Estudiantes del IPN regresan a clases si logran el Congreso Politécnico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Estudiantes del IPN regresan a clases si logran el Congreso Politécnico

Estudiantes advierten que tras 20 días después de paro de labores generalizado en el Instituto Politécnico Nacional, están “cansados” y deben regresar a clases lo antes posible para evitar que el movimiento se desgaste.
Por Nayeli Roldán
14 de octubre, 2014
Comparte

protestaRepresentantes de la Asamblea General Politécnica aseguran que volverían a clases sólo si el gobierno Federal acepta la conformación del Congreso Nacional Politécnico, a través del cual se definiría la nueva normatividad del IPN y la elección de director a través del voto libre y secreto.

Estudiantes de distintas escuelas advierten que tras 20 días después de paro de labores generalizado en el Instituto Politécnico Nacional, están “cansados” y deben regresar a clases lo antes posible para evitar que el movimiento se desgaste.

La petición para el reconocimiento del Congreso es el punto número uno de la contra respuesta elaborado por la Asamblea General Politécnica, entregada el viernes pasado a la Secretaría de Gobernación y de Educación Pública y que, según acordaron en la asamblea extraordinaria de este domingo 12 de octubre, un grupo de estudiantes de diferentes escuelas acudirá este martes 14 de octubre a medio por la resolución a ambas dependencias.

Estudiantes de posgrado de diversas escuelas incluso ya elaboraron una propuesta de calendario para la realización del Congreso y que incluiría la participación de estudiantes, académicos y administrativos con facultad resolutiva. Esto determinaría el camino hacia la autonomía y permitiría poner a votación el miércoles 15 de octubre durante la Asamblea General Politécnica –máximo órgano de representación estudiantil– el regreso a clases.

En busca de la autonomía

La solicitud de un Congreso Politécnico fue adicionada al pliego petitorio inicial –entregado el 26 de septiembre–, cuyos puntos centrales eran la cancelación de los planes y programas de estudio recientemente modificados y la renuncia de la entonces directora Yoloxóchitl Bustamante.

A los jóvenes les tomó por sorpresa que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aceptara los 11 puntos del documento de demandas durante el mitin del 3 de octubre, pero al hacer el análisis de la respuesta, concluyeron que era “imprecisa”.

Uno de los estudiantes de posgrado, quien prefirió mantenerse en el anonimato, reconoce que fue un error no incluir desde el primer pliego de demandas la forma en que se debían aprobar los nuevos programas y el reglamente interno. Sin embargo, advierte que, pese a alargar el conflicto fue una buena decisión de la asamblea no aceptar la respuesta inicial de Osorio Chong.

Marcos Morales, representante de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE), asegura que el Congreso sería una forma de “blindar” al movimiento para que alcance sus metas antes de que sea reventado o el desgaste acabe con el apoyo que hasta ahora existe entre la comunidad estudiantil y docente.

“Ahí se pueden seguir las ideas y no alargar mucho el movimiento. Ese sería un punto para luchar. Es lo que exigimos para que prosigamos con las actividades normales. Se podría plantear el regreso a actividades una vez accedido a la generación del Congreso porque es el eje central de todo el movimiento”, afirma Morales.

Esto quiere decir, coinciden los estudiantes, en que el regreso a clases dependerá de la Secretaría de Educación Pública, quien se encabezará la negociación en lo sucesivo. Al respecto, el titular de la dependencia, Emilio Chuayffet, declaró el viernes 10 de octubre que está abierto al diálogo de todas las demandas estudiantiles, incluyendo la autonomía.

Aunque hay visiones más radicales al interior de la Asamblea General Politécnica –integrada por dos dirigentes de las 44 escuelas en paro–, la mayoría considera que sería poco factible mantener el paro hasta lograr la autonomía, toda vez que se trata de un proyecto a largo plazo.

Además, dice el estudiante de posgrado, aferrarse a esa idea sería un “acercamiento peligroso” al PRD, toda vez que los diputados Fernando Belauzarán, Carlos Augusto Morales y Jorge de la Vega presentaron una iniciativa de ley para dar autonomía al Poli el pasado 29 de septiembre y quieren “colgarse” del movimiento para conseguir capital político al ser reconocidos como “los artífices de la autonomía politécnica”.

Sin embargo, agrega, debe ser la comunidad politécnica quien determine primero los lineamientos de su nueva estructura orgánica para después llevarlo al Congreso de la Unión. Una vez cumplida con esa encomienda, que el Congreso Nacional Politécnico desaparecería, para evitar “la corrupción”, como ha ocurrido con otros movimientos.

Presión por el regreso a clases

El pasado viernes 10 de octubre un grupo de estudiantes pertenecientes al Comité de Lucha Estudiantil del Politécnico – Comité Estudiantil en Defensa de la Educación Pública (CLEP-CEDEP) solicitó a la Segob a través de un documento, su intervención para conseguir el regreso a clases, asegurando que hay sectores estudiantiles que están en desacuerdo del paro.

Aunque los integrantes de #TodosSomosPolitécnico minimizan este hecho, toda vez que se trata de grupos que fueron excluidos de representación en la Asamblea General por ser una agrupación radical, sí reconocen que se empiezan a escuchar más reclamos durante las asambleas locales de las escuelas en paro para regresar a clases.

Una alumna de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, asegura que con el movimiento “hemos ganado buena parte”, pero deben capitalizarlo hacia el Congreso, pues mantener la toma de las escuelas, las movilizaciones y asambleas es desgastante. “Ya no hay víveres y estamos cansados”, dice.

Los estudiantes consultados coinciden en que es necesario “cambiar de táctica”, pero todo dependerá de la SEP, pues como informó el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, la negociación dejó de estar en el terreno de la Segob y desde el 10 de octubre la dependencia a cargo será la de Educación.

Aunque parecía que la negociación bajó de nivel gubernamental, la estudiante de Ciencias Biológicas niega que sea así, toda vez que el IPN depende de la SEP y las negociaciones podrían ser más fluidas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: EPA

El escándalo de Amazon tras admitir que algunos de sus conductores orinan en botellas de plástico

El gigante de las compras online había afirmado falsamente que sus conductores no se veían obligados a realizar esta práctica.
Foto: EPA
Por BBC
4 de abril, 2021
Comparte

Amazon reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo corroboran.

La compañía se disculpó con un político estadounidense por negar falsamente que los conductores se hubieran visto, en ocasiones, obligados a recurrir a esta práctica.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter, y ahora Amazon las ha dado por válidas.

“Le debemos una disculpa al representante (demócrata) Pocan”, dijo el gigante del comercio electrónico en un comunicado publicado en su sitio web.

“El tuit era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución”.

La empresa añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de aseos que los empleados pueden utilizar “en cualquier momento”.

Manifestantes Amazon

Reuters
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato.

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

“Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua”, escribió la semana pasada en un tuit.

Fue entonces cuando la cuenta oficial de Amazon respondió: “No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros”.

“Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

Prácticas “despiadadas”

Varios medios de comunicación citaron entonces a numerosos empleados de Amazon que confirmaron que no les quedó otra opción que orinar en botellas de plástico mientras trabajaban.

También describieron prácticas de trabajo despiadadas, tanto en sus centros como entre el personal de reparto.

The Intercept también informó de que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos de Amazon estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales recogidas por la publicación, la práctica de orinar en estas condiciones estaba “extendida” y se debía a “a la presión por cumplir las cuotas” que sus superiores establecían. En algunos casos, “los empleados incluso defecaban en bolsas”, señala el medio.

Por ejemplo, Halie Marie Brown, una mujer de 26 años residente en Manteca, California, que trabajó como conductora de reparto para un contratista de entregas de Amazon, le contó a The Intercept que esta situación “ocurre” porque hay una obligación “implícita” debido al ritmo de trabajo establecido.

“De lo contrario acabaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados paquetes como no entregados”.

La retractación de Amazon añade: “Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante la covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados”.

Amazon

Getty Images
La compañía asegura que en sus centros logísticos sí hay un número suficientes de baños para que los utilicen todos sus trabajadores.

La compañía afirmó que el problema es “una cuestión antigua en todo el sector” y aseguró que “les gustaría resolverlo”.

Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: “No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias”.

Los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, votaron la semana pasada en una votación histórica para decidir si quieren ser representados por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes.

Amazon se opuso firmemente a esta iniciativa.

Amazon

Getty Images
Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en Estados Unidos, pero en Europa sí existen estos sindicatos en la empresa.

Los resultados no se esperan hasta la próxima semana. Si votan afirmativamente, se convertirá en el primer sindicato de Amazon en Estados Unidos.

Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en otros lugares de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de sus instalaciones europeas están sindicalizadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.