close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué fueron los normalistas a Iguala, a dos horas de su plantel?

Al cumplirse un mes desde la detención y desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, cerca de 300 alumnos de esta casa de estudios reclamaron la presentación con vida de sus compañeros, con un cierre total de la Autopista del Sol, que por ocho horas dejó varados en la carretera a turistas, habitantes de la región y transportistas.
Por Paris Martínez
27 de octubre, 2014
Comparte

Foto 4Este domingo, 26 de octubre, se cumplió el primer mes desde que la Policía Municipal de Iguala, Guerrero, asesinó a tres normalistas (así como a tres transeúntes) y detuvo y desapareció de manera forzada a otros 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, tiempo que no ha sido suficiente para los hechos ocurridos ese viernes 26 de septiembre queden aún del todo claros. ¿Por qué fueron los normalistas a Iguala, distante a dos horas de su plantel? ¿Por qué fueron ese viernes y por qué lo hicieron por la noche?

Tal como denunciaron los padres de los desaparecidos la semana pasada, la principal hipótesis de la Procuraduría General de la República es que el ataque a los normalistas fue consecuencia de que éstos acudieran a Iguala –supuestamente manipulados por el cártel Los Rojos– para boicotear el informe de labores de María de los Ángeles Pineda, presidenta del DIF municipal, cónyuge del alcalde José Luis Abarca y hermana de los líderes del cártel Guerreros Unidos, que controla dicha localidad. Sin embargo, uno de los sobrevivientes de la emboscada policíaca perpetrada hace un mes niega la versión oficial y aclara el verdadero objetivo de los normalistas para acudir a Iguala: capturar tres autobuses de pasajeros, que se usarían en los días siguientes para llevar estudiantes hacia los poblados donde realizarían sus prácticas de observación, y que también se emplearían para llevar una delegación estudiantil a la Ciudad de México, el 2 de octubre, para participar en la marcha conmemorativa de la Matanza de Tlatelolco.

Felipe es uno de los estudiantes de primer año de la licenciatura de educación primaria que el 26 de septiembre salieron de Ayotzinapa en dos autobuses, alrededor de las 18:00 horas, y, según su narración, para las 20:00 ya estaban a pocos kilómetros de Iguala, por lo que descendieron de los autobuses sobre la carretera y tomaron el primer vehículo de pasajeros que se topó con ellos, de la empresa Estrella Roja.

Sin embargo, afirma, “se necesitaban dos autobuses más para los compañeros que iban a ir el día lunes a la Costa Chica y a la Costa Grande del estado para realizar sus prácticas docentes (…) posterior a ello, ya platicando con los choferes se iba a llegar al acuerdo de que los autobuses serían utilizados para la marcha del 2 de octubre (en la Ciudad de México)”.

Por ello, el camión con normalistas que aún permanecía en la caseta carretera de Iguala, boteando, fue designado para entrar a la ciudad y capturar, en la Terminal de Autobuses, los dos vehículos que aún les hacían falta.

Para las 21:00 horas estaban ya en la terminal, “no nos tardamos mucho ahí” y en la ruta de vuelta a la carretera pasaron por el zócalo de Iguala, donde se realizaban festividades por el informe de la presidenta del DIF, pero, aclara, “no sabíamos eso, nos seguimos derecho por la calle Álvarez” y fue unas cuadras más allá de la plaza central del municipio que se escucharon los primeros disparos.

Felipe no sólo es parte de los jóvenes que sobrevivieron a la emboscada y secuestro masivo orquestado en los minutos siguientes por la Policía Municipal. Él es, además, parte del pequeño grupo que intentó defenderse primero de los agentes que los atacaban desde atrás de los vehículos, y luego fue parte de los jóvenes que trataron de retirar la patrulla que, por la parte frontal, fue atravesada en el camino para obligarlos a detenerse, poco antes de que la calle Álvarez desembocara en Periférico.

Es, también, sobreviviente del segundo ataque perpetrado, alrededor de las 00:00 horas del 27 de septiembre. Fue el primer normalista en responder al llamado de reagruparse en la Fiscalía de Iguala y, por ello, fue a quien tocó la “dolorosa” labor de reconocer a los tres normalistas asesinados en ambos ataques.

Éste es su testimonio:

Un mes…

Al cumplirse un mes desde la detención y desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, cerca de 300 alumnos de esta casa de estudios –acompañados por normalistas de otras entidades y miembros del movimiento magisterial– reclamaron ayer 26 de octubre la presentación con vida de sus compañeros, con un cierre total de la Autopista del Sol, que por ocho horas dejó varados en la carretera a turistas, habitantes de la región y transportistas.

Foto 1

Foto 3

Foto 2

El lugar elegido tiene un significado especial: la salida de Chilpancingo hacia la autopista, el mismo sitio donde el 12 de diciembre de 2011 fueron asesinados dos normalistas de Ayotzinapa, por policías federales que intentaban retirar un bloqueo carretero similar al de este domingo, aunque esta vez ninguna autoridad intentó siquiera acercarse a la protesta.

Y el momento elegido tuvo también un significado: hacer presencia en la capital de Guerrero al mismo tiempo que el nuevo gobernador interino, Salvador Rogelio Ortega Martínez, asumía el cargo, para de esta forma reiterar la exigencia reiterada de “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

La protesta, no obstante, generó molestia entre algunos de los automovilistas que quedaron varados en la carretera, mientras otros tantos expresaron su solidaridad con los normalistas, y su respaldo a las acciones de protesta que se requieran para presionar a las autoridades.

De forma paralela, pero en Ayotzinapa, el padre Alejandro Solalinde hizo acto de presencia, con el objetivo de rendir una oración por los 43 jóvenes desaparecidos, junto con sus papás y mamás, los cuales, sin embargo, le impidieron realizar el acto religioso, por no haberlo acordado previamente con ellos, y por la molestia que suscitaron las versiones difundidas por el cura, acerca de que los normalistas secuestrados ya están muertos.

Aunque a Solalinde se le permitió el acceso a la Normal, los padres y madres de los desaparecidos prefirieron sostener una charla con él, para exigirle que, si efectivamente conoce el paradero de los normalistas, lo revelara, lo cual no pudo cumplir, por lo que terminó abandonando el plantel educativo, no sin antes aclarar que nunca tuvo la intención de pasar por encima de los voceros y representantes tanto de los estudiantes, como de los familiares.

En cambio, en donde sí se permitió realizar un acto religioso fue en el tramo carretero de la Autopista del Sol que mantenían tomado los estudiantes, hasta donde fue conducido un ministro extraordinario, quien encabezó la oración no sólo por los desaparecidos, sino también por los dos normalistas asesinados en ese lugar en 2011, Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, en cuyo honor, además, fueron colocadas dos cruces junto a la carretera, luego de lo cual se dio por concluido el bloqueo y se permitió el paso de los vehículos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Lisa Marie Shillito Cambridge University

El fascinante hallazgo en unas heces de 8 mil años de antigüedad (y qué revela de nuestros antepasados)

Los coprolitos o excrementos fosilizados fueron encontrados en una aldea neolítica en Turquía. Sus pobladores vivieron 3 mil años antes de que se inventara el retrete o inodoro.
Lisa Marie Shillito Cambridge University
5 de junio, 2019
Comparte

Donde otros ven solamente excrementos, Piers Mitchel ve pistas sobre la historia de la humanidad.

Mitchel es investigador de la Universidad de Cambridge en Inglaterra y uno de los mayores expertos en coprolitos, excrementos humanos fosilizados.

El científico y sus colegas realizaron un extraordinario hallazgo: deposiciones humanas de 8.000 años de antigüedad encontradas en una aldea neolítica llamada Çatalhöyük, en Turquía.

El análisis de las heces no solo mostró aspectos clave sobre la alimentación en una época en la que la humanidad hizo la transición entre la caza y la recolección hacia la agricultura sedentaria.

El estudio también reveló la presencia de parásitos que afectaron a los habitantes de Çatalhöyük.

“Se ha sugerido que el cambio en el estilo de vida resultó en un cambio similar en los tipos de enfermedades”, señaló Mitchel.

“Como el lugar era uno de los más grandes y densamente poblados de su tiempo, este estudio en Çatalhöyük nos ayuda a entender mejor ese proceso”.

Huevos de lombriz

Los científicos analizaron varios coprolitos así como el suelo contaminado con heces en los sitios de entierro. Los coprolitos datan de entre 7.100 y 6.150 a.C.

Entre restos de una dieta omnívora rica en vegetales, los investigadores encontraron huevos de lombriz.

Excavaciones arqueológicos en Çatalhöyük

Scott Haddow University of Cambridge
Çatalhöyük es uno de los sitios mejor preservados del Neolítico.

“Fue un momento especial identificar los huevos del parásito con más de 8.000 años de antigüedad”, señalo Evelena Anastasiou, coautora del estudio publicado en la revista Antiquity.

Los investigadores hallaron huevos de parásitos intestinales llamados tricocéfalos o gusanos látigo (Trichuris trichiura).

Se trata de la evidencia arqueológica más antigua de infección por parásitos intestinales en el Cercano Oriente.

Los gusanos látigo pueden alcanzar entre 30 y 50 milímetros de longitud.

Viven adheridos al intestino grueso donde pueden llegar a poner más de 5.000 huevos al día.

La infección puede causar anemia, enfermedades intestinales y dolor, además de defecaciones con sangre.

Antes del retrete

La aldea de Çatalhöyük es famosa por ser uno de los sitios arqueológicos mejor preservados de su época.

La población de la aldea estaba compuesta por agricultores que cultivaban trigo o centeno, y tenían además ovejas y cabras.

El retrete o inodoro fue inventado en Mesopotamia unos 3.000 años después del florecimiento de Çatalhöyük.

Los investigadores creen que los habitantes de la aldea defecaban en montones de basura colectiva.

“Como la escritura se inventó 3.000 años después de la época de Çatalhöyük, los habitantes del lugar no pudieron registrar lo que les sucedió durante sus vidas”, afirmó Marissa Ledger, otra de las investigadoras.

“Este trabajo nos permite por primera vez imaginar los síntomas sentidos por algunos colonos prehistóricos que vivían en Çatalhöyük y fueron infectados por este parásito”.

Los científicos quieren ahora hallar y analizar restos similares de los primeros cazadores recolectores, para determinar cómo el cambio en la alimentación y la forma de vida afectó sus infecciones intestinales.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fCqNpL9Nbs0

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=7Uq1Ahy1828

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.