos, pero ambos se apaciguan después de algunos gritos.

Siguen las grabaciones de las pedradas mientras una joven blanca y regordeta se descubre el torso para que su compañero, vestido con traje militar y una máscara blanco y negro le escriba con tinta roja “prensa vendida”. Ella grita ¿Esto es lo que quieren? Nadie dice nada de los desaparecidos y las fosas y están aquí sacando la nota amarillista”.

Los encapuchados retoman el lanzamiento de piedras. No les importa que Ana Luisa Pérez, grite que a su hermano lo despareció la policía del Estado de México. Pese a llora y exige justicia, pese a que algunos medios acuden a entrevistarla, los jóvenes siguen con las rocas. Las levantan, las avientan repetidamente hasta que los cristales caen al suelo y tienen de nuevo la atención de las cámaras.

Tardan menos de una hora en romper los cristales, incendiar pancartas y un bote de basura. En los últimos minutos ya no se escuchan arengas y los observadores son menos. Los lanzadores optan por perderse entre el resto de jóvenes que aún se encuentra en la zona. Otros se reagrupan cuando escuchan el anuncio de la llegada de granaderos. Aunque no hubo presencia policiaca, deciden irse en grupo. El acto inicial se acabó y pasó desapercibido para estos protestantes que van gritando “metro popular, metro popular”.

Organización estudiantil

Las principales universidades públicas del país amanecieron este miércoles 15 de octubre con un paro de labores de 48 horas aprobado por las asambleas estudiantiles de 30 escuelas y facultades de la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Pedagógica Nacional y la Universidad Autónoma de Chapingo en “solidaridad” con los estudiantes de Ayotzinapa.

El lunes, apenas la Facultad de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales, la Escuela Nacional de Trabajo Social y la Fes Zaragoza habían optado por cerrar sus puertas como parte de la exigencia para la presentación con vida de los 43 normalistas de Iguala.

Samuel González, vocero de la Facultad de Filosofía y Letras, asegura que la próxima semana serán más escuelas convencidas de esta estrategia. Lo de este día, insiste, es el preámbulo de una gran organización estudiantil. “La exigencia de la presentación con vida de los estudiantes es la punta de lanza. Es urgente que los estudiantes consolidemos un horizonte de organización y de lucha a nivel nacional y de manera permanente”.

La concentración en las Islas de Ciudad Universitaria de más de cuatro mil jóvenes es una muestra del convencimiento de los estudiantes por esta causa. “Ayotzinapa ha despertado al movimiento estudiantil”, dice la representante de la Facultad de Filosofía ante los asistentes que responden con goyas a todo pulmón.

Este mitin pretende demostrar la “solidaridad” hacia los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa como Carlos Pérez, quien llegó a la concentración universitaria en representación de sus compañeros. Luego de explicar que los 43 jóvenes fueron aprehendidos por policías municipales advierte: “No nos interesa por qué riesgos vamos a pasar. Estamos dispuestos a dar todo por nuestros hermanos. Invitamos al pueblo al general a que se sume a esta lucha porque no podemos permitir que nos sigan callando”.

Asegura que pese a que las investigaciones de la PRG son una “burla” para ellos y sus familias, se sienten “apoyados por el sector estudiantil del Distrito Federal y otras partes del país. Nos alegra que está despertando la conciencia de todos y se sumen en la lucha”.

Casi a la misma hora, pero a kilómetros de distancia, en Santa Fe, una de las zonas más opulentas de la Ciudad de México, se manifiestan los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, cuyo activismo se hizo quizá más visible a raíz de la protesta contra el entonces candidato a la presidencia Enrique Peña Nieto y que originó el movimiento #Yosoy132.

En la explanada del campus colocaron las fotografías de los 43 desaparecidos. Los nombraron uno a uno tras la consigna: “los queremos vivos” y emitieron un pronunciamiento en el que exigieron a las autoridades de todos los órdenes de gobierno la presentación con vida de los 43 estudiantes durante el ataque que calificaron de “abominable”.

El Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) inició una noche antes. El martes 14 organizó una velada bajo la consigna “Justicia para Ayotzinapa”. Su pronunciamiento parece el resumen del sentimiento estudiantil de los últimos días: “No estamos dispuestos a vivir en un país que desaparece y asesina a sus estudiantes, sin importar la institución en la que se encuentre, su condición social, entidad o los ideales que defiendan. El Estado nos debe proteger por igual a todos, sin importar que estudiemos en el ITAM, la UNAM, el Poli, la Ibero, el Tec, o la Normal Rural de Ayotzinapa”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: qué se sabe de la variante mu, detectada en varios países de Sudamérica y que la OMS vigila

La OMS añadió la variante mu a su lista de vigilancia. Presenta varios cambios genéticos con respecto a la variante de coronavirus original.
13 de septiembre, 2021
Comparte

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha añadido otra variante del coronavirus a su lista para vigilar. Se llama mu y ha sido designada como variante de interés (VOI).

Esto significa que tiene diferencias genéticas con las otras variantes conocidas y está causando infecciones en múltiples países, por lo que podría representar una amenaza particular para la salud pública.

Es posible que los cambios genéticos de mu la hagan más transmisible, le permitan causar una enfermedad más grave y la hagan más capaz de escapar a la respuesta inmunitaria provocada por las vacunas o la infección con variantes anteriores.

Esto, a su vez, podría hacerla menos susceptible a los tratamientos. Nótese la palabra podría.

Una VOI no es una variante preocupante (VOC), que es una variante que se ha demostrado que adquiere una de esas características, lo que la hace más peligrosa y, por tanto, más importante.

Mu está siendo vigilada de cerca para ver si debe ser designada como VOC. Esperemos que no lo sea.

Hay otras cuatro VOI que están siendo vigiladas por la OMS —eta, iota, kappa y lambda— pero ninguna de ellas ha sido reclasificada como VOC.

Ese podría ser el caso de mu también, pero tenemos que esperar a tener más datos.

Lo que hace que mu sea particularmente interesante (y preocupante) es que tiene lo que la OMS llama una “constelación de mutaciones que indican propiedades potenciales de escape inmunológico”.

En otras palabras, tiene los rasgos distintivos de poder eludir la protección vacunal existente.

¿Dónde se está propagando?

Mu fue vista por primera vez en Colombia en enero de 2021, cuando se le dio la designación B.1621. Desde entonces se ha detectado en 40 países, pero se cree que actualmente es responsable de solo el 0,1 % de las infecciones a nivel mundial.

Vacunación en Medellín, Colombia.

Getty Images
Mu fue descubierta en Colombia en enero de 2021 y ha sido más prevalente en este país que en cualquier otro lugar.

Mu ha sido mucho más prevalente en Colombia que en cualquier otro lugar.

Si se observan las muestras de coronavirus que han sido secuenciadas genéticamente, el 39 % de las analizadas en Colombia han sido de mu —aunque no se han registrado muestras allí en las últimas cuatro semanas—.

Por el contrario, el 13 % de las muestras analizadas en Ecuador han sido mu, y esta variante representa el 9 % de las muestras secuenciadas en las últimas cuatro semanas, mientras que en Chile algo menos del 40 % de las muestras secuenciadas han resultado serlo en el último mes.

Esto sugiere que el virus ya no circula en Colombia, sino que se transmite en otros países sudamericanos cercanos.

Hasta ahora, se han identificado 45 casos en el Reino Unido mediante análisis genéticos, y parece que proceden del extranjero.

Sin embargo, como no todos los casos de covid-19 acaban siendo secuenciados para ver qué variante son, es posible que la prevalencia de mu en el Reino Unido sea mayor.

Hombre recogiendo muestras de tests de coronavirus.

Getty Images
La variante Mu no circula solo en Colombia. También se han detectado casos en países como Reino Unido.

¿Cuán peligrosa es?

Las preguntas clave son si mu es más transmisible que la variante actualmente dominante, delta, y si puede causar una enfermedad más grave.

Mu tiene una mutación llamada P681H, reportada por primera vez en la variante alfa, que es potencialmente responsable de una transmisión más rápida.

Sin embargo, este estudio todavía está en formato de prepublicación, lo que significa que sus conclusiones aún no han sido revisadas formalmente por otros científicos.

Todavía no podemos estar seguros de los efectos de la P681H en el comportamiento del virus.

Mu también tiene las mutaciones E484K y K417N, que están asociadas con la capacidad de evadir los anticuerpos contra el coronavirus. Las pruebas sobre esto son más concretas.

Click here to see the BBC interactive

Estas mutaciones también se dan en la variante beta, por lo que es posible que mu se comporte como beta, contra la que algunas vacunas son menos eficaces.

Mu también tiene otras mutaciones, como R346K e Y144T, cuyas consecuencias se desconocen, de ahí la necesidad de realizar más análisis.

Pero ¿puede la mu evadir realmente la inmunidad preexistente?

Hasta el momento solo hay información limitada sobre esto, con un estudio de un laboratorio en Roma que muestra que la vacuna de Pfizer/BioNTech fue menos eficaz contra mu en comparación con otras variantes cuando se probó en un experimento de laboratorio.

A pesar de ello, el estudio seguía considerando que la protección ofrecida contra la mu por la vacuna era sólida. Realmente, aún no sabemos si las mutaciones de mu se traducirán en un aumento de la infección y la enfermedad.

Sin embargo, han aparecido informes sorprendentes sobre mu.

A finales de julio, un canal de noticias de Florida informó de que el 10 % de las muestras secuenciadas en la Universidad de Miami eran mu.

A principios de agosto, Reuters informó de que siete residentes totalmente vacunados de una residencia de ancianos en Bélgica habían muerto por un brote de mu.

Sin embargo, estas son instantáneas limitadas del comportamiento de la variante.

¿Qué pasará después?

Mu es la primera variante nueva que se añade a la lista de la OMS desde junio.

Cuando se designa una variante de interés, la OMS lleva a cabo un análisis comparativo de las características de la nueva variante, evaluando cómo se compara con otras que también están siendo vigiladas, pidiendo a sus estados miembros que recopilen información sobre la incidencia y los efectos de la variante.

Revisión de temperatura de mujer en India.

Getty Images
La variante delta, descubierta por primera vez en India, ha sido responsable de graves rebrotes de coronavirus por todo el mundo.

Esto se está llevando a cabo en la actualidad.

La designación de mu como VOI refleja la preocupación generalizada por la posibilidad de que surjan nuevas variantes que puedan resultar problemáticas.

La variante delta, más transmisible, que se está afianzando en muchos países, especialmente entre los no vacunados, muestra la rapidez y la importancia con que las variantes víricas pueden cambiar el curso de la pandemia.

Cada vez que el virus se reproduce en el interior de una persona existe la posibilidad de que mute y surja una nueva variante.

Es un juego de números. Es un proceso aleatorio, un poco como tirar los dados.

Cuantas más tiradas haya, mayor será la posibilidad de que aparezcan nuevas variantes. La principal forma de detener las variantes es la vacunación global.

La aparición de la mu nos recuerda lo importante que sigue siendo ese objetivo.

Muchas personas, especialmente en los países en desarrollo, siguen sin vacunarse.

Debemos hacer llegar las vacunas a estos países lo antes posible, tanto para ayudar a las personas allí vulnerables como para impedir que surjan nuevas variantes.

De lo contrario, nuestra salida de la pandemia se retrasará, posiblemente durante meses.

Luke O’Neill es profesor de bioquímica en el Trinity College de Dublín, Irlanda.

Este artículo fue publicado en The Conversation. Haga clic aquí para acceder al original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.