Evo Morales, un presidente para 2015... y para "dos mil siempre"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Evo Morales, un presidente para 2015... y para "dos mil siempre"

El presidente latinoamericano vivo con más años en el poder obtuvo 60% del voto en Bolivia para conseguir un tercer y último mandato. A pesar de su popularidad, algunos lo acusan de querer perpetuarse en el poder.
13 de octubre, 2014
Comparte
evo ap

El presidente de Bolivia, Evo Morales es recibido por sus partidarios al llegar a un centro de votación en Villa 14 de Septiembre, en la región del Chapare, Bolivia, el domingo 12 de octubre de 2014. Morales parecía a punto de ganar un tercer período presidencial, algo sin precedentes en el país.(Foto AP/Juan Karita)

“Un, dos, tres, Evo otra vez”; “Evo 2015, Evo dos mil siempre”; “Evo no se va, se queda, se queda, Evo presidente”…

Los cánticos de apoyo a Evo Morales, el presidente latinoamericano en ejercicio que más tiempo lleva en el poder, retumban en la Plaza Murillo de La Paz.

Evo Morales se proclama vencedor de las elecciones en Bolivia

Frente al Palacio Quemado, la sede presidencial, sonríen las mujeres que acaban de ver a Evo por el balcón, y algunos hombres vestidos de mineros.

Hay hasta simpatizantes llegados de Argentina –que piden más cóndor (el ave nacional boliviana) y menos buitres (en referencia a los fondos de inversiones que mantienen un litigio con Argentina)– y una pareja de turistas francesas con cara de despistadas que, sin esperarlo, acaban bailando abrazadas a una ferviente simpatizante de Morales al son de la música tradicional andina.

Este domingo, el 60% de los bolivianos respaldó en las urnas a Morales para que pueda sacar adelante su tercer mandato y último, según la redacción actual de la Constitución.

No está claro todavía si tendrá una mayoría suficiente en el Congreso para cambiar ese texto o si buscara la reelección.

Pero cuando se cumpla su último año de gobierno, en 2020, Morales habrá permanecido 14 años en el poder.

“Con los resultados de estas elecciones a nombre personal pero también a nombre del vicepresidente y de quienes siguen luchando por la liberación de Bolivia, gracias por este triunfo del pueblo boliviano”, exclama el mandatario.

“¿Hasta cuando seguir sometidos al sistema capitalista. Este triunfo es de los anticapitalistas y antineoliberalistas”, dice entre aplausos.

A falta de resultados oficiales, los sondeos a pie de urna sugieren lo que todos esperaban en el país, que el presidente Morales –quien ya era de por sí uno de los líderes latinoamericanos más populares– logró evitar una segunda vuelta y arrasar en las elecciones.

El triunfo de la economía

Quizás la victoria más simbólica sea la del Movimiento Al Socialismo (MAS), su partido, en Santa Cruz, un departamento que tradicionalmente se ha considerado como bastión de la oposición y donde hasta hace poco el presidente era recibido a pedradas.

El MAS también ha ganado en todos los departamentos del país, salvo en Beni.

Y es que a su tradicional base de apoyo de indígenas, campesinos y otros colectivos sociales, Morales ha sumado a empresarios y hasta a celebridades locales, gracias al buen desempeño económico del país.

Las recetas de un presidente que habla de antiimperialismo y nacionalizaciones han sido alabadas por organizaciones que están lejos de ser consideradas como “socialistas”, desde el Fondo Monetario Internacional hasta el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Pero lo cierto es que las calles de La Paz están llenas de síntomas de esa bonanza, como edificios en construcción.

Desde nuevos supermercados, cines o centros comerciales a los ya célebres “cholets”, las extravagantes mansiones de los empresarios migrantes que ganaron dinero en los últimos años.

Quizás el flamante teleférico de la capital, con sus dos líneas y una tercera en camino, sea el mejor ejemplo del cambio en Bolivia, que es todavía uno de los países más pobres de América Latina.

Esta impresionante obra de ingeniería conecta La Paz con la ciudad satélite de El Alto, hogar de miles de migrantes del interior que viven a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar.

“A mí (el presidente) me ha ayudado con el bono Juana Azurduy (a embarazadas y madres de niños menores de dos años) y con el SUMI (seguro de salud para madres y niños), el gobierno atiende a mis hijos hasta los 5 años”, le dice a BBC Mundo María Esther Prieto, con su bebé en brazos.

Cuenta que el sueldo de su esposo maestro se ha duplicado en los últimos dos años.

“Ha cambiado el país, en lo económico, hay más trabajo, está con el pueblo y las comunidades le quieren”, dice otra señora, que prefiere no dar su nombre, en un centro de votación de La Paz.

Críticas

Bajo la gestión de Morales Bolivia ha crecido a un ritmo constante del 5% anual, hasta convertirse en la economía de más rápida expansión de toda Sudamérica. Y se han reducido los índices de pobreza en un 20%.

Sin embargo, sus críticos, incluyendo a su principal rival en estos comicios, el empresario de centro derecha Samuel Doria Medina, Morales está dejando el futuro de la economía en manos del azaroso precio internacional de los recursos naturales.

También es atacado por la izquierda por quienes creen que Evo es sólo un capitalista con piel de socialista que está anteponiendo los beneficios económicos a la protección del medio ambiente y los recursos naturales.

Hasta ahora, el legado de Morales deja otras sombras que tendrá que enfrentar en su tercer mandato, como un ineficiente sistema de justicia, una ola de violencia contra las mujeres y tensiones de carácter racial en el seno de las Fuerzas Armadas.

“Debería planificar más obras y proyectos en salud y educación, que ha estado muy abandonada en Bolivia”, asegura Jorge Lora, kioskero del barrio de La Lomas, en La Paz.

“No debería estar velando en él, sino en lo que el pueblo pide. Hay mucha mentira”, añade una mujer del mismo barrio, que prefiere no dar su nombre.

“Por ejemplo –agrega–, él dijo que el satélite (Túpac Katari) iba a funcionar y no ha funcionado, y hay una inversión muy fuerte que ha hecho para eso, pudiendo hacer acá cosas que necesitamos”.

“Mire, mi zona, Las Lomas, no ha mejorado. Desde que he nacido sigue lo mismo, en El Alto las cosas sí están bien…”, dice en referencia a una de las ciudades más “evistas”.

Legado

Allí mismo, en El Alto, un monumento al revolucionario argentino Che Guevara se eleva junto a uno de los nuevos centros comerciales, rodeado de miles de puestos de venta de verduras y productos de contrabando.

Y sobre todos ellos, el rostro de Morales en un cartel, divisando esta caótica y ruidosa intersección.

Su cara estará aquí por mucho tiempo a juzgar por el apoyo de gran parte de los bolivianos, que le ven como responsable directo de su bienestar.

Porque como líder cocalero Evo Morales se ganó el corazón de los indígenas, y como jefe de Estado forjó la confianza de los empresarios.

Ahora tendrá que probar a sus críticos que se equivocan cuando dicen que se ha convertido en un líder autocrático y con deseos de perpetuarse en el poder.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

África, el otro escenario en el que se libra el pulso entre Rusia y Occidente

Las naciones de África se están convirtiendo en el nuevo espacio de influencia geopolítica de los países de Occidente y Rusia.
31 de julio, 2022
Comparte

Mientras Rusia está aislada en Occidente por su invasión a Ucrania, el canciller ruso Sergei Lavrov caminó por la alfombra roja por cuatro países africanos en su gira por el continente.

Su visita es una muestra de que Moscú todavía tiene la fuerza diplomática para desafiar a Occidente a través de los gobiernos africanos, pues estuvo en Egipto, Etiopía, Uganda y Congo.

La mayoría de las naciones de ese continente, incluidas Nigeria y Kenia -las potencias económicas de África occidental y oriental respectivamente-, votaron a favor de una resolución de la asamblea general de la ONU en marzo que condena la “agresión” rusa y exigiendo su retirada de Ucrania.

Sin embargo, casi la mitad de todas las abstenciones (17) vinieron de África.

Los países en esta lista incluyen Sudáfrica, que se siente en deuda con Moscú por su apoyo en la lucha contra el Apartheid, y Uganda, que asumirá en breve la presidencia del Movimiento de los Países No Alineados, un organismo mundial formado durante la Guerra Fría por países que querían evitar verse atrapados en la rivalidad entre las potencias occidentales y el bloque comunista.

En una conferencia de prensa con Lavrov, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, reiteró su posición de neutralidad frente al conflicto en Ucrania. “No creemos en ser enemigos del enemigo de alguien”, dijo.

África, un objetivo común

Para Lavrov, la visita fue importante para contrarrestar las afirmaciones de que Rusia está “exportando hambre” a África.

Ante el aumento global de los precios de los cereales, responsabilizó de ello a las sanciones impuestas a Rusia por parte de naciones occidentales.

Sin embargo, no ofreció ayuda a los países africanos para amortiguar los efectos de la crisis económica.

Sergei Lavrov y Yoweri Museveni

EPA
El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, dijo que su país no toma partido en el conflicto de Ucrania.

Eso contrasta con el anuncio de EE.UU. de una ayuda de US$1.300 millones para frenar el hambre en el continente, o la iniciativa de la Misión de Resiliencia para la Agricultura y la Alimentación (FARM) liderada por Francia para ayudar a la agricultura africana.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, realiza su propia gira por África esta semana, con Camerún, Benín y Guinea-Bissau en su agenda.

“Algunos nos culpan por decir que las sanciones europeas son la causa de la crisis alimentaria mundial, incluso en África. Es totalmente falso. Los alimentos, como la energía, se han convertido en armas de guerra rusas”, dijo Macron en Camerún el miércoles.

En contraste con esa opinión, Lavrov aseguró que la crisis alimentaria comenzó con la pandemia, pero reconoció que la “situación en Ucrania afectó adicionalmente al mercado de alimentos”.

Al visitar Egipto, el canciller señaló que los exportadores de cereales rusos cumplirían sus compromisos.

Emmanuel Macron en Benín

EPA
Macron está tratando de estrechar relaciones con países que fueron parte de los dominios franceses en África.

La economía de Egipto depende más de Rusia que la de muchos otros países africanos. Alrededor del 80% de sus importaciones de trigo provienen de Rusia y Ucrania, mientras que un tercio de sus turistas extranjeros son rusos.

Moscú también ha hecho un acuerdo para la construcción en Egipto de una planta de energía nuclear que tendrá un costo de US$26.000 millones.

Tradicionalmente, el comercio de Moscú con África se ha centrado en el ámbito militar, desde la venta de rifles automáticos hasta aviones de combate.

Más recientemente, se han desplegado mercenarios rusos en Malí y República Centroafricana para ayudar a las fuerzas gubernamentales a sofocar las insurgencias.

Un granjero cargando trigo en Egipto

Reuters
El encarecimiento de los cereales ha tenido un impacto duro en África.

Durante su gira, Lavrov también se centró en la cumbre Rusia-África que se celebrará en Etiopía en octubre y donde se podrían firmar acuerdos comerciales y de Defensa para fortalecer las relaciones.

Pisándole los talones en las giras está Michael Hammer, el enviado especial de EE.UU. para el Cuerno de África, que también visitará Egipto y Etiopía, mientras que la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, estará en Uganda y Ghana la próxima semana.

Occidente desea dejar una buena impresión y tal vez recordar a los países africanos que ofrece mucho más en materia de comercio y ayuda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zcPj4eEnhyM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.