El "huelum" se impuso en Bucareli (imágenes y videos)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El "huelum" se impuso en Bucareli (imágenes y videos)

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, fue emplazado a reunirse nuevamente con la comunidad politécnica el próximo 3 de octubre, a las 3 de la tarde: saliendo a la calle, como ayer, a dialogar directamente con los manifestantes que este viernes regresarán a Bucareli para obtener una respuesta por escrito a los diez puntos de su pliego petitorio.
Por Paris Martínez y Francesc Messeguer.
1 de octubre, 2014
Comparte

Cuando la #MarchaDeLasCredenciales llegó a Gobernación, con al menos 50 mil estudiantes del Instituto Politécnico Nacional –acompañados por alumnos de la UNAM, la UAM, la UACM, la Ibero, entre otras casas de estudios, cada uno con su gafete a la vista–, todo indicaba que el recibimiento de las autoridades sería el habitualmente empleado ante cualquier protesta que llegue a Bucareli: ahí estaban la cerca metálica impidiendo el paso hacia la dependencia, y el contingente de granaderos de la Policía Federal del otro lado. Por ello, el primer llamado de los organizadores de la manifestación fue a guardar el orden, “¡no queremos enfrentamientos!”. Y el llamado se cumplió a cabalidad.

Fue alrededor de las 15:00 horas cuando la vanguardia de la protesta ingresó a Bucareli, luego de partir tres horas antes del Casco de Santo Tomás, y una hora después, alrededor de las 16:00 horas, el mitin dio inicio formalmente con un “huelum general”, que hizo resonar todo el corredor turístico de Reforma, donde se había asentado el grueso de los manifestantes, la mayoría de los cuales, debido a la lejanía, no pudo escuchar la lectura del pronunciamiento político formulado desde el templete ni tampoco la del pliego petitorio acordado por la Asamblea General Politécnica, órgano directriz del movimiento estudiantil #TodosSomosPolitécnico.

En cambio, lo que sí podía escucharse, aún a la distancia, eran los huelums repetidos una y otra vez desde la vanguardia de la protesta, coreados luego por todos los demás manifestantes, y cuyo fin era uno en particular: hacer saber al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que fuera de su oficina, 50 mil estudiantes de nivel medio superior y superior aguardaban por él.

Osorio, sin embargo, se resistió y, luego de media hora de huelums, alrededor de las 16:50 horas, a través de un emisario formuló su primera contrapropuesta: recibir a una comisión de estudiantes dentro de la dependencia a su cargo, con la garantía de que serían atendidos en presencia de reporteros convocados previamente a dichas instalaciones. “Ellos dicen –informó una de las representantes estudiantiles, al micrófono– que qué más público puede ser (el acto de entrega del pliego petitorio), cuando hay medios de comunicación adentro de Gobernación, pero no, nosotros exigimos que salga el secretario, tiene que salir a dar la cara”, reclamo que fue respaldado por la multitud, al grito de “¡Que salga Chong! ¡Que salga Chong!”.

Vino entonces un nuevo mensaje, a través de emisarios: “Él nos pregunta que si sube (al templete de la protesta), ¿puede venir resguardado? Y nosotros (le decimos que) aparte de que venga resguardado, le ofrecemos respeto (…) En anteriores manifestaciones nosotros no hemos cometido ningún acto delictivo, y no tenemos por qué venir a cometerlo ahora, el señor Osorio Chong no tiene por qué tenernos miedo, no somos delincuentes…”, a lo que vino el grito unísono de los manifestantes: “¡Somos estudiantes!”

El ánimo festivo y pacífico de la protesta, sin embargo, tuvo un segundo de titubeo, cuando desde el templete se insistió enérgicamente en guardar la compostura y se exigió apagar el fuego que alguien había encendido en un punto del conglomerado, y del que se elevaba una tenue columna de humo. La reprobación colectiva hacia el autor del fuego vino enseguida, en forma de rechifla… y después vino la aclaración, desde el mismo templete: se trataba, en realidad, de tamales que se estaban calentando a un costado de la protesta.

Fue a las 17:00 horas cuando los representantes de cada asamblea escolar del IPN, reunidos sobre la tarima, comenzaron a discutir la posibilidad de plantear una alternativa, que no implicara la presencia de Osorio. “Se está viendo una segunda alternativa a que salga el licenciado Osorio Chong…”, empezó a decir una de las delegadas estudiantiles, pero la multitud la acalló al grito de “¡Que salga! !Que salga!”. Y entonces, la estudiante les cuestionó: “¿Se van a esperar hasta que él salga?”. Y la respuesta colectiva fue “¡Sí!”.

“Bien –volvió a inquirir–, nos quedamos una hora, ¿y si después de esa hora no sale?”

Las respuestas de los manifestantes fueron distintas, pero destacó una, lanzada por un joven risueño, “!Nos quedamos hasta que se calienten los tamales!”.

“Se nos ofrece –dijo entonces otro representante estudiantil, desde el templete– que (si una delegación ingresa a Segob) se nos va a dar una respuesta inmediata a los puntos cruciales que tenemos“, pero el “No” fue reiterado en masa, así que un tercer delegado, de UPIICSA, intentó convencer a los otros miles que aguardaban de pie: “Por un protocolo de seguridad, y sabiendo que no somos un ente separado de la sociedad, el secretario no va a subir (al templete) y no podemos desperdiciar una marcha de 50 mil politécnicos, en vista de resistencias. Tenemos que aceptar la petición por parte de Gobernación… Confíen, se votaron los consejeros por asamblea, que se dé un voto de confianza a ellos…” Pero la negativa fue renovada.

En Segob, entonces, se convencieron de que el plan de recibir a un pequeño grupo de estudiantes comenzaba a naufragar, y alrededor de las 17:22 horas, fue un pequeño grupo, pero de funcionarios federales, encabezado por el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava, el que se acercó al templete.

“¡Ése se parece –gritó un estudiante–, pero no es!”

Miranda Nava, empero, lo único que hizo fue repetir la propuesta de que Osorio recibiera a un pequeño grupo de representantes estudiantiles, en su oficina, con el respectivo rechazo de los estudiantes. Y fue así que Osorio Chong debió dar la cara a los politécnicos.

Nadie lo agredió. Nadie lo insultó. Y aunque fue rechazada su propuesta de establecer una mesa de diálogo del lado de los granaderos, en la que “en 30 minutos” prometía dar respuesta al pliego petitorio de los politécnicos, su presencia en el templete de la protesta incluso fue aplaudida por varios estudiantes.

En cambio, Osorio fue emplazado a reunirse nuevamente con la comunidad politécnica el próximo 3 de octubre, a las 3 de la tarde, siguiendo el mismo formato, es decir, saliendo a la calle a dialogar directamente con los manifestantes que este viernes regresarán a Bucareli para obtener una respuesta, por escrito, a los diez puntos de su pliego petitorio.

Osorio no tuvo otra opción más que aceptar, no sin que antes se le aclarara que la respuesta que el próximo viernes emita, no recibirá una aceptación automática, sino que será analizada y debatida por la comunidad politécnica en su conjunto para definir si satisface o no sus exigencias. Aún más, a demanda colectiva, Osorio tuvo que leer el pliego petitorio en voz alta ante todos los manifestantes y luego firmarlo de recibido.

Los estudiantes, entonces, lanzaron un grito de victoria, un huelum atronador que hizo vibrar Bucareli, y que después resonó sin descanso por todas las calles aledañas al antiguo palacio de Covián, conforme la multitud se dispersaba, y luego por todas las estaciones del Metro que perimetran la zona, lo mismo Hidalgo, que Juárez o Bladeras. Y ese huelum se subió a todos los vagones, y se prolongó a lo largo de todos los túneles subterráneos, esparciéndose por la ciudad entera antes de que se ocultara el sol.

Aquí algunas imágenes y videos de la marcha de ayer:

Aquí puedes leer el pliego petitorio y el posicionamiento político de la Asamblea General Politécnica, leido ayer:

PLIEGO PETITORIO DE LA ASAMBLEA GENERAL POLITÉCNICA

Primero: exigimos cancelación y no posposición momentánea disfrazada de consulta, del Reglamento Interno aprobado por la directora Yoloxóchitl Bustamante Diez.
La comunidad estudiantil politécnica no se niega al análisis y discusión del Reglamento Interno, de manera que convenga, beneficie y no trastoque los derechos de la comunidad politécnica.

Segundo: cancelación de los planes de estudios que tecnifiquen la educación superior y reduzcan la calidad de las escuelas de nivel medio superior en el instituto.
La comunidad politécnica propone una negociación y revisión consensuada hasta que se consolide un nuevo plan, con una reestructuración que cumpla con las necesidades auténticas de cada especialidad. Esta consolidación será efectuada por mesas de trabajo que se conformarán por: egresados y especialistas con experiencia en sus respectivos campos, que sean aprobados por la asamblea estudiantil que presenta este pliego petitorio; una comisión de estudiantes de posgrado pertenecientes a cualquiera de los programas impartidos por el Instituto, propuestas por los coordinadores de programas de posgrado correspondientes y según aplique a las unidades académicas y de especialización; un comité que represente a la comunidad estudiantil, cuyas representaciones sean avaladas por la Asamblea General Politécnica; personal docente calificado, con experiencia académica y laboral, ratificado por la Asamblea General Politécnica.

Tercero: destitución y desconocimiento de la doctora Yoloxóchitil Bustamante Diez como directora general del IPN, con la correspondiente democratización del proceso de elección de un nuevo director o directora general del IPN por parte de la comunidad politécnica.

Cuarto: Salida de los elementos de la Policía Bancaria e Industrial del IPN y que no sea sustituida por ningún otro organismo del Estado o del sector empresarial.

Quinto: cese de pensiones vitalicias de ex directores del IPN.

Sexto: democratización del IPN, iniciando un proceso hacia la representación equitativa de estudiantes, docentes, trabajadores de apoyo y autoridades en cada uno de los consejos de cada una de las escuelas, centros y unidades, y en el Consejo General Consultivo para la toma de decisiones que determinen el futuro del IPN.
Es necesario que las cesiones de los consejos retomen la experiencia de las asambleas públicas que se han llevado a cabo en estos momentos. Consideramos que por esta vía se ha democratizado el Instituto, pues toda la comunidad participa, tiene voz y voto, donde se emiten las distintas opiniones existentes. Esta es la forma que debe de regir de ahora en adelante en el IPN.

Séptimo: se garantice que no se tomarán represalias académicas, administrativas ni legales hacia ningún miembro de la comunidad politécnica participante o no de dicho movimiento.

Octavo: Aumento al presupuesto federal otorgado al IPN y a los sectores educativos públicos y de investigación científica y tecnológica nacionales, con un monto mínimo equivalente a 2% del pIB.

Noveno: Dar a conocer todas las formas de ingerencia del sector privado en el IPN, tanto en los planes de estudio, programas de investigación y proyectos de colaboración, de manera que sea posible valorar la subordinación al servicio de la patria, y no la técnica al servicio de los intereses privados nacionales y trasnacionales, pues en el nuevo Reglamento se especifica que la formación de estudiantes en nuestra institución responderá a la solución de problemas en áreas estratégicas, prioritarias y otras de interés general.

Décimo: Fuera grupos porriles del IPN.

El movimiento estudiantil continuará ejerciendo un plan de acción hasta el cumplimiento de este pliego petitorio, es por eso que la misma Asamblea General invita directamente al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a recibir el pliego petitorio de la comunidad estudiantil del IPN.

***

POSICIONAMIENTO POLÍTICO DE LA ASAMBLEA GENERAL POLITÉCNICA, LEÍDO AYER ANTE GOBERNACIÓN

Los compañeros reunidos en la Asamblea General Politécnica, nos manifestamos por el papel de la doctora Yoloxóchitl Bustamante Diez, que ha ejercido frente a esta casa de estudios no es sino el reflejo de la política que se ha ejercido desde el Ejecutivo federal durante los últimos años.

La propuesta de modificación al Reglamento representa un cambio fundamental en la estructura misma del Instituto Politécnico Nacional, y en caso de ser aprobado, nuestra institución dejaría de ser guiada por una filosofía social, encaminada a mejorar la calidad de vida de la población y al uso de los recursos naturales de la Nación, y en cambio ahora tendría una filosofía productiva encaminada a fortalecer al sector empresarial.

De esta forma, se propone un sistema educativo lejano a la formación de estudiantes capaces de ejercer su profesión con carácter social y científico. Por el contrario, tratan de crear técnicos y mano de obra barata, que en un contexto de reformas denominadas estructurales, sólo busca entregarnos al mundo laboral dominado por empresas trasnacionales y con salarios deplorables.

En particular, los nuevos planes de estudios de las escuelas superiores y vocacionales dejan ver el descaro con el gobierno federal busca incidir en la educación, para satisfacer las demandas del capital internacional, ya que se orienta a la tecnificación simplista, resumida en la calificación laboral limitada, lo que impide la formación universal y de alto nivel.

Por eso, al hacer un cambio de perfil de los estudiantes, se excluye a miles de éstos, porque se obstaculiza su permanencia en las instituciones educativas, entre ellas el IPN.
Como consecuencia, la oportunidad y no la obligación del Estado a garantizar la educación pública y gratuita se limita sólo a aquellos estudiantes capaces de sostener una carga de tiempo completo, mientras que se expulsa a quienes no tienen suficientes ingresos o padecen obstáculos momentáneos en su ruta formativa.

En concreto, los menos favorecidos son los excluidos de siempre.

La centralización de las decisiones para modificar los planes de estudio o proyectos de reglamentos sólo son reflejo de una política gubernamental donde el diálogo y la democracia no existen, tal y como lo confirman las grabaciones de la reciente sesión del Consejo General Consultivo, en la que con todo descaro y muestra de autoritarismo, particularmente de la doctora Yoloxóchitl Bustamante Diez, ella declara: “Vamos a darles gusto con la consulta del reglamento, pero en el mismo no hay marcha atrás, ya que fue aprobado por el Consejo General Consultivo”.

Bustamante Diez demuestra que no concibe las formas de la democracia real, y cree que está por encima de la comunidad, como la mayoría de los funcionarios públicos, que se sienten sin ninguna obligación de consultar a sus representados, es por eso que estamos reunidos aquí más de 50 mil estudiantes politécnicos, para decir ‘basta’ al autoritarismo, basta a esa supremacía que creen tener las autoridades por encima de los estudiantes y de toda la comunidad en general.
Y es por eso que decimos: No. Y traemos el pliego petitorio acordado por la Asamblea General Politécnica, que se va a leer a continuación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Huracán Laura: cómo se forman los ciclones tropicales y por qué son tan frecuentes en México, EU y el Caribe

La explicación científica es apasionante y te ayudamos a entenderlo con mapas, gráficos e imágenes satelitales.
26 de agosto, 2020
Comparte
Montaje con un huracán y un mapa de América

BBC

Los huracanes son las tormentas más grandes y violentas del planeta.

Cada año, entre los meses de junio y noviembre, azotan la zona del Caribe, el Golfo de México y la costa este de Estados Unidos, en algunas ocasiones arrasando con edificios y poblaciones.

Sus homólogos son los tifones, que afectan al noroeste del océano Pacífico, y los ciclones, que lo hacen al sur del Pacífico y el océano Índico.

Zonas donde se forman ciclones tropicales

BBC

Todos son ciclones tropicales, pero el nombre “huracán” se usa exclusivamente para los del Atlántico norte y del noreste del Pacífico.

Pero, ¿cómo se forman y por qué suelen afectar a esta zona del mundo?

Huracanes, bombas de energía

El mecanismo más común de formación de huracanes en el Atlántico — que provoca más del 60% de estos fenómenos — es una onda tropical.

La onda empieza como una perturbación atmosférica que crea un área de relativa baja presión.

Suele generarse en África Oriental a partir de mediados de julio.

Si encuentra las condiciones adecuadas para mantenerse o desarrollarse, este área de baja presión empieza a moverse de este a oeste, con la ayuda de los vientos alisios.

Origen de la onda tropical y los vientos globales

BBC

Cuando llega al océano Atlántico, la onda tropical puede ser el germen de un huracán, pero para que este se forme necesita fuentes de energía, como el calor y el viento adecuado.

En concreto, es necesario que la superficie del agua esté por encima de los 27ºC y que haya una capa espesa de agua caliente en el océano.

También tiene que haber, por un lado, vientos con un giro horizontal para que la tormenta se concentre. Por el otro, vientos que mantengan su fuerza y velocidad constante a medida que suben desde la superficie del océano.

Si hay cortante de viento, o variaciones del viento con la altura, esto puede interrumpir el flujo de calor y humedad que hace que el huracán se forme.

Además, tiene que haber una una concentración de nubes cargadas de agua y una humedad relativa alta presente en la atmósfera.

Ingredientes para un huracán

BBC

Todo esto tiene que ocurrir en las latitudes adecuadas, en general entre los paralelos 10° y 30° del hemisferio norte, ya que aquí el efecto de la rotación de la Tierra hace que los vientos puedan converger y ascender alrededor del área de baja presión.

Cuando la onda tropical encuentra todos estos ingredientes, se crea un área de unos 50-100 km, donde empiezan a interactuar.

“El movimiento de la onda tropical funciona como el disparador de esa tormenta”, explica a BBC Mundo Jorge Zavala Hidalgo, coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional de México.

Y es esta tormenta la que hace de catalizador: empieza el baile de calor, aire y agua.

El área de baja presión hace que el aire húmedo y caliente que viene del océano suba y se enfríe, lo que alimenta las nubes.

La condensación de este aire libera calor y provoca que la presión sobre la superficie del océano baje aún más, lo que atrae más humedad del océano, engrosando la tormenta.

Los vientos convergen y ascienden dentro de este área de baja presión, girando en dirección contraria a las agujas del reloj — por influencia de la rotación de la Tierra — y dando a los huracanes esa imagen tan característica.

A medida que la tormenta se hace más poderosa, el ojo del huracán — el área central de hasta 10km — permanece relativamente tranquilo.

A su alrededor se levanta la pared del ojo, compuesta de nubes densas donde se localizan los vientos más intensos.

Más allá, están las bandas nubosas en forma de espiral, donde hay más lluvias.

La velocidad de los vientos es la que determina en qué momento podemos llamar a este fenómeno “huracán”: en su nacimiento es una depresión tropical, cuando aumenta de fuerza pasa a ser una tormenta tropical y se convierte en huracán cuando pasa de los 118 km por hora.

Pasos de depresión a ciclón tropical

BBC

A partir de ahí, se suelen clasificar en cinco categorías según la velocidad sostenida del viento. En el Atlántico, se usa la escala de vientos Saffir-Simpson para medir su poder destructivo.

Tal es su fuerza que los vientos de un huracán podrían producir la misma energía que casi la mitad de la capacidad de generación eléctrica del mundo entero, según la Administración Nacional de Océanos y de la Atmósfera de Estados Unidos (NOOA, por sus siglas en inglés).

Escala de vientos Saffir-Simpson

BBC

Sin embargo, no es el viento sino la marejada y las inundaciones que provoca la lluvia que descarga el huracán las que generalmente causan la mayor destrucción y pérdida de vidas.

En Estados Unidos, por ejemplo, la marejada provocada por ciclones tropicales en el Atlántico fue responsable de casi la mitad de muertes entre 1963 y 2012, según datos de la Sociedad Americana de Meteorología (AMS, por sus siglas en inglés).

Además de estos factores, la destrucción causada por un huracán va a depender de otras circunstancias, como la velocidad a la que pasa, la geografía del territorio y la infraestructura de la zona afectada.

Mujer en su casa inundada

Getty Images
“Amanda” y “Cristóbal” no llegaron a ser huracanes pero dejaron lluvias extraordinarias y mucha destrucción en México y Guatemala en mayo de 2020.

“No necesariamente el daño o el peligro asociado a un ciclón tropical corresponde a su categoría. Por ejemplo, el ciclón de mayor categoría no tiene porque tener asociada más precipitación”, dice Jorge Zavala Hidalgo a BBC Mundo.

México, Estados Unidos y el Caribe: las zonas más vulnerables

Uno de los factores que explica que esta parte del mundo sea propensa a los huracanes es que el océano Atlántico, en las latitudes tropicales, tiene la temperatura adecuada para su formación durante más meses al año.

Otro es el movimiento de las grandes corrientes de vientos que empujan los huracanes.

Los vientos alisios — las corrientes de vientos globales en el trópico — van de este a oeste llevándolos hacia las costas del Caribe, el Golfo de México y el sur de Estados Unidos.

El recorrido de estos vientos también está influenciado por la rotación de la Tierra — el llamado efecto Coriolis — que hace que tiendan a desviarse hacia el norte.

Recorrido de los huracanes en el Atlántico norte en 2019

Wiki Project Tropical Cyclones/Tracks
Los huracanes que se formaron en el Atlántico norte durante el 2019 siguieron distintos recorridos según las corrientes globales de viento u otros fenómenos – como los anticiclones – que encontraban en su camino.

En el Atlántico, mientras los huracanes avanzan se desvían levemente hacia el norte; y al superar aproximadamente los 30°N, suelen encontrase con los vientos del oeste, otra de las grandes corrientes globales, que hacen que se curven hacia el este.

En su camino van toparse con el anticiclón de Bermudas-Azores que va a determinar si se dirigen hacia el Golfo de México o hacia Estados Unidos.

Los anticiclones son regiones de alta presión atmosférica con aire más seco, menos nubes y vientos que giran en la dirección de las agujas del reloj en el hemisferio norte.

El anticiclón de Bermudas actúa como un obstáculo y si los huracanes quieren avanzar tienen que bordearlo. Por este motivo, el tamaño y la posición del anticiclón puede determinar hacia dónde va un ciclón tropical.

Localización del anticiclón de Bermudas

BBC

Si es débil y está más posicionado hacia el este, los huracanes lo rodean y siguen hacia el norte, alejándose del Caribe.

Por lo contrario, si es más fuerte y se encuentra al suroeste, un ciclón tropical puede dirigirse hacia el Golfo de México o hacia Florida.

La posición del anticiclón cambia según el año, las estaciones y puede variar en cuestión de días.

“A causa de esas variaciones, un huracán puede seguir una trayectoria muy distinta hoy que otro que pasa tres o cinco días después”, explica Jorge Zavala Hidalgo, del Servicio Meteorológico Nacional de México.

Siguiendo la mismo lógica, los anticiclones y otras masas de aire son responsables de que un huracán se recurve hacia el oeste, como pasó en 2012 con el huracán Sandy, por ejemplo.

Huracán Sandy en Nueva York

Getty Images
En su camino hacia el norte, el huracán Sandy (2012) se curvó azotando las costas de Nueva York y Nueva Inglaterra, en Estados Unidos.

Después de tocar tierra en Cuba, Sandy empezó a desplazarse hacia el noreste, pero un anticiclón en Groenlandia y un frente frío bloquearon su camino. Eso provocó que Sandy retrocediera hacia la costa oeste de Estados Unidos, causando destrucción en Nueva York y Nueva Jersey.

El Pacifico Este a pesar de ser una zona más activa que el Atlántico Norte, menos huracanes tocan tierra.

“Lo que sucede es que esas tormentas suelen dirigirse hacia el oeste o noroeste. Algunas pueden retroceder hacia las costas de México si los vientos son los adecuados, pero la mayoría se dirigen a latitudes más altas, encuentran aguas más frías y desaparecen”, dice a BBC Mundo Gary M. Barnes, profesor retirado de la Universidad de Hawái, Estados Unidos.

Por qué casi no vemos en Sudamérica

Si bien la parte norte del Atlántico puede ofrecer las condiciones ideales para la formación de huracanes, no ocurre lo mismo bajo la línea del Ecuador.

“El Atlántico Sur es más tranquilo porque no hay onda tropical — es un fenómeno más común en el hemisferio norte — y hay más variaciones en la velocidad y en la dirección del viento, algo que inhibe la formación de huracanes”, explica Barnes.

Simulación de todos los huracanes entre 1985 y 2015

NASA
El efecto Coriolis es demasiado débil en la línea del Ecuador para que los vientos giren y formen huracanes.

Además, los ciclones tropicales normalmente no se forman si no están al menos a unos 500 kilómetros del Ecuador, ya que el efecto Coriolis es demasiado débil para hacer que los vientos giren y formen un huracán.

Aunque es un fenómeno que pasa con poquísima frecuencia en Sudamérica, sí se han registrado huracanes en las costas del sur de Brasil.

En 2004, el ciclón tropical Catarina dejó 11 muertos y más de 30.000 personas desplazadas.

¿Y cómo puede impactar el cambio climático?

“El cambio climático provoca que la temperatura de la superficie del océano y la capa gruesa sean más calientes y eso es un problema. Tenemos teorías que dicen que si el océano es más cálido eso puede traducirse en tormentas más fuertes e intensas.”, dice el meteorólogo Gary M. Barnes.

Hay indicaciones de que las áreas en que un ciclón encuentra condiciones para mantenerse y sobrevivir se están extendiendo con el paso del tiempo, según Jorge Hidalgo, coordinador del Servicio Meteorológico Nacional de México.

“Quizás el número de ciclones no aumente pero la distribución de categorías puede cambiar. Es decir, que haya más huracanes de categoría mayor y menos de categoría menor”, añade Zavala.

Los científicos coinciden, sin embargo, que es muy pronto para medir el impacto del cambio climático en la formación y avance de los huracanes.

“Es probable que las tormentas se intensifiquen muy poco a poco, pero vamos a necesitar muchísima data para probar que el calentamiento global va a provocar huracanes más fuertes. En 25 años puede que tengamos evidencias”, concluye Barnes.

Agradecimiento a José Manuel Gálvez, meteorólogo del la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.facebook.com/groups/bbcmundociencia/

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.