El Movimiento por la Paz prevé su “radicalización”

De ahora en adelante, la organización civil que aglutina a víctimas de la violencia en México velará a cada uno de sus muertos en la puerta de la Secretaría de Gobernación, "es decir, a cada una de las víctimas que han salido a la búsqueda de sus desaparecidos y se han topado con la muerte", dio a conocer el movimiento.

Foto: Paris Martínez.
Foto: Paris Martínez.
Foto: Paris Martínez.
Foto: Paris Martínez.

Horas antes de fallecer, como consecuencia de un cáncer terminal, el pasado miércoles 15 de octubre, la señora Margarita Santizo –madre de Esteban Morales Santizo, un policía federal secuestrado y desaparecido en Michoacán, en 2009– informó a su familia y amigos que su última voluntad era que su cuerpo fuese plantado ante la Secretaría de Gobernación, en protesta por la falta de atención oficial a las madres que reclaman la presentación con vida de sus hijos e hijas. Fue así que, este viernes 17 de octubre, el féretro de Margarita fue velado en plena avenida Bucareli, ante la sede principal de la Segob, en un acto que, de ahora en adelante, se repetirá cada vez que la muerte se cruce en el camino de aquellos que buscan a sus desaparecidos.

mpz1
Foto: Paris Martínez.

“De aquí en adelante –anunció el Movimiento por la Paz, organización civil que aglutina a víctimas de la violencia en México, y del que formaba parte la señora Margarita Santizo–, velaremos a cada uno de nuestros siguientes muertos en la puerta de la Secretaría de Gobernación, es decir, a cada una de las víctimas que han salido a la búsqueda de sus desaparecidos y se han topado con la muerte (…) Convocamos a todas y todos los habitantes del país a que repliquen esto en sus localidades, con sus víctimas.”

La última voluntad de Margarita Santizo, destacó el Movimiento por la Paz, es una “lúcida decisión (en la que) vemos la presencia y la voz no sólo de nuestros compañeros que, como Nepomuceno Moreno y Trinidad Ramírez, fueron brutalmente asesinados sin hallar justicia, que como Eva Alarcón y Marcial Bautista fueron desaparecidos o que, como Roberto Galván y la propia Margarita Santizo, murieron sin ver a sus hijos volver a casa, sino de los más de 100 mil asesinados, los más de 30 mil desaparecidos, los más de 300 mil desplazados, y de las cientos de miles de familias rotas, a los que ahora se suman, como la punta de un iceberg cuya profundidad de muerte y horror es inconmensurable, los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.”

En un comunicado emitido un día después de que el cuerpo de Margarita Santizo fuese velado ante la Segob, el Movimiento por la Paz advirtió que “vislumbra su radicalización” y, por lo tanto, elevará el “tono de su reclamo” frente a “gobiernos omisos (del partido político que sea) en los tres niveles; frente al increíblemente inepto Poder Legislativo y un Poder Judicial entregado al sucio negocio de la venta de impunidad”; frente a un Poder Ejecutivo ciego y sordo”.

mxp3
Foto: Paris Martínez.

Así, las víctimas agrupadas en el Movimiento por la Paz consideraron que “la presencia del cuerpo, ya sin vida, de Margarita Santizo en las puertas de la Secretaría de Gobernación es la muestra dolorosa y profunda de miles de madres que, como ella, aguardan y continúan aguardando la vuelta de sus hijos y la respuesta de un Estado omiso y corrompido hasta sus raíces”, a pesar de lo cual, advirtieron, “no vamos a desaparecer en la noche de la ignominia y el olvido”.

Close
Comentarios